¿Qué es y qué funciones cumple el ácido ascórbico?

¿Qué es y qué funciones cumple el ácido ascórbico?

Última actualización: 10-10-2018. Equipo Nutricioni

El ácido ascórbico es un ácido de azúcar que rodea toda la estructura de la molécula de vitamina C (no es la vitamina C por sí solo).

Su nombre se le adjudica por su capacidad de curar y también prevenir el escorbuto, una enfermedad que se origina por la falta de esta sustancia orgánica.

La palabra ascórbico viene del prefijo a- (que significa sin) y de la palabra de origen latino scorbuticus (escorbuto).

Puede encontrarse en variedades de frutas y verduras y también en suplementos medicinales o vitamínicos. Es un nutriente conformado por sales de calcio, sodio y potasio, que en conjunto actúan como un eficaz antioxidante. Estas sales se diluyen en el agua, por lo que contribuye a que las grasas del organismo se oxiden.

La vitamina C es hidrosoluble, el organismo no tiene la capacidad de producirla ni almacenarla. Por tal razón, debemos fomentar su consumo por medio de los alimentos o de forma complementaria con suplementos de vitamina C, ya que el ser humano necesita de este importante nutriente para el beneficio de los órganos del cuerpo.

Cuando existe déficit de vitamina C, se reduce la inmunidad a infecciones agudas y nos volvemos propensos a adquirir enfermedades crónicas, ya que el ácido ascórbico es esencial en el funcionamiento metabólico del organismo.

El ácido ascórbico evita los radicales libres, que son los causantes del envejecimiento de la piel y debilitan órganos como el corazón, páncreas, hígado, al igual que el sistema ocular. Por tanto, es necesario para la construcción de tejido cicatricial, los ligamentos, vasos sanguíneos, tendones y formación de la piel.

En el año 1937, el científico Norman Haworth mereció el Premio Nobel de química por su trabajo en la determinación de la estructura del ácido ascórbico. En la actualidad se sigue utilizando y también estudiando por la cantidad de beneficios que se le han atribuido.

Dosis recomendada

Según expertos nutricionistas, la ingesta de vitamina C diaria por medio de suplementos vitamínicos para mujeres, debería ser de 75 mg, mientras que en los hombres se recomiendan 90 mg. En todo caso el promedio para ambos es de 75 a 100 mg diarios, salvo en casos de degeneración macular (trastorno ocular por la edad) en los que se recomienda ingerir hasta 500 mg de vitamina C a diario.

Si tu organismo reconoce una cantidad más alta de la necesaria de ácido ascórbico, ese exceso es expulsado del cuerpo, mediante la eliminación de toxinas y la excreta por la orina. En estos casos, la apariencia, color y olor de la orina cambia, por lo que es importante que al momento de realizarte algún examen de orina lo indiques al especialista, porque puede ocultar algún hallazgo importante.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA), recomienda comer cinco frutas y verduras al día, sería el equivalente a 200-400 mg de vitamina C, esto va a depender en gran medida de la fuente y de la calidad de los productos.

En general, la cantidad necesaria de vitamina c, por edad  puede ser:

  • Mujer adulta o adolescente embarazada: de 80 a 85 mg al día.
  • Mujer adulta o adolescente en lactancia: de 115 a 120 mg al día.
  • Hombres: 90 mg diario.
  • Mujeres: 75 mg diario.
  • Adolescentes (femeninas): entre 14 y 18 años: 65 mg al día.
  • Adolescentes (masculinos): entre 14 y 18 años: 75 mg al día.
  • Niños de 9 a 13 años: 45 mg diario.
  • Niños de 4 a 08 años: 25 mg diario.
  • Niños de 1 a 03 años: 15 mg diario.
  • Bebés: 40 a 50 mg diario.

Consecuencia de la deficiencia de vitamina C

La consecuencia más relevante es la enfermedad conocida como escorbuto, que se caracteriza por manifestar debilidad general y anemia crónica.

El escorbuto se da sobre todo en países subdesarrollados, casos muy aislados pueden darse en países desarrollados.

Otra forma de deficiencia de vitamina C se presenta en enfermedades de las encías (gingivitis) así como hemorragias de la piel.

El fumador recurrente corre el riesgo de sufrir déficit de vitamina C, esto se debe a que el tabaco produce un estrés oxidativo, siendo más comunes las deficiencias en personas adictas al tabaquismo.

Los síntomas más comunes que demuestran ausencia o deficiencia de vitamina C son: cabello sin brillo, seco y con quiebre en puntas, piel áspera y reseca, gingivitis, mala cicatrización de heridas, debilidad en el esmalte de los dientes, anemia, defensas bajas propenso a infecciones, formación involuntaria de hematomas

Propiedades del ácido ascórbico

Tiene efectos inmediatos en el cuidado de la piel, revitalizando las capas de la dermis y epidermis en corto tiempo, esto se debe a su propiedad antioxidante, que combate los radicales libres, retrasando el envejecimiento.

Es vital en el correcto funcionamiento del metabolismo ya que el ácido ascórbico estimula la formación de colágeno de forma natural. Sin este nutriente no podría formarse correctamente.

El colágeno es una sustancia de características inestables, necesita hidroxilación para reconstruir los daños en el organismo. Sin su presencia los tejidos y órganos se debilitan y enferman casi de inmediato, y es cuando observamos los síntomas del escorbuto: daños en la piel, encías, incluso el cabello.

Actúa en la metabolización de aminoácidos, colesterol y ácidos biliares, favoreciendo la asimilación de sustancias como serotonina, histamina, carnitina, hierro y norepinefrina.

También se le atribuye la capacidad de mantener la estructura ósea sana, al igual que los dientes. Otorga flexibilidad a los vasos sanguíneos, ligamentos y tendones, promoviendo la vasodilatación, evitando la coagulación. Es ideal en personas hipertensas o con arteriosclerosis.

Sirve como refuerzo para evitar resfriados o gripe.

El ácido ascórbico ayuda a mantener por largo tiempo actuando en el organismo la vitamina A y la vitamina E, al igual que algunas vitaminas del complejo B.

Mejora la psoriasis y eczemas en la piel. Por su función calmante y por su efecto cicatrizante, sana heridas. En pacientes con estreñimiento crónico es una excelente opción, por su efecto laxante.

Neumonía y el ácido ascórbico. Se viene estudiando la importancia del consumo de ácido ascórbico para la prevención y el tratamiento de la neumonía.

La prueba se realizó en adultos mayores que ingresaron con diagnóstico de bronquitis y neumonía, que al recibir los nutrientes del ácido ascórbico, presentaron una notable mejoría.

Se determinó que los mismos no mantenían una dieta rica en vitamina C.

Uso en la cosmética. Por su propiedad de neutralizar los radicales libres producto de los rayos ultravioleta, el ácido ascórbico puede regenerar la vitamina E.

Se combina en cremas estéticas, sirviendo como antioxidante y también como antiinflamatorio.

Alivia las quemaduras producidas por el sol en piel, mejora el enrojecimiento típico de estas quemaduras.

También se usa para tratar manchas en la piel, producidas por alergias o por la edad, por lo que tiene un efecto antienvejecimiento.

Para este tipo de productos cosméticos se usan tres tipos de ácido ascórbico: el ascorbil fosfato de magnesio, ácido L-ascórbico y el palmitato de ascorbilo.

Protector eminente del corazón. El ácido ascórbico, consumido por medio de la vitamina C, ayuda a nuestro sistema vascular, mantiene sano el corazón, previene la disfunción endotelial, evita infartos, al igual que la oxidación de los lípidos en la sangre que provocan lo que llamamos “colesterol malo”.

En una investigación en la cual se observó durante diez años a personas que consumían vitamina C en una proporción de 700 mg por día, se verificó una disminución del riesgo de sufrir enfermedades coronarias en un 25 por ciento; en las mujeres la reducción fue del 28 por ciento, esto en relación con los sujetos que no tomaban vitamina C.

No solo en la prevención de enfermedades del corazón, la vitamina C resulta prometedor. Por sus propiedades antioxidantes, también se ha evidenciado avances en el tratamiento del sistema inmune en pacientes con VIH y en el tratamiento de pacientes con cáncer.

El ácido ascórbico en el embarazo y la lactancia

El consumo de vitamina C durante el embarazo es recomendado, ya que es considerado uno de los trece nutrientes más importantes en el periodo de gestación; por su condición de antioxidante protege al feto de enfermedades.

También ayuda a absorber hierro, lo que es fundamental para prevenir anemias.

Otro dato importante, es que previene eventos de preclampsia, siempre y cuando se tome la dosis recomendada.

Su consumo también previene la contaminación por plomo tanto para la madre como para el bebé.

Por último, por su cualidad para aumentar la producción del colágeno, es de gran ayuda para prevenir estrías durante el embarazo.

Es importante que se ingiera solo la dosis recomendada. Se ha determinado que las mujeres embarazadas que toman dosis muy altas de vitamina C, han sufrido partos prematuros, en otros casos al nacer el bebé presentaba una grave deficiencia de vitamina C.

Es recomendable no tomar multivitamínicos por tener una dosis muy alta de vitamina C. El médico indicará la presentación más idónea para la embarazada, con el fin de salvaguardar su vida y la del bebé.

Lo más saludable es consumir vitamina C por medio de las frutas y vegetales que lo contienen y complementar con un suplemento en la presentación que indique el médico

Durante la lactancia, la madre requiere de 115 a 120 mg de vitamina C diario. Hay que tener precaución con estas dosis, para que el bebé reciba solo el ácido ascórbico, y demás nutrientes de la vitamina C, que necesita a través de la leche materna.

Otros usos del ácido ascórbico. Por oxidarse de manera fácil, se usa como reductor en las soluciones de revelado de fotos y también como conservante.

Cuando el ácido ascórbico se expone al oxígeno, metales, luz o calor se destruye, para evitar esto debe ser almacenado en sitios oscuros y fríos, dentro de recipientes no metálicos.

Alimentos con alto contenido de ácido ascórbico

Los alimentos más ricos en vitamina C o ácido ascórbico son principalmente las frutas, verduras y algunas hierbas.

En el caso de las frutas, las cítricas son las que más contienen vitamina C. Entre ellas están:

Guayaba, kiwi, mango, papaya, piña, patilla, melón, fresa, mora, naranja, tomates, mandarina, limón.

Con respecto a las verduras y las hierbas tenemos:

Brócoli, coliflor, espinaca, repollo, pimentón, perejil, ajo, nabo, hinojo, canela

Últimas tendencias en estudios

El ácido ascórbico es objeto de estudio por todos los beneficios que hasta ahora se le han demostrado.

Uno de los experimentos más recientes e importantes fue en el año 2013, por científicos de la Universidad Yeshiva en Estados Unidos que concluyó que esta sustancia orgánica, es capaz de destruir una forma de tuberculosis resistente a los fármacos.

Otro gran avance sobre el ácido ascórbico fue la investigación realizada en el 2014, también en Estados Unidos, esta vez en la Universidad de Kansas, donde se determinó en pacientes con cáncer que al ingerir altas dosis de vitamina C, aumentaban los efectos favorables de la quimioterapia, protegiendo su sistema inmune.

Actualmente se está estudiando su eficacia en pacientes con virus de VIH, pero no hay estudios concluyentes.

Efectos secundarios

Estos efectos solo han sido demostrados cuando se ingiere ácido ascórbico en dosis demasiado altas, que han resultado nocivas para el organismo.

Tal es el caso de obstrucción del conducto renal, por cálculos de oxalato, acompañados de dolor de espalda, irritación de la vejiga, acidez exagerada en orina y aumento en las ganas y frecuencia de orinar

Las reacciones adversas que se han manifestado incluyen sofocos, náuseas y vómitos seguidos de calambres en la región abdominal.

Cuando se ha ingerido más de 1 gramo diario, produce diarrea.

El consumo exagerado de chicles que contienen ácido ascórbico puede ocasionar caries.

En casos de dosis mayores a 5 gramos al día, se determinó que reduce los efectos anticoagulantes de un compuesto llamado warfarina.

Puede provocar anemia hemolítica porque reduce los glóbulos rojos responsables de transportar el oxígeno.

Es importante que consultes al médico, también puedes investigar la cantidad de ácido ascórbico en alimentos, para incluirlos en tu dieta diaria y así solo consumir la dosis recomendada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *