¿Qué es y para qué sirve la Glucosamina Condroitina?

¿Qué es y para qué sirve la Glucosamina Condroitina?

Última actualización: 12-01-2019. Equipo Nutricioni

Muchas son las dudas que se presentan cuando escuchamos este nombre: Glucosamina Condroitina. ¿Para qué sirve?, ¿realmente es efectivo?, ¿es un medicamento o un suplemento?

La Glucosamina Condroitina es un suplemento nutricional que se perfila como tratamiento eficaz contra el dolor de las articulaciones, causado por la enfermedad crónica degenerativa que produce la alteración destructiva de los cartílagos, conocida como artrosis.

La artrosis es una enfermedad degenerativa progresiva que habitualmente afecta una sola articulación (componente del esqueleto que nos permite el movimiento), impidiendo que se realicen algunas acciones tan habituales como cerrar la mano, subir escaleras o caminar.

Es importante diferenciarla de la artritis, ya que en esta la inflamación es la causante de la enfermedad y en la artrosis es el desgaste.

Hace algún tiempo se conocían tratamientos antiinflamatorios contra la artrosis que solo camuflaban el dolor o que producían efectos secundarios muy dañinos para la salud de las personas, y sus dosis debían aumentarse con el paso del tiempo para que siguieran siendo ‘‘efectivos’’, originando así más problemas y el deterioro de la articulación.

La Glucosamina Condroitina nace como una nueva alternativa de procedencia natural con pocos efectos secundarios. Son varias las investigaciones y estudios científicos que afirman la eficacia de este producto.

A continuación te hablaremos sobre todo lo referente a este nutriente, desde su composición hasta sus beneficios.

¿Qué es la Glucosamina Condroitina?

La Glucosamina es la unión del azúcar (glucosa) con el aminoácido glutamina.

El azúcar es un carbohidrato de composición simple que actúa como fuente de energía para nuestro organismo. Es un monosacárido, es decir, no se descompone en otros compuestos más simples, y está presente en los alimentos que durante la digestión se absorben hacia el torrente sanguíneo.

Cuando consumimos un exceso de glucosa esta se guarda en nuestro hígado como glucógeno (reserva del organismo que puede transformarse en glucosa si se requiere).

De allí la importancia de mantener una alimentación rica y balanceada, que nos aporte los nutrientes necesarios e imprescindibles para el suministro de la energía requerida para todos los procesos que le ocurren al ser humano internamente.

Los aminoácidos son compuestos orgánicos esenciales para la formación de proteínas, ya que estos son la base de las mismas. Cumplen diversas funciones como, por ejemplo, regenerar tejidos, células y músculos, descomponen alimentos y ayudan a combatir virus y bacterias.

También podemos encontrar derivados de aminoácidos que cumplen otras funciones, que pueden ser: regulación de la glucosa sanguínea, mediador en el metabolismo de grasas y azúcares, síntesis de colágeno y otros.

Tipos de Aminoácidos

Existen tres tipos básicos de aminoácidos:

Aminoácidos esenciales: son aquellos que se obtienen por medio de una dieta alimenticia rica en proteínas, puesto que el organismo no los produce. En este grupo se encuentran histina, lisina, fenilalanina, y otros.

Aminoácidos no esenciales: son aquellos que nuestro organismo puede producir o que fabrica gracias a otras fuentes que consumimos. En este grupo se encuentran alanina, asparina, y otros.

Aminoácidos condicionales: son aquellos que por lo regular no son esenciales y se les proporcionan al organismo en situaciones de enfermedad y estrés o en el caso de personas que hacen un esfuerzo físico extraordinario. En este grupo se encuentran arginina, cisteína, glutamina, tirosina y otros.

La glutamina es un aminoácido condicionalmente esencial, imprescindible para el mantenimiento del sistema inmune; se considera el aminoácido más abundante en los músculos y entre sus funciones destaca que previene la pérdida de masa muscular, es importante en el metabolismo cerebral y participa en el traslado de nitrógeno a los diversos órganos del cuerpo.

Un déficit de este aminoácido puede estar asociado al estrés causado por actividades de alto rendimiento, donde se hace evidente el cansancio excesivo, la falta de apetito y sensación de desmayo.

Algunas de las fuentes de glutamina son: el pescado, la carne y los lácteos, también en el mercado se puede encontrar en la presentación de comprimidos, cápsulas y polvo.

Las proporciones correctas que se deben administrar de este aminoácido dependen del peso corporal  y de cuánta actividad física se realice.

Se aconseja ingerir con bebidas que no sean calientes, esto con el fin de evitar su degradación y la disminución de sus efectos.

La glutamina se considera un suplemento seguro que al ser tomado en dosis correctas no genera efectos adversos.

Algunas veces suele confundirse la glutamina con el ácido glutámico, y aunque están estrechamente relacionados no son iguales. Ambos son aminoácidos inconvertibles, lo que significa que cada uno puede convertirse en el otro según los requerimientos del organismo.

El ácido glutámico, mejor conocido como glutamato, cumple una serie de funciones que van desde la absorción de nutrientes como la glucosa, minerales y ácidos grasos, hasta promover el desarrollo de la síntesis de proteínas.

También estimula la producción de neurotransmisores, potencia la memoria, regula el desequilibrio hormonal y ayuda a que el tracto digestivo cuente con una buena condición.

Al igual que los otros aminoácidos, el ácido glutámico es indispensable para los procesos biológicos que ocurren en el organismo, una insuficiencia de este aminoácido podría acarrear daños en la memoria y el aprendizaje, pérdida de los reflejos y dificultad para concentrarse.

Algunos de los alimentos ricos en ácido glutámico son los huevos, el pescado y las semillas de sésamo.

La Glucosamina para Desinflamar

La Glucosamina es una sustancia que se encuentra de forma natural en el cuerpo y se encarga de estimular las células necesarias para la desinflamación de las articulaciones dañadas, disminuyendo la hinchazón y el dolor.

Anteriormente existían muy pocos fármacos contra el dolor de las articulaciones, posteriormente aparecieron los AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroides) que llegaron a ser muy utilizados, pero ocasionan efectos secundarios muy graves si se toma en periodos largos.

La Glucosamina es diferente de estos medicamentos por tratarse de una sustancia de origen natural que actúa de forma completamente diferente y no tiene efectos secundarios dañinos, aunque sus efectos son un poco más lentos, se considera más seguro y efectivo que otros fármacos.

En la actualidad la Glucosamina es el tratamiento más utilizado para los dolores en las articulaciones, dado que además de aliviar la molestia también protege las articulaciones de un daño mayor.

Se considera una sustancia muy segura que no tiene efectos contrarios. Si llegase a ocurrir una sobredosis esta podría causar problemas digestivos.

Si es alérgico a los mariscos consulte con un profesional antes de ingerirla, debido a que en su mayoría la Glucosamina que se comercializa proveniente de estos productos del mar.

Condroitina para la Flexibilidad

La Condroitina o sulfato de condroitina, es una sustancia química que se encuentra en nuestro organismo, es la responsable de aportar al cartílago sus propiedades mecánicas y elásticas, ya que lubrica y le da flexibilidad al tejido y a las articulaciones. Además es un componente presente en los tejidos vertebrados e invertebrados.

Es un producto beneficioso para los deportistas en virtud de sus características.

Junto a otros componentes se obtienen diversos usos. Por ejemplo, el sulfato de condroitina y el hialuronato de sodio crean una solución que protege los ojos durante una cirugía de cataratas, al igual que mantiene la córnea que se usa en los trasplantes.

Tomar sulfato de condroitina reduce el riesgo de sufrir ataques al corazón.

Cuenta con muy pocos efectos secundarios y es seguro cuando se toma por vía oral o como solución ocular durante una intervención quirúrgica de cataratas.

Los productos de cartílago de tiburón y de vaca son fuente del sulfato de condroitina, aunque la cantidad y la calidad del mismo pueden variar.

Los suplementos que contienen condroitina pueden venir con diversos nombres, por ejemplo, glucosamina de condroitina o sulfato de condroitina, pero estas diversas presentaciones pueden ser utilizadas de la misma forma.

No hay una dosis recomendada para el sulfato de condroitina, por lo que debes seguir las instrucciones de tu médico o las brindadas en la etiqueta del producto.

Tanto la glucosamina como el sulfato de condroitina tienen efectos similares, por lo que se usan en combinación para disminuir la inflamación e irritación de las articulaciones.

¿Para qué sirve la Glucosamina Coindritina?

La combinación de Glucosamina Coindritina produce alivio del dolor, mas no debe esperarse que este suplemento pueda llegar a restaurar o incluso reparar el cartílago articulatorio, ya que no existen pruebas que respalden esta afirmación.

Hasta la actualidad las pruebas realizadas se han enfocado en comprobar  el alivio del dolor en la rodilla, por lo que no puede asumirse su efectividad en otras articulaciones.

La Glucosamina y la Coindritina también se utilizan juntos para ayudar a curar heridas, defectos de la piel, la inflamación de la piel e incluso en medicina veterinaria.

Otros usos no comprobados son el tratamiento de colesterol elevado, enfermedades del corazón, problemas de la vejiga y fibromialgia (dolor músculo-esquelético).

¿Cómo debo tomar Glucosamina Condroitina?

Siga las indicaciones de su médico o farmacéutico, o las instrucciones ilustradas en la etiqueta del producto y no utilice dosis mayores a las recomendadas. Todo suplemento tomado de forma incorrecta tiene el potencial de generar diversos daños a la salud.

Es recomendable no tomarlo con la comida sino acompañado de una bebida.

Si bien es frecuente encontrar diversas formas de presentación de Glucosamina Condroitina, no debes usarlas todas al mismo tiempo ya que incrementa el riesgo de una sobredosis.

La mejoría se hará evidente a partir de un mes de consumo, pero si luego de cuatro a seis meses no nota ningún cambio, muy probablemente no le proporcionarán ningún alivio o beneficio, por lo que debería consultar con su médico por esta situación.

A no ser por una recomendación médica, no suspenda otros tratamientos al tomar Glucosamina Condroitina y tampoco use este producto como sustituto de algún fármaco recetado.

Los niños no deben tomar este suplemento ya que pudiera tener algún efecto en su desarrollo.

Efectos Secundarios

Aunque se cree que este suplemento es bastante seguro mientras se tome hasta por dos años, tanto la Glucosamina como el sulfato de Condroitina pueden generar los siguientes efectos:

  • Malestar estomacal como diarrea, náuseas o estreñimiento.
  • Dificultad para respirar.
  • Gases intestinales.
  • Heces más blandas.
  • Hinchazón en los párpados, labios o lengua.
  • La Glucosamina podría estar vinculada al aumento de peso en las personas.

¿Qué debo tener en cuenta al adquirir este Suplemento?

Por tratarse de un suplemento de venta libre y sin receta, muchos proveedores no cumplen con los estándares de producción, por lo que te sugerimos que optes por un fabricante de prestigio o que pidas recomendaciones a tu médico.

La Glucosamina Condroitina no es apropiada para todas los casos. Las personas diabéticas, embarazadas o en periodo de lactancia deben tener especial cuidado.

Si eres asmático, sufres de presión arterial, cáncer de próstata, o algún trastorno hemorrágico, pregunta a tu médico si puedes tomar este producto sin inconvenientes.

Recuerda que un suplemento nutricional es un complemento en tu dieta habitual y no un sustituto de esta, por lo que es aconsejable no abandonar los hábitos saludables que proveen una buena salud.

Si presentas efectos secundarios adversos deja de tomar el producto y no dudes en buscar asistencia médica.

Algunos suplementos de Glucosamina Condroitina pueden contener oligoelementos (compuestos químicos imprescindibles para el organismo que se deben suministrar en cantidades muy bajas), como lo son el zinc y el cobre, ya que estos potencian sus beneficios y efectos.

Conserva el envase en un lugar fresco, lejos de la humedad y el calor.

Estudios que Respaldan la Eficacia de este Suplemento

Un estudio pequeño realizado en 2012 mostró que las personas participantes mejoraron de los síntomas al usar glucosamina junto con un AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroides), y un menor, pero significativo alivio con la glucosamina sola.

El estudio publicado en la revista ‘‘Annals of the Rheumatic Diseases’’, demuestra la eficacia de la combinación del sulfato de chondroitin y glucosamine en el tratamiento de artrosis de rodilla.

En Europa, la glucosamina y el sulfato de condroitina se han utilizado para tratar la artrosis en humanos desde 1980.

Las proporciones correctas que se deben administrar de este aminoácido dependen del peso corporal  y de cuánta actividad física se realice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *