dolor de vientre, Problemas de salud. Mujer caucásica joven con dolor de estómago, dolor abdominal o calambres, acostada en el sofá. Menstruación por periodos, problema de salud en la mujer, dolor de vientre y ginecología

¿Qué es SPM? Conozca a fondo el Síndrome Premenstrual

¿Qué es SPM? Conozca a fondo el Síndrome Premenstrual

Última actualización: 10-07-2019. Equipo Nutricioni

El Síndrome Pre Menstrual conocido por sus siglas SPM, es el nombre que se le da al conjunto de síntomas que afecta a un elevado porcentaje de mujeres todos los meses, después de la ovulación y poco antes de la menstruación.

Si en un momento dado del mes, usted percibe que el mundo es un lugar hostil, siente un nudo en la garganta o le atacan unas ganas irresistibles de atiborrarse de helados o pasteles, no debe sorprenderse.

Mujer con dismenorrea, Dolor menstrual o dismenorrea dolor de estómago en mujeres de la oficina

Lo más probable es que se trate del Síndrome Pre Menstrual y sus causas son completamente naturales.

Normalmente durante la edad reproductiva, la mujer pasa por una serie de cambios hormonales que se suceden de manera cíclica, preparando su organismo para una posible gestación.

Estos cambios en el balance bioquímico del organismo pueden traducirse en sensaciones, estados de ánimo y malestares de muy diversa naturaleza: la lista de síntomas es bastante heterogénea.

Usualmente los síntomas desaparecen con la llegada de la menstruación, para reaparecer un mes más tarde y así sucesivamente hasta la llegada de la menopausia. A menos desde luego, que se produzca un embarazo, entonces las cosas cambian.

Esto ha venido ocurriendo a lo largo de la historia, pues forma parte de la biología femenina y ha sido objeto de curiosidad y humor desde que la humanidad existe. Sin embargo para las mujeres que lo han sufrido y siguen sufriendo, es un asunto bastante serio.

El término SPM tuvo su origen hacia 1931, cuando el neurólogo Robert Frank agrupó los síntomas para establecer el síndrome como tal, si bien el nombre que él le dió fue el de Tensión Pre Menstrual o TPM, ya que Frank se enfocó principalmente en el aspecto emocional de los síntomas.

Fue en 1953 cuando se decidió cambiar el nombre de este conjunto de síntomas de tensión a síndrome, al percatarse la comunidad científica de que el aspecto emocional era solo una parte de la afección.

¿Cuáles son los síntomas del SPM?

Ciertamente más del 90 % de las mujeres afirman tener al menos algún síntoma que precede a la aparición de la regla. La intensidad de los mismos es muy variable.

Algunas mujeres apenas sienten malestares leves que no les impide seguir con su rutina habitual. Muchas incluso, afirman no sentir absolutamente ninguna molestia.

En cambio existen un buen porcentaje de otras menos afortunadas, en quienes los síntomas son tan intensos que llegan a causarles postración que no les permite asistir al trabajo o a la escuela.

Cuando aparece este cuadro agudo, se denomina Trastorno Disfórico Pre Menstrual o TDPM por sus siglas.

La lista de síntomas es larga y variada, como se dijo al comienzo. Para comprenderlo, conviene dividirlos en síntomas emocionales y síntomas físicos.

Síntomas emocionales

  • Fatiga
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Falta de memoria
  • Bajos niveles de atención
  • Poca concentración
  • Nerviosismo
  • Tristeza
  • Agresividad
  • Miedos
  • Trastornos del sueño: dormir mucho o muy poco
  • Sentimientos de culpa
  • Sentir que se carece de control sobre las circunstancias.

Síntomas físicos

  • Dolor, sensibilidad y tensión en los senos
  • Hinchazón abdominal
  • Gases
  • Estreñimiento
  • Diarrea
  • Dolor de cabeza
  • Retención de líquidos y aumento de peso
  • Dolor de espalda
  • Intolerancia al ruido o a las luces
  • Antojos alimenticios
  • Acné
  • Cambios en la libido

No todos los síntomas se presentan a la vez. Cada mujer experimenta algunos en mayor o menor medida de acuerdo a su individualidad. Por lo general se trata de una combinación entre algunos síntomas emocionales con otros físicos.

Otros problemas de salud que se tengan, como por ejemplo alergias o diabetes, pueden empeorar durante este período. Y en los peores casos pueden aparecer pensamientos suicidas. De hecho se estima que la tasa de suicidios en mujeres es mayor cuando experimentan los síntomas del SPM.

La mayor parte de las afectadas no busca atención médica para tratar estos problemas. Incluso aquellas en quienes se manifiestan con bastante intensidad.

El cuadro empeora porque muchas veces se sienten culpables al manifestar agresividad hacia sus familiares sin poderlo evitar. Después de todo, no es fácil mostrarse amigable, comprensiva o cariñosa cuando se sienten estas molestias.

Causas del SPM

Aunque el ciclo menstrual es un proceso completamente natural en la especie humana, no todo es perfecto y la evolución aún tiene mucho que mejorar algunos aspectos. El ciclo mensual de la mujer no es una enfermedad, pero puede traer consigo malestares.

Mientras la evolución corrige estos detalles, hay que aceptar que algunas mujeres experimentan los altibajos hormonales con mayor intensidad y que no hay nada de malo en acudir por ayuda para aliviar los síntomas y sentirse mejor.

Esto es importante sobre todo cuando es preciso ir a trabajar todos los días y cuidar de la familia.

Ahora bien, como en todo padecimiento, hay ciertos grupos que tienen mayores probabilidades de ser afectados. El SPM es más frecuente entre quienes:

  • Tienen problemas de depresión pre-existentes
  • Poseen antecedentes familiares de depresión
  • Están entre los 30 y 40 años de edad
  • Han tenido al menos un hijo
  • Tienen deficiencia de serotonina

En este último punto hay que aclarar que el embarazo acarrea grandes cambios en el balance hormonal. Algunas mujeres reportan alivio en el SPM mientras que otras observan un incremento de los mismos en cuanto regresa el período mensual luego del parto.

Por otra parte, el SPM varía con la edad. Al acercarse a la menopausia, muchas mujeres reportan un empeoramiento de los síntomas, los cuales finalmente desaparecen con la menopausia.

Las causas exactas del SPM todavía no están del todo claras. Su presencia se vincula a factores biológicos, psicológicos y culturales incluso.

Sin embargo la explicación más común desde el punto de vista fisiológico, yace en los cambios hormonales que se producen en la mujer luego de la ovulación y a lo largo de todos los eventos de su vida reproductiva.

  • Hay dos hormonas femeninas cuyas concentraciones varían a lo largo del ciclo: estrógeno y progesterona. Se cree que el descenso de los niveles de esta última luego de la ovulación, incide en la aparición del SPM.
  • Variaciones en los niveles de neurotransmisores, pueden ser responsables de los síntomas. Los neurotransmisores como la serotonina se encargan de transmitir adecuadamente los impulsos nerviosos. Cuando hay déficit de algunos de ellos, las alteraciones del ánimo se hacen presentes.

Diagnóstico y tratamiento del SPM

El diagnóstico del SPM se lleva a cabo mediante varias estrategias, ya que no existe una única prueba específica para determinar su presencia. Usualmente se realiza tomando en cuenta los síntomas que la mujer refiere y tal vez llevando a cabo un examen físico general.

Para distinguir SPM de la afección más severa TDPM, el especialista puede solicitar que la mujer lleve un registro de sus síntomas durante dos o más ciclos, a fin de establecer cuáles y cuántos de estos se asocian con TDPM.

A la hora de establecer el diagnóstico, es importante que los síntomas se presenten con la regularidad del caso: una semana antes de la regla y que desaparezcan al llegar esta o durante la semana posterior.

También que se hayan manifestado a lo largo de varios ciclos, al menos un año. Y es importante saber si la mujer presenta también otros problemas que pueden acentuar este, por ejemplo afecciones de tipo depresivo, que como hemos visto están muy vinculadas al SPM.

En cuanto al tratamiento, este suele estar concentrado en aliviar los síntomas. Puede ser farmacológico y no farmacológico.

En lo que se refiere al tratamiento farmacológico convencional se encuentran:

  • Analgésicos antiinflamatorios no esteroideos o AINES
  • Fármacos hormonales
  • Antidepresivos y ansiolíticos
  • Diuréticos

El tratamiento no farmacológico incluye:

  • Cambios en el estilo de vida y la alimentación
  • Terapia psicológica, sobre todo si los síntomas emocionales son muy intensos.

Por lo general el SPM responde muy bien a los cambios en el estilo de vida, sobre todo cuando se hace uso de recursos naturales como hierbas efectivas para tratar los síntomas, los cuales suelen tener muy pocos efectos secundarios negativos.

Una alimentación balanceada influye mucho también, no solo en el alivio de estos síntomas, sino también en el mantenimiento general de salud. De esto trataremos en breve.

Adicionalmente la práctica regular de actividad física, así como los ejercicios de respiración, relajación y yoga, suelen ser muy buenos recursos para mitigar las molestias tanto físicas como emocionales.

Estos recursos forman parte del grupo de terapias alternativas que toda mujer con SPM debe intentar. El SPM no suele ser fácil de tratar en algunos casos, siendo necesario probar diversas ayudas hasta dar con las más efectivas de acuerdo a cada individualidad.

En Nutricioni queremos enfocarnos en aquellos recursos que brinden el mayor efecto y que no tengan efectos secundarios que a la larga perjudican la salud.

Hierbas para mitigar los síntomas del SPM (I)

Las hierbas se han utilizado durante milenios para tratar diversos tipos de afecciones. La ciencia moderna ha estado poniendo a prueba muchas creencias tradicionales, algunas de las cuales resultan verdaderamente efectivas.

Para aliviar el SPM, la naturaleza ofrece recursos que pueden aprovecharse en forma de tisanas a base de hierbas como:

Dong quai (Angelica sinensis)

En la medicina china, la raíz de dong quai es considerada un remedio esencial para las mujeres, por lo que también se la conoce como “ginseng de la mujer”.

Dong quai tiene efectos relajantes y antiinflamatorios sobre el útero, por lo que alivia los calambres durante el período menstrual, ya que posee actividad estrogénica y reguladora de los receptores de progesterona.

Una decocción de raíz de dong quai, sola o combinada con otras hierbas alivia dolores de cabeza, cólicos o dolor de vientre, dolores articulares y hasta sirve para tratar la anemia, ya que es de los pocos vegetales que contienen vitamina B12.

Tanaceto (Tanacetum Parthenium)

También conocida como matricaria, altamisa o feverfew en inglés, esta planta es oriunda de Europa Oriental y se la conoce por sus cualidades para bajar la fiebre, aliviar las migrañas y mitigar las dolencias ginecológicas.

Sauzgatillo (Vitex Agnus Castus)

Es un arbusto propio del Mediterráneo, Asia Central y Norteamérica. Sus frutos desecados, muy parecidos a los granos de pimienta, se utilizan para aliviar las molestias del SPM, como los dolores en los senos.

Sus compuestos activos: agnusida, diterpenos, flavonoides, como apigenina, casticina y más, ejercen acción reguladora sobre el sistema hormonal femenino, ya que que comportan como fitoestrógenos, equilibrando los niveles estrogénicos en el organismo.

Salvia (Salvia officinalis)

Originaria de la región mediterránea y actualmente cultivada en casi todo el mundo, tiene uso gastronómico y medicinal. Se la considera reguladora del ciclo menstrual y durante la menopausia disminuye las sudoraciones nocturnas.

Infusion de salvia, hoja de salvia en taza clásica sobre madera

La salvia también se utiliza para aliviar el insomnio, el cansancio, el estrés y los problemas de concentración y memoria, frecuentes en quienes experimentan SPM.

Onagra (Oenothera biennis L.)

También se la conoce como prímula. Con el aceite que se extrae de las semillas de esta planta oriunda de Norteamérica se fabrican cápsulas que son muy en algunos casos de SPM, debido a su contenido en ácido gamma linoléico y triptófano.

El triptófano es un aminoácido necesario para la síntesis de la serotonina, y como hemos dicho con anterioridad, la carencia de este importante neurotransmisor se ha asociado a la presencia de SPM.

Hierbas para mitigar los síntomas del SPM (II)

Cohosh negro (Cimicifuga Racemosa)  

El cohosh negro es oriundo del oeste de Norteamérica y los pobladores autóctonos la han empleado tradicionalmente para aliviar los problemas femeninos, incluyendo los síntomas del SPM y de la menopausia.

Los científicos han determinado que en efecto, la raíz del cohosh negro tiene efectos estrogénicos y además analgésicos, gracias a su contenido en cimicifugósidos y ácidos salicílico e iso ferúlico.

Estos componentes hacen del cohosh negro una hierba muy efectiva para tratar

los cólicos menstruales y los dolores asociados a este período.

Raíz de maca (Lepidium meyenii)

La maca es  una planta herbácea originaria de los Andes peruanos. Es conocida como planta medicinal por los incas desde hace más de 2000 años.

Entre las sustancias activas que posee están los macaneos y macamidas, además de glucosinolatos, esteroles y alcaloides.

Aunque se desconoce cómo actúa en el organismo, se sabe que tiene acción estrogénica y es efectiva para el síndrome premenstrual y como antiinflamatorio y analgésico.

Ginseng (Panax ginseng)

El ginseng también brinda efectos beneficiosos sobre la mujer. La infusión de ginseng proporciona energía, combate el cansancio y alivia el estrés que se presentan durante el SPM, mejorando los cambios de humor y la irritabilidad causados por los cambios hormonales.

Alfalfa (Medicago sativa L.)

La alfalfa es una planta muy recomendable para aliviar problemas femeninos, incluyendo los síntomas del SPM, debido a que aporta fitoestrógenos que equilibran los déficits hormonales.

Raíz de regaliz (Glycyrrhiza glabra L.)

El regaliz es una hierba perteneciente a la familia de las Leguminosas, cuya raíz tiene un característico sabor dulce.

Gracias a su contenido en fitoestrógenos como estigmasterol y beta sitosterol, actúa como reguladora del ciclo menstrual, ayudando a que los cambios hormonales no sean tan abruptos. Por ello es muy útil a la hora de combatir el malestar del SPM.

Nutrientes y alimentos que mejoran el SPM

Los alimentos hacen más por el organismo que simplemente ayudarlo a mantener sus funciones. Los alimentos tienen efectos terapéuticos y ayudan a conservar la salud, además de aportar nutrientes.

De manera que una buena dieta puede ser tan efectiva como un tratamiento a base de fármacos. Entre los alimentos más destacados para mejorar el SPM se recomiendan los siguientes:

Fitoestrógenos e isoflavonas, son compuestos vegetales con marcada acción estrogénica que contribuyen a recuperar el equilibrio hormonal que se altera poco después de la ovulación.  Abundan en la soja y sus derivados fermentados, y también en los brotes de alfalfa que pueden añadirse a las ensaladas o a los sándwiches.

Triptófano, es un aminoácido importante que eleva los niveles de serotonina, un importante neurotransmisor que regula los estados de ánimo. Su déficit se asocia al deseo de comer dulces, antojos que son frecuentes durante el SPM.

De ser así, dése el gusto consumiendo bananas, piñas y frutos secos que son ricos en triptófano. También lo puede encontrar en la carne, el pollo, el pescado, los huevos y el aguacate o palta.

Magnesio, este mineral con cualidades insospechadas alivia los calambres y reduce el cansancio y la fatiga. Es efectivo para el alivio de las migrañas menstruales.

Se lo encuentra en los frutos secos, los vegetales de hoja verde y los cereales integrales, así como en suplementos.

Potasio, un mineral necesario para el equilibrio electrolítico. Consumir frutas ricas en potasio ayuda a evitar la acumulación de líquidos. Los cítricos son una buena fuente.

Vitamina B6, reduce la retención de líquidos y regula la actividad hormonal. Por ello también evita los cambios de humor, reduce la ansiedad y favorece el buen funcionamiento de la memoria.

Búsquela en alimentos tales como el pollo, el pescado, las papas, los cereales y en casi todas las frutas, excepto los cítricos.

Vitamina E, además de ser un efectivo antioxidante, se conocen sus efectos para el alivio del dolor en los senos que se presenta antes de la llegada de la menstruación.

Al ser una vitamina liposoluble se la encuentra en los aceites vegetales como el de oliva, los frutos secos, el aceite de germen de trigo. También en los cereales, la carne, el pollo y los huevos.

Ácidos grasos omega 3 y omega 6, ayudan a reducir las molestias abdominales del SPM. Los pescados azules, los frutos secos y la linaza son excelentes fuentes de ácidos grasos.

Carbohidratos de absorción lenta, ayudan a tener más energía y evitan que el azúcar fluctúe excesivamente, lo cual evita la irritabilidad y mejora el ánimo.

Agregue a su dieta cereales integrales como arroz y trigo, papas, yuca o mandioca y tal vez legumbres, que además aportan proteínas, pero con precaución en caso de que ocasionen exceso de gases.

Efectivas  estrategias para combatir los síntomas

Si usted se siente mal, tiene dolores y experimenta malestares, son señales que su cuerpo envía para advertirle que algo no está del todo bien. Escuche a su cuerpo y disminuya el ritmo lo suficiente como para darse el tiempo de buscar alivio.

Hay cambios en el estilo de vida que contribuyen a mejorar estos síntomas y promover el bienestar general de la salud. Tome en cuenta las siguientes recomendaciones:

Duerma bien, esto asegura que el cuerpo disponga del tiempo necesario para recuperar las energías. El sueño es indispensable para mantener el cerebro funcionando adecuadamente.

Quienes no duermen lo necesario, son propensos a estar más irritables, olvidadizos y deprimidos. Si entre los síntomas previos a la llegada del período usted experimenta insomnio, pruebe con hierbas relajantes como valeriana, manzanilla, tilo y lúpulo.

Si por el contrario se siente excesivamente somnolienta, pruebe con el ginseng, que es energizante y combate la fatiga y el cansancio.

Coma bien y variado, incluya proteínas y carbohidratos. Estos últimos son importantes para que el organismo disponga de energía. Las personas con hambre suelen ponerse irritables.

De ser necesario, haga más comidas pequeñas a lo largo del día para controlar adecuadamente la ansiedad por comer típica del SPM.

Haga ejercicio frecuente, durante todo el mes. Esto le ayudará a verse mucho mejor y a mejorar la salud en general. Caminar, trotar, nadar, ir al gym o practicar algún deporte ayuda a combatir la fatiga, previene los problemas óseos y del corazón, además de mejorar la piel.

El ejercicio frecuente promueve la producción de serotonina, ese neurotransmisor cuya importancia ya hemos destacado en los segmentos anteriores.

Agregue fibra a su dieta, eso sí, poco a poco para evitar problemas intestinales. Los alimentos con fibra contribuyen a la sensación de saciedad y mitigan la ansiedad por comer, además de favorecer la salud del tracto intestinal.

Osteocar Total y el SPM

Como hemos mencionado, la dieta adecuada ofrece grandes beneficios a la hora de contrarrestar los molestos síntomas del SPM. Es probable que los hábitos alimenticios del mundo moderno hayan contribuido a que cada vez más y más mujeres reporten la presencia de estos síntomas.

La presión por el trabajo y las responsabilidades familiares son un factor a considerar, ya que la carga excesiva, aunada a las fluctuaciones hormonales, pueden causar estrés que se manifiesta en ansiedad, así como en tristeza o sentimientos de insatisfacción.

Ya hemos visto que los nutrientes tienen un gran efecto sobre la salud. Y una forma de garantizar su aporte es mediante el suplemento nutricional  Osteocar Total. Su fórmula contiene las vitaminas y los minerales necesarios para el tratamiento del SPM.

En Osteocar Total usted encontrará muchos de los nutrientes mencionados a lo largo de este artículo, por ejemplo extracto de alfalfa, vitamina B6, vitamina E y magnesio.

Este extraordinario suplemento nutricional ayuda a compensar los déficits de nutrientes que muchas veces se dan en las mujeres con exceso de responsabilidades y que en ocasiones llevan un estilo de vida apresurado.

Osteocar Total aporta ipriflavona, una isoflavona sintética que contribuye al equilibrio hormonal, mitigando los síntomas de SPM y favoreciendo la salud ósea.

Las hojas de té verde, la cúrcuma y el trans-resveratrol que forman parte de la fórmula de Osteocar Total ayudan a disminuir los efectos del estrés oxidativo y mantienen los tejidos y órganos en buenas condiciones. De esta forma se previene el envejecimiento prematuro.

Para aliviar los dolores de todo tipo, nada mejor que el extracto de jengibre, garra del diablo, boswellia serrata y skullcap. Mientras que la salud articular se ve favorecida gracias a la glucosamina, la condroitina, el metilsulfonilmetano o MSM y el extracto del mejillón verde.

Las perspectivas en el alivio del SPM son muy buenas con las recomendaciones que hemos dado aquí. Con los recursos que la naturaleza pone a la disposición, más buenos hábitos de vida, las molestias pre menstruales pasan a ser historia en la gran mayoría de las mujeres. Compruébelo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *