¿Qué es “libido”?

¿Qué es “libido”?

Última actualización: 03-03-2019. Equipo Nutricioni

Libido es un término utilizado para significar el deseo sexual de una persona desde los puntos de vista de la medicina y del psicoanálisis.

Lo primero que hay que decir es que la palabra libido no tiene acento o tilde en la primera i, es decir, es llana. Libido es la palabra correcta para el deseo sexual, y no líbido.

Algunas de las  primeras preguntas que nos podemos hacer, es si el despertar de la libido, es voluntario o involuntario, es psicológico o es orgánico. ¿Nos hace falta el estímulo? o puede despertar de manera simplemente hormonal.

¿Cómo se relaciona, por ejemplo, la pasión con el despertar repentino de la libido? En el entendimiento, en este caso, de la libido como el deseo de hacer el amor con una persona en específico en un momento dado.

¿Es pasional?, ¿hormonal?, ¿orgánico?, ¿biológico?, ¿químico?, ¿psicológico?, es decir ¿proviene de alguna fijación o desorden, por ejemplo, de la niñez tal vez?.

¿Cómo se relacionan las creencias subconscientes respecto a las relaciones de pareja, a la llamada libertad masculina o femenina para tener intimidad con la persona que le atraiga? ¿ O qué tipo de creencias limitan el despertar de la libido?, es decir, ¿que reprime expresar el deseo sexual en el preciso momento en el que despierta?

Otra pregunta interesante sería: ¿Será que la libido en realidad está despierta permanentemente? ¿O será que lo activamos solo cuando el estímulo aparece?

Porque parece que hay una selección de un perfil de la pareja que representa el objeto sexual ideal que debería ser el estímulo perfecto para despertar el deseo sexual.

La libido es algo que se construye o es una mezcla química que se activa con un click.

En un enfoque sensorial, podremos decir que el deseo sexual depende de uno de los sentidos. De la vista por ejemplo, de una mirada, de una imagen tal vez de una persona que represente el perfil que cree ser su objeto sexual.

Nos preguntamos ¿qué es libido?, si depende de un sonido, es decir auditivo, de una palabra mágica que signifique sexo para esta persona. O tal vez esa persona es kinestésica y lo táctil, el toque de piel con piel por ejemplo pueda ser el detonante perfecto para despertar la relación sexual esperada.

Muchas inquietudes para pocas respuestas. ¿Qué es libido?

En todo caso, libido es un término. Y aunque muchos no reparen en saber porqué está ahí, sino que se dejan llevar por sus instintos sexuales sin pensar, lo cierto es que existe.

También podríamos preguntarnos qué tiene que ver el instinto sexual con la libido. ¿Qué es el instinto sexual? Acaso una suerte de sentido primitivo de los seres humanos. Será similar al instinto animal que caza y mata para poder comer sin razonamientos de si está bien o mal.

Tal vez el instinto sexual humano es el que desata la libido, aunque la capacidad de razonar, de seleccionar, discernir si estamos haciendo algo favorable o perjudicial.

Otra de tantas preguntas tiene que ver con cómo se prende o apaga ese deseo sexual, y es que al satisfacerlo plenamente se presentan dos situaciones. O se quiere más, o se sacia por completo para esperar durante períodos prolongados para volver al deseo.

Desde el punto de vista de la sexualidad humana, incluimos la significación del término. Y es que se trata de, el experimentar situaciones eróticas y poder reaccionar o responder ante tales estímulos una respuesta.

La expresión de la sexualidad es la conducta que tiene que ver con la satisfacción del deseo sexual. Pero no en todas las ocasiones se puede llevar a la realidad este deseo.

En cambio el instinto, se puede considerar como una clase de fuerza personal, que impulsa a los comportamientos dirigidos a la satisfacción. En el caso del instinto sexual, podemos decir que es esa fuerza que nos impulsa a liberar esta energía.

La satisfacción del deseo sexual, tiene que ver con un comportamiento, no tan habitual. Es decir, generalmente no se anda por la calle tratando de seducir permanentemente a todos los que nos rodean, a menos que sea la práctica de una actitud permanente.

La activación de la libido y su subsiguiente satisfacción, entonces tiene que ver con un proceso de seducción y atracción sexual asociado con un comportamiento específico. La conducta normal, se transforma en una actitud sexual que le permite al individuo, poder despertar en la otra persona el instinto sexual.

Si los caballeros desean saber cómo mejorar la respuesta sexual ante el estímulo, usen Extralib Hombre, una especialidad en el fortalecimiento de la libido.

Un primer enfoque desde el punto de vista de la medicina

Libido, desde un punto de vista general, haciendo alusión a un diccionario, es el deseo de obtener placer sexual.

¿Qué es libido desde la óptica de la medicina? En términos de medicina y psicología, y de manera también muy general, se denomina al libido, como el deseo sexual humano.

En el universo de la medicina existen varias ramas que estudian  la sexualidad del individuo, sus comportamientos y respuestas. Tenemos la sexología, la ginecología, la urología, la andrología, la psicología, la psicoterapia, es decir, información de primera mano para examinar el término.

En la medicina, el término libido es con el que se define el deseo sexual. Muchos médicos y psiquiatras proponen que una intensidad de la libido en un nivel inferior al establecido como normal, es señal de una patología.

La disminución de la libido, que es el común de los casos, se atribuye a algún trastorno emocional, con frecuencia un cuadro de alteración afectiva de características depresivas. Hay que acotar que la intensidad de la libido puede aumentar, de hecho hay personas mucho más activas sexualmente que otras.

Las personas sexualmente hiperactivas, presentan altos niveles de deseo sexual, es decir, su libido es muy alta. Se puede llegar a pensar que las variaciones en la intensidad del deseo sexual, pueden tener su origen en los niveles de hormonas presentes en el hombre o en la mujer.

Estudios clínicos han llegado a la conclusión de que no es posible asegurar esa relación a ciencia cierta. Uno de los resultados arroja la idea de que en muchas mujeres, la baja de hormonas, es decir, de estrógenos, no causó modificación alguna en el deseo sexual.

Estos estudios se realizaron después de la menopausia de las mujeres y se encontró que muchas de ellas, hasta tuvieron una manifestación mayor del deseo y del disfrute sexual.

Al contrario en los hombres, al encontrarse un bajo nivel de testosterona se presentó un descenso en el interés sexual. De ser el caso, recomendamos una consulta especializada y la inclusión de nuestro producto en la dieta diaria, el Extralib Hombre, un producto formulado para fortalecer la libido del hombre.

Administrar la hormona, puede incrementar y fortalecer el deseo sexual masculino, por lo que se puede verificar , la relación entre la condición hormonal y la libido.

La libido según Sigmund Freud y Carl Jung

Según las ópticas filosóficas y del psicoanálisis vistas por Freud y Jung, la libido, concepto también descrito en la teoría del psicoanálisis, se refiere a la energía de la pulsión. Es decir, al afecto conectado a la transformación de la energía de las pulsiones en tanto el objetivo, sea siempre sexual.

Las pulsiones segun Freud, es la energía psíquica profunda que orienta el comportamiento hacia un fin y que se descarga al conseguir ese fin. Y esta energía que actúa bajo la dialéctica, es decir, bajo el lenguaje interno de la psique, se denomina libido.

Desde el punto de vista freudiano, el del psicoanálisis clásico, la libido es afecto conectado a determinada pulsión, es decir a las energías de las pulsaciones sexuales. Así es según el marco  de la teoría hasta el año de 1914, pero después de 1915, aún en el primer marco, propone que no solo son las sexuales sino también las yoicas.

Finalmente, y a partir de 1920, este concepto, la libido, es convertido en Eros. Inicialmente Freud la definió solo desde una posición netamente sexual. Pero en sus últimos trabajos introdujo una reconsideración que amplió su alcance hasta relacionarla con la energía productiva y vital de todos los seres humanos.

En 1940, Freud mantiene la postura de que la libido, basada inicialmente en el yo, se volcará sobre el objeto, superando lo narcisista del yo, lo cual la traspone a la del objeto. El yo seguirá atesorándolas, porque mantiene que de esa condición es de donde parten las consideraciones objetales y regresarán cuando el objeto cambie.

Freud da mucha importancia a la naturaleza móvil de la libido de un objeto a otro, incluyendo al propio yo. Pero tal movilidad no será absoluta en tanto que la libido no tiende a permanecer fija aun solo objeto aunque se pueden encontrar fijaciones que duran toda una vida.

Según Freud, la libido es de origen somático y vuelve al yo, desde cualquier zona del cuerpo, y esto se evidencia en lo que se exterioriza como excitación sexual. Se reconocen zonas somáticas más proclives a la excitación sexual, las zonas erógenas, pero se acepta que todo el cuerpo tiene una propiedad de erogeneidad.

Más sobre la libido y los planteamientos filosóficos de Freud y Jung

La función sexual, que en el psicoanálisis no se reconoce como Eros, sino que se considera como uno de sus componentes, permitió los descubrimientos alcanzados en la teoría de la libido, la cual establece que a la pulsión sexual, la anteceden tendencias pulsionales fragmentarias asociadas cada una, a las zonas erógenas.

Jung, en total desacuerdo con Freud,  Es decir con el carácter eminentemente sexual de la libido,  propone una energía vital amplia y sin diferencias con otras. Habla de una energía psíquica indiferenciada, el élan vital de Bergson, no atada a un concepto biológico como el que planteó Freud​.

Hermosa y muy sexy mujer rubia adulta joven con cabello rubio y ojos azules, en un ambiente de dormitorio.

Jung explica el funcionamiento de la energía psíquica usando tres leyes básicas de la física.

El principio de los opuestos. Presente en toda la filosofía de Jung, plantea que al igual que existen polaridades opuestas en la energía física, en la energía psíquica ocurre algo similar.

Jung plantea que a mayor oposición entre las energías, mayor energía psíquica.

El principio de equivalencia. Aquí, Jung plantea que a todo suceso psíquico, se le aplica la ley de la conservación de la energía.

Bajo este principio, Jung plantea que la energía se redistribuye permanentemente en la personalidad. Y al invertir esta energía en originar una condición específica, ésta se transforma, no se pierde, se transfiere a otra zona de la psique.

Damos por cierto que la energía que se invierte en crear una situación, se consume transformándose en otra de diferente índole. Es decir que cuando se pierde interés en una persona, la energía psíquica antes invertida, cambie a una nueva persona.

Principio de entropía. Éste plantea la tendencia cierta a la igualación de las energías.

Jung propone la presencia de una tendencia al balance o equilibrio en la personalidad del individuo. Si dos deseos de la misma naturaleza pero de diferente intensidad se unen, la energía psíquica, fluirá desde la más intensa y hasta la más débil.

Los términos regresión y progresión de la libido, hacen referencia a la dirección del movimiento de la energía. ​ También al símbolo, emergido de la base arquetípica de la personalidad, es decir, desde el subconsciente colectivo como transformador de la libido.

La libido en el territorio de la psicología

La libido es deseo o anhelo, además de constituirse en una energía al servicio de la vida. En términos biológicos, no habría vida en nuestro planeta si la libido no existiese.

Freud propone que el ser humano dispone de una fuente distinta para satisfacer cada uno de los instintos. Incluyendo el sexual. Las características variables de la libido, nos dan una posibilidad de explicar los fenómenos psicosexuales.

Alternar con facilidad de un lado para el otro el área de atracción, es una importante propiedad de movilidad de la libido ya que en su área, es decir en el área del deseo sexual, la libido asocia el aspecto emocional con el psicológico.

El deseo humano, desde la óptica del filósofo San Agustín, tiene tres posiciones distintas. La líbido referida al deseo de conocimiento, la referida al deseo sensual y la que se relaciona con el deseo de dominio.

Podemos decir, desde un punto de vista psicológico, que el instinto de la vida, posee las mismas bases que el instinto sexual, es decir que el de la libido. Freud propuso que la libido se desarrolló mediante la transposición del objeto y la meta, ya que el hombre se  define como un “polimorfa perversa”.

El término “polimorfa perversa, se traduce en el hecho de que una gran diversidad de objetos, pueden ser una fuente de placer para él.

Con el desarrollo, el humano va cambiando su atención hacia diferentes objetos. En la oral, la lactancia del neonato, en la etapa anal, hay un placer en los niños en referencia al control de la defecación, y en la etapa fálica, el placer genital.

Cada etapa lleva hacia la madurez sexual, y con esto, a una gran capacidad para disminuir los deseos de alguna recompensa a cambio.

En términos de la psicología sexual, la libido puede ser expresada o proyectada con mucha fuerza en o hacia otras personas, objetos o imágenes. De esa manera, se puede generar una fijación de dependencia emocional erótico sexual, que puede iniciar en la infancia y continuar en el desarrollo.

Este tipo de fijaciones erótico sexuales, pueden ser muy dañinas en tanto que el objeto del deseo pueda ser una persona.

Si se puede mejorar la respuesta sexual masculina atendiendo a los conceptos psicológicos, también se puede con el uso de nuestro producto. Extralib Hombre està científicamente diseñado para apoyar una mejor respuesta sexual.

El concepto de libido desde la óptica de la ciencia

Una de las interrogantes más interesantes y difíciles de responder y que además muchos evaden responder es, ¿de donde surge el deseo sexual? es decir, la libido. Según algunos científicos, no estamos hablando solamente de un instinto, o de una emoción, sino de algo más profundo en tanto que hasta nuestro cerebro interviene.

En el área de ,a mente o del subconsciente, conectada con la intelectualidad, suceden procesos que afectan este mecanismo de la libido. Por lo que podemos deducir, la líbido, el instinto sexual o simplemente el deseo sexual.

La líbido es un proceso individual de cada quien y que se asocia con las creencias, las motivaciones y principios con los que has sido programado o programada desde la niñez. El deseo sexual, no se produce solo porque estemos enamorados, o porque nos guste una persona, pero por supuesto que nuestra actividad hormonal, influye en su intensidad.

Elementos psicológicos y hasta genéticos, están íntimamente relacionados con la actividad de la libido. La zona del cerebro relacionada con la intelectualidad y el deseo sexual, se activa en lo que nos sentimos atraídos por otra persona.

Nuestro sistema emocional y el de las creencias, en asociación con recuerdos de las experiencias vividas almacenados en la memoria, también están activados ahí.  Existe una fuerte relación entre los recuerdos del pasado y la atracción sexual a primera vista, y es que tales memorias condicionan la activación del deseo sexual.

Los mismos recuerdos o memorias pasadas, también condicionan el rechazo sexual hacia otra persona. Esta pudiese ser una delas razones por la cual se disminuye el deseo sexual en una persona.

Científicamente hablando, las regiones prefrontales del cerebro, condicionan la respuesta sexual en razón de los procesos de autoevaluación e interpretación propios. Es así como podemos decir que la disminución o ausencia del deseo sexual, se relaciona con la baja autoestima y con la incapacidad de alcanzar el climax.

Una de las causas, real o ficticia, de la disminución del deseo sexual, es el creer que no podrá satisfacer a la pareja, lo que afecta en gran medida la libido en hombres o mujeres. Otra de las razones, es la expectativa de la efectividad del desempeño sexual.

Diferencias entre el deseo sexual de la mujer y del hombre

Comenzamos con las mujeres. Se ha encontrado que los alimentos que son potencialmente afrodisíacos, no fortalecen el deseo sexual de la mujer.

En segundo lugar, el estado mental con el que abordes una relación sexual, es determinante para el éxito o el fracaso de esta. Estrés, pensamientos negativos, preocupaciones, cansancio, dudas.

La libido femenina, se fortalece o debilita en gran medida durante los procesos mentales.

Los procesos hormonales durante el embarazo, causan un aumento en el deseo de la actividad sexual, además de al no haber riesgo de embarazo, mejora la intimidad.

La presencia de la testosterona en el organismo de una mujer, fortalece el deseo sexual. La testosterona va disminuyendo en cantidad mientras aumenta la edad por lo que se entiende que las mujeres más jóvenes, puedan presentar mayor libido.

Fórmula molecular de las hormonas sexuales símbolo de estrógeno y hormonas testosterona, en fondo blanco.

Es importante controlar el uso de los antidepresivos en caso d que se estén administrando. Estos medicamentos causan una importante disminución de la libido.

Cierto tipo de bebidas alcohólicas propician la desinhibición y así el deseo sexual, siempre y cuando no se exagere. El alcohol reduce el fluido sanguíneo lo que resulta en una baja del deseo sexual.

Finalmente las damas podrán recomendar a sus parejas, usar nuestro producto, el Extralib Hombre. Especialmente formulado para fortalecer la libido masculina.

El turno de los caballeros.  El apetito sexual en el hombre, tiende a ser más intenso. Es el deseo de obtener y proporcionar satisfacción sexual.

Es un impulso natural en el hombre por la acción de las hormonas, la testosterona entre algunas otras. Pero también es una respuesta psicológica. El estímulo de su pareja también es un poderoso afrodisíaco.  

Se cree que la causa por la cual, el deseo sexual en el hombre es más intenso que en el de la mujer, es porque el hombre dispone de varias más fuentes de estímulo que la mujer. Lo que influye en una libido más fuerte en el hombre es el factor predominantemente físico, en la mujer generalmente, es emocional.

Finalmente no podemos dejar de lado las diferencias hormonales, y es que el comportamiento de las mismas hormonas es diferente en ambos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *