Medico revisa a mujer joven debido que tiene los ganglios inflamados

¿Qué es la tiroides? Todo lo que debe saber acerca de ella

¿Qué es la tiroides? Todo lo que debe saber acerca de ella

Última actualización: 11-12-2018. Equipo Nutricioni

La tiroides es una glándula muy vascularizada, perteneciente al sistema endocrino, que está entre las de mayor tamaño en el organismo.

Tiene forma característica de mariposa y se ubicada en la parte delantera inferior del cuello, por delante de la tráquea, fácilmente palpable.

Su función es sintetizar hormonas que participan en los múltiples procesos biológicos del cuerpo humano conocidos con el nombre de metabolismo.

Estas sustancias son las hormonas tiroideas, las únicas hormonas que incorporan yodo en su composición química.

Las hormonas tiroideas son vertidas en el flujo sanguíneo, que las lleva hasta todos los puntos del cuerpo donde es requerida su acción, y vaya que son importantes, ya que ayudan a utilizar mejor la energía y a que los órganos funciones adecuadamente.

En la parte posterior de la tiroides hay dos glándulas aledañas más pequeñas, llamadas glándulas paratiroides, presentes en número variable entre 4 y 12. Ellas se encargan del metabolismo del calcio.

Como dijimos, la tiroides tiene forma de mariposa, en la que se distinguen:

Dos lóbulos: cada una de las dos mitades o alas de la mariposa, ubicadas a ambos lados de la tráquea.

Istmo: faja de tejido tiroideo que une ambos lóbulos.

Lóbulo piramidal o de Lalouette: un lóbulo más pequeño cercano al istmo que aparece a veces con forma de pirámide.

tiroides glandula en cuerpo de hombre, La glándula tiroides y el esquema de la tráquea se muestran en la silueta de un hombre. Órganos del cuerpo humano

Las hormonas tiroideas

La tiroides sintetiza dos hormonas que tienen un poderoso efecto sobre el metabolismo y el desarrollo, con la tiroxina o T4 y triyodotironina o T3. Se producen y almacenan en el interior de la tiroides, en una sustancia producida por las células epiteliales de la misma y que se denomina coloide.

El coloide es una sustancia gelatinosa rica en yodo, que contiene una proteína especialmente producida en la tiroides, llamada tiroglobulina, la cual es relevante en la síntesis hormonal.

Dentro del coloide, el yodo proveniente de la alimentación es incorporado a un aminoácido llamado tirosina, para crear T3 y T4.

Otras células de la tiroides, llamadas células parafoliculares o células C, producen y almacenan la calcitonina, importantísima para regular el metabolismo del calcio y el fósforo, importantes constituyentes de los huesos.

La tiroides está estrechamente vinculada a otra glándula: la hipófisis, una especie de control maestro que regula a las demás y se encuentra en la base del cráneo.

La hipófisis en sí es fascinante, porque controla las glándulas suprarrenales, ovarios, testículos y hasta el contenido de agua en el cuerpo.

Pues bien, la hipófisis produce una hormona llamada simplemente Thyroid Stimulating Hormone, conocida como TSH y que se traduce como hormona estimulante de la tiroides. Funciona como un interruptor: la TSH enciende o apaga la tiroides.

Cuando los niveles de hormonas tiroideas en la sangre desciende, la hipófisis que siempre está atenta, lo detecta y libera TSH para activar la tiroides, si por el contrario hay muchas hormonas tiroideas circulando, se produce menos cantidad de TSH y la tiroides disminuye su actividad.

glandula pineal y organos que controla, Conjunto anatomia humana. Glándula pituitaria del sistema endocrino, glándula pineal, testículo, ovario, páncreas, tiroides, timo, glándula suprarrenal, ilustración vectorial aislada sobre un fondo blanco

Y hay un factor adicional: el hipotálamo que también está en el cerebro por encima de la hipófisis y unido a ella por el tallo hipofisiario. Allí se produce la hormona liberadora de tirotropina, TRH, TSHRH o tiroliberina, que también se encuentra en el tracto digestivo en pequeñas cantidades.

Este delicado sistema recibe el nombre de eje hipotalámico-hipofisario, regulador de la producción de hormonas tiroideas. Veamos un resumen de cómo funciona todo este sistema:

  • El hipotálamo segrega TRH que a su vez regula TSH en la hipófisis.
  • La TSH enciende o apaga la tiroides, liberando según se necesiten T3 y T4.
  • Las hormonas T3 y T4 regulan el metabolismo y el funcionamiento de los órganos.

Funciones de las hormonas tiroideas

Ambas hormonas T3 y T4 tienen un amplio abanico de funciones en el organismo. Ellas funcionan uniéndose a unas moléculas llamadas receptores, específicas para encajar en ellas como las llaves en sus cerraduras.

Una vez realizado este acoplamiento, hormona y receptor forman un complejo que activa numerosas reacciones bioquímicas para regular funciones orgánicas.

Estos receptores son diversos y se encuentran distribuidos en muchos lugares del organismo. Incluso T3 logra llegar hasta el núcleo de la célula, donde se une al receptor de la vitamina A y forma un complejo capaz de determinar la síntesis proteica.

Se trata de reacciones bioquímicas bastante complejas, así  que contemplaremos un breve resumen de las funciones más importantes de T3 y T4 en la salud:

  • Regulan el crecimiento y desarrollo, incluso desde antes del nacimiento. Las hormonas tiroideas estimulan la diferenciación y el crecimiento celulares.

Su déficit ocasiona problemas cognitivos y enanismo en los niños, mientras que en los adultos origina cambios en el metabolismo que se traducen en aumento de peso, intolerancia al frío o al calor, arritmias y más.

  • Forman parte del termostato corporal: cuando la señal del frío llega hasta el hipotálamo, se libera TSH para aumentar la producción de T3 y T4 las cuales estimulan el metabolismo para que aumente el calor endógeno.
  • Intervienen en la contracción muscular, incluyendo la del músculo cardíaco, así como en la motilidad intestinal. La T3 activa enzimas como la acetilcolinesterasa, cuyo rol en la función muscular es destacado.
  • Mantienen el metabolismo basal en niveles normales, controlando la producción de la energía en el organismo.
  • Participan activamente en el aprovechamiento de los nutrientes, por ejemplo en la síntesis y degradación de las proteínas, las grasas, los carbohidratos y la formación de vitamina A a partir de los betacarotenos presentes en los alimentos vegetales.
  • Regulan el consumo de oxígeno, en estudios hechos en ratones a los que se había extirpado la tiroides, la administración de T4 produjo un aumento en el consumo de oxígeno en la mayor parte de los tejidos. Esto se produce a través de complejos mecanismos bioquímicos.
  • Activan las enzimas involucradas en la síntesis y optimizando la utilización de la glucosa por parte de los músculos, así como promueven una mayor producción de glucosa por parte del hígado.
  • Tienen un rol esencial en el desarrollo del sistema nervioso, sobre todo del cerebro durante el último trimestre de la gestación y los dos primeros años de vida. En etapas posteriores de la vida el cerebro ya no es tan receptivo a las hormonas tiroideas.

¿Cómo influye la tiroides en el metabolismo?

Como hemos visto, las hormonas tiroideas contribuyen al metabolismo de una forma muy compleja desde el punto de vista bioquímico.

Ellas mantienen funcionando adecuadamente lo que se conoce como metabolismo basal, el cual es el valor mínimo de energía que la célula requiere para subsistir, lo cual incluye por supuesto respirar.

Se determina midiendo la cantidad de oxígeno que el cuerpo necesita estando en reposo y ayunas, durante un período de tiempo, mediante técnicas de calorimetría que analizan el aire respirado o método de los cambios respiratorios.

El fundamento de esta técnica es que al quemar calorías se emite dióxido de carbono, mientras que para aprovecharlas estas mismas calorías se requiere oxígeno.

Medidas del metabolismo basal muy altas o muy bajas, pueden ser indicadoras de problemas tiroideos, aunque es preciso destacar que el valor depende también de muchos otros factores, además de la influencia de las hormonas tiroideas.

Entre estos otros factores están la edad, la estatura, la composición corporal, los hábitos alimenticios, la actividad hormonal y más. Es posible estimar la tasa metabólica con algunas fórmulas que involucran algunos datos numéricos de las personas.

Cuando existen alteraciones tiroideas, es lógico que las haya también en el metabolismo, porque entonces el organismo procesa de forma diferente los nutrientes y esto se traduce en cambios en el peso.

Ilustración de medidor del nivel de metabolismo

Existe una hormona llamada T3 inversa, relacionada con la T3 ya descrita, de cuya actividad se conoce poco, pero algunos expertos la han asociado al aumento de peso que ocurre a raíz de las alteraciones tiroideas, sobre todo en el caso del hipotiroidismo.

El hipotiroidismo es un padecimiento relativamente común en el cual la producción de hormonas tiroideas disminuye. Se describe más adelante.

Además de aumento de peso causa pérdida de cabello, uñas débiles, dolores de cabeza, fatiga, arritmias y otros problemas.

El hipertiroidismo es el la condición contraria, en la cual se produce exceso de hormonas tiroideas que aceleran el metabolismo, en ese caso se pierde peso, aunque no siempre es así, pues también aumenta el apetito.

Y puede ocurrir que la ingesta alimenticia sea muy superior al gasto metabólico y el resultado sea un aumento de peso, en vez de una disminución.

Otro factor que eleva la producción de T3 inversa es el estrés continuado, el cual trae como consecuencia disparar las alarmas de la inanición en el cerebro, ralentizando el metabolismo para resguardar las reservas de grasa del organismo

Se ha observado que en general las mujeres son más propensas a tener problemas de tiroides que los hombres, pero en modo alguno es limitativo, de allí que en caso de tener sobrepeso, conviene verificar los niveles de hormonas tiroideas.

Y no sólo a causa del sobrepeso, sino por la gran influencia que tienen estas hormonas en la salud general.

El suplemento nutricional  Pirigrás contiene yodo de algas marinas, nutrientes muy efectivos para proveer a la tiroides con el yodo necesario para realizar adecuadamente sus funciones, de esta manera se incrementa el metabolismo y se mejora la absorción de los nutrientes.

La tiroiditis: padecimientos relativamente comunes

Todos los términos médicos que terminan en “itis” se refieren a trastornos inflamatorios. La tiroiditis significa la inflamación de la tiroides, la cual puede suceder por diversas causas. De hecho la tiroiditis agrupa un conjunto de padecimientos que tienen esta característica en común.

La inflamación continuada del tejido tiroideo causa daño a la estructura celular, razón por la cual la tiroides deja de producir sus importantes hormonas. Cuando el proceso se desarrolla lentamente, al comienzo no hay sintomatología que sirva de alerta.

Sin embargo con el tiempo se produce la condición conocida como hipotiroidismo, que ya mencionamos con anterioridad.

En otros casos la destrucción de las células es rápida y su contenido hormonal pasa rápidamente a la sangre, condición conocida como tirotoxicosis, un problema que suele ser de corta duración.

Una vez que el exceso de hormonas tiroideas ha dejado de actuar en el torrente sanguíneo, si las células tiroideas han sido irremediablemente dañadas, entonces se pasa a la condición de hipotiroidismo.

La inflamación en la tiroides también puede tener causas:

Bacterianas o virales, el especialista determinará el tratamiento más adecuado según el agente infeccioso y por lo general, los problemas tiroideos remiten cuando cesa la infección.

Autoinmunes: en algunos casos es el propio sistema inmune el que atenta contra la tiroides, causando inflamación y  destrucción. Las razones de que esto suceda no están claras, sin embargo parece haber un componente genético.

Por ingesta de fármacos: tales como amiodarona para tratar las arritmias, litio utilizado en trastornos mentales o hidróxido de aluminio para la acidez, son ejemplos de fármacos que tienen como efecto secundario ralentizar la producción de hormonas tiroideas.

Exposición a las radiaciones ionizantes, causada por tratamientos a base de yodo radiactivo para tiroides hiperactiva o bien proveniente de fuentes externas como máquinas de cobalto o aceleradores lineales que se utilizan para el tratamiento del cáncer.

Por déficit de yodo: a esta inflamación se le denomina bocio. Al carecer de yodo, la tiroides trata de aumentar la producción de hormonas tiroideas aumentando de tamaño.

El suplemento nutricional  Pirigrás está diseñado para ayudar a perder peso de manera natural.   Contiene yodo entre sus exclusivos componentes para mantener activa la función tiroidea, conservando sus beneficios sobre el metabolismo y el organismo.

Muchas veces los daños ocasionados a la tiroides a causa de la tiroiditis son reversibles, total o parcialmente, de forma que la función puede ser restaurada según el caso.

Otras veces la función de la tiroides se pierde y el hipotiroidismo pasa a ser una condición de por vida.

Hipotiroidismo y sus síntomas

El prefijo “hipo” significa disminución, por lo tanto el hipotiroidismo se trata de una tiroides poco activa, que no produce suficientes hormonas. Está claro que esto afecta a las numerosas funciones orgánicas sobre las cuales estas hormonas influyen.

Las causas son diversas, van desde ataques provenientes del sistema inmune como la tiroiditis de Hashimoto, hasta tratamientos radiactivos y resección quirúrgica. Algunos niños nacen sin tiroides o con una tiroides mal formada, asimismo es posible que no se produzcan las enzimas necesarias para sintetizar las hormonas, debido a problemas genéticos.

En otros casos el hipotiroidismo se produce por los fármacos ya mencionados, por déficit o exceso de yodo, o por daños a la hipófisis, cuyo papel como se recordará, es relevante en la síntesis hormonal.

Hay ocasiones en que ocurren infiltraciones anómalas de proteínas o sustancias en el tejido tiroideo, que al acumularse causan disfunción hormonal.

Es fácil confundir los síntomas del hipotiroidismo con los de otras afecciones, porque no hay ninguno que sea característico de la enfermedad y difieren mucho según el caso. Entre ellos están:

  • Cansancio
  • Intolerancia al frío
  • Sequedad de la piel y el cabello
  • Aumento de peso
  • Dolores articulares
  • Arritmias
  • Disminución del ritmo cardíaco
  • Edemas
  • Ronquera
  • Depresión
  • Pérdida del cabello
  • Períodos menstruales irregulares
  • Problemas de crecimiento en los niños
  • Estreñimiento
  • Deterioro cognitivo en niños.
  • Molestias para tragar
  • Problemas de memoria

hipotiroidismo en mujer tiroides bajo e hipotireosis. trastorno común del sistema endocrino en el que la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea. Signos y síntomas de disfunción tiroidea

En el caso del hipotiroidismo de lento desarrollo, posiblemente algunas de estas señales pasen desapercibidas. La única manera de saber cómo están los niveles de T3 y T4 es mediante una prueba de sangre.

Realizar esta prueba es aún más importante en personas que tengan antecedentes familiares de problemas tiroideos, es importante recalcar que si no el hipotiroidismo no se trata, causa problemas de salud en otros órganos que se agravarán con el tiempo.

Igualmente hay que estar atento a los cambios en la voz. Cerca de la tiroides transcurren nervios hacia la laringe y cuando la tiroides se inflama, puede ejercer presión y causar ronquera.

Las personas con síndrome de Down y síndrome de Turner son propensas a desarrollar hipotiroidismo, ellas también deberán estar atentas y realizar un perfil tiroideo según la frecuencia que indique el médico.

Hipertiroidismo: una tiroides muy activa

Y acá tenemos el extremo opuesto, una tiroides que produce exceso de hormonas e inunda el torrente sanguíneo con ellas. Es una especie de acelerador metabólico, pero las consecuencias no son buenas.

En principio es sencillo detectarlo, porque todo transcurre muy rápido. Al principio tal vez se confunda con estrés y nerviosismo. Una persona con hipertiroidismo experimentará:

  • Pulso rápido
  • Nerviosismo
  • Sudoración excesiva
  • Incremento del apetito y pérdida o aumento de peso
  • Insomnio
  • Temblores
  • Inquietud y ansiedad
  • Debilidad muscular
  • Irregularidades en el período menstrual
  • Cabello fino.
  • Deposiciones frecuentes
  • Ojos saltones
  • Inflamación en el cuello

Hipertiroidismo o sobre la tiroides activa. hipertirosis. Signos y síntomas de disfunción tiroidea.

Los síntomas del hipertiroidismo son parecidos a los de la tirotoxicosis, cuando la glándula vierte su contenido hormonal a la sangre a causa de daños en sus tejidos, pero se trata de una condición temporal.

Si se ingieren dosis elevadas de hormonas tiroideas, también aparecen estos síntomas. Ahora bien, el hipertiroidismo como tal, es una afección continuada de la tiroides. ¿Qué la activa de esta forma?

Nuevamente la respuesta está en el sistema inmune, que crea anticuerpos que a su vez estimulan a la tiroides a crecer e incrementan su actividad.

La enfermedad de Graves es la causa más común, pero no la única, de hipertiroidismo y también posee un componente genético, siendo más frecuente en las mujeres.

En ocasiones aparece en la tiroides uno o varios bultos o nódulos, haciendo que aumente en tamaño y en actividad.

De esta manera vierte continuamente su contenido a la sangre y causa los síntomas descritos. A este trastorno se le llama bocio nodular.

Diagnóstico de las enfermedades tiroideas

Muchas veces los problemas tiroideos tienen un desarrollo muy lento y no se advierten síntomas. De allí la importancia de verificar los niveles de las hormonas tiroideas mediante un análisis de sangre.

Al palpar la garganta, el médico descubrirá si la tiroides está inflamada y buscará síntomas en la piel, para determinar si se trata de hipo o hipertiroidismo.

Lo siguiente es un análisis de sangre que indique los niveles de T3, T4, T4 libre y TSH. Al conjunto de estas pruebas se le conoce como perfil tiroideo.

Por ejemplo un alto nivel de T3 y T4, aunado a un déficit de TSH indica que la tiroides está muy activa. En cambio TSH alta y T4 baja son indicativas de hipotiroidismo.

La T4 se encuentra en la sangre en dos versiones: libre o unida a proteínas. La forma libre es determinante a la hora de saber si existen problemas tiroideos. Quienes tengan un bajo nivel de T4 libre padecen de hipotiroidismo y en caso contrario, hipertiroidismo.

Por su parte la medida de T3 señala que tan severa es la condición hipertiroidea, pero quienes padecen hipotiroidismo con frecuencia la tienen normal.

Para detectar si la actividad del sistema inmune es la causa de los problemas tiroideos, existe una prueba de anticuerpos: tiroperoxidasa (TPO) y la tiroglobulina. No son los únicos anticuerpos que atacan la tiroides pero sí los más frecuentes.

Otro procedimiento habitual es la captación de yodo radiactivo. La tiroides necesita yodo para sintetizar sus hormonas pero no distingue entre el yodo normal y el radiactivo, sin embargo este último deja una huella que se puede rastrear.

De esta manera el médico conoce cuánto yodo ha absorbido la tiroides, conocer así su actividad e incluso obtener una imagen de ella, conocida como gammagrama.

Las exploraciones ecográficas también son muy útiles para detectar nódulos. En caso de que esto suceda, una biopsia con aguja fina indicará su naturaleza, si son benignos o cancerosos.

Tratando los problemas tiroideos

Hipotiroidismo

Suele ser una condición de por vida que se trata de una manera muy simple: con hormonas tiroideas sintéticas: se trata de tabletas de levotiroxina. Son pequeñas, fáciles de tragar y su acción es rápida y efectiva, muy duradera en el organismo.

Vienen en muchas dosis, para personalizar el tratamiento. Por supuesto la dosis será establecida por el médico tratante de acuerdo al perfil tiroideo de cada persona. Las tabletas se toman en ayunas, unos 30 minutos antes de la comida, para optimizar su absorción.

Se debe evitar su consumo junto a cereales integrales, alimentos a base soja y los suplementos de hierro, que obstaculizan la absorción de la levotiroxina.

Cuando los problemas tiroideos son causados por falta de yodo, el tratamiento es a base de alimentos yodados o suplementos con yodo.

Hipertiroidismo

Existen medicamentos antitiroideos, por ejemplo los betabloqueantes que interfieren con la acción de las hormonas tiroideas, el metimazol y el propiltiouracilo. Los fármacos son efectivos para normalizar la función tiroidea 2 o 3 meses.

Una vez que se reduce la actividad de la tiroides hasta llegar a la normalidad, no se suspende la medicación de inmediato para evitar recaídas, sino que se combina con levotiroxina para mantener el equilibrio hormonal.

Los medicamentos antitiroideos podrían disminuir la cantidad de glóbulos blancos y predisponer a la persona que los consume a padecer infecciones severas, no obstante la suspensión de los medicamentos recupera rápidamente la funcionalidad de los glóbulos blancos.

El yodo radiactivo, el mismo que se utilizó para seguirle la pista a la absorción de yodo, puede ser utilizado para destruir las células tiroideas hiperactivas, ya que las sustancias radiactivas dañan las células.

Si el problema es muy serio, el médico podría considerar extirpar quirúrgicamente la tiroides o una parte de ella. De esta forma la actividad cesa del todo o se conserva la necesaria para restaurar la normalidad.

Si la remoción de la tiroides es total, entonces la persona deberá tratarse con levotiroxina por el resto de su vida para garantizar el suministro adecuado de hormonas tiroideas.

El yodo: esencial para el funcionamiento de la tiroides

Es necesario agregar yodo a la dieta para evitar el bocio. Una persona sana necesitará unos 200 microgramos diarios.

Se requiere de yodo para producir las enzimas denominadas deiodinasas yodotironinas, importantes activadoras de las T3 y T4 y en la prevención del hipotiroidismo.

Alimentos que contienen yodo

Durante el embarazo es un mineral esencial para garantizar el desarrollo óptimo del bebé. Hay evidencias de que un déficit leve de yodo durante el embarazo, ocasiona disminución del cociente intelectual en los hijos.

Durante los primeros años de vida es esencial el consumo adecuado de yodo para evitar los trastornos del desarrollo ya descritos. Son buenas razones para agregar sal yodada a la mesa, a menos que haya otros motivos de salud para evitar la sal.

Para conocer si una persona tiene deficiencias de yodo, basta con realizar un examen de orina, ya que este mineral es eliminado por esta vía.

Si la concentración de yodo en la orina es menor a 50 microgramos/litro se considera que existe una deficiencia, que es fácil de paliar, pues aparte de la sal yodada, el yodo se encuentra en alimentos como:

  • Algas
  • Pescados de mar
  • Soja y sus derivados
  • Quesos
  • Arándanos y fresas
  • Vegetales, según el yodo presente en el suelo.
  • Patatas
  • Pan enriquecido
  • Leche
  • Huevos
  • Yogurt
  • Suplementos vitamínicos
  • Leche de vaca

Aunque parezca que el yodo es un mineral fácil de conseguir a través de los alimentos, pues es abundante, hay regiones del mundo en las cuales el bocio por carencia de yodo es endémico, sobre todo en zonas montañosas.

Sin importar los beneficios del yodo para la tiroides, es necesario aclarar que el exceso también puede originar bocio e incluso cáncer. No obstante mientras se ingiera yodo adecuadamente a través de la alimentación, no representará problema.

E igualmente, la dosis umbral por encima de la cual el yodo tiene efectos tóxicos en el organismo es bastante difícil de alcanzar: unos 1100 microgramos diarios en el caso de un adulto.

El yodo también participa en el metabolismo de la glucosa, por ello el suplemento nutricional Pirigrás contiene yodo para regular el nivel de azúcar en sangre y ayudar en la pérdida de peso.

Otros minerales y alimentos importantes en el cuidado de la tiroides

El selenio es otro mineral de gran importancia, conocido por ser antioxidante muy poderoso, necesario para producir glutatión, uno de los antioxidantes naturales del cuerpo.

Ocurre que el selenio también se encuentra muy vinculado a la síntesis de hormonas tiroideas, debido a que durante este procesos, se produce agua oxigenada como producto de desecho.

El agua oxigenada es tóxica para las células tiroideas, por su gran acción oxidativa y el glutatión es capaz de combatir sus efectos y eliminar su exceso.

El selenio también debe ser adquirido mediante los alimentos, por lo tanto es necesario asegurar la ingesta de:

  • Nueces de Brasil
  • Pollo
  • Pavo
  • Cordero
  • Huevos
  • Champiñones
  • Atún
  • Salmón
  • Bacalao
  • Camarones
  • Ostras
  • Suplementos vitamínicos.

Alimentos ricos en selenio como nueces de brasil, atún, camarones, carne de res, hígado, carne de pollo, champiñones, semillas de calabaza, semillas de girasol, trigo sarraceno y huevos. Sobre mesa de madera.

Si bien no es posible evitar la mayoría de los problemas tiroideos, conviene saber que además de consumir alimentos ricos en yodo, también los hay que obstaculizan su absorción, porque contienen sustancias como tiocianato, glucosinolato e isotiocianato. Entre ellos están:

  • La soja y sus derivados
  • Nabos
  • Coliflor
  • Rábanos
  • Yuca
  • Colza
  • Mostaza

Es importante aclarar que cocidos, estos alimentos pierden sus cualidades bociógenas debido al calor.

Así que pueden seguir formando parte de la dieta sin problema, mientras se evite su consumo excesivo crudos, así como el caldo de su cocción.

Quienes consumen mucha soja y padecen hipotiroidismo, deben saber que la proteína de soja interfiere con la absorción de la levotiroxina, como ya indicamos antes.

Esto puede ser problemático sobre todo en niños alimentados con fórmulas infantiles a base de soja, por lo tanto el especialista debe ajustar la dosis del fármaco para garantizar que se absorba suficiente cantidad.

Por otro lado se recomienda asegurar la ingesta de zinc, hierro y manganeso, minerales que también contribuyen a la adecuada síntesis de hormonas tiroideas, importante sobre todo cuando la tiroides sea perezosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *