rostro perfecto, cara de mujer de belleza. Hermosa joven morena modelo spa niña con una piel perfecta. Concepto de cuidado de la piel. Piel limpia y fresca. Retrato de mujer mirando a la cámara y sonriendo. Fondo beige

¿Que es la piel y cuáles son sus funciones?

¿Que es la piel y cuáles son sus funciones?

Última actualización: 05-03-2019 por Editor Fanny.

La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y con el cual nos mostramos ante el mundo. Dice mucho de nuestros orígenes, del paso del tiempo sobre nosotros y de nuestro estado de salud.

También salvaguarda nuestra integridad, nos protege del mundo exterior y a la vez sirve de vehículo para comunicarnos con el. El estado emocional de una persona puede manifestarse a través de la piel: enrojecimiento, palidez, sudor y aromas.

mujer aplicando pomada en su cara, Mujer joven atractiva envuelta con toallas de baño, aplicar crema en la cara después de una ducha en el baño.

Por eso es importante conocerla y brindarle los cuidados adecuados, para que nos dé la mejor protección a lo largo de nuestra vida y a la vez muestre siempre lo mejor de nosotros.

La piel tiene una estructura en capas de distintos grosores y es muy diferente según la zona del cuerpo. Puede estar acompañada de vellosidad, o ser lampiña, así como poseer terminaciones nerviosas más o menos acentuadas.

Entre sus características generales están su tamaño, el cual hemos señalado como el mayor del cuerpo humano, ya que está alrededor de los 2 metros cuadrados, según el tamaño del individuo.

El peso de la piel es de aproximadamente 4 kg, de los cuales ½ kilo corresponde a la epidermis, la capa más externa. El grosor es variable, desde el que tiene una hoja de papel hasta unos 8 mm, de acuerdo a la región del cuerpo.

Por ejemplo la piel de los párpados y la de los genitales es muy fina y delgada, mientras que la de la planta de los pies es más gruesa.

Además contiene folículos pilosos, glándulas sebáceas, glándulas sudoríparas, terminaciones nerviosas y una compleja red de vasos capilares.

La organización de la piel consiste en tres capas principales, comenzando desde la más externa están:

  • Epidermis
  • Dermis (corión)
  • Hipodermis (subcutis)

Como veremos a lo largo de este artículo, la nutrición tiene un rol primordial para mantener una piel saludable.

Osteocar Total es un suplemento nutricional completo y especialmente creado para fortalecer la piel y los tejidos. No solamente porque contiene ácido hialurónico, elemento clave de piel y articulaciones sanas, sino también por su acertada combinación de aminoácidos, vitaminas y antioxidantes.

El extracto de té verde que contiene Osteocar Total ejerce una formidable acción antioxidante en conjunto con vitaminas y minerales para mantener una piel más saludable y lozana por más tiempo.

Las 3 capas de la piel

La epidermis, es la capa más superficial, un epitelio (tejido plano a base de células estrechamente unidas) cuyo espesor promedio es de 0.1 mm y cubre todo el cuerpo. La proteína fundamental de este tejido es la queratina.

A su vez la epidermis tiene varias subcapas, las cuales vale la pena mencionar. Desde la más externa a la más interna son:

  • Capa córnea (células muertas)
  • Capa lúcida (presente en la piel gruesa de manos y pies)
  • Capa granular
  • Capa de células espinosas
  • Capa basal

El manto ácido es una emulsión superficial constituida por agua, sales, grasas y bacterias beneficiosas, que cubre el estrato córneo.

La epidermis posee diversos tipos de células con funciones muy específicas e interesantes:

Queratinocitos, brindan estructura al tejido y participan en el proceso de recambio epidérmico, el cual tiene un ciclo de 1-2 meses aproximadamente.

Melanocitos, las células que brindan su color a la piel y la protegen de los rayos UV.

Células de Langerhans, pertenecientes al sistema inmunológico, alertan a éste de la presencia de patógenos y regulan las respuestas inflamatorias de la piel.

Células de Merkel, sirven a modo de receptores mecánicos.

La dermis, está constituida principalmente por colágeno y a través de ella llegan los nutrientes y el oxígeno hasta la epidermis, gracias a los vasos sanguíneos y linfáticos que posee.

Además contiene nervios, glándulas sudoríparas y sebáceas, folículos capilares y músculos erectores de pelo.

La dermis está dividida en dos subcapas:

La dermis papilar, contiene las estructuras que aportan oxígeno y nutrientes a la piel

La dermis reticular, está formada a base de colágeno y elastina, proteínas que le proporcionan flexibilidad y elasticidad a la piel.

Las células presentes en esta capa son los fibroblastos, que se encargan de la formación del colágeno y la elastina. Además están presentes células del sistema inmune como linfocitos y macrófagos.

La hipodermis, es la capa más profunda, sin límites definidos. Está compuesta básicamente por células grasas, así como de tejido conjuntivo y vasos sanguíneos. Su espesor varía con la edad, el peso y el sexo.

Se encuentra más o menos fija a la dermis, permitiéndole a ésta la capacidad de plegarse en algunas partes del cuerpo, mientras que en otras, como el cuero cabelludo esto no es posible.

Funciones de la piel

La piel tiene diversas funciones, además de las meramente estéticas, por ejemplo:

  • Separar al organismo del exterior a modo de barrera mecánica, protegiendo los órganos internos y brindando dimensión y envoltura al cuerpo.

Aún en los lugares donde existen orificios, la piel sigue protegiendo el interior del cuerpo, ya que se transforma en mucosa.

  • Permitir el contacto con el exterior, otras personas, objetos y seres vivos, transmitiendo continuamente información hacia el interior, mediante sus receptores.
  • Impedir la entrada de patógenos, gracias a que tiene colonias de microorganismos beneficiosos: la microbiota, diversos microbios que repelen a los invasores que causan enfermedades.
  • Hacer de barrera mecánica contra los elementos climáticos: calor, frío y rayos UV, así como ante las sustancias químicas.
  • Impedir la pérdida de agua por deshidratación.
  • Transmitir información al exterior acerca del estado emocional, la salud, la edad y las condiciones generales del individuo.
  • Sintetizar la vitamina D a partir de la luz del sol, un micronutriente esencial para el organismo, que regula el metabolismo del calcio y la diferenciación de los queratinocitos, entre muchas otras funciones importantes.
  • Conducir el exceso de calor hacia la superficie y mediante el sudor, refrescar el organismo y eliminar toxinas y desechos.

Como se advierte, las funciones de la piel son múltiples y todas importantísimas. Casi siempre la piel es fuerte, resistente y elástica. Cumple todas estas funciones eficientemente y responde bien y rápido a los cuidados que se le prodiguen.

Estos cuidados provienen del exterior en forma de limpieza, hidratación y tonificación. Y del interior también, pues los nutrientes adecuados la fortalecen y mejoran.

El suplemento nutricional Osteocar Total le brinda a la piel los elementos que necesita para lucir lozana y saludable. Está formulado a base de vitaminas y minerales esenciales, antioxidantes y ácido hialurónico tonifica y reafirma la piel desde el interior, para una apariencia más juvenil.

Factores que afectan la salud de la piel

La piel puede verse afectada tanto por factores externos como internos. El estilo de vida es crucial para la salud de la piel. Buenos hábitos alimenticios y el descanso adecuado obran maravillas.

Por el contrario, las comidas escasas en nutrientes y el tabaquismo, así como la exposición continuada a los rayos UV y la falta de higiene afectan negativamente la apariencia de la piel y le causan envejecimiento prematuro.

Como todo órgano, hay enfermedades que la atacan y los genes juegan un papel importante. Detallando un poco más tenemos:

Factores internos

  • Los genes, determinan el color, el espesor y otras características, además de regular el proceso de envejecimiento, así como la predisposición a padecer ciertas enfermedades.
  • El equilibrio hormonal, importante en las características de la piel, por ejemplo si es grasa o seca, la aparición de granos, como en el acné o manchas, tal como sucede durante el embarazo.
  • Otras enfermedades se manifiestan a través de la piel, alterando su color, textura y demás características. La anemia por ejemplo, causa extrema palidez. La diabetes, la insuficiencia renal y la enfermedad celíaca también cambian negativamente la piel.
  • Trastornos de sueño, sobre todo el insomnio, impiden los procesos de regeneración de la piel, impidiendo que luzca saludable.
  • Nutrición deficitaria, carente de vitaminas, minerales, aminoácidos y antioxidantes protectores. Todo esto causa que la piel carezca de los elementos necesarios para consolidar un tejido saludable.
  • Hidratación inadecuada del organismo.
  • Estrés, otra causa importante de arrugas y deterioro no solamente de la piel, sino de todo el organismo.

Factores externos

  • La exposición a los elementos, particularmente la radiación UV modifica la estructura de las células de la piel, causando su deterioro y la consiguiente aparición de sequedad, arrugas y pérdida de flexibilidad.

A esta condición se le conoce como elastosis solar, y es común en quienes pasan mucho tiempo a la intemperie sin la debida protección.

  • Falta de higiene, la utilización de productos inadecuados o agresivos.
  • Los ambientes altamente contaminados, llenos de micro-partículas nocivas, causan daño en la piel y las mucosas, sobre todo de las vías respiratorias.
  • Cambios de temperatura bruscos o exposición a temperaturas extremas.
  • Medicamentos que alteran la respuesta de la piel.
  • Hábitos nocivos como el tabaquismo. Es un hecho comprobado científicamente que las personas fumadoras desarrollan más arrugas y presentan un mayor deterioro de la piel que las no fumadoras.
  • Falta de ejercicio

El estrés oxidativo y la piel

Los radicales libres son especies químicas muy reactivas. A causa de ello reaccionan fácilmente con moléculas de importancia biológica: enzimas, proteínas, hormonas, lípidos y más, a las que desestabilizan y transforman.

Una vez que esto sucede, la especie atacada se transforma a su vez en radical libre y se crean reacciones en cascada que alteran los tejidos afectados. La piel es la primera en sufrir los ataques de los radicales libres y es especialmente sensible ante ellos.

Hay muchos tipos de radicales libres, pero los más importantes para la salud, son los reactivos de oxígeno, como por ejemplo el anión superóxido O2- , el radical peroxilo ROO-y el temible radical hidroxilo OH-, el que más daño causa al ADN.

Ello se debe a que la mayor parte de las reacciones químicas que se llevan a cabo en el organismo y necesarias para la vida, requieren de un medio rico en oxígeno. Así que los radicales libres son abundantes tanto fuera como dentro del organismo.

Naturalmente el organismo cuenta con medios de defensa ante el ataque de los radicales libres. Los seres vivos en general cuentan con ellos. Sin embargo puede suceder que las defensas sean superadas por la cantidad de radicales que atacan.

De esto se trata el estrés oxidativo. Es entonces cuando comienza el deterioro del organismo, incluyendo el de la piel. Los daños causados por los radicales libres son acumulativos.

Cuanto más rápido sea el mecanismo de reproducción de las células, más pronto se hace evidente el daño ocasionado por los radicales libres, tal es el caso de la piel y el intestino.

Aún así, el organismo puede servirse de los radicales libres cuando necesita atacar los patógenos que ingresan al organismo y producen infecciones.

Formación de radicales libres, Formación del concepto de diagrama de radicales libres. Clip Art Editable

Mientras el organismo funcione eficientemente no hay problema con ellos, porque existe un equilibrio en el cual los daños se equiparan con los beneficios.

¿Cuáles son las estrategias a implementar para cuidar efectivamente la piel?

Para cuidar la piel y mantenerla siempre saludable, es necesario contrarrestar los efectos que tienen los agentes externos y proporcionarle las sustancias y los nutrientes que requiere para estar en óptimas condiciones.

Estas son las estrategias a seguir:

  • Limpieza
  • Fortalecimiento de la función barrera de la piel
  • Nutrición adecuada incluyendo el consumo de antioxidantes

Limpieza diaria y humectación: se deben utilizar productos no agresivos y apropiados para cada tipo de piel: grasa, normal o seca.

Con ello se eliminan las células muertas, que dan un aspecto opaco a la piel, se evita la obstrucción de los poros, que causa granos y espinillas y se protegen las bacterias de la flora, fortaleciendo su capacidad defensiva.

La limpieza es indispensable aunque no se utilice maquillaje, tanto en la mañana al levantarse como antes de acostarse.

Debe emplearse un jabón suave, con pH neutro o espumas limpiadoras. Así se eliminan las partículas de suciedad que se han adherido a la piel durante el día. Esto es importante sobre todo si se vive en ambientes altamente contaminados.

El maquillaje tiene un efecto protector ante los rayos UV y la contaminación, mientras tenga factor de protección solar, humectantes y sustancias antioxidantes. También es importante elegir maquillaje con una formulación acorde al tipo de piel.

La exposición a los elementos, las temperaturas extremas y la contaminación ambiental reducen la hidratación en la piel, así lo han revelado estudios científicos.

Por lo tanto el humectante es fundamental, sobre todo en el caso de las pieles secas, muy secas y delicadas, con ello se refuerza la estructura de la piel y mejoran su condición.

Protector solar: es obligatorio al salir de día, aún si está nublado, ya que las nubes no representan obstáculo para los rayos ultravioleta del sol. Hay gran variedad de formulaciones y con muchos niveles de protección.

Y es necesario para las pieles de todos los colores. Aunque las muy claras siempre necesitan un poco más, ya que carecen de melanina protectora, las pieles oscuras también deben ser protegidas.

Uso de antioxidantes: como ya fue mencionado antes, el estrés oxidativo perjudica la piel, entonces se requiere de antioxidantes protectores de la piel. Entre ellos están las vitaminas A, C y E, los minerales como el selenio y los antioxidantes provenientes de las verduras y las frutas.

Algunos de estos antioxidantes benefician la piel tanto si forman parte de la alimentación, como si se aplican tópicamente.

Recursos naturales para una piel saludable

Té verde, proveniente de la planta Camellia sinensis y muy rica en polifenoles denominados epicatequinas. Existe una gran cantidad de evidencia científica que apoya sus beneficios para la piel y también para todo el organismo.

Estos compuestos regulan muchos procesos bioquímicos importantes, relacionados con la proliferación celular, así como con las respuestas inflamatorias en la piel.

El té verde en compresas sobre la piel tiene efecto antiinflamatorio, suavizante, rejuvenecedor, cicatrizante  y protector ante los rayos UV del sol, que refuerza el uso de los protectores solares.

Avena (Avena sativa): un cereal que ha acompañado a la humanidad desde que descubrió la agricultura, era usado ya en el antiguo Egipto no solo como alimento, sino para cuidar de la piel mediante compresas y baños.

La avena tiene efectos suavizantes, humectantes y desinflamatorios sobre la piel. La FDA reconoce que la avena tiene propiedades que la hacen efectiva para cuidar de la piel y protegerla de los radicales libres, el sol y la contaminación ambiental.

Por sus efectos calmantes sobre la piel, la avena es muy recomendable para tratar afecciones como piel muy seca, picaduras de insectos, urticaria, eczemas y quemaduras del sol, entre otros problemas.

Aceite de semilla de uva, proveniente de las mismas uvas con las que se fabrica el vino (Vitis vinifera), es rico en antioxidantes gracias a las antocianinas y las antocianidinas, los pigmentos que colorean las uvas rojas y oscuras.

El aceite de semilla de uva es efectivo para fortalecer el colágeno y la elastina, proteínas que aportan a la piel elasticidad, soporte y flexibilidad. Además tiene propiedades cicatrizantes y fotoprotectoras.

El aceite de semilla de uva puede aplicarse tópicamente y forma parte de muchos cosméticos. Como alimento es muy utilizado para aderezos de ensaladas. Todas son excelentes formas de aprovechar sus beneficios.

Aceite de oliva (Olea europaea): es un aceite maravilloso por sus propiedades para todo el organismo, incluyendo la piel.

Ya desde la antigüedad los griegos, los egipcios  y los romanos lo utilizaban para el cuidado de la piel, por ser humectante, cicatrizante y antibacterial

El aceite de oliva posee gran cantidad de ácido oleico, el cual ha demostrado eficacia para tratar las pieles extremadamente secas, la rosácea, la psoriasis, la dermatitis y el eczema.

Nutrientes que la piel necesita para mantenerse saludable

Proteínas, son macronutrientes que aportan los aminoácidos, compuestos orgánicos necesarios para la síntesis y reparación de los tejidos que conforman las capas de la piel.

Las proteínas pueden ser aportadas por los alimentos de origen animal, que son los que contienen todos los aminoácidos esenciales que el organismo humano necesita para funcionar óptimamente.

Los vegetales por su parte, en especial las legumbres y los cereales, aportan proteínas que si bien no son completas, en el sentido de que faltan algunos aminoácidos considerados esenciales, pueden obtenerse combinando vegetales.

Por ejemplo las lentejas y el arroz combinados, proveen todos los aminoácidos necesarios. La complementación de aminoácidos es especialmente importante en las dietas vegetarianas.

Cuando faltan proteínas en la dieta la piel se debilita, palidece y se torna frágil, al igual que el cabello y las uñas. Por lo tanto quienes quieran tener una buena piel, cabellos y uñas necesitan añadir proteínas a su dieta.

Ácidos grasos omega: son esenciales para el ser humano, puesto que carece de las enzimas para producirlos por sí mismo, así que debe obtenerlos de la dieta.

Alimentos en fondo de madera blanco, los cuales contienen omega 3

Los ácidos grasos mantienen las membranas celulares y son necesarios para la síntesis de numerosas proteínas y enzimas. Además de ser antiinflamatorios, fortalecen al sistema inmune, regulan el pH de la piel y la protegen de infecciones.

Vitaminas A, C y E: son consideradas antioxidantes y protectoras de la piel. Buenas fuentes están constituidas por alimentos vegetales.

Para una piel sana es preciso asegurar los aportes de estas vitaminas y la forma más práctica de hacerlo es mediante el suplemento Osteocar Total, que las combina con los minerales más beneficiosos para la piel, como el selenio y el magnesio.

La vitamina A puede obtenerse mediante los vegetales ricos en betacarotenos, cuyo color sea rojo, anaranjado o amarillo.

Las frutas en general son excelentes para aportar vitamina C: cítricas y frutos del bosque, que además son ricos en otros antioxidantes. Y la vitamina E puede obtenerse de los frutos secos.

Las vitaminas C y E, en conjunto con el selenio, fortalecen la piel y tienen impresionantes efectos fotoprotectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *