Hombre adulto realizando ejercicio en un gimnasio mientras se mira en el espejo

¿Qué es la fuerza muscular? ejercita una vida saludable

¿Qué es la fuerza muscular? ejercita una vida saludable

Última actualización: 18-01-2019. Equipo Nutricioni

Aunque se sabe, o se cree saber, qué es la fuerza muscular, en ocasiones no se relaciona con la salud integral del organismo. Se puede partir diciendo que la palabra muscular es todo lo vinculado a los músculos, y estos son órganos formados básicamente por fibras con la capacidad de alargarse y contraerse.

La palabra fuerza proviene del vocablo latino fortila. Esta palabra tiene varias connotaciones donde destacan la capacidad de hacer resistencia. Así como desplazar algo, levantar un peso hasta interpretaciones subjetivas vinculadas al carácter, tenacidad y algunas emociones del campo psicológico.

Sin embargo, en este trabajo se trata de la fuerza muscular y en eso se basará este artículo. Dicho esto, se puede definir fuerza muscular como la capacidad del músculo para desarrollar tensión contraria a una carga en un solo esfuerzo durante la contracción.

Gracias a esta función, se puede superar una resistencia por medio de la tensión de uno o varios músculos. Esta tipo de fuerza se puede medir en gramos, a propósito de la tensión que pueden desarrollar los músculos.

En el día a día, la fuerza muscular es aplicada de forma constante. Esto pasa cuando se modifica el estado sea de reposos o de movimiento para superar una resistencia ya sea externa o interna.

Esta contracción que ejercen los músculos pueden ser de dos tipo: la isométrica, es cuando la resistencia es igual a la fuerza y el músculo no tiene movimiento y no varía su longitud; o isotónica, que cuando el músculo se alarga o se acorta.

Las isotónicas pueden ser excéntricas, es decir, cuando se extiende al ser la resistencia superior a la fuerza. Cuando las contracciones son concéntricas, los músculos se acortan debido a que la fuerza es mayor que la resistencia.

Pero, todos esto movimientos tiene efectos en la masa muscular. Y al hacerse repetitivo y rutinario puede  generar lo que se conoce como tensión muscular.

Hombre adulto realizando ejercicio en un gimnasio mientras se mira en el espejo

¿Qué es la tensión muscular?

Es la contracción pasiva, parcial y continua de los músculos. La tensión es una reacción de los músculos cuando son expuestos a alguna sobrecarga de actividades.

La tensión puede proteger de algún peligro o mantener el equilibrio. Y si se parte que las acciones musculares se basan en la tensión muscular, es importante definir los cuatro tipos que se conocen.

Una de la más conocida es la tensión tónica. Es la que se produce cuando se trata de vencer alguna resistencia aplicando una acción dinámica o isométrica.

Se tiene también la tensión fásica. Esta se produce cuando se realiza un trabajo muscular dinámico que incluyen movimientos cíclicos.

Por otro lado es la tensión tónico-explosiva, que es la que se produce cuando se intenta vencer una resistencia menor a la generada por la tensión tónica. Luego de una rutina isométrica, donde la magnitud depende de la carga, pasa a una acción concéntrica.

Un ejemplo de este tipo de tensión muscular, es la que se produce cuando se lanza un objeto pesado.

La otra tensión es la elástica explosiva. Esta es muy parecida a la anterior, con la diferencia el objeto lanzado es mucho menos pesado.

Se produce frecuentemente durante eventos deportivos como el servicio de voleibol.  La palabra elástico revela que antes de la acción dinámica concéntrica, ocurre un estiramiento de los músculos involucrados.

Por otro lado, la tensión elástica-explosiva-reactiva, igualmente es parecida a la antes mencionada. La diferencia está en que la etapa de estiramiento es corta y pronunciada.

Como ejemplo se tiene la tensión de los músculos de los brazos a efectuar el remate en voleibol.

Este tipo de tensión igualmente puede generar fatiga, incluso fatiga extrema. SupraEnergía, ayuda a combatir este síndrome restaurando la energía fortaleciendo el sistema inmunológico del organismo.

Estas acciones maculares se pueden resumir un mismo concepto, la fuerza muscular. Es decir, que siempre se aplica fuerza muscular cuando se genera tensión muscular.

A continuación se profundizará más sobre algunos conceptos de fuerza muscular, debido a su importancia, tanto en la cotidianidad como en el campo deportivo.

Fuerza muscular desde los conceptos

A lo largo de la evolución, el ser humano ha tenido la necesidad de utilizar su cuerpo como su principal herramienta de trabajo.

Sin duda que para enfrentar, sobrevivir y superar un medio ambiente hostil, tuvo que adaptar sus movimientos y capacidades físicas a través de sus músculos y su inteligencia.

Por ende, la fuerza muscular ha sido clave en la evolución humana. Esto se evidencia al observar cómo las grandes civilizaciones de la antigüedad usaban la fuerza muscular como soporte en la preparación militar, en la recolección de alimentos y las actividades laborales.

Por ello, en base a lo afirmado, es importante realizar una revisión de algunos conceptos básicos de la fuerza muscular  para entender este tema.

Según el Diccionario de la Real Academia Española, fuerza se define como la “capacidad para mover algo o alguien que tenga peso o haga resistencia”.

Por otro lado, en física, según una de las leyes de Newton, fuerza es “toda causa capaz de cambiar la forma de un cuerpo o cambiar su estado de movimiento”.

También, algunos autores definen fuerza muscular como una tensión máxima que se expresa en kilogramos o gramos que desarrollan los músculos.

Otros aseguran que la fuerza muscular es una actividad común en el quehacer diario del ser humano, pues hasta el menor movimiento requiere utilizarla.

De igual forma, se conoce como la capacidad para evitar la resistencia exterior o de reacción a esta, utilizando la tensión muscular. También es la capacidad de producir tensión o contracción muscular.

Se puede concluir entonces que la fuerza muscular es la capacidad de generar tensión intramuscular ante una resistencia. Es decir, que es la capacidad de tirar o empujar un peso en un solo movimiento a través de los músculos.

Ahora bien, esta fuerza muscular se puede clasificar a través de los movimientos y funciones de los músculos o grupos de músculos.

Tipos de fuerza y factores que la influyen

En cualquier movimiento del ser humano, se ejecuta un desplazamiento o aceleración de una masa o se aplica una fuerza.

En dinámica, según la masa que se mueve y la aceleración dada, resaltan tres tipos de fuerzas: máxima o lenta; de velocidad o explosiva; y resistencia.

Máxima o lenta. Es cuando es máxima la masa y la aceleración se minimiza.

Velocidad o explosiva. Cuando la masa es menor y la aceleración va en aumento. También se le conoce como potencia.

Resistencia. La masa y la aceleración llegan en su relación a niveles medios.

Otro tipo de fuerza que permite mantener una postura es la fuerza estática. Este entrenamiento se denomina isométrico.

Pero hay que tomar en cuenta que estos movimientos están influenciados por varios factores que hay que tomar en cuenta.

La primera es la propia estructura muscular. Se debe tomar en cuenta que la fuerza depende del tipo de fibras musculares. Mientras más amplias y numerosas son las fibras, más fuertes son los músculos.

La longitud del músculo también tiene mucho que ver, pues los músculos cortos crean más tensión que los largos.

Otro factor es la temperatura, pues la contracción muscular es más potente y rápida cuando la temperatura corporal es un poco más alta lo normal. Esto excita la circulación de la sangre y facilita la reacción química.

La temperatura ambiental también es importante. Demasiado frío o calor perjudica el trabajo de los músculos.

Las articulaciones y los huesos también son factores determinantes. La palanca que ofrece los huesos determina la fuerza que puede ejercer. También el tamaño de huesos y su capacidad de inserción determina la capacidad de potencia.

El nivel de entrenamiento es igualmente determinante. Este determina el mejoramiento del metabolismo así como las como las reservas de combustible.

De la misma forma aumenta el grosor de la fibra y aumenta el número de miofibrillas. Ayuda al retraso de la fatiga muscular.

La edad y el sexo influyen también pues a medida que se va creciendo se va perfilando el tipo de fuerza desde lo etario.

Conoce cómo se clasifica la fuerza muscular

El cuerpo humano posee cerca de 600 músculos, los que se encargan de transformar la energía química en mecánica. Gracias a esto, es posible realizar los movimientos.

Existen muchos términos que se relacionan con la acción muscular. En este ámbito, el estudio de la fuerza muscular se ha generalizado más en el desarrollo deportivo. Y se hace más evidentes los movimientos musculares, pues se ejercitan en forma conjunta y no individual.

Y se debe aclarar que el hecho mismo de caminar, levantarse, agacharse, correr y otros movimientos regulares son igualmente ejercicios de baja intensidad. Sin embargo, también se pueden explicar bajo el mismo principio disciplinario.

Ya aquí, queda claro que la fuerza no se trabaja de forma aislada. Debe estar acompañada de otras capacidades para un mejor desempeño, ya sea en lo deportivo o en la vida diaria.

Estos movimientos tienen relación con la fuerza ejercida para lograr los movimientos. Se puede caracterizar la fuerza como dinámica o estática dependiendo de la actividad muscular.

La fuerza dinámica se caracteriza por una variación de longitud de los músculos por medio del movimiento. Mientras que la estática resalta por su carácter pasivo o activo de sus tensiones.

De igual forma, estos movimientos conllevan a diferentes contracciones musculares, los que se pueden clasificar como contracción isotónica, isométrica y auxotónica.

Isotónica. En este movimiento, las partes contráctiles del músculo se contraen y los elásticos no varían su longitud. Así ocurre un acortamiento muscular.

Esta contracción tiene dos variantes:

  • Concéntrico. Que es donde se acorta la longitud de músculo.
  • Excéntrico. Es cuando se produce un estiramiento o alargamiento muscular.

Isométrica. Se produce una contracción de los elementos contráctiles, pero se estiran los elásticos, donde no se percibe un acortamiento del músculo.

Auxotónica. Es la combinación de los dos tipos de acción muscular ya mencionados. Que viene a ser la contracción muscular más frecuente en el deporte.

Pero en el ámbito del entrenamiento deportivo la fuerza se manifiesta de manera diferente en relación a la forma del accionar muscular que se efectúa dentro de cada disciplina.

Hombre y mujer jovenes realizando ejercicio con pesas

La fuerza muscular y el entrenamiento deportivo

Una de las áreas donde más se ha estudiado la fuerza muscular es la deportiva. Esto se debe a que al conocer mejor su mecánica, se pueden desarrollar mejores tecnologías para mejorar el desempeño.

Es importante tener en cuenta que para entrenar los diferentes tipos de fuerza hay que aplicar también distintos sistemas de entrenamiento. Esto dependería de la carga, la recuperación y la velocidad de ejecución.

Para poder identificar los sistemas de entrenamiento, se debe tener en cuenta los parámetros que a continuación se describen:

Los aparatos que sirven como medios para generar cargas que deben movilizar los músculos a entrenar. Estos pueden ser sobrecargas o cargas naturales. La carga puede categorizarse como alta, mediana o ligera.

Está también la repetición, que conjuntamente con el peso, determina la dimensión del trabajo a ejecutar.

Está igualmente la velocidad de ejecución que marca la dificultad del ejercicio. Y por otro lado está la pausa, que determina la recuperación de la rutina.

Un aspecto importante que hay que tener en cuenta es la técnica de ejecución de la rutina. En especial, hay que ser cuidadosos con la posición de la columna vertebral, pues puede lesionarse.

Se recomienda al momento de manipular pesos, utilizar fajas de protección, así como también guantes para el agarre.

Los ejercicios se deben realizar en sesiones de trabajo de grupos determinados de músculos.

Según los aparatos utilizados, las rutinas son distintas y existe gran variedad de ejercicios para trabajar cada uno de los grupos musculares, sean individuales, de dos en dos o con máquinas o peso.

Estos ejercicios generan en el organismo fatiga debido a la inversión de energía que se requiere.

SupraEnergía, ayuda a reponer esta energía, además fortalece otros órganos de cuerpo como las glándulas suprarrenales.

Como se explicó al inicio del artículo, la fuerza muscular es valorada a través de la historia por varias culturas. Esto se evidencia en la utilización de varias técnicas o sistemas para el entrenamiento muscular.

Categorías de entrenamiento de fuerza muscular

Dentro de los tipos de entrenamiento de la fuerza muscular se encuentra el levantamiento de pesas. En este se utiliza la fuerza de gravedad para producir más amplitud del músculo en posición a la contracción muscular.

Este entrenamiento produce lo que se conoce como micro-traumas. Estas lesiones provocan el cansancio experimentado durante el ejercicio.

SupraEnergía, mejora los niveles de energía cuando se hace presente la fatiga extrema después de la rutina.

Sin embargo, la reparación de los micro-traumas, es parte de la hipertrofia o crecimiento muscular. En la práctica del culturismo, se usan rutinas basadas en repeticiones y series.

Otra categoría de entrenamiento es la resistencia. Para esta, se han desarrollado gran variedad de aparatos para su ejecución.

Este es un tipo de entrenamiento donde se realiza un esfuerzo contrario a la resistencia de una fuerza divergente.

Este entrenamiento es isotónico, si parte del cuerpo se moviliza contra una fuerza. Si el caso es que el cuerpo se mantiene en contra de la fuerza, entonces es un entrenamiento isométrico.

En el ejercicio isométrico, la posición ni el ángulo del músculo trabajado no cambia durante la rutina. Aquí el músculo es oponente a una fuerza equivalente a la que puede ejercer el músculo trabajado.

Los ejercicios de resistencias son para desarrollar el tamaño de los músculos y por ende la fuerza muscular. El fin sobrecargar el sistema óseo-muscular para incrementar la fuerza, además contribuir a fortalecer los huesos.

Pero estas categorías no surgieron de la noche a la mañana. Como toda tecnología utilizada por la humanidad, es consecuencia de un devenir histórico y el entrenamiento de la fuerza muscular no es la excepción.

Los sistemas de entrenamiento a través del tiempo

Ya en la antigua Grecia se conocía del uso de pesas para el entrenamiento físico. Hipócrates se refería a este tipo de ejercicio al escribir que “el que utiliza esto se desarrolla, y quien no lo usa desperdicia su tiempo”.

Un famoso luchador llamado Milón de Crotona, entrenaba llevando un ternero sobre sus espaldas todos los días mientras el animal crecía.

Por su parte Galeno, explicó el entrenamiento de fuerza utilizando una antigua forma de mancuernas llamadas heleteres.

Luego apareció en Persia otro instrumento antiguo de ejercicio conocido como el garrote hindú, volviéndose popular a finales del siglo XIX en Inglaterra y USA.

También en el siglo XIX se popularizó la mancuerna. Las primeras tenían globos huecos que eran llenado de arena o plomo, pero al entrar el siglo XX fueron reemplazados por los discos actuales.

En los años 30, Charles Atlas proyecta a escala mundial el uso de los ejercicios isométricos. En la década del 70, las máquinas se comienzan a implementar en los gimnasios.

Pero la definitiva popularización de este tipo de ejercicio se debe a la industria del entretenimiento. Películas de culturismo como Pumping Iron y actores como Arnold Schwarzenegger son icónicas para los seguidores de este deporte.

Productos como SupraEnergía, también han servido como apoyo para la práctica de los ejercicios isométricos. En este caso, como suplemento vitamínico contra la fatiga extrema que disminuye la capacidad del rendimiento físico.

Si le interesa este deporte, pero tiene dudas sobre su estado físico, sea por enfermedad o por pertenecer a un grupo etario vulnerable, consulte a su médico.

Sin embargo, muchas veces las barreras son mentales y culturales que, como todo obstáculo, están allí para ser superadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *