¿Qué es la frecuencia cardíaca? Regula tus latidos naturalmente

¿Qué es la frecuencia cardíaca? Regula tus latidos naturalmente

Última actualización: 16-02-2019. Equipo Nutricioni

Muchas personas se preguntan ¿qué es la frecuencia cardíaca? Sencillo, es la cantidad de veces por minuto que nuestro corazón late, siendo el signo de vida, conjuntamente con la respiración, la temperatura del cuerpo y la presión arterial.

El valor normal de nuestra frecuencia cardíaca está entre 60 y 100 latidos por minuto cuando estamos en reposo, esta no se mantiene fija, puede variar con el ejercicio, el estrés o por nuestras emociones.

La bradicardia se presenta cuando la frecuencia cardíaca está por debajo de 60 latidos por minuto, y cuando está entre 100 y 400 latidos por minuto se le denomina taquicardia.

Anatomía del corazón humano

La bradicardia o frecuencia cardíaca baja, estando de reposo es referencia de una buena función cardíaca y estado cardiovascular en óptimas condiciones. En tal sentido, podemos afirmar que los deportistas bien entrenados deberían tener una frecuencia cardíaca de hasta 40 latidos por minuto.

Si no eres deportista y tu frecuencia cardíaca estando en reposo se encuentra por debajo de 60 latidos por minuto, y además presentas otros síntomas como: desmayos, mareos o dificultad para respirar, te aconsejamos consultar con un médico que verifique tu condición.

Síntomas y prevención de la bradicardia 

Podemos afirmar que una persona sufre de bradicardia, cuando el cerebro no puede recibir el oxígeno necesario. Produciendo síntomas que pueden ir de leves a graves, tales como: desmayo o desvanecimiento, mareos o desconcierto, problemas de memoria o confusión, cansancio cuando realiza alguna actividad física y dificultad para respirar.

Es importante siempre prestar atención a las señales que nos envía nuestro cuerpo. La mejor manera para prevenir la bradicardia es modificar los hábitos que nos ponen en riesgo de contraer enfermedades cardíacas.

Pero si ya tienes una enfermedad cardíaca, deberás controlarla y continuar tu tratamiento para reducir el riesgo de bradicardia. La Equilibrio Acai previene afecciones cardíacas y mejora tu salud general.

Mujer con vértigo. Paciente femenino joven que sufre de mareos.

Síntomas y prevención de la taquicardia 

Cuando tu frecuencia cardíaca estando en reposo regularmente se encuentra por encima de los 100 latidos por minuto, entonces estamos en presencia de un episodio de taquicardia.

Esta elevación de tu ritmo cardíaco hace que el corazón no pueda bombear eficientemente la sangre y que no pueda llevar suficiente oxígeno a todo tu organismo.

A pesar de que la taquicardia no resulta ser una enfermedad grave, puede disminuir la vida de tu corazón. Generalmente la taquicardia es más frecuente en las mujeres que en los hombres.

La taquicardia pudiera producirse de manera ocasional o esporádica, pero también resultar frecuente. De convertirse en una dolencia frecuente, estaríamos hablando de un síntoma de una enfermedad tan importante como la arritmia.

Entre los síntomas más reveladores para que identifiques la taquicardia tenemos los mareos repentinos pero constantes, dificultad para respirar, sensación de debilidad sin motivo aparente, palpitaciones o corazón acelerado y vértigo.

Mujer se sostiene de pared, debido a que se siente mareada

Una de las formas más rápidas para prevenir crisis de taquicardia es aplicando varias veces al día, un chorro de agua fría sobre los ojos y la cara durante unos segundos.

Vamos a beneficiarnos del agua fría, que es un elemento natural y vital con excelentes propiedades. Tan solo debemos saber jugar con su temperatura, la cual provoca diferentes efectos en nuestro organismo.

Así mismo podemos tomar Equilibrio Acai, ya que es un protector cardiovascular que ayuda a reducir la arritmia, como tratamiento complementario para la hipertensión y proporciona mayor flexibilidad a las arterias.

¿Cómo podemos conocer nuestra frecuencia cardíaca?

Conocer nuestra frecuencia cardíaca, es un procedimiento sencillo, que podemos realizar de dos maneras. Pero ambas son tomándonos el pulso.

Podemos colocar los dedos índice y medio sobre el cuello, a un lado de la tráquea. O, colocar dos dedos entre el hueso y el tendón sobre la arteria radial,  ubicada a un lado del dedo pulgar de la muñeca.

Cuando empiezas a sentir los latidos o el pulso, los contaras durante 15 segundos aproximadamente. Luego la cantidad de latidos que hayas contados en ese lapso de tiempo, lo multiplicas por 4. Y, ese número será tu frecuencia cardíaca por minuto.

Factores externos que influyen en la frecuencia cardíaca

Son muchos los factores que pueden influir en nuestra frecuencia cardíaca. Los más importantes son: el nivel de actividad, los medicamentos, las emociones, la ansiedad, el insomnio, el estrés, la temperatura del medio ambiente y el estado físico.

A pesar de haber una variedad de latidos concebidos como valores normales, la frecuencia cardíaca bien sea alta o baja pudiera ser indicador de la existencia de un problema cardíaco.

El insomnio es una de las causas que genera cambios fisiológicos en nuestro organismo tales como: metabólicos, hormonales y motrices. Trayendo como consecuencia enfermedades producidas por la falta de sueño como lo es la hipertensión.

Se dice que una persona sufre de insomnio cuando tiene dificultades para dormir o mantener el sueño. Clínicamente se ha establecido que una persona sufre de insomnio cuando tarda más de media hora para dormirse o en todo caso, cuando duerme menos de seis horas.

La ansiedad es una de las dolencias más comunes en la actualidad. Se describe como un estado mental que te produce angustia frente a situaciones que debes resolver y te incomodan. La preocupación y el nerviosismo permanente, son parte de este estado.

Una de las afecciones que produce la ansiedad, es que comienzas a sufrir de taquicardia porque el cerebro necesita más oxígeno y la sangre comienza a fluir con mayor velocidad.

Tu frecuencia cardíaca, también puede verse afectada por el estrés. Debes evitar el estrés innecesario y aprender a relajarte, bien sea leyendo un libro o practicando tu hobby favorito.

Sugerencias para regular la frecuencia cardíaca

La clave para el éxito de cualquier tratamiento de salud, es la alimentación. Y, cuando hablamos de frecuencia cardíaca nos referimos directamente al motor del ser humano el corazón.

Debido a su importancia este requiere la mayor de nuestras atenciones. Por ello es importante tomar en cuenta las siguientes recomendaciones para mantener una buena frecuencia cardíaca.

En función de cuidar nuestro corazón debemos adoptar hábitos alimenticios saludables, durante el tratamiento y a largo plazo para no reincidir en la dolencia, y a su vez  podemos apoyarnos con complementos como la Equilibrio Acai.

Generalmente en los casos de padecimientos del corazón suele haber deficiencias de minerales en el organismo, y uno de ellos es el potasio, por lo que se recomienda aumentar el consumo de alimentos que lo contengan como: plátano, manzana verde, semillas, avena y legumbres.

Hay alimentos y sustancias estimulantes que consumimos habitualmente que aumentan y descontrolan los latidos del corazón. El café, el té negro, las bebidas energizantes y las bebidas a base de cola son algunos de ellos.

Algunas veces ingerimos estas bebidas porque nos sentimos decaídos o agotados por el día a día. Sin embargo, podemos sugerirte otros alimentos más saludables y energéticos que no afecten la vitalidad de nuestro corazón.

Ciertamente estos alimentos suelen ser de nuestro agrado, pero existen otras alternativas sanas para suplirlos, como el café descafeinado, la cerveza light, los deliciosos jugos de frutas naturales y el té verde.

Los jugos ayudan a mantener la azucar ideal

¿Cómo prevenir alteraciones de tu frecuencia cardíaca?

Para prevenir las enfermedades cardíacas deberás eliminar los factores de riesgo que pueden provocarlas.

Adopta hábitos alimenticios sanos, que consiste en una dieta llena de fibras y proteínas, con bajo contenido de grasa, baja en sal y azúcar. Para que tu corazón se mantenga saludable.

Haz ejercicios. Mantener una rutina de ejercicios regular es la forma ideal para que nuestro organismo esté preparado para enfrentar cualquier desequilibrio funcional.

Pueden ser ejercicios relajantes como el yoga o caminar, y también pudieran ser entrenamientos intensos con asesoramiento de entrenadores. Los ejercicios también te ayudarán a tener bajo control la presión arterial y el colesterol.

Lo importante es que los ejercicios formen parte de tu rutina diaria o, por lo menos dos o tres veces a la semana. Al mantenerte ejercitado mejora tu metabolismo y tu corazón sano con un pulso bajo control.

No resulta satisfactorio, ni sano mentalmente considerar los ejercicios como un sacrificio. Elige alguna actividad física que sea de tu agrado, y recuerda que puedes buscar a alguien que te acompañe y así poder disfrutar de una rutina de ejercicios en pro de tu salud.

Cabe resaltar que, de acuerdo a la medicina tradicional china, la hora de mayor actividad de tu corazón es entre las 11 de la mañana y la 1 de la tarde, por lo tanto, es aconsejable no iniciar un plan de entrenamiento físico intenso en este horario del día.

Controlar tu peso es recomendable para mantener bajo control la frecuencia cardíaca. El sobrepeso aumenta las probabilidades de sufrir enfermedades cardíacas y altera la frecuencia cardíaca, ya que el corazón debe hacer un mayor esfuerzo para llevar la sangre alrededor del cuerpo.

Podemos apoyar el proceso de disminución de los factores de riesgo consumiendo Equilibrio Acai que por sus componentes naturales te ayudará mantener un corazón sano.

Diferencias entre frecuencia cardíaca e hipertensión arterial

La frecuencia cardíaca y la presión sanguínea no tienen porqué estar relacionadas, es decir, su pulso no le va a indicar que su presión se encuentra alta o baja. Con esto te queremos indicar que cuando tu frecuencia cardíaca está en aumento no significa que tu presión arterial está aumentando también.

Las personas que tienen alguna dolencia cardíaca suelen confundir la hipertensión arterial y el ritmo o frecuencia cardíaca, y eso suele suceder porque ambas se miden conjuntamente por los médicos en las consultas del paciente o cuando ingresan a emergencias en un centro de salud.

Pero esta duda le queda clara al paciente cuando asiste con regularidad a los centros de salud para monitorear su presión sanguínea continuamente. Es allí donde la diferencia entre hipertensión arterial y frecuencia cardíaca es comprendida por la mayoría de las personas.

Observen que no se relacionan, pues algunos medicamentos recetados para pacientes con hipertensión o presión alta, algunas veces tienden a bajar o subir la frecuencia cardíaca.

Motivo por el cual algunos médicos le solicitan a sus pacientes que hagan la lectura de ambos al menos tres veces al día. La presión sanguínea, determina la condición de hipertensión del paciente.

El número más alto, es la denominada presión sistólica, que mide la presión mientras late el corazón. Y, el número más bajo, conocido como la presión diastólica, es la que mide la presión cuando el corazón se relaja entre un latido y otro. En este sentido, podemos afirmar como normal una presión sanguínea de 120/80 mm Hg.

Mientras que una lectura de la frecuencia cardíaca, arroja un solo número, que son los latidos del corazón por minuto.

Factores perjudiciales para tu frecuencia cardíaca

El cigarrillo es dañino para tu corazón. No debes fumar. Cuando no puedas dejarlo por voluntad propia, habla con médicos especialistas que te proporcionen las estrategias o te brinden información sobre los programas que puedan apoyarte para abandonar ese hábito.

Otro hábito perjudicial para tu corazón, es el consumo de alcohol de forma desproporcionada. Una mujer sana podrá ingerir hasta una copa al día. Y los hombres hasta dos copas por día.

En todo caso el alcohol debe consumirse en forma moderada. Y cuando padeces de alguna afección cardíaca deberás consultar con tu médico.

El consumo de drogas recreativas es muy dañino para la salud en general y especialmente para el corazón ya que puede alterar el, la presión arterial y la frecuencia cardiaca.

Mano sosteniendo un cigarro

Recomendaciones para conservar tu corazón saludable

Son millones las muertes que se producen anualmente por enfermedades del corazón, sin distingo de raza, edad o sexo.

Las cifras son alarmantes a nivel mundial por ello debemos preocuparnos por cuidar nuestro corazón antes de ser afectado por una enfermedad cardíaca. Hagamos de estos consejos parte de nuestra rutina diaria:

  1. Sustituye progresivamente el exceso de carbohidratos, azúcares y grasas, por las porciones de frutas, verduras y fibras en tu dieta.
  2. Cuando salgas cada mañana para tu lugar de trabajo, no siempre uses el ascensor, utiliza las escaleras es un gran ejercicio para tu organismo
  3. Si tienes vehículo sal de tu casa más temprano y estacionalo un poco más lejos, así harás una caminata saludable. El sedentarismo forma parte de las estadísticas de millones de muertes anuales en el mundo
  4. Si tienes la dicha de ser madre, anímate a practicar algún deporte divertido con tus hijos. Sé un ejemplo de hábitos saludables para tus hijos para que sigan este camino y sus corazones se mantengan sanos.
  5. Asiste regularmente a un centro asistencial a realizarte exámenes médicos para vigilar tu presión arterial, los niveles de colesterol y triglicéridos.
  6. Mujer medico tomando la tensión a paciente adulto

Los ejercicios, una dieta y hábitos saludables mantienen tu corazón latiendo y tus seres queridos te lo agradecerán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *