¿Qué es la bacteria E. coli y cómo prevenir el contagio?

¿Qué es la bacteria E. coli y cómo prevenir el contagio?

Última actualización: 18-02-2019. Equipo Nutricioni

Microbioma intestinal, bacterias que colonizan diferentes partes del sistema digestivo, Enterococcus, Helicobacter pylori, Bifidobacterium, Lactobacillus

Cuando una persona tiene diarrea, vómito o sangre en las heces, por lo general el culpable es una bacteria llamada Escherichia coli.

Se trata de una bacteria o bacilo gram negativo que forma parte del grupo de bacterias que se alojan en la flora intestinal de nuestro cuerpo y en el de los animales.

Si usted se ha preguntado el significado de gram negativo y gram positivo: las bacterias se clasifican en función del color que adquieren al teñirse con tintura de Gram: rosa las gram-negativas y azul las gram-positivas.

¿Si forma parte de la flora intestinal, por qué nos afecta de vez cuando de esta forma? No todas las cepas de E. coli actúan de igual modo.

Hay cepas dañinas que producen diversos trastornos, entre ellos la diarrea y otros problemas.

Las cepas buenas en cambio, ayudan a la absorción de algunas vitaminas, las cuales son distribuidas a todo el organismo.

Por regla general, la infección con E. coli no va más allá de una simple molestia por pocos días, sin embargo, en algunas personas produce un problema grave llamado síndrome urémico hemolítico.

A fin de evitar las molestias que ocasiona la infección con esta bacteria, conozcamos cómo actúa y qué podemos hacer para evitar su ataque.

¿Cómo se contagia la bacteria E. Coli?

La bacteria Escherichia coli es un organismo procariota, es decir, un organismo celular carente de núcleo, que se aloja principalmente en los intestinos humanos y animales, y también en alimentos y aguas contaminadas.

El bacteriólogo alemán Theodor von Escherich la describió por vez primera en 1885 y por ello en su honor, se le adjudicó el nombre de Escherichia coli.

La mayoría de las cepas de esta bacteria son inocuas. De hecho, son importantes para el desarrollo y buen  funcionamiento del proceso digestivo y también producen vitamina B y K.

En cambio, otras cepas pueden generar intoxicaciones muy severas, como ya mencionamos. La cepa E. coli O157:H7 produce una poderosa toxina en los alimentos, llamada shiga.

La shiga llega hasta nosotros mediante:

  • Carnes crudas o poco cocinadas.
  • Vegetales y verduras fertilizados con excremento animal.
  • Vegetales mal lavados.
  • Aguas contaminadas con la bacteria.
  • Leche y jugos no pasteurizados.
  • Hortalizas contaminadas por el estiércol de los animales.

Los alimentos constituyen la fuente más común y directa de contagio. Sin embargo, la shiga puede adquirirse indirectamente de otras formas..

Por ejemplo, en las mujeres los conductos urinarios y fecales están más cercanos. Al defecar, la mujer puede contagiarse de la bacteria, llevándola desde la zona anal hacia el área vaginal.

Igualmente, las relaciones sexuales sin protección, pueden dar lugar a contagios en personas de ambos sexos.

Otra manera de contagio se da al estrechar las manos de personas con poca higiene, que hayan tocado alguna fuente de contaminación y que no se hayan lavado las manos adecuadamente.

También puede adquirirse al manipular agua contaminada, animales de granja y de zoológicos.

¿Qué hacer para evitar el contagio a través de los alimentos?

Lavado de verduras en la cocina. limpieza, purificacion, eliminacion de germenes y bacterias

Los alimentos son la fuente más común de contagio, por ello deben ser manipulados cuidadosamente, a fin de eliminar la bacteria.

Por ello, deben someterse a proceso de limpieza exhaustivos. La shiga es termosensible, es decir, que reacciona según los cambios de temperatura, tornándose inactiva con el calor.

Entonces la cocción debe ser completa, a fin de eliminar la toxina. La Organización Mundial de la Salud describe las 5 claves que ayudan a prevenir la infección en casa:

  • Lave y limpie cuidadosamente los alimentos.
  • No mezcle alimentos crudos con cocinados
  • Cocine la totalidad del alimento.
  • Preserve los alimentos a temperatura adecuada
  • Utilice agua y materia prima de total seguridad

Manipular correctamente los alimentos en casa, previene adecuadamente las infecciones. Utilice abundante agua limpia y vinagre para su desinfección, sobre todo si va a consumir vegetales crudos.

¿Qué hacer cuando comemos fuera? Pues siempre existe el riesgo de contaminación.

En tal caso es bueno asegurarse que quienes manipulan los alimentos, lo hagan manteniendo las reglas de higiene adecuada, en lo que se refiere al lavado de manos y emplear utensilios limpios.

Adicionalmente conviene tener en cuenta estas precauciones:

  • Cocine bien las carnes. La temperatura adecuada para la carne picada es de unos  70°C o 160°F.
  • Evite productos lácteos y jugos  no pasteurizados, y jugos no pasteurizados.
  • Asegúrese de la calidad del agua que va tomar o a usar para cocinar,  sobre todo cuando viaje.
  • Procure no tragar agua al nadar o jugar en piscinas, lagos, arroyos y otras fuentes de agua.
  • Evite que los alimentos queden al alcance de insectos o mascotas.
  • Procure consumir los alimentos inmediatamente después de cocinarlos.

Infección urinaria a causa de la bacteria E. Coli

infeccion urinaria, Hombre con las manos sosteniendo su entrepierna, quiere orinar - incontinencia urinaria

La Escherichia coli es el microorganismo responsable de la mayoría de las  infecciones del tracto urinario, ocasionando una enfermedad llamada cistitis.

¿Cómo es posible esto? Sabemos que la bacteria se aloja preferentemente en el sistema digestivo, sin embargo puede llegar al sistema urinario gracias a la proximidad entre la zona anal y los genitales.

La bacteria aprovecha esta cercanía para poder trasladarse desde el recto hasta el sistema urinario. A esto se le conoce como comunicación fecal.

Como hemos señalado, en las mujeres esta distancia es mucho menor que en los hombres, por ello son más propensas a padecer infecciones urinarias.

En el caso de los hombres, la brecha entre el recto y el sistema reproductor es muy amplia. Para ellos, el proceso de contagio puede ocurrir través de relaciones sexuales sin protección.

En otras ocasiones, la infección se produce porque el flujo de orina está limitado por alguna obstrucción, como piedras o anomalías de los ductos.

Quienes sufren de inflamaciones en la próstata o requieren catéteres, suelen ser propensos a este tipo de infecciones, así com las personas cuyo sistema inmune está deprimido por alguna razón.

Los síntomas incluyen ardor y dificultad al orinar, dolor, fiebre y malestar general.

Usualmente la infección cede al cabo de poco tiempo, con abundantes líquidos y reposo, sin embargo, en casos severos, requerirá de antibióticos recetados por el especialista.

Los baños de asiento utilizando agua tibia con aceites esenciales o hierbas, también forman parte del arsenal terapéutico tradicional.

El arándano rojo americano, es ideal para el tratamiento de la infección. Combate la cistitis evitando que la bacteria se adhiera a las paredes de la vejiga.

El suplemento Prevurín está especialmente diseñado para combatir las infecciones urinarias, hecho a base de extractos vegetales, contiene arándano rojo y otros elementos que ayudan a mejorar la función del tracto urinario.

Plantas y nutrientes que ayudan a prevenir y combatir las infecciones

A fin de combatir las infecciones por E. coli, además de las medidas ya indicadas, conviene fortalecer el sistema inmune.

Existen alimentos y sustancias naturales que brindan un apoyo efectivo, sobre todo en el caso de las infecciones urinarias a causa de la cistitis:

Arándano rojo

Es un excelente antioxidante, por su contenido en antocianinas, los pigmentos responsables de color rojo intenso, además es antiinflamatorio y antibacteriano.

El arándano rojo es muy eficaz para tratar la cistitis, así como para reducir el riesgo de contraerla, debido a que evita que las bacterias se adhieran a las mucosas y prosperen allí.

Por ello también es eficaz contra la Helicobacter pylori, para evitar la aparición de úlceras y gastritis. Además previene el envejecimiento, debido a sus antioxidantes.

Cardo mariano

Originaria de Europa, su nombre botánico es Silybum marianum. La silimarina que contiene, es eficaz para muchas dolencias, en particular para combatir la cistitis y se puede tomar como infusión o tintura.

Miel

Tiene gran poder como antiviral y antibacteriana. Ayuda a combatir las bacterias que se desarrollan en la piel y en todo el organismo. Es un antibiótico natural que puede acabar con la E. coli.

Puede prepararse mezclada con agua y vinagre de manzana orgánico, para tomarlo en ayunas, un par de veces al día, hasta que la infección remita.

Ajo

Tiene alicina, sustancia de naturaleza antibacteriana, antihongos y antiviral. Se recomienda masticar un diente de ajo crudo tres veces al día.

Si el aliento es un problema, masticar hojas de perejil o albahaca, pueden ayudar. Esta última además es rica en estragol, una sustancia que protege al organismo de las infecciones.

Orégano

Sus propiedades mejoran el sistema digestivo, es antiséptico y cardiotónico. Su poder radica en su aceite esencial, efectivo como antibacteriano, por ello las infusiones de orégano son muy recomendables.

Aloe vera

Ayuda a cicatrizar rápidamente y mejora los síntomas de la gastritis. El jugo de aloe vera, solo o combinado con el jugo de arándanos, es efectivo para desintoxicar y eliminar la E. coli.

Chancapiedra

Se trata de un arbusto tropical, utilizado por los nativos de la Amazonia como tratamiento para diversas enfermedades, incluyendo los cálculos de la vejiga y el riñón, de allí su nombre.

Su infusión, a base de las hojas y los tallos, tiene excelentes propiedades antimicrobianas, además de antiviral y antiparasitaria.

Prevurín contiene extracto de arándano rojo, chanca piedra y cardo mariano para ayudar naturalmente a combatir los síntomas de la cistitis.

Cuando estas hierbas se combinan, dan como resultado una mezcla muy eficaz para apoyar la salud del tracto urinario.

Recomendaciones para evitar la E. coli

Los niños y las personas muy mayores, son los más propensos a contraer este tipo de infecciones, que de no ser tratadas, pueden causar daño en los riñones, o extenderse al resto del organismo.

En estos casos, las consecuencias pueden ser severas, por ello la prevención es una herramienta muy útil.

  • Las heces fecales son el principal hábitat de esta bacteria. Al tener contacto con desechos, se debe tener mucho cuidado de eliminar todo residuo de las manos y el cuerpo.
  • Al ir al baño, limpiar muy bien la zona del ano, evitando tener contacto con otras partes del cuerpo, sobre todo las mujeres, quienes deben limpiarse de adelante hacia atrás, para evitar la contaminación a través de la vagina.
  • Desinfectar muy bien las manos con agua, jabón o alcohol, después de ir al baño, cambiar pañales y antes de preparar la comida y comer, así como también luego de haber tocado animales, cajas de arena, etc.
  • El sistema inmune débil nos hace más propensos a las infecciones de todo tipo, por lo tanto es necesario fortalecerlo efectivamente.
  • Extremar las precauciones durante las épocas del año más cálidas, ya que el calor hace que los alimentos se descompongan más rápidamente.
  • Las personas que no producen niveles óptimos de ácido estomacal. El consumo de medicamentos que reducen la presencia de este ácido ocasiona una baja defensa para combatir a la E. coli.
  • El suplemento Prevurín es un recurso totalmente natural y eficaz para prevenir las infecciones urinarias y mantener saludable el tracto urinario.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *