¿Qué es la artritis y cómo se cura? Métodos para controlarla

¿Qué es la artritis y cómo se cura? Métodos para controlarla

Última actualización: 28-09-2018 por Editor Roselis.

Se puede definir este padecimiento como un conjunto de enfermedades cuya área de impacto se encuentra en los huesos y las articulaciones.Al reseñarla como un conjunto de enfermedades es porque existen alrededor de 200 tipos de artritis.

Es común asociar la artritis con la edad de las personas, sin embargo se estima que hay por lo menos un niño afectado de artritis por cada mil.

A la hora de practicar una evaluación médica, los pacientes refieren dolor al momento de ejercer la movilidad de la articulación que presenta síntomas de enfermedad. Se presenta una notable disminución en el rango de movilidad articular y a su vez puede notarse volumen articular.

También se evidencia aumento de temperatura y derrame articular, esto último representa una señal de irritabilidad en la persona produciendo inflamación en la rodilla o en cualquier otra articulación del cuerpo debido a la acumulación de líquido que bien puede ser líquido sinovial o sangre.

Características de la artritis

Algunas de las características notorias del derrame articular son: dolor, hinchazón, sensación de calor intenso en la área afectada (articulaciones), suele perderse la movilidad y en muchos de los casos causa deformación en las zonas afectadas.

Cuando se trata de una sola área afectada se le denomina monoartritis, cuando suelen ser dos o tres áreas que sufren se le llama oligoartritis, cuando sobrepasa las cuatro zonas se estipula que se está ante la presencia de poliartritis.

Monoartritis, oligoartritis y poliartritis

Monoartritis. Se puede decir que el principio de cualquier desorden articular puede presentarse como monoartritis, es necesario realizar un examen minucioso para poder determinar la situación del paciente.

Las causas más frecuentes son:

Artritis infecciosas: bacterianas, gonocócicas, tuberculosas.

Debido a depósitos de cristales: gota (urato de sodio), pirofosfato de calcio, hidroxiapatitas.

Los traumas y exceso de uso son causa de monoartritis, también fractura de stress, cuerpo libre intraarticular, necrosis ósea avascular.

Existen otras causas menos frecuentes sobre la monoartritis:

Lesiones de estructuras intraarticulares tales como: rodillas y hombros, ligamentos y cuerpos libres, osteocondritis disecante, artrosis, Enfermedad de Paget, tumores óseos, osteocondromatosis sinovial, entre otros.

La monoartritis puede presentarse en forma aguda o crónica. Cuando se habla de aguda se hace referencia a los síntomas que se presentan en horas y pueden llegar a permanecer hasta dos días seguidos, principalmente en aquellas producidas por cristales o por artritis bacterianas.

Cuando el dolor es de inmediato o se produce de forma prácticamente violenta esto sugiere trauma, fractura o la presencia de un cuerpo libre intraarticular a esto se le denomina como monoartritis aguda; en el caso de la monoartritis crónica puede venir como consecuencia de situaciones secundarias a infecciones por gérmenes menos comunes como hongos.

Oligoartritis. La oligoartritis puede presentarse con dolor pero sin afectar muchas articulaciones del cuerpo.  Se caracteriza por inmovilizar de dos a cuatro áreas de las articulaciones,

Poliartritis. Su característica es que afecta más de cuatro articulaciones al mismo tiempo, se debe considerar al momento de su diagnóstico la forma en que empieza dicho padecimiento y la forma en que ha evolucionado.

Al igual que la monoartritis puede diferenciarse entre aguda y crónica, esto va a depender del tiempo en que evolucione. Su diagnóstico se puede realizar en un tiempo próximo a las seis semanas.

La poliartritis crónica tiende a manifestarse con periodos de remisión total o parcial. Sus signos articulares se presentan con rigidez articular en horas de la mañana, crujido articular característico de la artrosis, bloqueos articulares de origen mecánico, aumento de la temperatura local (sensación de quemazón en el área afectada) derrames de origen infeccioso o inflamatorio.

Tipos de artritis

Todos los especialistas en la materia suelen coincidir en que es fácil confundir a la artritis con artrosis por características similares en estas enfermedades, la diferencia principal se encuentra en que la artrosis es una enfermedad degenerativa y no inflamatoria.

Si bien es cierto que existen más de 200 tipos de artritis solo un número reducido de estos prevalece a la hora de manifestarse.

Las artritis más comunes son:

Artritis reumatoide

Su principal característica es que es una enfermedad que se manifiesta por medio de inflamación, es sistémica y crónica. Produce inflamación generando con ello dolor, aumento de volumen que a su vez trae como consecuencia la deformación del área afectada.

Suele suceder que estos padecimientos imposibiliten el rango de movimiento en las articulaciones que manifiestan este tipo de malestares.

En la artritis reumatoide pueden dañarse también otras partes del organismo como lo son los ojos, el corazón y hasta los pulmones. Hay distintos factores que la desencadenan.

Se manifiesta en las personas debido a una predisposición genética que se transmite por heredad o mutación. También se asocia a distintos factores ambientales.

En el proceso de inflamación se presentan sustancias tóxicas que causan, por así decirlo, síntomas dentro de otros síntomas, como pueden ser fiebre, fatiga, dolor articular e inflamación, fatiga, cansancio entre otros.

A raíz de estos cuadros patológicos pueden verse afectados los órganos internos, glándulas lagrimales y salivales.

Las personas más sensibles a padecerlas son la mujeres en una escala de "tres a una", en las edades comprendidas de 30 a  50 años. Puede aparecer en personas con familiares que estén bajo este cuadro clínico aunque ha habido casos donde se presenta en personas sin este tipo de antecedentes.

Artritis osteoartrosis (OA)

Este tipo de artritis se encarga de afectar el tejido que amortigua los extremos de los huesos dentro de la junta (esto se conoce como cartílago).

La osteoartrosis afecta de manera particular la rodilla y las caderas.

El padecimiento que se muestra en la rodilla se trata del daño progresivo que se presenta en los cartílagos que recubren los huesos que forman parte de la articulación de la rodilla.

Esta enfermedad reumática es la más frecuente a nivel mundial, es una de las principales causas de discapacidad en la población adulta. Se estima que aproximadamente un 80 por ciento de las personas que sobrepasan los 60 años de edad suelen presentar alteraciones basadas en osteoartritis.

Hay estadísticas que confirman que los factores que determinan los padecimientos de OA van de la mano con la edad, factores genéticos, relación ocupacional de la persona, traumas, obesidad y cirugías previas.

Sus características pueden prevalecer con el paso de los años en las personas que lo padecen y en especial en el género femenino.  Es una enfermedad degenerativa que causa pérdida del cartílago y alteración del hueso subcondral.

Cuando se está ante la sospecha de osteoartrosis de rodilla es necesario tomar en cuenta los siguientes aspectos clínicos:

Factores de riesgo de osteoartritis e historia familiar

Si hay presencia de rigidez articular matutina en un tiempo aproximado a los 30 minutos.

Dolor constante intenso al subir escaleras o dentro de una caminata larga, es necesario notar si el dolor disminuye al entrar en reposo la persona.

Deformidad ósea, rigidez y/o sonidos producidos por dicho padecimiento.

Derrame articular sin aumento de la temperatura en la zona afectada.

La osteoartrosis de cadera como ya se ha ventilado anteriormente, puede presentarse en las zonas articulares responsables de llevar el impacto del peso en el cuerpo.

Nuestra cadera está diseñada para tal trabajo, esto la hace sensible a presentar las sintomatologías referentes a esta clase de artritis.

El cartílago que cubre y facilita el movimiento de todas las articulaciones llamado cartílago articular, puede verse comprometido al desgastarse causando con ello síntomas de alerta como malestar por rigidez en la ingle al despertar.

Este malestar viene acompañado de dolor que puede aumentar con el ejercicio o prácticas cotidianas menguando con reposo, la cadera suele hincharse y entumecerse.

Cuando el cartílago se desgasta por completo suelen rozar los huesos unos con otros al exigir movimiento a la cadera, debilitando los músculos produciendo que la persona tenga dificultad para caminar.

Los riesgos de contraer esta enfermedad aumentan si están presentes ciertos elementos como lo pueden ser: historial familiar, vejez obesidad, accidentes previos.

Aunque se ha determinado por medios de estudios que no es necesario ninguno de estos elementos para padecer de osteoartrosis.

Diferencia entre  artritis reumatoide y osteoartrosis

La osteoartrosis se trata de la degradación del cartílago.

La artritis reumatoide es una enfermedad que ataca a sus propios tejidos sanos, es una enfermedad autoinmune.

La osteoartrosis se encarga de generar espolones óseos por causa del desgaste óseo.

La artritis reumatoide es de tipo inflamatorio crónico que hace que el revestimiento de las articulaciones se inflame.

La osteoartrosis afecta varias articulaciones a la vez, manos, rodillas, columna vertebral y cadera.

La artritis reumatoide puede concurrir sus padecimientos en ambas extremidades, es decir, no ataca una sola mano si no ambas e igual puede pasar con las extremidades de las rodillas, aunque no suele ser la regla siempre ataca de forma par y no impar.

Puede afectar además de las articulaciones a otras zonas del cuerpo como nervios, corazón, tendones, riñones, pulmones, e incluso la piel.

Uno de los factores de riesgo para presentar osteoartrosis va ligado con la edad avanzada de la persona. Sumado a esto está el sobrepeso, estrés de la articulación expuesta a exceso de uso, historia familiar.

La artritis reumatoide puede presentarse en hombres, sin embargo su mayor taza de presencia se encuentra relacionada con el sexo femenino.

La artritis gota y pseudogota

La artritis gota frecuenta aparecer aun después de haberse curado, puede ser aguda o crónica y afecta las articulaciones periféricas.

Tiende a manifestarse con la característica de generar depósitos de cristales alrededor de las articulaciones y tendones, dichos cristales son formados por el urato monosódico, esto se refiere a un exceso de ácido úrico.

Cuando el ácido úrico se acumula en la sangre puede causar inflamación en las articulaciones, causa dolor punzante repentino en las personas que la padecen, esto es en cuanto a las características de la artritis gota aguda.

Existe la artritis gota crónica que se basa en episodios repetitivos con dolor presente e inflamación, donde puede verse afectada más de una articulación a la vez.

Es más común en las mujeres con más de un 60 por ciento  de prevalencia de acuerdo al grupo de personas que son atacadas por esta enfermedad en su etapa tardía.

La artritis gota suele enfocarse en las pequeñas articulaciones de las manos, en la región interfalángica y predominio distal sobre todo en las mujeres.

En ancianos con insuficiencia renal se ha notado hasta un 75 por ciento de casos de gota en su inicio tardío, aunque esta cifra está muy por debajo a la de las mujeres cuyas cifras rondan del 95 al 100 por ciento.

Esta enfermedad puede presentarse a su vez en personas con cuadro clínico de diabetes, enfermedades renales, leucemia y otros tipos de cáncer, obesidad, personas con cualquier tipo de anemia.

Artritis pseudogota

Es una enfermedad atípica, y con esto hacemos referencia a que es muy raro que se manifieste en las personas, sin embargo la frecuencia con la que suele aparecer, está estrechamente relacionada con la edad.

Es una artritis producida por microcristales y se asocia con la calcificación del cartílago hialino y el fibroso.

Este tipo de descalcificación acostumbra presentarse en las personas ancianas. Las edades comprendidas entre 65 y 75 años de edad suman un porcentaje de 15 por ciento y los ancianos que pasan 80 años marcan alrededor de un 40 por ciento de posibilidad de padecer de pseudogota.

Este tipo de enfermedad suele afectar las articulaciones grandes, en especial rodillas, hombro, cadera, codo y muñeca.

Artritis reumatoide infantil

Se hace referencia a esta artritis como una enfermedad inflamatoria de origen autoinmune cuyo curso suele ser crónico.

Cuando se hace mención a artritis crónica se refiere a una serie de procesos inflamatorios que se mantiene por varias semanas.

Como en algunos casos de artritis esta suele afectar mayormente al género femenino.

Puede causar daño no solamente a las articulaciones, sino también a la zona ocular y en pocos casos se han visto afectados los órganos internos.  Aunque existe poca información en cuanto a qué genera este tipo de enfermedad, se considera que puede relacionarse a un factor genético.

Se han reportado casos familiares, es decir, transferencia por heredad, pero se ha notado con mayor frecuencia este padecimiento en gemelos homocigotos.

¿Cómo se cura la artritis?

Hemos desandado algunos tipos de artritis y se puede notar que en su mayoría están presentes síntomas y zonas afectadas en particular. Suele ser la artritis una enfermedad de alto impacto en las articulaciones, viéndose así en ocasiones la afección de órganos internos y externos, hasta la misma piel se ve involucrada en sus sintomatologías.

En el caso de la osteoartrosis de rodilla lo primero que hay que tomar en cuenta para mejorar y sanar es la disminución del peso corporal.

Es necesario trabajar el tema de la obesidad y para ello hay que mantener una dieta saludable y rica en vitaminas y minerales.

Esto ayudaría enormemente la biomecánica de la rodilla. Esta regulación corporal debe estar acompañada con una excelente dinámica de ejercicios y así incrementar la función de la rodilla afectada.

Cabe destacar que esta rutina de ejercicio a emplear debe estar indicada por el médico especialista en la materia. La mecánica de ejercicio debe ser preferiblemente de carácter aeróbico.

Se ha podido probar que una buena dieta junto a la rutina de ejercicio correcta ayudan a reducir notablemente el dolor en el área afectada e incrementa la movilidad de la rodilla.

En cuanto a patologías agregadas como principio para contraer osteoartrosis es necesario mantener estas patologías bajo control (hipertensión, diabetes, menopausia, entre otras), al mantenerse en buen criterio se pueden modificar los cambios degenerativos en los cartílagos ayudando a mitigar el dolor.

La persona que adolece por esta patología debe educarse e informarse bien al respecto de su situación, debe ilustrarse minuciosamente en cuanto a los temas de tratamiento y sobre la importancia que genera hacer un cambio de vida.

Artritis osteoartrosis de cadera

Hay que tomar en cuenta que la osteoartrosis no se puede curar, sin embargo la persona afectada puede procurarse un mejor estado de vida, en este caso cuya afección se encuentra en la cadera y si está poco avanzada se debe considerar lo siguiente:

Tomar reposo, se debe dormir bien, si se sufre de obesidad es necesario bajar de peso, natación o ejercicio acuático.

Muchos especialistas aconsejan el cambio de cadera para los casos donde se encuentra muy avanzada esta afección. Cuando el dolor no mengua lo más seguro es que su médico tratante le apunte pasar por cirugía y reemplazar la cadera afectada.

Los huesos son cambiados por piezas plásticas o de metal formadas y adaptadas previamente a la forma de su hueso.

Después de salir con éxito de la operación es necesario usar muletas de apoyo hasta llegado el momento de la sanación completa de la herida causada por la intervención quirúrgica y luego se debe hacer ejercicios para fortalecer la nueva cadera.

Este reemplazo garantiza la eliminación del dolor ocasionado por la artritis.

Tratamiento de la artritis gota

Es necesario cambiar los hábitos alimenticios porque esto representa en un gran porcentaje la prevención de nuevos ataques e incluso ser contrayentes de condiciones asociadas.

Se debe reducir la cantidad de ácido úrico en la persona, se debe tener por debajo de 6 mil gramos/dl, esto ayudará a prevenir episodios nuevos.

Tratamiento de la artritis reumatoide

Con tratamiento tradicional se puede llegar a controlar la inflamación que afecta a la membrana sinovial. Este método es sobre la base de metotrexato encargado de modificar la enfermedad de artritis reumatoide.

Se usa también en enfermedades como el cáncer y para combatir enfermedades autoinmune como lo es el caso de este tipo de artritis.

Es necesario tratar esta enfermedad a partir de los primeros síntomas ya que a pesar de poder mantener bajo control sus síntomas no se pueden controlar los daños ya producidos.

El tratamiento hasta hace pocos años estuvo limitado al uso de algunos fármacos sintomáticos como lo son los antiinflamatorios y los corticosteroides, con el tiempo se fueron implementado otros medicamentos anti inflamatorios y el metotrexato.

Tratamiento de la artritis infantil

La forma de tratar este tipo de enfermedad va relacionado con controlar el proceso de inflamación articular, esto es un trabajo en conjunto médico-familiar.

El proceso farmacológico debe individualizarse dependiendo de cuál sea el caso presente dentro del cuadro patológico de la artritis juvenil.

En todos los casos presentes en necesario la intervención a tiempo para poder minimizar y contrarrestar los efectos de la artritis en cualquiera de sus características.

Es necesario el apoyo incondicional de las personas cercanas al que adolece por estas causas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *