¿Que es bueno para la memoria activa y el cerebro sano?

¿Que es bueno para la memoria activa y el cerebro sano?

Última actualización: 10-10-2018. Equipo Nutricioni

Mantener la memoria activa al mismo tiempo que conservar la salud del cerebro son cuestiones muy deseables para todas las personas. Para saber que es bueno para la memoria debemos primero tener claro en qué consiste la memoria.

La memoria se encuentra alojada en el cerebro y si mantenemos el cerebro  sano, la memoria funcionará mejor.

La memoria representa la capacidad de recordar los hechos vividos.

Podemos pensar en ella como en películas que pasa el cerebro cada vez que evocamos un hecho. También como un álbum de fotografías bien etiquetadas a lo largo de toda nuestra vida.

La memoria funciona en imágenes,  por lo cual es muy importante la imaginación a la hora de expresar los hechos vividos. La imaginación nos da la capacidad de cambiar el mundo  como lo queremos.

Albert Einstein dijo que la imaginación era más importante que el conocimiento, ya que podemos imaginar más allá de lo que conocemos.

Por constituir el recuento de nuestra vida y experiencias, todos queremos tener siempre la memoria activa y saludable.

¿Cómo funciona la memoria?

La memoria funciona en etapas o fases, se registran los hechos vividos en estas fases. La mayoría de los estudios reconocen tres fases:

  • Registro
  • Almacenaje
  • Recuperación.

En cada una de estas fases se realiza una función bastante específica.

En la fase de registro se visualiza el hecho vivido. En esta se debe poner especial cuidado a lo que se está registrando, para luego tener una buena visión o imagen del hecho.

En esta fase la imaginación juega un importante papel.

En la fase de almacenaje se clasifican las imágenes o vivencias para hacer más fácil el proceso de recuperación.

En la fase de recuperación el recuerdo es traído a la mente consciente según la clasificación que se hizo en la primera fase.

Las personas dicen tener buena o mala memoria, y esto depende en gran medida de la forma en que se procesan las distintas fases del proceso de memoria.

Prácticas buenas para la memoria

El anotar las cosas importantes que no queremos olvidar es una buena práctica. Es bueno para la memoria llevar un diario, pero no en plan de “querido diario” sino más como una minuta de reunión.

Esta minuta se puede realizar en pequeños cuadernos para ser llevados en todo momento. También pueden ser llevados en agendas electrónicas que son pequeñas y fáciles de manejar.

Prestar atención a los detalles haciendo una nota mental del suceso. La atención debe ser natural, para no agregar un factor de estrés al proceso que se está desarrollando en el cerebro.

El estrés es un enemigo a tener en cuenta, puede agregar tanta tensión al cerebro que el mismo no funciona óptimamente. El estrés produce agotamiento de la mente.

Es ocasionado por no manejar adecuadamente los distintos retos que se enfrentan en el día a día. Se deben enfrentar las situaciones con tranquilidad y ecuanimidad para que fluyan naturalmente.

Por lo tanto evitar el estrés es también una buena práctica a la hora de optimizar los procesos para recordar los eventos.

Hacer un proceso de clasificación al almacenar los recuerdos para facilitar su posterior búsqueda. Al tener un buen sistema de clasificación el cerebro encuentra de forma más sencilla aquello que queremos recordar.

La repetición mental del evento, visualizando la imagen asociada al evento, de forma repetitiva logramos un mejor recuerdo de ella. Visualizando una pantalla en blanco para luego llenarla con la imagen deseada.

Ejercitar el cerebro para una buena memoria

Al pensar en el cerebro como un músculo nos viene la idea de ejercitarlo, así como cualquier otro músculo del cuerpo.

Podemos desarrollar rutinas de ejercicios que le permitan mantenerse alerta, como cambiar la mano dominante en tareas cotidianas, como por ejemplo al lavar los platos o escribir una lista.

Podemos utilizar técnicas más elaboradas como las desarrolladas por el Doctor Paul Dennison a mediados de los años 70, llamadas Gimnasia Cerebral.

Estas son técnicas de coordinación basadas en la teoría de que el cuerpo y la mente están unidos íntimamente.

Según estas técnicas el mover el cuerpo desarrolla conexiones neuronales en el cerebro, manteniéndolo alerta ante los estímulos que lo rodean. Mediante esta gimnasia el cerebro se potencia a lograr un funcionamiento más eficaz.

Estas teorías del desarrollo de mente y cuerpo hacen muy  recomendado el baile. El bailar logra esa elasticidad del cerebro necesaria para mantenerlo sano, coordinando mente y cuerpo armoniosamente.

Además el baile es un ejercicio cardiovascular que oxigena todo el cuerpo, incluida la materia gris.

Al mismo tiempo es una actividad de lo más divertida  y amena. Dar elaboradas vueltas en una pista con una pareja afín, es una de las actividades más relajantes que existen para lograr mantener la mente sana.

Si no se cuenta con una pareja para realizar el baile se puede recurrir a los gimnasios donde practicar  bailoterapia, que consiste en realizar los mismos pasos que en el baile pero sin pareja.

También es válido practicar ejercicios aeróbicos con música, que no es más que otra forma de bailoterapia. En realidad visto desde lejos ambas prácticas son muy similares, ya que se deben seguir reglas más o menos parecidas.

La música como aliado de la memoria

La música ayuda también con el objetivo de lograr una buena memoria. Ya sea cantando o escuchando a los grandes compositores como Beethoven o Mozart, o autores más contemporáneos.

La música también es un aliado a la hora de crear un ambiente de estudio adecuado. Al estudiar más relajadamente los conceptos y fórmulas se graban de forma más efectiva.

Es una herramienta para mejorar la memoria, utilizando tonadas para recordar eventos, fechas o listas de cosas. Es más fácil recordar una lista si la asociamos a una melodía.

Tocar un instrumento musical ayuda a mantener el cerebro alerta. Para ello preferir instrumentos pequeños por ser más fácil su manejo,  a menos que ya se practique desde antes, por supuesto.

Aprender  mantiene la cordura, ya sea un nuevo instrumento o un nuevo baile. O un deporte que no habíamos practicado antes. Al enfocar la atención en el aprendizaje logramos la concentración que el cerebro necesita.

Reglas mnemotécnicas y juegos como ayuda al proceso de memoria

Utilizar las reglas mnemotécnicas para ayudar al cerebro a recordar es una habilidad que podemos usar. Las reglas mnemotécnicas consisten en frases que ayudan a retener un concepto o una fórmula.

Se deben hacer correlaciones de palabras que ayudan a recordar algo en un momento dado. Son muy usadas en matemáticas e ingeniería, y en las ciencias en general.

Una forma de correlacionar las palabras es crear una historia bastante ilógica para recordar. Por ejemplo si queremos recordar las palabras carro, manguera y amigo, decimos algo como:  “El Carro paso volando sobre la Manguera y tropezó con el Amigo”.

También se recitan frases divertidas para relacionarlas con las fórmulas matemáticas para poderlas recordar. Existen muchos ejemplos utilizados desde hace décadas en todas las universidades.

Los juegos aportan un ingrediente muy efectivo a la hora de optimizar la memoria, son muy atractivos y amenos para mantener el cerebro alerta. Se deben preferir juegos que reten al cerebro.

El sudoku es altamente recomendado para desarrollar las conexiones neuronales del cerebro. Consiste en llenar nueve cuadros que contienen nueve cuadritos, en cada cuadrito va un número del uno al nueve.

En cada cuadrado de nueve cuadritos no se debe repetir ningún número, ni en cada fila ni columna. Esto representa un reto que debemos cumplir y se presenta con diferentes dificultades.

El ajedrez es el juego de estrategias más usado en el mundo para mantener la mente sana y alerta. Si no contamos con adversarios reales siempre tenemos las computadora.

Estas presentan la ventaja de tener niveles de dificultad variada. Quien juega puede ajustar el nivel del competidor computarizado e ir subiendo a medida que va ganando confianza y destreza.

En general los juegos de habilidad mental ayudan a mantener el cerebro trabajando.

Actividades que son buenas para la memoria

Practicar ejercicios que involucren coordinación entre mano y ojo. Los deportes que gustan a la mayoría: beisbol, futbol, basquet... Los deportes representan una fuente inagotable de buenas prácticas y manejo del estrés

Los deportes individuales también se deben tomar en cuenta a la hora de elegir una actividad física que nos ayude a desarrollar conexiones neuronales nuevas.

El deporte de escalada se puede practicar en solitario, con las debidas precauciones.

Natación, lanzamiento de jabalina o peso, gimnasia son solo algunos ejemplos.

Los deportes en pareja pueden ser ejecutados por quienes quieren lograr una mejor memoria. En pareja resulta más estimulante y divertido, como el tenis

Alimentos que son buenos para la memoria

La alimentación es también un factor determinante a la hora de definir la memoria, un cerebro bien alimentado presenta ventajas para procesar las fases que definen la memoria.

Es importante mantener una dieta sana y equilibrada, consumiendo alimentos de todos los grupos alimenticios. Son favorables todo aquellos ricos en vitamina C, fósforo, omega 3 y ácido fólico; por ejemplo pescados y frutos secos.

El ácido fólico es una forma de vitamina B que se disuelve en agua que tiene importancia para nuestra salud y desarrollo cerebral. Los alimentos que lo contienen son sobre todo los vegetales de hoja verde.

El ácido fólico también se encuentra en granos como frijoles y lentejas, brócoli, aguacates, cereales integrales y leche.

Se debe consumir pescado azul, denominado así por un criterio nutricional, no biológico ni cromático,  también es llamado pescado graso, debido a que tiene una proporción de grasa inserta entre los músculos mayor al 5%.

Este pescado contiene una alta concentración de omega tres, por ejemplo sardina, salmonete, atún, salmón, trucha, bonito, pez espada, rodaballo, caballa, anchoas, por citar sólo algunos.

Entre los alimentos que contienen vitamina C se encuentran las fresas, los cítricos, la lechosa, el kiwi, los pimentones, los tomates entre otros. Sobre todo las bayas tienen una alta concentración de esta vitamina.

Los alimentos que contienen fósforo son aquellos ricos en proteína como la carne, el pollo, el pavo, los frijoles, la leche y productos derivados de la leche, como el queso y el yogur.

Los frutos secos obtienen este nombre porque tienen la particularidad tener una composición natural de una concentración de agua menor al cincuenta por ciento.

Aportan mucha energía, son ricos en grasas, en proteínas, y también  en oligoelementos entre ellos tenemos las pasas, las nueces, las almendras, las avellanas y el maní.

Quienes buscan nutrientes beneficiosos para su memoria, necesitan MetaMente, que reúne en una toma, extractos vegetales reconocidos por sus efectos potenciadores para la memoria a largo plazo y sin efectos nocivos.

Desarrollar hábitos alimenticios excelentes nos beneficia en todos los niveles y alcanzamos un superior progreso en el perfeccionamiento de nuestras funciones corporales.

7

Suplementos alimenticios para el cuerpo y la mente

El siglo XXI  ha traído grandes beneficios a la humanidad. El desarrollo de nuevas técnicas de laboratorio y nuevos estudios ha dado como fruto la elaboración de suplementos alimenticios.

Estos suplementos están basados en componentes naturales, por esta razón no son dañinos para salud. Además aportan los nutrientes necesarios para complementar una dieta balanceada.

El suplemento que contiene ingredientes especialmente formulados para fortalecer la memoria es MetaMente. Contiene principios activos que reafirman la labor del cerebro sano.

MetaMente está compuesto principalmente por hierbas y vitaminas. Entre sus componentes tenemos: Hoja de Ginkgo biloba, L-Glutamina y Lecitina entre otros compuestos naturales.

Con el suplemento MetaMente y observando una alimentación balanceada, manteniendo una rutina de ejercicios y juegos, mentales y físicos lograremos siempre lo mejor para nuestro cerebro y por ende nuestra memoria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *