¿Qué aportan los alimentos de origen animal?

¿Qué aportan los alimentos de origen animal?

Última actualización: 11-01-2019. Equipo Nutricioni

Alimentos ricos en calcios, como la carne, el queso y los huevos.

En nuestra cultura estamos acostumbrados a que las comidas no están completas sin los alimentos de origen animal. Son los que aportan las proteínas junto con las leguminosas para proveernos energía en nuestro día a día.

Si los alimentos de origen animal se complementan con verduras, frutas y cereales nos brindaran una dieta sana y balanceada.

Las leguminosas podrían ser sustitutas de los productos de origen animal, pero siempre necesitaremos de todos los grupos alimenticios. Las leguminosas son los granos, frijoles, caraotas, garbanzos, lentejas y habas.

Ellas tienen proteínas y aminoácidos, además de poseer altos niveles en hidratos de carbono, fibra, vitaminas y minerales. Además de ser más económicos, se pueden agregar a todas las recetas.

Nuestras células se componen principalmente de proteínas. Su principal estructura son los aminoácidos, los cuales se combinan y son los encargados de formas nuestras uñas, cabello, piel, músculo etcétera. Los alimentos de origen animal son muy importantes para nuestra apariencia.

Llevar una dieta rica en estos alimentos se refleja en nuestra piel. Si no estamos comiendo bien, nuestro cabello y piel serán los primeros delatores.

Algunos aminoácidos nuestro cuerpo no puede producir de manera natural, en específico ocho. Por lo que es de suma importancia ingerirlos mediante la comida que consumimos. Además de poseer hierro, vitamina B12 y Niacinamida los alimentos de origen animal los contienen.

Ahora si bien es importante comer alimentos de origen animal esto no significa que los comeremos todos de la misma manera. Se recomienda prepararlos a la plancha, al vapor o incluso a la parrilla.

Así estarán reducidos en grasa y conservarán todos sus valores nutricionales, combinándolos con otros alimentos para poseer una buena alimentación.

¿Qué alternativas hay si no quiero consumir proteína animal?

Algunos alimentos no poseen por si solos los aminoácidos requeridos en nuestro cuerpo. Pero siempre se puede encontrar una alternativa.

Es importante buscar asesoramiento con un nutricionista a la hora de excluir los alimentos de origen animal para que nos hable de las alternativas en cuanto a proteínas, además de indicarnos una dieta para suplir las proteínas de las que estamos privando a nuestro cuerpo.

Las leguminosas y los cereales no contienen todos los aminoácidos esenciales para las funciones de nuestro cuerpo por si solos. Aunque al combinar estos grupos obtenemos los ocho aminoácidos que requerimos.

Por ejemplo, combinar el arroz con algún tipo de granos, plátano y ensalada, obtenemos una comida completa y suplimos la deficiencia de vitaminas que nos deja la falta de carnes.

El tofu. Un suplemento popular

Tofu marinado al horno con hierbas y especias

Los vegetarianos y veganos no tienen por qué ser los únicos al tanto de las alternativas para suplir los alimentos de origen animal. Existen a su vez personas alérgicas al huevo, o lo que es más común, personas alérgicas a los mariscos y pescado, o intolerantes a la lactosa.

También hay personas que no pueden consumir grasas o personas con el colesterol muy elevado que intentan estar sanas. Estas serían las alternativas sanas para no dejar las proteínas de lado.

Con el pasar de los años el mercado avanza con más producto para las personas veganas y vegetarianas. Pero siempre hay que leer bien las etiquetas para saber que estamos consumiendo. A veces dichos productos son tan artificiales que lo que logran es hacernos daño.

El tofu un producto derivado de la soja es el más popular sustituto para la carne, el pollo y el pescada. El seitán es un producto preparado a base de proteína de trigo. Y las legumbres mezcladas con los cereales son perfectos sustitutos de la carne y el pescado.

Listos para consumirse, esta clase de alimentos, tal cual se venden. Además, podemos desarrollar infinidades de recetas con ellas. Hamburguesas de tofu, salchichas veganas, pastichos de berenjena y muchas cosas más. Se pueden mezclar, añadir las especias, condimentos y semillas.

Existe el embutido vegano. Es tan fácil de preparar que se puede hacer en casa. También hay preparados, listos para comprar. Intenta que no sean procesados, pues no tiene mucho valor nutricional.

Las tostadas siempre serán una buena opción. Frutos secos y fruta, tostada con hummus (crema de puré de garbanzos) o aguacate, tostada con mantequilla de maní y plátano. Bocadillos de hummus o guacamole con verduras frescas puedes saltearlas o a la plancha. Bocadillos de berenjena y pimiento asado.

Sustitutos naturales

Sustitutos del huevo: El huevo es uno de los ingredientes más fáciles de sustituir. Se pueden preparar tortillas sin huevo.

La clave para conseguir la textura es mezclar agua con harina o dejar reposando semillas, de chía, de sésamo o de lino, en agua. En el caso de tortas y postres, el huevo se puede sustituir por purés de frutas, frutos secos o aceites de origen vegetal.

Sustitutos de los lácteos: Los lácteos también son de origen animal al proceder de animales como la vaca o chivo, por ejemplo. Siempre se pueden sustituir por bebidas de origen vegetal, no es correcto hablar de “leches” vegetales.

Las bebidas vegetales son la alternativa más comunes de la leche. Se puede utilizar agua de avena, arroz o semillas como la cebada. También se extrae de la avellana una bebida parecida a la leche.

Sustitutos de la mantequilla: otro producto animal es la mantequilla. Su más común sustituto es la margarina, se obtiene mediante un proceso de emulsión de agua y aceites vegetales. Aunque es una opción hay que ver bien la etiqueta.

Pues muchas de estas margarinas son altamente procesadas para lograr este producto y contiene altos niveles de grasas trans que son perjudiciales para la salud. El aceite de oliva, la mantequilla de maní y otros de otros frutos secos será la variable ideal.

Sustitutos de la miel: Las personas veganas y los vegetarianos más estrictos no incluyen la miel en su dieta. Pero se puede sustituir fácilmente con siropes y melazas.

Ya que la miel no es un producto básico sino que se utiliza para endulzar se puede optar por azúcar morena, caña de azúcar y otras frutas dulces.

Vegetarianos y veganos

Las personas que han dejado de consumir pollo, pescado y carne, son las que se conoce como vegetarianas. Ya sea por motivos ideológicos, porque la mayoría de personas que siguen este estilo de vida son partícipes de la idea que las compañías son crueles con los animales.

Pero también existen personas que se vuelven vegetarianas por motivos de salud pues. Existen diferentes tipos de vegetarianos, es decir se clasifican en función de los alimentos que comen:

Lacto-ovo vegetarianos: comen solo huevos y lácteos.

Lacto-vegetarianos: se le conoce así a las personas que mantienen lácteos dentro de su dieta.

Vegetarianos estrictos: no ingieren ni lácteos ni huevos, solo vegetales.

Veganos: no comen nada de origen animal.

Es necesario que las personas que deciden ser vegetarianas sigan una dieta estricta, pues hay grandes posibilidades de sufrir deficiencias alimenticias. Consumiendo comidas que al menos tengan un producto que contengan calcio.

Los alimentos que contengan vitamina B, pues es una vitamina que se encuentra en la mayoría de carnes y pescados, pero también se puede encontrar en vegetales y legumbres. La vitamina C también debe estar presente en la dieta de una persona vegetariana

Beneficios de los alimentos de origen animal

Uno de los beneficios de consumir alimentos de origen animal son las proteínas, pero sus beneficios van más allá. Fortalecen al sistema inmune y sube las defensas. Comer carne, pollo, pescado o huevo provee los aminoácidos esenciales para el cuerpo como lo es la lisina.

La lisina tiene un papel fundamental en la absorción del calcio y la creación de anticuerpos.

Se absorben fácilmente. Las proteínas de origen natural tienen más nutrientes y el cuerpo las asimila más rápido que en el caso de las legumbres, vegetales o frutas. Las proteínas de origen animal ayudan a ganar masa muscular más rápido.

Ayudan a la circulación y aumenta los niveles de hierro. Pacientes con anemia o hemoglobina baja se les incrementa la ingesta de carnes rojas para recuperar los niveles óptimos de hemoglobina en la sangre.

La carne, el pollo y el pescado tienen altos niveles de fósforo y calcio. Benefician el sistema óseo y el sistema digestivo. Fortalecen las articulaciones y los huesos reduciendo el número de personas que padecen osteoporosis.

Ayudan a pacientes con artritis y los dolores en los huesos al contener sulfatos como la condroitina y la glucosamina.

La glicina, otro aminoácido presente en los alimentos de origen animal ayudan a mantener la piel, el cabello y uñas sanas. Además de reducir el daño hepático. Combate los efectos inflamatorios, digestivos y de reflujo.

Enfermedades transmitidas por alimentos

Existen casos en los que los alimentos son portadores de virus y enfermedades. Los casos más comunes se presentan en los alimentos de origen natural.

Los más susceptibles son los niños menores de 5 años, pues sus estómagos y sistemas inmunes no están lo suficientemente desarrollados y son más indefensas antes estas enfermedades.

Estas enfermedades por lo general son generalmente de carácter infeccioso o tóxico. Están enfermedades están causadas por bacterias, virus, parásitos o algunas sustancias químicas que ingresan en el organismo. Las mismas pueden ingresar a través del agua o los alimentos contaminados.

Sus síntomas se caracterizan por diarrea grave o infecciones debilitantes, como la meningitis. Existen alimentos que pueden provocar intoxicaciones agudas, producidas por alguna contaminación. Así como las enfermedades graves de larga duración, como el cáncer.

Muchas de estas enfermedades general repercusiones a través de los años o inclusive la muerte. Existen alimentos de origen animal que no están cocinados, las frutas y vegetales que pueden estar contaminados con heces de animales. Así como los mariscos y pescados crudos que pueden contener biotoxinas marinas.

Conoce las bacterias más comunes

Salmonella, E coli. Los síntomas que presenta son: fiebre, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolores abdominales y diarrea. Los alimentos con salmonelosis son, los huevos, la carne de ave y otros productos de origen animal.

Otros casos de infección son causados principalmente por ingerir leche cruda, carne de ave cruda o poco cocinada y agua potable contaminada. La E coli es asociada por el consumo de leche no pasteurizada, carne poco cocinada, fruta y hortalizas contaminada.

Listeria. Es una de las causas de abortos espontáneos y muerte neonatal. No es una enfermedad común pero es mortal, en especial para niños, lactantes por medio de sus madres y ancianos. Está en productos no pasteurizados y en alimentos contaminados. Esta bacteria puede crecer en altas temperaturas.

Cólera. Es transmitida  por tomar agua o comer alimentos contaminados. Es una enfermedad mortal. Los alimentos asociados con la cólera son el arroz, las hortalizas  y varios tipos de mariscos.

Los virus pueden estar presentes en los alimentos por la manipulación de gente infectada y al ingerirse penetran en nuestro cuerpo. Los síntomas característicos por los virus alimenticios son las náuseas, los vómitos explosivos, la diarrea y los dolores abdominales. La hepatitis A se transmite en general por comer mariscos crudos o poco cocinados. También de productos crudos contaminados.

La anemia

Es una enfermedad que se caracteriza por una deficiencia de glóbulos rojos para transportar el nivel correcto de oxígeno al cuerpo. Los síntomas de la anemia son el cansancio y la fatiga. Hay muchos tipos de anemia, cada una con causas diferentes.

La anemia puede ser temporal o convertirse en algo prolongado. Puede convertirse en una grave enfermedad si no se trata a tiempo. EL tratamiento para la anemia puede ir desde una dieta más completa, hasta suplementos vitamínicos o incluso llegar a necesitar transfusiones de sangre.

Los síntomas de la anemia varían según el tipo de anemia que afecte. Los síntomas más comunes son:

  • Fatiga
  • Debilidad
  • Piel pálida o con tono amarillento
  • Latidos del corazón irregulares (más débiles o taquicardia)
  • Dificultad para respirar
  • Mareos o aturdimiento
  • Punzadas en el pecho
  • Manos y pies fríos
  • Dolores de cabeza

Las causas de la anemia están en cómo funcionan los glóbulos rojos en el cuerpo.

La anemia puede aparecer cuando el cuerpo no produce suficientes glóbulos rojos por una dieta baja en proteínas. Se producen sangrados que provocan grandes pérdidas glóbulos rojos más rápidamente de lo que se pueden reemplazar.

El cuerpo destruye glóbulos rojos como cuando se sufre una enfermedad autoinmune.

Causas de la anemia

La causa más común de la anemia es la deficiencia de hierro. La causa de la anemia ferropénica es debido a unos bajos niveles de hierro en el cuerpo. El hierro al trabajar con la médula ósea produce hemoglobina. Sucede cuando el cuerpo no puede producir hemoglobina suficiente para los glóbulos rojos.

Este tipo de anemia es frecuente en las mujeres embarazadas que no toman suplementos de hierro. También en mujeres que tienen menstruaciones muy fuertes con coágulos. Las úlceras y el cáncer también puede ser un factor importante.

El cuerpo necesita vitaminas. Otra causa de la anemia es la baja ingesta de unas importantes vitaminas familia de la B como lo son el ácido fólico y la vitamina B12.

Llevar una dieta sana con la cantidad suficiente de los alimentos de origen animal será la clave para una cantidad suficiente de estas vitaminas.

La anemia además puede aparecer por padecer una enfermedad crónica. El cáncer, VIH/sida, artritis reumatoide, enfermedades renales o enfermedad de Crohn. Así mismo enfermedades inflamatorias crónicas que pueden interferir en la producción de glóbulos rojos.

La más inusual y potencialmente mortal es la  anemia aplásica. Es cuando el propio cuerpo no puede producir glóbulos rojos. Las infecciones, algunos medicamentos, enfermedades auto inmunitarias o exposición a sustancias químicas puede causar anemia aplásica.

La leucemia y la mielofibrosis desarrollan anemia al afectar la producción de sangre desde la médula ósea. Existen muchos otros tipos de anemia, como talasemia y anemia palúdica.

Factores que aumentan tu riesgo de tener anemia

Los factores de riesgo más comunes son la carencia de hierro, vitamina B12, ácido fólico y otras vitaminas. Estas vitaminas se encuentran en los alimentos de origen animal. Llevar una dieta sana y balanceada previene sufrir anemia y otras enfermedades.

Los riesgos de padecer anemia aumentan en pacientes con trastornos intestinales, como la enfermedad de Crohn o la enfermedad celíaca.

Otros factores de riesgo son:

Irregularidad en el ciclo menstrual. Sufrir quistes aumenta la pérdida de sangre menstrual, con coágulos y abundante sangramiento. El embarazo, al no alimentarse de forma correcta en el embarazo o no tomar suplementos multivitamínicos con ácido fólico y hierro, hay un gran riesgo de anemia. Si no es tratada la anemia, puede ocasionar muchos problemas de salud:

Cansancio intenso. Si la anemia se agravia puede causar cansancio intenso hasta el punto de tumbarte en cama.

Complicaciones en el embarazo. El parto prematuro puede ser causa de la anemia en el embarazo por déficit de ácido fólico o hierro.

Problemas cardíacos. La anemia puede provocar latidos acelerados o irregulares (arritmia).

Contribuye a tu salud. Suma suplementos naturales

Los alimentos de origen animal son fundamentales para nuestras dietas cotidianas. Una sana y balanceada dieta nos proveerá todas las vitaminas, minerales y proteínas que nuestro cuerpo necesita.

Cuando esto falla vimos que se pueden desencadenar graves enfermedades llegando a ser mortales. Tu cuerpo necesita todas la vitaminas, con una dieta rica en alimentos tanto como de orígenes animales y vegetales y frutas en conjunto con Suplemax será la solución.

Una buena salud es importante para nuestro cuerpo, si estamos enfermos no podremos seguir con nuestras tareas cotidianas. Suplementos como Suplemax aportan múltiples nutrientes para tu organismo.

Funcionando como una bomba de salud, estos suplementos combinan todas las vitaminas que tu cuerpo necesita para llevar una vida óptima activa y llena de vitalidad.

Suplemax contiene las vitaminas A, B, C, D y E, fundamentales para que tu cuerpo este en forma y completamente sano.  Además contiene niacinamida (vitamina B8) que es un componente fundamental en el cuidado de la piel. El ácido fólico también está presente, cuidándote de sufrir anemia y ayudándote en el correcto funcionamiento de los glóbulos rojos.

Además de ayudarnos a un sistema inmunológico de hierro, consumir suplementos como Suplemax mantiene activo dándole al cuerpo la fuerza necesita.

No solo es trabajo del suplemento. Llevar una vida sana empieza por ti. Comer sano sin tantos alimentos procesados que contengan colesterol y azúcares procesadas es importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *