Propiedades del ácido fólico: beneficios para toda edad

Propiedades del ácido fólico: beneficios para toda edad

Última actualización: 29-12-2018. Equipo Nutricioni

Padres e hijos con un hermoso paisaje al fondo. Madre observando al bebé

Descubierto en 1930, al ácido fólico también lo conoce indistintamente como vitamina B9 o folato, perteneciente al grupo de vitaminas B hidrosolubles.

El folato es la forma natural en que encontramos esta vitamina en los alimentos, mientras que el ácido fólico es la versión sintética.

Su consumo es muy importante en las mujeres embarazadas o en proceso de lactancia, tal como lo respaldan distintos estudios científicos.

Ello se debe a que ayuda a prevenir los posibles defectos del tubo neural del feto, del que posteriormente se desarrollará la médula espinal.

Si el tubo neural no se cierra correctamente, causará malformaciones congénitas del cerebro, médula y columna vertebral al bebé, tal como espina bífida o inclusive puede provocar aborto espontáneo.

Por si fuera poco, el ácido fólico ayuda al correcto crecimiento del cerebro del feto, a prevenir los riesgos de autismo en el niño y la depresión posparto.

Los beneficios del ácido fólico se prolongan durante la lactancia.

Más adelante en la vida, el ácido fólico ayudará a mantener una piel sana y disminuirá los riesgos de padecer anemia, entre otros beneficios que veremos más adelante.

Para aprovechar correctamente todas las ventajas que el ácido fólico tiene para el bebé, lo ideal es comenzar a tomarlo incluso hasta un mes antes de la concepción.

Esto es así, debido a que el tubo neural comienza a formarse antes de que la mujer se percate de que está embarazada, y así se asegura el nacimiento de un bebé saludable.

¿Qué más beneficios tiene el ácido fólico?

Además de los ya mencionados para el correcto desarrollo fetal, el ácido fólico también es relevante para:

  • Prevenir la preeclampsia durante el embarazo y las situaciones irregulares en la matriz.
  • Ayudar a que las células sanguíneas se formen correctamente ya que es un componente primordial para el desarrollo de los glóbulos rojos, por ello previene la anemia.
  • Contribuir a la correcta síntesis del ADN, así el proceso de replicación celular se realiza correctamente. Esto es importante en el caso de órganos como la médula ósea.
  • Aumentar el apetito y estimula adecuadamente los ácidos digestivos para una buena digestión.
  • En los hombres, disminuye las probabilidades de desarrollar anormalidades cromosómicas en el esperma.
  • Intervenir en la acumulación de proteínas en todo el cuerpo, muy importante durante el desarrollo y el crecimiento, contribuyendo a la formación de nuevas células.
  • Evitar la depresión y mejorar el efecto de los antidepresivos.
  • Aliviar algunos síntomas de la menopausia
  • Mejorar la fibra capilar y promover el crecimiento del cabello.
  • Ayuda a la regeneración en tendones y ligamentos, siendo beneficioso para el tratamiento de la artritis, sobre todo cuando se toma junto con la vitamina C.

En este aspecto  Articagos aporta una importante ventaja: las vitaminas del complejo B y la vitamina C forman parte de su fórmula efectiva para mantener el buen funcionamiento de las articulaciones.

Además, el ácido fólico podría ser beneficioso para:

  • Disminuir el riesgo de aparición de cáncer de mama, estómago y colon, si bien hacen falta más estudios que lo corroboren.
  • Prevenir enfermedades cardiovasculares, ya que el ácido fólico regula el aminoácido llamado homocisteína, cuyos niveles son altos en personas con padecimientos del corazón.
  • Proteger el cerebro de la enfermedad de alzheimer y otras demencias asociadas al envejecimiento.

Alimentos ricos en ácido fólico

El ácido fólico es tan importante para la alimentación, que desde hace tiempo, en muchos países, se fortifican los cereales fríos, la harina, el pan, fideos y muchos productos de panaderías.

En el caso del folato, entre los alimentos ricos en esta vitamina, se incluyen los de hoja verde, espárragos, frutas, frijoles, levadura, hongos, carne, jugos de naranja y tomate.

Los suplementos vitamínicos que contienen ácido fólico, también  son ideales para reponer su pérdida.

Sin embargo, la mejor forma para que el organismo absorba mejor los nutrientes, es a través de una dieta balanceada.

Y es que, como ya dijimos anteriormente, el ácido fólico no actúa solo y requiere el concurso de otras vitaminas para activarse adecuadamente.

Por ello incluya en su dieta:

  • Granos y las legumbres, como los frijoles negros, garbanzos  y las lentejas que contienen folato.
  • Frutas y jugos de frutas cítricas.
  • Granos integrales
  • Hortalizas de hojas verdes y oscuras, como acelgas, espinacas y brócolis.
  • Frutos secos.
  • Carnes de aves, cerdo y moluscos.
  • Hígado
  • Panes, cereales y productos derivados de los granos.
  • Yema de huevo.
  • Queso

Los granos son una fuente excelente de folato, si bien durante la cocción se pierde algo de su contenido vitamínico, gracias al carácter hidrosoluble de la vitamina.

Se recomienda evitar las temperaturas muy altas y los tiempos de cocción prolongados, siendo preferible emplear la olla de presión.

Los vegetales también deben cocinarse en agua hirviendo por tiempos cortos y reutilizar el agua de la cocción de ser posible.

Y para asegurar la ingesta adecuada, nada mejor que Articagos, que contiene vitaminas y minerales, además de nutrientes naturales que benefician a las articulaciones, como la glucosamina y la condroitina.

El metotrexato es un medicamento que a veces se receta para la artritis reumatoide, una enfermedad autoinmune que afecta las articulaciones.

Algunos estudios indican que el folato en bajas dosis, tiene atributos protectores ante los efectos secundarios de este medicamento sobre el sistema gastrointestinal y las mucosas.

Más razones que hacen de  Articagos, el suplemento ideal para aliviar el dolor y las molestias articulares.

¿Qué pasa si tenemos una deficiencia del ácido fólico?

Hombre joven acostado en una cama con gesto de dolores

Una nutrición deficiente produce carencias de esta vitamina, causando la aparición de síntomas de enfermedades digestivas e intestinales, entre otros.

A ello se suman la fatiga, la irritabilidad y los problemas del crecimiento, evidenciándose:

  • Palidez asociada con anemia
  • Pérdida de peso
  • Debilidad
  • Retraso del crecimientode los niños
  • Fatiga
  • Náuseas
  • Diarreas
  • Mal humor
  • Úlceras bucales
  • Depresión
  • Inflamaciones
  • Llagas en la lengua
  • Pérdida de apetito
  • Taquicardia
  • Encanecimiento

Por ello es necesario asegurar su ingesta adecuada, sobre todo al envejecer, cuando los mecanismos de absorción de nutrientes se hacen más lentos.

Una carencia de ácido fólico también se produce a causa de enfermedades que interfieren con absorción adecuada de los nutrientes, tales como:

  • La enfermedad de Crohn: trastorno autoinmune en el cual el propio organismo causa inflamaciones del tubo digestivo.
  • La enfermedad celíaca: se trata de un daño que ocasiona el sistema inmunitario al intestino, provocado por la intolerancia del gluten.

Otros problemas que dificultan mantener niveles adecuados de ácido fólico en el organismo son:

  • Los problemas renales, también ocasionan una carencia del ácido fólico. Las personas que necesitan someterse a tratamientos de diálisis, suelen tener dificultad con esta vitamina.
  • Para quienes tienen altos niveles de homocisteína en la sangre o sufren de afecciones hepáticas.
  • El alcoholismo puede causar insuficiencia del ácido fólico, por la eliminación a través de la orina.
  • Aquellas personas con epilepsia, bajo tratamiento con anticonvulsivos,  pudieran tener problemas de absorción.

Los suplementos vitamínicos son de gran ayuda en estos casos.

Para quienes sufren de problemas articulares, el suplemento  Articagos constituye la mejor elección. Las personas que padecen de artritis, en ocasiones tienen deficiencias de ácido fólico.

La combinación de vitaminas del complejo B ayuda a mejorar el sistema articular y ejerce una función protectora sobre todo el organismo.

Y la glucosamina y la condroitina ejercen una acción eficaz sobre el dolor, fortaleciendo el colágeno, elemento primordial en la estructura articular.

Requerimientos mínimos de ácido fólico en el organismo

Las dosis de ácido fólico recomendadas por la mayoría de los expertos son:

Bebés

  • De 0 a 6 meses: 54 microgramos/día.
  • De 7 a 12 meses: 80 microgramos/día.

Niños

  • De 1 a 3 años: 150 microgramos/día.
  • De 4 a 8 años: 200 microgramos/día.
  • De 9 a 13 años: 300 microgramos/día.

Adolescentes y adultos

  • Mujeres de 14 años en adelante: 400 microgramos/día.
  • Hombres de 14 años en adelante: 400 microgramos/día.

Mujeres embarazadas

  • Entre 14 y 18 años de edad: 600 microgramos/ por día
  • Mayor de 19 años de edad: 500 microgramos/día

Algunas precauciones en su consumo

Al ser hidrosoluble, un exceso de ácido fólico no es considerado perjudicial, si bien enmascara el déficit de otra vitamina del complejo B, la B 12, haciendo que esta deficiencia sea difícil de detectar.

Por esto los suplementos vitamínicos suelen tener ambas vitaminas.

La ingesta de altas dosis de ácido fólico podría ocasionar:

  • Calambres.
  • Diarrea, gases y naúseas.
  • Erupciones y alergias.
  • Insomnio.
  • Irritabilidad y cambios de humor.
  • Incapacidad de absorber el zinc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *