Ilustración de mujer mostrando la anatomía completa del cuerpo humano

Probióticos: Vida para otra vida

Probióticos: Vida para otra vida

Última actualización: 22-11-2018. Equipo Nutricioni

El cuerpo es una máquina perfecta que opera en forma de una hermosa sinfonía. Millones de microorganismos cooperan entre sí, con el fin de mantener el equilibrio y correcto funcionamiento del cuerpo.

Toda alteración de aquella sinfonía unísona, desemboca, inevitablemente, en enfermedades que padecerá el cuerpo. Por esta razón se debe prestar especial atención a los mensajes que el cuerpo envía.

Cualquier malestar, dolor o irritación representa un llamado de alerta que el cuerpo lanza para prevenir alguna reacción mayor.

Mientras se sostenga una sana alimentación, se lleve una vida relajada, y se hagan ejercicios a menudo, el cuerpo operará en niveles óptimos y eficientes. Por el contrario, las malas comidas, el estrés, nervios y el sedentarismo, degeneran lentamente el cuerpo, atrofiando y desgastando su estructura desde el interior .

Dentro del cuerpo y bajo una gran lupa, se pueden observar miles de millones de microorganismos trabajando en equipo para ejecutar tareas simples, que al juntarse comprenden un abismo infinito de tareas que logran que el cuerpo funcione de la manera compleja en la que lo hace.Ilustración de mujer mostrando la anatomía completa del cuerpo humano

Se puede conocer el estado de esos pequeños obreros que operan el cuerpo. Para esto se hacen exámenes en laboratorios o, simplemente, se presta atención a cómo el cuerpo reacciona a lo que se le expone

Si la piel se irrita es porque algo le ocasionó alguna alergia, u otro agente quiere invadir el cuerpo y las barreras que defienden al organismo se enfrentan a él. Lo mismo sucede con la fiebre y las inflamaciones.

Lo anterior trata de mecanismos de defensa que se activan para poder controlar una situación adversa o estresante. De lo contrario, el agente que interrumpe el buen desenvolvimiento del organismo podría multiplicarse y alcanzar niveles críticos e incontrolables.

Probióticos, ¿qué y cómo son?

Para entenderlo mejor es necesario comprender su nombre. La palabra probiótico se divide en dos más simples, donde “pro” (significa para), se junta con “biotikos” (dado a la vida), para englobar un agente que promueve la vida. Es totalmente lo opuesto al antibiótico, pues éste se encarga de eliminar vida.

El probiótico es una pequeña forma viva donde se pueden encontrar bacterias además de enzimas. Éstas se encargan de realizar tareas sencillas, tales como: fermentar alimentos, ablandarlos, quitar o añadir ácidos, entre otras.

Cuando la leche se convierte en yogurt, en éste se desarrollan cerca de 100 millones de bacterias. Ellas toman como labor el proceso de transformación de la leche a yogurt por medio de la acidez y descomposición de ciertos compuestos que tiene la leche, como por ejemplo, la lactosa.

Bebidas ProteicasEs preciso recordar que las culturas que antecedieron al modernismo, carecían de equipos refrigeradores. Por tanto, debían buscar estrategias naturales que les permitieran conservar la comida durante un tiempo prolongado.

Aquellas técnicas consistían en generar alguna clase de fermentación al alimento, para que las bacterias que se produjeran en dicho proceso pudieran ayudar a retrasar la descomposición del alimento tratado.

Así nacieron algunos licores y métodos de refrigeración. Sin saberlo, los que usaban estos métodos gozaban de muchos beneficios extra, pues al consumir dichas bacterias saludables su cuerpo se enriquecía y fortalecía.

La ausencia de probióticos en el menú de las personas ha repercutido directamente en la salud. Esto se muestra con el aumento de alergias y de personas alérgicas e, incluso, su ausencia es causante de algunos problemas de obesidad.

Estas bacterias se clasifican por las familias a las que pertenecen, las cuales a su vez se catalogan por su forma física, también llamada morfología.

Aun así, puede que no tengan nada similar, salvo su forma con algunas otras bacterias. La mayoría de estos probióticos se encuentran en alimentos lácteos; sin embargo, el chocolate es otro portador de bacterias sanas.

Pequeños pero hacendosos

¿Se ha preguntado por qué la levadura hace que el pan fermente?, pues esto ocurre porque la levadura es una composición probiótica que promueve la fermentación de alimentos. Este proceso otorga al pan una mayor soltura y un sabor característico.

Al dejar el pan en reposo, estas bacterias respiran de una manera particular, consumiendo oxígeno y aportando dióxido de carbono y agua. Esto produce que se fermenten los elementos fermentables y produzca una esponjosidad interna.

De la misma forma actúan al tratar la leche, la cual pasa por varios procesos degenerativos y se producen nuevos alimentos como el queso, la leche agria, la natilla, el suero y otros derivados de la fermentación láctea.

Estas bacterias suelen transformar los azúcares en ácido láctico y así crean grandes cambios en las composiciones de los alimentos, formando nuevas texturas, colores, olores y sabores.Probióticos

De la misma forma, cuando están presentes en el cuerpo, estas pequeñas bacterias buenas, se ocupan de tratar, fermentar y devorar los alimentos para que el cuerpo pueda procesar mayores cantidades al mismo tiempo.

Inclusive, estos probióticos son los únicos que realizan algunos procesos dentro del sistema gastrointestinal, tales como el tratado y obtención de vitaminas y minerales, que por sí mismo el cuerpo no es capaz de obtener.

También operan como inmuno receptores del cuerpo, pues a estas bacterias se les atribuye la protección ante una gran variedad de patógenos maliciosos que son capaces de ocasionar diferentes enfermedades.

Estos probióticos se encuentran, en su mayoría, en el intestino. En este lugar se aloja el 70% de las bacterias nocivas antes de intentar ingresar al sistema sanguíneo. Desde aquí la flora bacteriana filtra y aniquila las bacterias no deseadas.

Alimentos donde abundan las buenas bacterias

Ya se ha mencionado que la mayoría de los derivados de la leche contienen probióticos. En especial el yogurt que contiene una de las mayores cantidades de estos pequeños colaboradores. Pero, existen otros alimentos que contienen grandes números de probióticos naturales.

El kéfir es un alimento muy especial que no solo contiene probióticos del tipo de los lactobacilos (los que aporta el yogurt), sino que además aporta buenos valores de levadura que se obtienen de los granos fermentados que componen este alimento.

Los beneficios del consumo de kéfir son muchos. Sin embargo, sus mayores cualidades son evocadas para mejorar las defensas, incrementar la hemoglobina, combatir el colesterol y colaborar con procesos digestivos.

Los japoneses tienen un plato medicinal llamado: sopa de mizo. Este alimento se compone por una pasta de centeno fermentado. La preparación varía según quien lo haga, pero siempre aportará los grandes beneficios probióticos que tiene.

Las enzimas vivas que se ingieren a la hora de comer este alimento, ayudan a mejorar y aliviar dolores estomacales. Esto es gracias a la multitud de ellas ingeridas que devorarán el causante de la indigestión.

El chucrut, también conocido como: col alemana, posee una especial cualidad, gracias a su composición de fotoquímicos. Estos son unos pequeños probióticos que estimulan el cuerpo en diversas áreas y logran que éste venza algunos malestares como los característicos del resfriado común. Así mismo, ayuda a disminuir de peso y mejorar el tracto digestivo.

Consumir estas bacterias naturales también ayudará al cuerpo en distintas formas, ya que los alimentos que las contienen también aportan valores nutricionales exquisitos que permiten satisfacer otras deficiencias.

¿Pre o pro? Diferencias microscópicas

Existe una gran diferencia entre dos grupos cuyo nombre sólo difiere en una letra: probióticos y prebióticos. Fundamentalmente, los primeros son elementos vivos que habitan el cuerpo y se enfilarán en las tropas de la flora bacteriana.

Muy distinto es el caso de los prebióticos que son compuestos de microfibras que ayudan a estimular la flora bacteriana en pro de un mejor desarrollo de la misma. A grandes rasgos se pueden definir como alimento para cultivar las colinas de bacterias.

El consumo de prebióticos ayuda a estimular a las bacterias que controlan ciclos digestivos, protegen el cuerpo y ayudan a obtener una mejor absorción de minerales.

Las razones principales para ingerir prebióticos están relacionadas con problemas intestinales, tales como la inflamación y el estreñimiento.

Estos suelen ser males comunes y recurrentes en la sociedad actual. La alimentación moderna carece de muchas legumbres y vegetales, y esto afecta notoriamente al sistema digestivo causando inflamación, gases, acidez y otros malestares gástricos.

Hay que cuidar una buena dieta que repercutirá directamente en el sistema digestivo y en la salud en general. Por ello es necesario incluir, por lo menos, algunos alimentos del grupo de las legumbres y vegetales.

Las legumbres aportan almidón que sirve como alimento especializado para la flora bacteriana. El almidón de las legumbres posee una composición simple que enzimas y bacterias podrán consumir con facilidad, promoviendo la evacuación del cuerpo y el mantenimiento de  los niveles de flora microbiana.Vegetales y Legumbres

Los alimentos que contienen harina de trigo cocida, presentan un nivel medio de prebióticos. Al comerlos generan un efecto similar al de las legumbres, a diferencia de que las harinas pueden causar efectos no deseados en la salud del cuerpo.

Los abusos de harinas pueden convertirse en sobrepeso.

La cebolla, ajo, cebollín y el ajo porro tienen buenos niveles de prebióticos. Éstos se pueden consumir crudos o cocidos. Sus sabores y aromas aportan tintes deliciosos y apetecibles en las comidas.

Antibióticos, la némesis de las bacterias saludables

Los antibióticos son la solución a cientos de enfermedades e infecciones. Sin embargo, no significa que consumirlos prolongadamente sea bueno.

Los componentes de estas medicinas están diseñados para exterminar los agentes vivos que se encuentren en el cuerpo de quien lo ha ingerido. Lo que quiere decir que estos antibióticos atacarán tantos a las bacterias nocivas como enzimas y otros microorganismos que se le crucen.

Es recomendable que se tomen probióticos luego de ingerir un tratamiento de antibióticos. Esto es para reponer todas las bacterias que murieron como efecto colateral al curar una enfermedad.

A pesar de que los probióticos se pueden reponer de alguna forma, se debe tener especial cuidado a la hora de ingerir antibióticos, estos afectan al cuerpo en distintas formas. Bajan las defensas y pueden transformar a otras bacterias en resistentes a sus componentes y similares.

Por tanto, se debe ingerir antibióticos sólo cuando los recete un especialista. Ingerir un antibiótico errado hará un daño innecesario al cuerpo, pues no detendrá la enfermedad sino que colaborará con ella.

Al afectar a los glóbulos blancos y a la flora bacteriana, el cuerpo pierde, a gran escala, la posibilidad de enfrentarse y vencer alguna enfermedad existente o por llegar.

Por estas razones se recomienda tomar probióticos durante o el tratamiento o luego de él, dependiendo del caso. Esto se indica para que el cuerpo pueda suplir una parte de la pérdida bacteriana beneficiosa.

¿En cápsulas o vivos?

Los probióticos se pueden ingerir en dos presentaciones: Encapsulados o vivos a través de alimentos.

Los probióticos vivos se encuentran en muchos alimentos que ya han sido mencionados. Sus ventajas son variadas, sin embargo, durante la cocción y la ingesta se pueden perder muchas de estas baterías saludables.

Los microencapsulados están diseñados con novedosas técnicas que permiten asegurar que la mayoría de las bacterias que contiene la cápsula, llegue satisfactoriamente al lugar donde deben ir.

Las paredes de las cápsulas están diseñadas con componentes especiales para que puedan tolerar todo el trayecto por donde se dirigen. Estas rutas son variadas y dependen netamente del impacto que se pretende alcanzar dentro del organismo.

Al consumir probióticos encapsulados hay que cuidar que las especificaciones sean las acordes para poder obtener la meta alcanzada, por ejemplo, hay que cuidar que las temperaturas de envasado sean óptimas para no matar a las bacterias.Pastillas y capsulas en diferentes recipientes de plastico

También, hay que vigilar que los encapsulados contengan cepas variadas de bacterias saludables. No es para nada conveniente que solo se incremente un tipo de bacteria en la flora intestinal. Esto podría romper la armonía en la que ellas conviven, provocando de esta manera un posible daño al sistema digestivo.

Si se desconocen las familias de probióticos que contiene el encapsulado, es mejor no ingerirlo y tratar exclusivamente con alimentos fermentados que aporten un gran número de colonias variadas

Las mujeres y los probióticos

Las mujeres están destinadas a una compleja función, la de ser madre, pero, además, están llamadas a lucir esbeltas y bellas.

Por ello deben concebir distintos métodos que les ayuden a mantener en un orden óptimo a esa maquinaria perfecta que es su cuerpo.

Las mujeres son especialmente afectadas por el universo microscópico que ocurre en su organismo. Un claro ejemplo de ello es la producción y tratamiento de hormonas como el estrógeno. Ante esta afirmación se puede inferir que se requieran probióticos que aporten más a su salud.

Las mujeres poseen una microflora vaginal la cual afecta su salud, en general. Igualmente, dicha flora se relaciona con la comodidad y la higiene.

Una flora vaginal desequilibrada ocasiona infecciones que pueden alojarse en los riñones y lastimar otras partes del cuerpo.

Las infecciones en la orina son algo común para las mujeres, sin embargo, no es una práctica sana y mucho menos higiénica. Para tratar tales infecciones se suelen administrar antibióticos localizados que tratan la infección pero desequilibran aún más la flora vaginal.

Ingerir agua constantemente ayuda a que se mantenga un buen nivel de pH en la mucosa vaginal que afecta directamente la flora vaginal. Además, las temperaturas y ambientes cambian el ritmo y vida del equilibrio de las bacterias que habitan en dicha zona íntima.

Alimentos como el ajo, ayudan a mantener una buena salud en el ecosistema vaginal. Este alimento tiene propiedades antifúngicas y antimicrobianas que permiten que las bacterias sanas se enriquezcan y luchen contra bacterias indeseables y hongos.

SúperBio para una flora bacteriana saludable

Las bacterias que viven en el cuerpo se encuentran allí por una razón, motivo suficiente para intentar mantenerlas en óptimas condiciones, pues afectan directamente la salud.

Desde evitar un dolor de estómago hasta evadir enfermedades infecciosas y fúngicas, las bacterias realizan diversas actividades en el cuerpo que habitan. Hay que poner especial atención a los alimentos que se ingieren para que éstos no afecten la perfecta funcionalidad del sistema gastrointestinal, pues es aquí donde todas muchas familias de bacterias cohabitan.

En la actualidad, bajo el yugo del agitado ritmo de vida, se consumen demasiados alimentos de preparación rápida y poco saludable que afecta a la salud en múltiples etapas y, en especial, al sistema gástrico que debe luchar para digerir estructuras complejas y poco saludables.

Pocos mantienen una dieta de alimentos fermentados, tales como pepinillos, pasas, dátiles, yogurt y encurtidos. Los comestibles ya mencionados permiten enriquecer las floras microbianas del cuerpo con múltiples familias de bacterias sanas, listas para trabajar en pro de la salud de su hábitat.

Por ello, SúperBio brinda aproximadamente 30 mil millones de bacterias sanas que se acoplarán a las floras bacterianas correspondientes, según su tipo o familia. Esto garantiza una variedad de bacterias dentro de las colonias microbióticas.

Los encapsulados bajo técnicas de liofilización como SúperBio aseguran que los probióticos que se están ingiriendo, lleguen a su destino sanos y salvo. Este es un aspecto importante, pues si fallase el encapsulado se liberarían las bacterias en un sitio no seguro.

SúperBio ayuda a suplir para prevenir enfermedades gastrointestinales, respiratorias y vaginales. Es recomendado para ayudar a los estómagos a obtener una buena salud.

Para las mujeres es de especial interés que su zona íntima esté sana, por ello SúperBio garantiza familias de bacterias que colaboran a mejorar el nivel de pH, y luchar contra las molestas infecciones que se sufren a nivel vaginal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *