Cesta de Frutas y Vegetales

Prevenga enfermedades con un estilo de vida saludable

Prevenga enfermedades con un estilo de vida saludable

Última actualización: 22-11-2018. Equipo Nutricioni

Los estilos de vida saludable son una serie de conductas y actitudes cotidianas para mantener el cuerpo y la mente de una manera adecuada.

Es la base de la calidad de vida, que tiene que ver con la percepción que un individuo tiene de su puesto en la vida, en el contexto de la cultura y de valores en los que vive.

También implica los riesgos del ocio, el el consumo de alcohol, drogas y el riesgo ocupacional. La satisfacción en la ejecución de las actividades diarias, satisfacción de las necesidades. Asimismo, el alcance de de metas, autoestima y la actitud ante la vida.Hombre mayor desesperado ingiriendo alcohol

Al igual que los factores personales y socioambientales, dentro de las formas de vida que afectan nuestra salud y también la calidad de vida, está la estrategia para desarrollar estilos de vida saludables.

Es el compromiso individual y social que se tenga, para así satisfacer las necesidades fundamentales, se mejora la calidad de vida y se obtiene el desarrollo humano en términos de la dignidad de la persona.

El ejercicio es para un envejecimiento saludable. Las personas mayores que son activas físicamente tienen menos posibilidad de desarrollar problemas de obesidad.

También suelen mejorar su presión arterial elevada, osteoporosis, diabetes, depresión, y cáncer de colon.

Hay evidencias científicas que demuestran los beneficios de una actividad física regular, entre los cuales podemos señalar.

Mejora el estado de ánimo y reducción de estrés, mayor grado de energía y mejora la productividad  personal.

Es necesario mantener un peso adecuado de acuerdo con nuestra estatura. Esto reduce la probabilidad de tener una enfermedad cardiaca.

Como buen hábito de vida se recomienda el uso de  Verde Salud.

Influencia de los estilos de vida

La actividad física y el deporte son claves para un envejecimiento saludable. Existe bastante evidencia científica que sostienen muchos de sus beneficios. Entre ellos la mejora del estado de ánimo, disminución del estrés e incremento de la productividad personal.

Igualmente, incrementa  el nivel de energía, ayuda a mantener un adecuado peso. También
flexibiliza y mejora la capacidad para realizar las actividades de la vida cotidiana.Hombre joven realizando ejercicios abdominales encima de una pelota. Fondo blanco

Asimismo, reduce la posibilidad de de tener una enfermedad cardiaca. Al igual que en las personas con diabetes se maneja más adecuadamente la glucosa.

El uso de tabaco es la causa de muerte y patología con más probabilidades de prevenir en los adultos. Fumar produce cáncer, enfermedades cardiovasculares y problemas respiratorios.

Uno de cada cuatro hombres fuma. El hecho de dejar de fumar trae buenos beneficios puesto que nunca es tarde para dejar el cigarrillo y comenzar a vivir una vida sana.

Igualmente, una buena alimentación influye en nuestra calidad de vida. Tener un peso corporal de acuerdo con nuestra estatura, es importante para la salud. La obesidad está asociada con un alto riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

Respecto a la frecuencia y cantidad de la alimentación, se debe consumir varias comidas pequeñas diariamente, siendo cinco veces lo ideal. Teniendo el almuerzo como comida principal.

Los alimentos sanos y variados deben ser parte de la vida diaria. Se recomiendan las frutas y vegetales. También las legumbres y el arroz son importantes debido a su alto contenido de fibras y nutrientes vegetales.

Asimismo, los cereales integrales como el maíz, avena y el pan integral, al igual que avena, y trigo que son proveedores de vitaminas y fibra.

También es recomendable el consumo de productos naturales como  Verde Salud.

Dentro de las fuentes de proteína, destaca  el pescado por su cantidad de nutrientes y baja grasa. Asimismo, los productos lácteos son excelentes. Otros como los huevos, el pollo sin piel y también la carne de vacuna y cerdo sin grasa.

Los alimentos no recomendados son aquellos que tienen cantidad de azúcar, tales como queques, helados y caramelos. Igualmente, aquellos con alto contenido graso.

Estilos de vida saludables

Hacer actividad física regular durante media hora, cinco días a la semana ayuda grandemente en la prevención de enfermedades graves. Entre ellas la diabetes y riesgo de sufrir infartos.

Mantener niveles saludables de colesterol es muy importante. Esto está asociado a la alimentación y otros hábitos de vida.

Se deben favorecer y preferir los alimentos de alto contenido de fibra y proteína. Al igual que legumbres, frutas y verduras frescas.Vegetales y Legumbres

El control regular de la tensión arterial y muy recomendable. Hacer ejercicios y tomar los medicamentos prescritos por su médico suelen ser de gran ayuda. Debe darse importancia a la masa corporal.

Eliminar el consumo de tabaco es una de las mejores decisiones que se pueden tomar. De esa manera se evitan y previenen enfermedades graves.

Controlar el volumen de azúcar en sangre y mantener un nivel de glucosa normal en sangre es altamente recomendado, para evitar riesgos cardiacos y aparición de coágulos sanguíneos.

Un estudio realizado en el año 1989 revela que encuestaron a más de 116.000 participantes sobre sus dietas y otros hábitos de salud.

Los hábitos saludables fueron identificados como no fumar, un índice de masa corporal normal, una  actividad física o deportiva de 2,5 horas por semana. Ver al menos siete horas de televisión a la semana, solo una bebida alcohólica diaria, además una dieta sana y balanceada..

Durante los primeros veinte años de seguimiento, 456 mujeres tuvieron infartos cardiacos y 31.691 mujeres fueron diagnosticadas con factores de riesgo cardiovascular. Al igual que  la diabetes tipo 2, presión arterial alta o niveles altos de colesterol.

La edad media de las mujeres fue de treinta y siete años. La edad promedio por diagnóstico de enfermedad cardiaca fue de cincuenta y la edad promedio con un factor de riesgo para enfermedades del corazón fue de cuarenta y siete.Mujer medico tomando la tensión a paciente adulto

Se encontró que las mujeres que habían llevado estos seis hábitos de vida saludables tenían un 92% menos de riesgo de ataques del corazón y 66% menos de riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares.

El estudio confirma que los buenos estilos de vida influyen positivamente en las salud..

Enfermedades asociadas con estilos de vida

Hay factores de riesgo compartidos y semejantes a la exposición prolongada a tres comportamientos cambiables y muy  relacionados con formas de vida. Entre ellos el cigarrillo, alimentación poco saludable y falta de ejercicio físico regular.

Todos ellos son causantes de patologías crónicas, como enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares, obesidad y diabetes. Al igual que síndrome metabólico, enfermedad pulmonar obstructiva crónica y algunos cánceres.

Estas eran consideradas en el pasado patologías de los países industrializados y se les decía enfermedades occidentales" o "enfermedades de la abundancia".

Asimismo, universalmente son conocidas como patologías no transmisibles y crónicas, y forman parte del grupo de enfermedades degenerativas.

Una patología crónica puede ser producto de la pérdida de independencia, años con discapacidad o la muerte.

En nuestros días, las patologías crónicas son un problema importante de salud pública. La mezcla de cuatro elementos de un estilo de vida saludable, consiste en mantener un peso adecuado, hacer ejercicios físicos regularmente, alimentación sana y balanceada  no fumar.

Todo esto puede disminuir hasta en 80% el riesgo de desarrollar las patologías crónicas más comunes y mortales.

Por tal razón, se deben seguir hábitos de vida saludables, dado que generalmente estos hábitos con frecuencia se adquieren durante las etapas formativas de la vida. Por lo cual es muy importante iniciar pronto a impartir lecciones importantes sobre estos hábitos.

A pesar de los grandes beneficios de un estilo de vida sano, solo una pequeña parte de los adultos la cumplen. Pues hay poca conciencia pública sobre la relación entre la buena salud y los estilos de vida. Muchas personas no son conscientes que una variación en el estilo de vida constituye un elemento muy importante en la aparición de las patologías.Plato en forma de corazón de céramica de frutas mientras un tensiometro está dentro de ellos

Los estilos de vida son formas sociales y de vida asumidas por las personas que reflejan identidades propias, de grupo y socioeconómicas.

Unos cambios pequeños pero factibles en los hábitos de vida pueden generar un impacto considerable tanto en las personas como en la sociedad.

Los médicos y los medios de comunicación generan periódicamente el mensaje de que para conservarse sanas, las personas tienen que adoptar comportamientos saludables.

Prevenir enfermedades con buenos hábitos alimenticios

La influenza ataca cada vez más. Sin embargo, es posible disminuir la posibilidad de contagio de las enfermedades estacionales. Para ello, basta seguir unos sencillos pasos de alimentación saludable e higiene personal.

Lo más fundamental para  protegernos de enfermedades son la higiene y la alimentación. Enseñar buenos hábitos higiénicos a los niños es sumamente importante, para así minimizar el riesgo de contagio de enfermedades. Hay que  enseñar a los niños a lavarse las manos de manera frecuente, antes de comer y después de jugar, ir al baño o pintar.

Cubrir nariz y boca al toser, preferentemente con el antebrazo para evitar que las partículas transmisoras de la enfermedad se queden en las manos y desde allí logren pasar cualquier objeto que toquen.mujer joven con alergia

Asimismo, es importante evitar compartir los utensilios, como botellas y vaso. Igualmente se deben tener varias precauciones respecto a lo que respecta al higiene del hogar:

Adicionalmente, hay que procurar evitar la contaminación cruzada de alimentos, y tomar conciencia sobre la importancia de la cocina, y el baño.

Se debe limpiar y cocinar adecuadamente los alimentos. También ventilar todos los dias el hogar, pues una alimentación variada y balanceada conserva las defensas altas, lo que dificulta a los virus y bacterias ingresar al organismo. Por tal razón, el comer equilibrado hace bien.

Es necesario ingerir diariamente entre 4 y 5 porciones de frutas y verduras, debido a su gran aporte de nutrientes. Al igual que Verde Salud

Se debe procurar conservarse bien hidratados. La bebida de preferencia debe ser el agua, evitando bebidas azucaradas.

Hacer actividad física regularmente, media hora al día. Debemos incrementar el consumo de cítricos dado a que aportan vitamina C.

Vitaminas, minerales, hierbas, plantas y remedios caseros

Los diferentes nutrientes contenidos en los alimentos suelen clasificarse en macronutrientes y micronutrientes. Las vitaminas junto con los minerales son parte de este último grupo.

Las vitaminas están asociadas  un grupo químico presente en muchas de ellas. Estas consisten en elementos orgánicos que son necesarios ingerir con la dieta en pequeñas cantidades.

El organismo no puede producir estas vitaminas A pesar que son imprescindibles para conservar múltiples funciones corporales. Tales como el metabolismo, desarrollo y crecimiento.

Las vitaminas suelen dividirse en dos grandes grupos dependiendo de su forma de ser absorbidas a nivel del intestino.

Estas pueden ser solubles en agua, llamadas hidrosolubles y liposolubles. Las primeras son las del grupo B, la C y el ácido fólico. Mientras que las segundas las A, D, E y K. Esto va a determinar, adicionalmente, su distribución en los tejidos del cuerpo.Cesta de Frutas y Vegetales

Al igual que  su forma de almacenamiento y eliminación del cuerpo. En consecuencia, se debe conocer muy bien lo que se consume, bajo cuáles circunstancias y en qué cantidad.

Están diversamente contenidas en los alimentos. Y van desde los vegetales al consumo diario de frutas.

Es necesario, para que el sistema inmunitario funcione adecuadamente, un adecuado aporte de micronutrientes.

En  nuestra vida, desde que nacemos, estamos expuesto a variadas agresiones y nuestro sistema inmunológico debe estar en estado de alerta. Para así poder actuar contra las invasiones de agentes patógenos.

Esta respuesta a los invasores puede entenderse en dos procesos interactivos: la inmunidad innata, que es la fuerza de “choque”, va a ser siempre la primera en reaccionar.

Luego, la inmunidad adaptativa, adquiridas de acuerdo con la “experiencia” de cada persona.

Para que esto pueda funcionar en forma armónica, se hace  necesario que la persona conserve un adecuado estado alimenticio.

Preferiblemente, con un nivel conveniente de micronutrientes. Tales como vitaminas D, E, C, B6, B 12 y ciertos minerales. Entre ellos el cobre, zinc, selenio y hierro. Al igual que Verde Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *