Prevención y manejo del síndrome de estrés laboral

Prevención y manejo del síndrome de estrés laboral

Última actualización: 05-11-2018. Equipo Nutricioni

El mundo moderno, en su gran complejidad, contempla una cantidad de ocupaciones laborales que de una u otra forma afectan a quienes se desempeñan en ellas.

Para unos, el trabajo representa gozo. Encierra la satisfacción de las metas alcanzadas, de los sueños logrados, de los deseos hechos realidad. En resumen, la realización plena como ser humano.

Hombre coloca su laptop encima de la cabeza, sintoma de que se encuentra estresado

Para otros, el trabajo se torna en una carga, un deber. Ciertos factores que afectan al individuo en su jornada laboral crean sentimientos negativos respecto a su faena.

En no pocas oportunidades, nace un sentimiento de rechazo hacia la labor del día a día.

La insatisfacción en el trabajo, sea cual sea el motivo, abre las puertas al estrés laboral, el cual condensa toda una gama de síntomas que terminan abrumando al trabajador.

Por lógica, el estrés laboral nace allí donde el individuo ejerce sus labores, creando sensación de saturación mental y física; saturación que deriva en el colapso y que puede llegar a afectar todo el entorno de la vida de la persona trabajadora.

El estrés laboral se ha visto incrementado en los últimos años y son diversas las profesiones que provocan este disturbio en la salud del personal de muchas empresas.

Los empleados y obreros se hallan sometidos a altos niveles de presión, de exigencia.

Las demandas son cada día más altas, lo que hace que se desarrolle el estrés en un determinado momento por diversas causas que incrementan, a su vez, los signos y trastornos que emanan del estrés.

  1. Largas y extenuantes jornadas de trabajo.
  2. Problemas para  armonizar la vida familiar con la laboral.
  3. La competencia.
  4. En muchas ocasiones, la inseguridad que genera la inestabilidad en el puesto de trabajo.

Por ello, es obligante la prevención y el tratamiento de este padecimiento, de tal forma que cada uno de los involucrados pueda manejarlo de la mejor manera posible.

Para hablar de estrés laboral hay que conocer lo que es el estrés, lo que representa en la existencia de la persona y de quienes están a su alrededor.

Estrés: activación física y psicológica

El estrés es una acción automática, física y mental, con la que el individuo responde a un estímulo que puede representar un peligro o una amenaza a su vida, a su integridad física.

La función del estrés no es negativa al principio; lo que busca es adaptar al individuo a los cambios que le propone el medio ambiente, bien sea familiar, social o laboral.

Ante el estímulo que le afecta, la persona sopesa sus oportunidades y competencias, tratando de determinar las posibilidades que tiene de superar el trance al enfrentarlo.  

Se inicia un proceso de activación física y psicológica, que da como resultado el estrés, en el caso de que la demanda del estímulo prevalezca sobre los recursos con los que cuenta el individuo.

Dicho de otra forma, el estrés tiene lugar cuando la persona considera que lo que le ocurre es superior a sus fuerzas; ello le hace considerar que su bienestar está en peligro, lo que le lleva a reaccionar de manera negativa.

El estrés no afecta únicamente a la persona que ve peligrar su bienestar; sus efectos se reflejan en el entorno, en su familia, en sus amistades, en sus compañeros de trabajo.

La persona afectada por el estrés laboral manifiesta síntomas indudables, tanto en su comportamiento como en su estado de ánimo. Los signos más claros de esta enfermedad tienen que ver con:

Aspectos emocionales del estrés laboral

  • Apatía: se vuelve una persona apática, se muestra indiferente ante estímulos externos; le faltan  entusiasmo, motivación. Nada de lo que ocurre le despierta el menor interés.
  • Desmotivación: a la persona que sufre de estrés laboral, nada le anima a proceder y participar en la ejecución de algo. Hay casos en los que las razones de la desmotivación son las mismas que generan el estrés: bajos salarios, mal ambiente y misma rutina laboral.

Algunos de los afectados por estrés manifiestan problemas para concentrarse y, en ocasiones, para tomar decisiones que tienen que ver con su labor en la empresa.

  • Impaciencia: es una condición que domina distintos escenarios de la vida. En el plano laboral, la impaciencia puede causar frustración en el trabajador que aspira lograr el éxito profesional y no obtiene resultados inmediatos.
  • Inseguridad: domina en algunos campos laborales; tiene que ver con la percepción o sensación de carencia de seguridad en su lugar de trabajo, bien sea respecto a su imagen, su integridad personal o su relación con el resto de las personas.
  • Irritabilidad: esta emoción tiende a hacer presa de muchas personas. Hay ambientes en los que en razón del carácter de su labor, el trabajador está permanentemente expuesto a la irritabilidad.
  • Mal humor: es otra de las condiciones que se manifiestan como signo del estrés laboral. Esta condición da pie a la irritabilidad.
  • Pérdida de memoria: ocurren olvidos frecuentes en una persona atacada de estrés laboral. La falta de concentración conlleva la pérdida de memoria a corto plazo y de hechos inmediatos.
  • Tristeza: cuando todos los elementos en el ambiente de trabajo juegan en contra del individuo, la tristeza se adueña de sus emociones, contribuyendo al incremento del estrés laboral.

Aspectos psicosomáticos

Hombre adulto sentado en su cama pensando el porqué no puede dormir

  • Alteración del sueño: es una de las manifestaciones del estrés laboral. Puede presentarse de diversas maneras, como síndrome de las piernas inquietas, narcolepsia, terror nocturno, sonambulismo, apnea del sueño o insomnio.
  • Dolor de cabeza y pesadez: pueden acompañar a los otros signos de estrés.
  • Fatiga: se hace presente como una sensación de cansancio intenso. No obstante, esta puede ser tratada con BioCestrés.
  • Hiperventilación: provoca mareo, aturdimiento, náuseas, confusión y también puede inducir vómitos. El ritmo de la respiración se ralentiza, con sensación de ahogo; se trata de un mecanismo adaptativo del organismo.
  • Problemas de las vías digestivas estomacales e intestinales: dolor de estómago, gases, acidez estomacal y otros son propios de cualquier tipo de estrés, en este caso, del laboral.
  • Hiperhidrosis: la sudoración excesiva suele aparecer en enfermedades como diabetes, cáncer, diversas infecciones e hipertiroidismo; pero también suele ocurrir en casos de estrés laboral.
  • Taquicardia: es uno de los signos de estrés laboral; impone una velocidad grande al ritmo con que se dan los latidos del corazón, con posibles graves consecuencias para el trabajador.
  • Tensión y contracciones musculares: suelen ocurrir en momentos en los que el músculo ejecuta una actividad inadecuada; no obstante, el estrés laboral puede ocasionar que los músculos se contraigan aun estando en reposo.

Aspectos relacionados con la conducta

Hombre realizando una expresión de grito mientras habla por telefono

La conducta y el comportamiento del empleado atacado de estrés laboral tienden a sufrir dramáticos cambios que en muchas ocasiones lo llevan a indisponerse con sus compañeros, sus jefes y hasta con amigos y familiares.

Por ello es importante observar actuaciones que tienen que ver con actitudes nuevas, extrañas en esa persona. Por ejemplo, puede ocurrir que el trabajador comience a:

  • Abusar de sustancias: cuyo consumo excesivo resulta nocivo para su salud tales como: tabaco, alcohol, café y otras no prescritas por el médico.
  • Alimentarse de manera indebida: excediéndose en las cantidades de comida o consumiendo alimentos que a la larga crean más problemas que soluciones. Ello es producto de la ansiedad que genera el estrés.
  • Incurrir en conductas violentas: con respuestas impulsivas y descontroladas que no tienen en cuenta los sentimientos e intereses ajenos y sin importar las personas contra quienes de demuestra esta actitud.
  • Faltar sin ninguna razón aparente: a sus labores diarias, con las consecuencias que tiene este comportamiento tanto para sí mismo como para la empresa en la cual labora.

Se considera que el ausentismo laboral es uno de los más graves problemas que puede enfrentar cualquier empresa, sea cual sea su naturaleza: servicios o producción.

  • Tener dificultades en las relaciones: que pueda establecer con otros seres humanos dentro y fuera de la organización o institución en la cual desarrolla su trabajo.

¿Cómo debe manejar y prevenir la empresa el estrés laboral?

Toda empresa debe considerar los riesgos laborales, entre los que se incluye el estrés que puede generar determinada labor en uno o en un grupo de sus trabajadores.

Para su prevención o tratamiento, debe mantener una serie de consideraciones que le permitan manejar la situación con el menor daño posible tanto para el trabajador, como para la empresa misma.

Mujer joven haciendo sintomas de relajación mientras al fondo pelean dos compañeros de trabajos

Entre dichas consideraciones, se pueden resaltar las siguientes:

  • Condiciones del ambiente físico: la empresa debe asegurar un ambiente con óptimas condiciones en las que el trabajador pueda desarrollar sus labores sin dificultad de ningún tipo.

La iluminación, la temperatura, el nivel de ruidos, provisión de agua y de instalaciones sanitarias; todo debe ser previsto para la comodidad del empleado en su sitio de trabajo.

  • Apoyo de tipo social: deben promoverse las mejores relaciones entre los trabajadores y entre estos y los jefes o superiores.

Debe tenerse como norma la motivación y el reconocimiento de la labor que cada uno realiza dentro de la empresa.

  • Confianza: cada jefe debe transmitir confianza a los trabajadores, a la vez que sea accesible a cualquier demanda o requerimiento que haga el empleado.
  • Autonomía: debe respetarse la autonomía del trabajador, permitiéndole que sea él quien organice y se involucre de manera efectiva en el proceso.

Así mismo, deben tomarse en cuenta las habilidades físicas y psicológicas de cada trabajador, respetando su individualidad y sus capacidades.

  • Equilibrio: la carga de trabajo debe ser acorde con lo establecido en los acuerdos entre trabajador y empresa. Esta debe ajustarse a la planificación en cuanto a objetivos y plazos.

Debe permitirse al trabajador cumplir su jornada laboral y el reparto de tareas entre los trabajadores debe hacerse de manera adecuada.

En todo momento, deben privar la justicia y la transparencia. Cada tarea debe ser remunerada de forma adecuada a las labores que implica.

  • Transparencia: debe haber claridad en los roles y la seguridad de que las labores están definidas con claridad; para ello, debe existir transparencia en los procesos de selección.
  • Capacitación: es deber de la empresa la promoción de talleres, cursos y charlas acerca del estrés laboral y la forma en que cada parte puede prevenirlo y tratarlo.
  • Salud preventiva: la persona dueña o responsable de una empresa debe procurar la contratación de un especialista que pueda prevenir acerca de los riesgos psicosociales que tienen su origen en el ambiente laboral.

La prevención siempre es mejor, más saludable y menos onerosa que la corrección. Un trabajador enfermo sólo representa pérdidas para sí mismo y para la empresa.

¿Qué debe hacer el trabajador ante el estrés laboral?

En tanto y cuanto la empresa cumpla con sus deberes, que implican la satisfacción de los derechos de los trabajadores, estos están en la obligación de cumplir su parte.

Hombres y mujer jovenes celebrando algún exito laboral

En la prevención y manejo del síndrome de estrés laboral, cada trabajador puede poner en práctica las siguientes medidas:

  • Un trabajador podrá tener muchas habilidades; pero es imposible que sepa hacerlo todo. Siempre tendrá limitaciones para algo. En estos casos, debe ser consciente de sus restricciones y delegar en otros lo que no le es posible llevar a cabo.
  • Cada quien debe conocer cuáles son sus derechos y defenderlos. Habrá momentos en los que deberá decir no a un jefe o superior si la tarea encomendada no está dentro de sus obligaciones o de sus capacidades. Cada trabajador tiene derecho a ser asertivo.
  • El ambiente, en muchas ocasiones, depende de sí mismo y no de los demás. En este sentido, se debe ser cuidadoso en las relaciones con los otros, tanto dentro como fuera del ámbito de trabajo.
  • Las relaciones humanas, las que se mantienen con el resto de los compañeros de trabajo son esenciales en la previsión del estrés. BioCestrés posee cualidades que le permiten actuar contra el estrés, sea cual sea su origen.
  • Los períodos de descanso en los cuales se intercambian chistes, risas y se establece una sana complicidad, pueden ser fundamentales en el mantenimiento de un ambiente laboral altamente beneficioso para cada trabajador.
  • Cumplir fielmente con los horarios de trabajo es un hábito que favorece la relación entre todos y cada uno de los que conforman una plantilla de trabajo.
  • El trabajo debe ser culminado en la jornada establecida para tal fin; no es para nada positivo tener que cargar con trabajo para el hogar. Puede hacerse sólo en casos excepcionales.

Mujer joven con los brazos erguido con el puño cerrado celebrando

  • Hablando de hábitos, es preciso mantener rutinas saludables de alimentación y sueño. En lo posible, deben evitarse malas costumbres como el tabaco y el alcohol; sobre todo, en el marco del ambiente laboral.
  • Es saludable hacer una lista de las actividades del día; con ella se tiene una clara visión de las cosas por hacer y libera la mente de pensamientos negativos.
  • Es recomendable terminar una tarea antes de dar comienzo a otra. No siempre es posible llevar a cabo dos o más tareas a la vez.
  • No hay que sobrecargarse de trabajo; se debe tratar de mantener una agenda dentro del marco de las posibilidades. Proponerse muchas labores y no cumplirlas puede incrementar el estrés. Es mejor hacer poco y bien a no hacer nada.
  • Organizar las labores y planificar el tiempo: hay cosas que revisten un carácter prioritario y es por donde se debe comenzar. Es necesario establecer diferencias entre las cosas importantes y urgentes y las que no lo son.
  • Los objetivos a desarrollar deben ser realistas; tomar en consideración el tipo de actividad, el tiempo para ejecutarlas, la cantidad de actividades que se pueden llevar a cabo.
  • Al final de la jornada, debe haber un espacio de tiempo dedicado a la liberación de la carga que representan las labores realizadas: ejercicios, actividades de distracción y esparcimiento; algo que prepare el cuerpo y la mente para el día siguiente.

Poniendo en práctica estas recomendaciones es posible prevenir y manejar el estrés. De no poder conseguirlo, es necesario recurrir a la asistencia especializada, ben sea médica o terapéutica con el objeto de corregir la situación.

¿Qué consecuencias trae el estrés laboral a la empresa?

mujer asombrada en la computadora

El síndrome de estrés laboral es un mal orgánico y sistémico. Va más allá del trabajador y se extiende a todo el cuerpo de la empresa o institución.

No importa el carácter ni la función que cumpla la empresa. Puede ser de servicios o de producción; igualmente puede ser una institución oficial o privada.

Si las condiciones están dadas,  el estrés laboral no discrimina. Sus consecuencias afectan en ocasiones hasta la comunidad en la cual está asentada.

De allí que sea prioritario para cada institución o empresa tener la capacidad de mantener bajo control los niveles de estrés entre sus empleados y obreros.

El síndrome de estrés laboral incide de manera directa y negativa en la productividad, el rendimiento y el nivel de competitividad de la organización afectada.

Algunas de las consecuencias que genera el síndrome laboral, son:

  1. Puede ocurrir un aumento sustancial en el número de quejas de los clientes.
  2. Se incrementa el ausentismo.
  3. El rendimiento por trabajador es menor.
  4. Aumenta el número de accidentes laborales.
  5. Hay un mayor número de bajas debido a enfermedades.
  6. Decrece la productividad.

No obstante, el estrés laboral no es un mal incurable. Tomando las medidas adecuadas, las personas y las instituciones pueden superar los obstáculos y crecer muy por encima de lo que suponen las dificultades.

Todo se basa en tener la disposición y actuar a tiempo. Cada jefe, capataz o supervisor debe estar alerta ante los síntomas que en cualquier momento pueda reflejar uno o un grupo de trabajadores.

Las actitudes y perspectivas positivas del trabajador pueden incrementarse para luchar contra el estrés laboral con el consumo de productos como BioCestrés.

El control de estrés laboral y sus consecuencias será de mutuo beneficio. Empresa y trabajador, unidos, pueden emprender campañas que permitan reconocer sus síntomas y poder actuar en consecuencia.

Si es cierto que el cerebro controla el cuerpo, BioCestrés, por su contenido de vitamina B1, puede convertirse en un aliado en este control y crear puntos de vista positivos que ayudan a erradicar el estrés laboral.

¿Cuándo una empresa o institución es saludable?

Se considera que una empresa es saludable cuando promueve acciones que permiten crear un clima o ambiente de trabajo en el que cada empleado o trabajador se siente realmente a gusto y conforme.

Para ello debe contar con elementos que le permitan el logro de estos objetivos y mantenerlos vigentes en todo momento. Algunos de los elementos para crear una empresa saludable son:

  1. Es deber de la empresa suscitar el apoyo en los compañeros de trabajo entre sí y con los jefes o superiores.
  2. En casos de conflictos, la empresa ha de procurar la conciliación con y entre trabajadores, jefes y todo el que tenga cargo de responsabilidad en la empresa, con el objeto de solucionar los problemas sin tener que recurrir a terceros.
  3. Todo trabajador aspira a que su trabajo sea reconocido; para él representa un estímulo gratificante que lo compromete más con su labor. Fomentar el reconocimiento tiene que ser deber ineludible de la institución.
  4. Ningún trabajador tiene porqué realizar labores que están más allá de sus deberes. En este sentido, el compromiso de la empresa es velar por que se cumplan los acuerdos establecidos, reconocer la carga de trabajo y nunca abusar del trabajador.
  5. Todo jefe, capataz o directivo está en el deber de establecer un liderazgo saludable para todos. Debe ser capaz de prestar atención a los requerimientos de los trabajadores, a sus necesidades, con el objetivo de brindarle el debido apoyo.
  6. Un liderazgo saludable se basa también en el correcto manejo de las emociones y en la creación de un clima de confianza. Cada jefe debe respetar y procurar ser respetado por sus subordinados.

El estrés laboral puede ser controlado. La implementación de talleres, programas y cursos relacionados con esta enfermedad, pueden contribuir en la tarea de controlar los síntomas de este padecimiento antes de que el trabajador llegue al punto de quiebre.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *