¿Presenta costras en la cabeza? No las deje pasar por alto

¿Presenta costras en la cabeza? No las deje pasar por alto

Última actualización: 27-08-2018. Equipo Nutricioni

La piel de la cabeza está formada por vasos sanguíneos, folículos pilosos, nervios y glándulas sebáceas.

Para mantener suave el cabello y proteger el cuero cabelludo, estas glándulas producen el sebo capilar.

El exceso o el déficit en la producción del sebo capilar, puede dar origen a cambios radicales que se traducen en costras en la cabeza.

Las causas para la aparición de dichas costras suelen ser diversas; la resequedad puede ser una de ellas.

Las costras son formaciones cutáneas temporales, de color rojo o pardo, constituido por plaquetas y sangre, que envuelve una herida en proceso de cicatrización y que hace la función de barrera protectora para la dermis en regeneración.

Cuando el cuero cabelludo presenta resequedad se pueden producir tanto costras como picazón.

Rascarse con intensidad solo puede ocasionar enrojecimiento e irritación, lastimando la piel de la cabeza y promoviendo la aparición de heridas.

El cuero cabelludo se queja

Las costras por rascarse el cuero cabelludo son muy comunes. Las costras son pequeñas estructuras que se forman como parte del proceso de cicatrización en la piel.

Una de las causas primordiales de formación de costras en el cuero cabelludo de la mujer son los tintes y decolorantes, ya que normalmente se usan productos químicos muy agresivos, que producen reacciones alérgicas en la dermis capilar.

Aunque la salud de la piel de la cabeza está determinada por factores genéticos, elementos como la edad, la alimentación y la época del año en la cual se esté viviendo, tiene gran influencia en el mantenimiento de un cuero cabelludo en óptimas condiciones.

Conservar un cuero cabelludo saludable requiere de un buen cuidado y una higiene constante, evitando exponerlo a condiciones extremas, como por ejemplo productos químicos usados para tintes y decolorantes del cabello, o una prolongada exposición los rayos del sol.

Algunas enfermedades que inciden en la aparición de costras

  1. La dermatitis seborreica:

La dermatitis seborreica es una afección cutánea, inflamatoria y común, producida por un exceso de producción de grasa en el cuero cabelludo.

La complicación realmente surge cuando esa grasa se acumula, asfixiando los folículos pilosos y causando la formación de escamas.

Entre los síntomas característicos de esta enfermedad se observan la picazón, la irritación y la infección.

Suele confundirse generalmente con la caspa, porque al igual que esta produce descamación del cuero cabelludo.

Aunque se desconoce la causa exacta que produce la dermatitis seborreica, puede deberse a una combinación de factores, entre ellos:

  • Excesiva secreción de las glándulas sebáceas o hipersecreción.
  • Hongos que habitan en la piel, especialmente en zonas con mayor cantidad de glándulas sebáceas, como el hongo levaduriforme llamado Malassezia.
  • Cambios en el funcionamiento de la barrera cutánea
  • Factores genéticos.

Existen también factores de riesgo que van a incidir sobre la aparición de esta enfermedad:

  • El estrés o cansancio.
  • Los climas extremos.
  • Problemas de piel como el acné o piel grasosa.
  • El consumo excesivo de alcohol.
  • La obesidad.
  • El uso de lociones que contienen alcohol, entre otros.
  1. Pitiriasis:

Es una afección que ataca la piel y que se caracteriza por la pérdida de la capa superficial o dermis, que se desprende en forma de escamas, semejando pequeños trozos de membrana muerta.

Puede afectar diferentes zonas cutáneas del cuerpo particularmente al cuero cabelludo.

Las escamas producto de la pitiriasis pueden ser de dos clases: Secas o pitiriasis sicca, presente en el cuero cabelludo seco; y grasa o pitiriasis esteatoide, que se encuentra en los cueros cabelludos grasos.

En ambos casos, la epidermis se separa en escamas; sin embargo, las escamas producto de la pitiriasis sicca son más finas que las de la pitiriasis esteatoide, que tienden a aglomerarse por causa del sebo que las envuelve.

  1. Tiña:

La tiña es una infección causada por hongos (infección micótica o micosis) que atacan la capa externa de la piel del cuero cabelludo y el tallo del cabello.

ES caracterizada por la aparición de costras de aspectos diversos en el cuero cabelludo, que conllevan a la pérdida de cabello o calvicie.

Estas costras se deben a una de las diferentes variedades de hongos tipo moho llamados dermatofitos, que se pueden extender por toda la piel de la cabeza, o ubicarse solamente en la raíz del cabello.

Esta afección puede ser altamente contagiosa.

Algunos de los síntomas de la tiña del cuero cabelludo incluyen:

  • Una o más áreas de piel de aspecto escamoso, justo donde el cabello se ha desprendido o encima del cuero cabelludo.
  • Manchas que se expanden o agrandan lentamente.
  • Áreas de la piel de la cabeza con aspecto escamoso, grisáceas o enrojecidas.
  • Áreas del cuero cabelludo con pequeños puntos negros, donde el cabello se ha desprendido.
  • Cabello frágil y quebradizo, que se desprende con facilidad.
  • Áreas del cuero cabelludo sensibles o dolorosas con la palpación.
  1. Psoriasis:

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel de origen autoinmune,​ que provoca lesiones escamosas engrosadas e inflamadas.

No es contagiosa, aunque es frecuentemente hereditaria y tiene efectos muy diversos

Se caracteriza por presentar síntomas como escozor, placas pegajosas, resequedad y descamación en áreas de piel afectadas.

También puede presentarse en rodillas y articulaciones. Cuando aparece en el cuero cabelludo provoca alopecia.

Además, la psoriasis es una enfermedad crónica y es bastante común que se produzcan varios episodios en la vida del enfermo.

En los casos más graves, se origina una alopecia cicatricial y el daño es permanente.

  1. Esclerodermia:

La esclerodermia se considera un trastorno autoinmune, es decir, una afección que ocurre cuando el sistema inmunitario ataca por error tejido corporal sano, destruyéndolo.

Es una enfermedad fibrosante del tejido conjuntivo que afecta principalmente a la piel, endureciéndola e inflamándola.

Cuando la esclerodermia se presenta en el cuero cabelludo, produce calvicie localizada.

En el peor de los casos, la calvicie provocada puede ser por afectación directa que destruye los folículos pilosos.

Cuando la esclerodermia afecta a otras zonas del cuero cabelludo, puede causar cambios en el ciclo vital del cabello.

  1. Efluvio telógeno:

El efluvio telógeno es un problema capilar cuyas causas pueden ser muy diversas, las cuales pueden incluir desde una reacción a un tratamiento, o a un cambio hormonal producido por algún tipo de infección, o bien como respuesta a un período de estrés continuado.

Esta enfermedad se produce cuando muchos de los folículos pilosos que están en la fase de crecimiento del cabello, por alguno de los motivos antes expuestos, se saltan esta fase y pasan antes de tiempo a la fase de caída del cabello; de ahí deriva su nombre: efluvio telógeno.

El efluvio telógeno no es hereditario, es, por el contrario, una de las formas que tiene el organismo de reaccionar ante un factor externo, como puede ser un estrés psíquico traumático, un duelo, una separación o divorcio, una difícil situación laboral, económica o familiar.

En ocasiones la causa puede ser física, como una enfermedad grave, una pérdida de sangre significativa.

También puede aparecer luego de someterse a una cirugía, o bien como consecuencia de infecciones agudas, con estados febriles severos, hemorragias, o a una alimentación inadecuada.

Puede también ocurrir con frecuencia en ciertos períodos concretos de cambios hormonales, principalmente en la mujer, como en el postparto, en la menopausia, al inicio o al término de algún tratamiento anticonceptivo hormonal o tras el consumo de medicamentos anticoagulantes.

  1. Caspa:

La caspa es una afección dermatológica común de la piel de la cabeza, caracterizada por la descamación de la dermis del cuero cabelludo. Se presenta cuando se produce un acortamiento del proceso de renovación celular.

Cuando hay un exceso de células muertas en el cuero cabelludo, se produce la descamación; sin embargo, lo que se conoce como caspa es un fenómeno causado por la presencia de un hongo; se trata de la levadura u hongo Malassezia.

El hongo Malassezia es un microscópico habitante natural del cuero cabelludo sano, que se alimenta de los aceites grasos secretados por los folículos pilosos del cabello.

En ocasiones, por razones aún desconocidas, el hongo se multiplica descontroladamente.

En este caso, la irritación que se produce en la piel acelera la renovación celular del cuero cabelludo.

Como consecuencia, avanza el proceso normal de recambio celular, que, por lo general tarda un mes, pero en estas circunstancias puede durar menos de dos semanas.

Tipos de caspa

Se conocen y diferencian dos tipos de caspa:

La caspa seca: se reconoce porque aparecen escamas finas y secas, de color blanquecino. Estas escamas se desprenden de la piel y se expanden por el resto del cuero cabelludo, cuando la persona se rasca la cabeza.

La caspa grasa: esta se ubica en las zonas donde hay más grasa sebácea, por ejemplo en la frente o en la nuca. Las escamas son más grandes, de un color amarillento gracias a la grasa, y se pueden llegar a formar placas.

Este tipo de caspa provoca enrojecimiento de la piel en los afectados.

Remedios naturales para evitar enfermedades del cuero cabelludo

Los remedios naturales representan una excelente opción para prevenir con éxito enfermedades de la piel de la cabeza; por ello es importante conocer la manera de usarlos y aplicarlos.

  1. Aceite del árbol de té:

El aceite del árbol de té, aplicado a la piel, ayuda a remover las escamas y a prevenir la infección de los tejidos dañados.

Se ha comprobado que el uso de champús con aceite de árbol de té ayuda a aliviar algunas enfermedades del cuero cabelludo, como la psoriasis.

Este remedio es especialmente beneficioso, ya que ayuda a eliminar naturalmente el enrojecimiento, picazón y ardor causado por la descamación de la piel, debido a que contiene propiedades antisépticas y antinflamatorias.

Además, el aceite de árbol de té suaviza las placas formadas en el cuero cabelludo causadas por la resequedad e irritación, y permite la exfoliación de las células muertas de la superficie de la piel de la cabeza.

  1. Semillas de linaza:

Las semillas de lino o linaza contienen ácidos grasos de omega-3, que ayudan a bloquear un químico en el cuerpo llamado ácido araquidónico, que es el causante de la inflamación.

Para lograr efectos positivos contra la psoriasis se recomienda triturar unas cucharadas de linaza y añadir a batidos o sopas. También se puede utilizar como aderezo para ensaladas y verduras.

De igual manera, es posible utilizar tópicamente las semillas de linaza, preparando una crema con aceite de linaza.

De esta forma permite aportar los ácidos grasos esenciales que se requieren para inhibir los compuestos que provocan la inflamación en el cuero cabelludo.

  1. Vinagre de manzana:

El vinagre ha sido utilizado desde tiempos antiguos y es ampliamente reconocido como uno de los remedios naturales más potentes y beneficiosos en el planeta.

El vinagre de manzana ayuda a restaurar el equilibrio del pH natural de la piel y ayuda a prevenir las infecciones. Además, reduce la irritación y el escozor que causado por ciertas enfermedades de la piel de la cabeza.

El vinagre de manzana se puede aplicar directamente en la zona afectada, utilizando bolas de algodón empapadas con este producto. Se recomienda no utilizar este remedio si la piel está agrietada o sangrando.

  1. Aceite de coco:

El aceite de coco es un excelente remedio natural, ya que contiene abundantes vitaminas y nutrientes para evitar y tratar enfermedades del cuero cabelludo. Posee propiedades anti bacterianas y anti fúngicas, las cuales contribuyen a fortalecer e hidratar la piel.

Además, el aceite de coco ejerce una influencia positiva sobre el sistema inmunológico, ayudando de esta manera a combatir las afecciones internamente.

Para aprovechar las bondades de este producto, es recomendable recurrir al uso de jabones hechos con este ingrediente, los cuales son particularmente efectivos para la prevenir y curar enfermedades en la piel de la cabeza o cuero cabelludo.

  1. Espino amarillo

Contiene niveles elevados de ácidos grasos omega-3, omega-6, vitamina A, C y E, los cuales estimulan y regulan la respuesta inmune del organismo.

El aceite aportado por el espino amarillo ayuda a regenerar el tejido dañado, y a aliviar los síntomas inflamatorios de la piel.

En caso de alguna enfermedad del cuero cabelludo que produzca irritación e infección, se recomienda el uso del aceite de espino amarillo, el cual debe aplicarse en las partes afectadas para mitigar los síntomas, y para fortalecer la piel.

  1. La cúrcuma:

Posee poderosas propiedades antinflamatorias y antioxidantes. Es un remedio natural eficaz para las personas con artritis psoriásica, ya que tiene la capacidad de alterar la expresión de genes, o más específicamente, el gen responsable de los brotes de psoriasis.

Para este propósito, se puede ingerir la cúrcuma diluyendo media cucharada de polvo de este remedio en un vaso con agua, y beberlo una vez al día.

Otra forma de consumirla es tomándola en cápsulas, la cual resulta la manera más fácil de usarla.

Lo más recomendable es emplear la cúrcuma en las comidas, para poder disfrutar de su exquisito sabor y de su hermoso color, y gozar de todos los beneficios para la salud que este potente remedio puede ofrecer.

  1. Sábila o aloe vera:

La sábila o aloe vera es sumamente versátil; usada en infinidad de enfermedades y padecimientos del cuerpo, es casi imprescindible a la hora de emprender un buen cuidado del cuero cabelludo, debido a sus innumerables propiedades.

La sábila o aloe vera posee numerosos usos contra enfermedades de la piel, incluyendo el cuero cabelludo.

Se usa en el tratamiento de casi cualquier enfermedad de la piel de la cabeza, como la caspa, la psoriasis, pitiriasis, ya que se le atribuyen propiedades antifúngicas y antibacterianas.

Se puede usar aplicando la gelatina que contiene la pulpa sin piel del aloe vera, directamente sobre el cuero cabelludo, y frotando con la yema de los dedos.

También se puede licuar esta pulpa y aplicar el líquido resultante sobre el cabello, retirar con agua y después de lavar con champú.

Algunas vitaminas beneficiosas para el cuero cabelludo

En muchas ocasiones, la aparición de costras y escamas en el cuero cabelludo son un signo de la carencia de alguna vitamina o de algún mineral.

En este sentido, cabe destacar las cualidades de algunas vitaminas esenciales para el cuidado de la piel de la cabeza:

  1. Vitamina A:

La vitamina A ayuda a mantener el cuero cabelludo sano y lleno de vitalidad, contribuyendo así al fortalecimiento del cabello débil y quebradizo.

A través del retinol y el beta caroteno presentes en la remolacha, la zanahoria, el brócoli, los huevos, el melón y los espárragos, es posible obtener la vitamina A.

  1. Vitamina B1:

La vitamina B1 contribuye a producir proteína, por lo que hidrata el cuero cabelludo, estimulando el crecimiento del cabello, ya que su efecto lo ayuda a que recupere vitalidad y suavidad.

Se encuentra en el arroz, maní, naranjas, pan integral y aguacate.

  1. Vitamina B3 o niacina:

La vitamina B3 contribuye a mejorar la circulación en el cuero cabelludo, estimulando el crecimiento del cabello. La vitamina B3 es una buena aliada de la biotina.

Se encuentra en vegetales de hoja verde, zanahoria, almendras, semillas, frijoles.

  1. Vitamina E:

La vitamina E ayuda a regenerar las células de todo el organismo; promueve la movilidad de la sangre en el cuero cabelludo y alimenta las células fortaleciendo las paredes capilares, contribuyendo de esta manera a evitar la caída del cabello.

También promueve la producción de antioxidantes y ácidos grasos, permitiendo la creación de células sanas en la piel y en el cuero cabelludo.

Es así como la vitamina E mantiene un cuero cabelludo sano, permitiendo que el cabello luzca brillante y sedoso.

  1. Biotina:

Usada para fortalecer el cuero cabelludo y promover el crecimiento del cabello, brindándole fuerza y vitalidad, y evitando que se torne quebradizo.

Su carencia vuelve a la persona más vulnerable a perder el pelo. Se encuentra en los frutos secos como el maní, las almendras y las avellanas.

En fin, una alimentación, sana, balanceada, que contenga los nutrientes básicos para el buen funcionamiento del organismo, es la fórmula para lograr un cuero cabelludo fuerte y saludable, libre de agentes que lo puedan dañar.

Si queremos tener un cabello hermoso, brillante y de aspecto saludable, lo primero es comenzar con el cuidado del cuero cabelludo.

Buen Cabello cuenta con la formulación ideal para cubrir los requerimientos de vitaminas y minerales que el cuero cabelludo necesita.

La formulación de Buen Cabello está basada en los beneficios que los productos naturales aportan a la salud capilar y ha sido concebido con propiedades curativas similares a las que se les atribuye a aquellos.

Este suplemento reúne en un solo producto una cantidad considerable de vitaminas y minerales indispensables para la salud capilar.

Ayuda a restaurar las áreas resecas, permitiendo mantener humectadas las zonas del cuero cabelludo, brindando una agradable sensación de suavidad.

Ofrece una balanceada combinación de ingredientes, garantizando una profunda acción sobre el cuero cabelludo y sobre la fibra capilar, brindándole el cuidado que requiere para que recupere al máximo su fuerza y vitalidad.

Ha sido concebido especialmente para satisfacer las más altas exigencias del público en general, brindándole al tejido capilar maltratado y enfermo, la posibilidad de lucir recuperado y fortalecido, promoviendo el crecimiento del cabello.

Vitaminas como: la vitamina A, las del complejo B, vitamina C y E, junto a minerales como: magnesio, hierro y zinc; se encuentran combinadas en un balance perfecto dentro de la fórmula de Buen Cabello.

El ácido fólico y el cobre, presentes en la composición de Buen Cabello, ayudan a mantener un cuero cabelludo sano y libre de agentes que puedan causar daños.

Contribuye de esta manera a que el cabello pueda mantener su color, previniendo o retardando la aparición de canas.

Por su parte, el zinc da fortaleza y mejora las condiciones capilares, fortaleciendo los folículos pilosos, permitiendo así que el cabello cobre más vida y resistencia, haciéndolo lucir más brillante y saludable.

Una buena alimentación, una higiene permanente, y el uso de Buen Cabello, garantizan la deseada vitalidad y fortaleza del cuero cabelludo, permitiendo así lucir una melena hermosa y saludable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *