Frasco de vidrio y vaso de vidrio con leche

¿Por qué son tan recomendables los alimentos antioxidantes?

¿Por qué son tan recomendables los alimentos antioxidantes?

Última actualización: 24-10-2018. Equipo Nutricioni

En todos los sitios dedicados a la salud y nutrición, describen y recomiendan el consumo de alimentos antioxidantes, por sus beneficios sobre la salud.

Pero ¿qué cualidades poseen estos alimentos que los hace tan buenos?

Pues se cuenta que combaten los radicales libres, esos villanos que perturban el equilibrio de nuestras células y nos hacen envejecer más rápidamente de lo que queremos, haciéndonos propensos a toda clase de males.

Veamos qué hay exactamente detrás de todo esto.

¿Qué son los radicales libres?

Conozcamos quienes son los malos de la historia, para entender sus motivaciones.

Los radicales libres es el nombre que se le da a varias especies químicas muy reactivas. Esto quiere decir, que reaccionan fácilmente con muchas otras especies químicas, a las que, por supuesto, desestabilizan.

Esto ocurre así porque los radicales libres tienen un electrón sin aparear. Los electrones son aquellos diminutos entes que, junto con protones y neutrones, son los componentes básicos de los átomos: los ladrillos de la materia, por así decirlo.

Este electrón sin aparear, le otorga una especie de “inquietud” característica al radical libre, lo que hace que éste necesite obtener un electrón más de alguna otra especie química, para estar en equilibrio.

Una vez logrado, la especie donadora del electrón,  se transforma a su vez en radical libre y así se va multiplicando el proceso.

Hay muchos tipos de radicales libres, pero los que mayormente afectan la salud son aquellos reactivos de oxígeno, como por ejemplo el anión superóxido O2- , el radical peróxido ROO- y el radical hidroxilo OH-, el más temido de todos, porque es el que más daño causa al ADN

La noticia es que la vida en la tierra siempre ha estado expuesta a los radicales libres, porque forman parte de la radiación que incide sobre el planeta, proveniente del sol y del espacio.

Así que los organismos vivientes, han desarrollado mecanismos de defensa contra ella.

Pero no solamente el espacio nos envía a los radicales libre. El metabolismo celular también los produce, como resultado de complejas interacciones energéticas que ocurren en el interior de la célula. Y esto sucede una y otra vez al respirar y comer.

Las mitocondrias, encargadas de estos procesos energéticos, los liberan, como producto del mecanismo llamado respiración celular. Pero las células, mitocondrias incluidas, contienen ADN, mediante el cual se replican.

Uno de los efectos nocivos de los radicales libres es dañar  al ADN. Las células se reproducen con errores y dejan de funcionar normalmente. El daño es acumulativo y da lugar al proceso de envejecimiento.

Sobre todo en las células de reproducción rápida, como las de la piel y el intestino.

Pero como sucede frecuentemente, no todo es malo cuando se trata de radicales libres. El sistema inmune los produce para poder combatir los patógenos que ingresan al organismo y producen infecciones.

Las plaquetas liberan  radicales libres cuando tienen que reparar heridas. Así reclutan más plaquetas en el lugar de la lesión. Los glóbulos blancos también son convocados de esta forma, para agruparse en defensa del organismo.

En estos casos, los radicales libres son benéficas moléculas bio señalizadoras, que ayudan a agrupar otras moléculas cuándo y dónde son más necesarias.

Naturalmente, debe haber un equilibrio que garantice que los daños de los radicales libres, no superen los beneficios que tienen.

Sin embargo, los agentes externos, productores de radicales libres se han multiplicado en la actualidad: incremento de la contaminación ambiental, problemas con la capa de ozono, uso masivo de pesticidas y fertilizantes, entre otros.

Estando habituado a vivir en un ambiente repleto de oxígeno, el organismo tiene mecanismos de defensa para combatir el exceso de radicales libres y evitar la oxidación.

Si el equilibrio entre los efectos beneficiosos y los nocivos, se pierde, puede la acumulación de daño supere la capacidad del organismo para neutralizarlos.

Se produce entonces un estrés oxidativo, que no debe ser confundido con el estrés anímico que se experimenta con frecuencia.

El organismo se defiende de los radicales libres

Hay varios mecanismos con los que el organismo cuenta a la hora de defenderse del exceso de radicales libres. Estos mecanismo pueden ser:

  • Enzimáticos
  • No enzimáticos

El organismo cuenta con una enzima, o más bien metaloenzima llamada superóxido dismutasa, que cuenta con un metal en su estructura química, que puede ser hierro, cobre o manganeso.

Esta enzima acaba  con el radical superóxido, mediante reacciones químicas que dan lugar especies químicas no tan reactivas y menos nocivas.

Y está el glutation, que el organismo puede fabricar a partir de aminoácidos presentes en los nutrientes.

El glutation protege efectivamente las células de la degeneración causada por los radicales libres, y potencia el efecto de otros antioxidantes, como la vitamina E, por ejemplo

Y los mecanismos no enzimáticos funcionan a base de  vitamina C, glutatión, los fenoles, vitaminas A y E y más. Los ingerimos a través de una alimentación adecuada y suplementos nutricionales que contengan estas vitaminas y nutrientes.

Ahora ya sabemos porqué son tan recomendables los alimentos antioxidantes. Nos ayudan a detener la proliferación de radicales libres, ayudando al balance adecuado del organismo.

Nutrientes antioxidantes

Entre los nutrientes antioxidantes más efectivos tenemos: vitaminas, oligoelementos, polifenoles, glutation, aminoácidos y arabinogalactanos. Veamos donde se encuentran y cómo actúan.

Vitamina E

Consta de un grupo de compuestos llamados tocoferoles y tocotrienoles. El alfa -tocoferol es el de mayor actividad. Reacciona con los radicales, interrumpiendo su proliferación. Se encuentra en los frutos secos, los aceites vegetales, las margarinas, las hortalizas y las verduras y los cereales.

Ilustración de los alimentos que se deben ingerir para obtener cada tipo de vitamina

Carotenoides

Se trata de pigmentos vegetales, pertenecientes al grupo de los terpenos (fitoquímicos), en colores amarillo, rojo y naranja, muy abundantes en la naturaleza, pues existen alrededor de 600 de ellos, repartidos por la naturaleza.

Unos 50 carotenoides sirven como precursores de la vitamina A o retinol, que es propiamente la forma activa de la vitamina.

La vitamina A en su forma activa, puede ingerirse a través de las carnes y alimentos de origen animal, como los lácteos.

Actúan como fotoprotectores, sobre todo los carotenoides. La luz visible es una parte del espectro electromagnético, junto a la radiación ultravioleta. La radiación es capaz de alterar las moléculas y producir radicales libres.

Estos son los carotenoides  más comunes:

  • Beta caroteno, el más abundante y de gran poder antioxidante. Se halla en las zanahorias, tomates, melón, cítricos y calabazas.
  • Luteína, buen antioxidante presente en los vegetales de hoja verde, previene la degeneración del cristalino.
  • Licopeno, no es precursor de la vitamina A pero también tiene gran poder antioxidante. Es un pigmento de color rojo abundante en tomates, sandías y papayas y excelente para fortalecer la función adrenal.

Vitamina C

El ser humano no la produce, así que debe consumirla con la dieta.

Reacciona con diversos radicales libres, como el superóxido o el hidroxilo,  para dar lugar a compuestos más estables. Favorece la absorción del hierro en el intestino y protege la función pulmonar.

Aunque se sabe que puede tener un efecto pro oxidativo, esto no sucede a menos que se encuentre con metales libres, los cuales no se encuentran en el ambiente celular.

Las mejores fuentes son los cítricos y las bayas, los pimientos crudos, la coliflor, el repollo y la lechuga.

Foto de brocoli en una taza de poliestireno

Oligoelementos

Son metales que el organismo requiere en pequeñas cantidades: cobre, selenio, zinc y manganeso. Ya hemos visto que tres de ellos aparecen en la composición de la enzima superóxido dismutasa.

Estos oligoelementos también se requieren para muchas otras enzimas, necesarias para la buena salud del organismo. Actúan como antioxidantes efectivos, en combinación con las vitaminas en los suplementos nutricionales.

Bioflavonoides

Son numerosos compuestos derivados de la fenilalanina y la tirosina, presentes en las plantas, y conocidos como pigmentos fenólicos. Hay más de 5000 identificados actualmente, en coloraciones roja, azul y amarilla.

Los más importantes: quercetina, rutina, catequina, antocianina crisina, entre muchos otros.

Son muy efectivos capturando radicales libre, de allí su poder antioxidante. Fortalecen las paredes de los vasos sanguíneos, reduciendo su permeabilidad y actúan beneficiosamente sobre el sistema inmune.

Se los encuentra en frutas como cítricos y uvas negras, vegetales, aceites y en bebidas como la cerveza y el vino de uva.

La quercetina y la catequina son las que más fácilmente se absorben en el organismo.

Aminoácidos

Se considera al glutation como  el antioxidante más efectivo.

El cuerpo lo produce, mientras tenga un suministro de los aminoácidos adecuados que entran en su composición: cisteína, ácido glutámico y glicina.

El ácido glutámico y la glicina se encuentran ampliamente en la dieta, sin embargo, a la cisteína, un aminoácido no esencial, conviene prestarle un poco más de atención, pero se la encuentra fácilmente en las proteínas animales de alta calidad.

Los niveles de glutation en el cuerpo mejoran con la ingesta de estos aminoácidos, y también con la proteína de suero de leche y la curcumina.

Frasco de vidrio y vaso de vidrio con leche

El glutation se considera antioxidante, desintoxicante, fortalecedor del sistema inmune y tiene un papel importante en la síntesis y reparación del ADN.

Arabinogalactano

Es un polisacárido, extraído del árbol de alerce, propio de las regiones templadas del hemisferio norte, y también otros vegetales y plantas medicinales, que posee propiedades que fortalecen al sistema digestivo, por su aporte de fibra y al sistema inmune.

Puede tomarse en combinación con otros extractos vegetales y no tienen efectos secundarios. Los organismos infecciosos generan una membrana que los recubre, compuesta de sustancias similares a los arabinogalactanos.

Cuando el organismo detecta la presencia de los arabinogalactanos, reacciona inmediatamente, produciendo anticuerpos. Por ello, los arabinogalactanos despiertan un sistema inmune aletargado y lo mantienen alerta.

Ahora que ya conocemos a los principales antioxidantes, la mejor forma de incorporarlos a la dieta es mediante  CelProtek, que contiene la combinación ideal de antioxidantes para apoyar al sistema inmune.

Recomendaciones finales

Los radicales libres han sido vinculados a diversas enfermedades como envejecimiento, patologías cardiovasculares, aparición de cataratas y varios tipos de cáncer. Por ello hay que proteger al organismo de su acción:

  • Evitar la exposición prolongada al sol, sin la debida protección. Es un hecho que el exceso de rayos UV producen envejecimiento de la piel y son factores en la aparición del cáncer de piel.
  • El tabaquismo produce gran cantidad de radicales libres, ya que el humo del tabaco contiene muchas sustancias tóxicas, causante de daños epiteliales en los pulmones.
  • El exceso de alcohol disminuye los niveles séricos de vitamina E, además puede dañar al hígado. Un consumo moderado es lo recomendable.
  • El ejercicio físico muy intenso, puede provocar aumenta en la concentración de radicales libres, pero el daño ocurre solamente si no se equilibra este aumento con los antioxidantes necesarios.

Y las personas que hacen ejercicio frecuente, generalmente tienen un buen sistema inmune capaz de contrarrestar cualquier daño. Lo cierto es que el ejercicio brinda innumerables beneficios a quienes lo practican y no hay razón para dejar de hacerlo.

  • La dieta equilibrada, rica en nutrientes y vitaminas, es garantía de un sistema inmunológico fuerte y efectivo.

Productos naturales ricos en vitamina B6. Concepto de alimentación saludable dieta.

Y para la mejor protección,  CelProtek proporciona los antioxidantes necesarios para enfrentar la vida con la seguridad de tener la mejor defensa contra las agresiones del medio ambiente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *