pareja adulta mayor con problemas en la cama, relaciones sexuales

¿Por qué no me dan ganas de tener relaciones? Descúbrelo aquí

¿Por qué no me dan ganas de tener relaciones? Descúbrelo aquí

Última actualización: 17-12-2018. Equipo Nutricioni

¿Por qué no me dan ganas de tener relaciones?, esta es una pregunta muy frecuente que algunas mujeres no se atreven a hacer en voz alta. Desconociendo la importancia de determinar cuál es la causa que no le permite tener deseo sexual.

El deseo sexual o libido son las ganas de tener actividad sexual, son pensamientos eróticos. Mientras mayor es la cantidad de pensamientos eróticos a lo largo del día, el deseo sexual será igualmente mayor.

Por otro lado, la excitación sexual es otra sensación en la cual se da la respuesta fisiológica a esos pensamientos eróticos y da paso al momento de entrar en acción.

La libido o apetito sexual es una sensación que experimenta el cuerpo que le provoca el deseo de tener placer.

Biológicamente en el interior del cerebro se encuentra el hipotálamo que es una glándula. Originando distintas respuestas ante algunos estímulos, que activan el apetito sexual.

Entre los factores que pueden estimular o activar el hipotálamo están el mirar a una persona desnuda, olores excitantes, las caricias, entre otros.

Inicialmente la libido tanto en los hombres como en las mujeres se enciende por un incremento en los niveles de testosterona en la sangre.

Porque genéticamente todas las personas, tanto hombres como mujeres vienen  programadas con el deseo o necesidad de reproducción.

Para tener deseo sexual el cerebro es clave tanto para las mujeres como para los hombres funciona de la misma manera.

Las diferentes necesidades vitales como el hambre, sueño y por supuesto las ganas de tener relaciones sexuales, se controlan gracias al hipotálamo. Pero no es allí donde está la clave de la excitación tanto del hombre como la mujer, sino en los estímulos que activan el hipotálamo.

pareja adulta mayor con problemas en la cama, relaciones sexuales

Identificar el origen de la falta de deseo es crucial

Aunque es algo normal, la disminución del apetito sexual en las parejas que llevan juntas largo tiempo, también puede darse en momentos de estrés.

Pero además, pueden existir causas ocultas y desconocidas que hacen que se disminuya el deseo sexual.

Todas las personas en diferentes momentos de la vida, tienen periodos en los cuales no les apetece mantener relaciones sexuales.

Al estar muy cansados, enfadados o preocupados, a tal punto que prefieren estar acostados viendo televisión o simplemente durmiendo.

Esto es algo normal, por lo cual no es necesario preocuparse. Puesto que la falta de deseo o apetito sexual es algo más común en las parejas de lo que se cree, en especial las que tienen tiempo juntas.

Todas las personas tanto mujeres como hombres pueden perder el deseo sexual por varios meses en el mismo año.

Sin embargo, también puede deberse a otras causas, tales como:

Estrés. Muchas mujeres se encuentran literalmente, muy ocupadas para tener sexo. Por lo que es necesario apartar un tiempo en la agenda para lograr mantener sexo tanto consigo mismas como con otra persona.

Para lograr volver a activar el deseo sexual es necesario usar el propio cuerpo, tomándose tiempo para sentir placer, de manera regular.

Tener una buena actividad sexual puede reducir la mortalidad y las tasas de enfermedad, ayuda a tener un mejor perfil hormonal y minimiza el riesgo de depresión.

Falta de autoestima. En muchas oportunidades es difícil querer que otra persona observe el cuerpo desnudo, si no se siente a gusto con su propio aspecto.

Generalmente, esta inseguridad viene dada por una falsa imagen que los medios de comunicación transmiten como sexy. Que está muy lejos del cuerpo real de las personas.

De igual manera, es importante señalar que diversas estudios han demostrado que las mujeres con sobrepeso u obesas.

Poseen tanto apetito sexual como capacidad orgásmica que el resto de las demás mujeres.

Esto aclara que el sobrepeso no afecta el deseo sexual.

Razones por las cuales las mujeres pierden el deseo

Existen varias causas por las que algunas mujeres terminan perdiendo el deseo sexual, aunque es algo normal. Entre estas posibles razones se encuentran:

Edad.  Aproximadamente el 43% de las mujeres terminan perdiendo el deseo sexual, generalmente aquellas cercanas a tener 50 años. Luego de esta edad el cuerpo femenino genera menos cantidad de estrógenos, esta hormona se encarga del desarrollo sexual femenino.

Monotonía. Influye generalmente en las parejas que tienen mayor tiempo juntas, que pueden llegar a sufrir una reducción en la pasión y el disfrute del sexo.

Cuando el cuerpo y la mente no se liberan se cae en la monotonía que termina bajando el deseo de hacer el amor.

Estrés o ansiedad. Son enemigos de la libido o el deseo sexual, cuando no se dejan a un lado las preocupaciones y problemas. Se tiende a dificultar alcanzar la excitación y el disfrute del sexo.

Por otro lado, las personas que padecen depresión también pueden llegar a sentir una pérdida del deseo sexual. Esto obedece a los efectos secundarios que generan algunos medicamentos que se utilizan para tratar la enfermedad.

Cambios hormonales. Una alteración en las hormonas puede hacer que la mujer pierda las ganas de tener relaciones.

Siendo la menopausia una de las causas más frecuentes, porque en este momento de la vida de la mujer los niveles de estrógenos disminuyen.

Además el uso de anticonceptivos hormonales, pueden generar efectos secundarios como la pérdida de apetito sexual.

Embarazo. Durante el tiempo que dura el embarazo y luego de este, las mujeres pierden el gusto por el sexo. Esto generalmente viene dado por la disminución hormonal que ocasiona el embarazo.

Adicional a ello algunas mujeres suelen pensar que practicar el sexo les puede llegar a doler.

Experiencias sexuales traumáticas. Una educación muy estricta respecto al sexo, y otros problemas como abusos, parejas sexuales que brindaron malas prácticas, entre otras.

Hacen que la mujer sea incapaz de experimentar normalmente el deseo sexual, debido a que influye decisivamente a nivel psicológico.

Concepto de hotel, viaje, relaciones y problemas sexuales: hombre molesto sentado en la cama con una mujer en la espalda

Otras causas que hacen que se enfríen las ganas

Aunque pueda parecer sencillo, la falta de deseo sexual no lo es. Ya que sus causas pueden ser muy diferentes y complejas.

Las mujeres pueden perder el apetito sexual, por diferentes razones entre estas:

Creer que el matrimonio es un contrato sexual. Pensar que el matrimonio es para toda la vida, al igual que el amor y el deseo sexual,  puede ser un error pues esto no es tan fácil ni exacto.

Hay diversas necesidades que van más allá de la satisfacción sexual. Están la convivencia, el criar a los hijos, el trabajo, proyectos comunes, entre otras.

Es falso pensar que siempre y en todo momento se tendrá un activo deseo sexual.

Aunque generalmente se cree lo contrario, que tener apetito sexual permanentemente es lo ideal. Hace que se imponga el tener relaciones sexuales convirtiéndolo en algo rutinario.

Sociedad de hombres torpes. Existe una gran diferencia en tener un encuentro sexual para satisfacer una necesidad fisiológica. Que tener una relación íntima donde ambos se conocen sus tiempos y saben la manera de mantener vivo el deseo y el placer.

La mayoría de los hombres desconocen o se les hace muy difícil aproximarse al cuerpo de la mujer. Desconociendo las zonas erógenas o que estimula el placer de su pareja.

Esta torpeza ha llevado a pensar por mucho tiempo que existen mujeres frígidas o que no pueden llegar a sentir placer.

Muy al contrario, no hay mujeres frígidas pero sí hombres bastantes torpes que no se dan la oportunidad de aprender a pensar primero en las necesidades de ellas.

Ellas gritan su independencia sexual. Las mujeres no depende de los hombres para tener placer sexual, esto cada día es más determinante. La mujer no obtiene placer sólo con la penetración, su punto de máximo placer es el clítoris y no la vagina.

Además existen diversos elementos que le permiten tener placer sin que sea necesario la presencia directa de un hombre.

Disfrutar de las relaciones es cosa de dos

El trabajar en equipo es fundamental para que la actividad sexual se convierta en una experiencia inolvidable.

De igual forma, perder el deseo sexual no necesariamente está ligado a que ya no se tenga amor por la pareja. Existen motivos hormonales, psicológicos y clínicos que pueden interferir.

Además de estos pueden darse otras razones por las cuales es difícil sentir deseo que tienen que ver con la manera en que se relacionan las parejas, tales como:

Problemas de confianza. Tener problemas para confiar en las personas afecta la posibilidad de querer mantener relaciones sexuales.  En algunas oportunidades estar enfadada con la pareja hace que no se tengan deseos de intimar.

Esto es causado por la relación que se tiene con la pareja y no con otros factores como el estrés, hormonas, entre otros.

La confianza es el primordial ingrediente para alcanzar una vida sexual feliz y saludable. Cuando no se confía en la pareja tanto emocional como físicamente es muy difícil tener una vida sexual ardiente y satisfactoria.

Mejorar la comunicación de pareja. Posibilita identificar las causas por las cuales se ha perdido el deseo a tener sexo siendo más fácil encontrar la solución.

Hablar y escuchar atentamente sobre lo que ambos les gusta y quieren a nivel sexual. Así conocerán cómo hacer para que los dos logren el propio placer.

Conocer sobre las fantasías más íntimas, sin hacer críticas, asustarse o burlarse aumentará la confianza entre ambos lo cual es imprescindible en toda relación. Esto ayudará a que los encuentros sexuales sean una experiencia única.

Hacer realidad las fantasías. Mientras no se ponga en riesgo la integridad emocional ni física, es fundamental cumplir las fantasías para hacer realidad los deseos más íntimos.

Antes de esto se debe conversar para establecer los acuerdos o límites entre lo que se puede hacer o no. Experimentar llevará a innovar alejando la monotonía haciendo los encuentros sexuales menos dinámicos y excitantes.

Cambiar de escenario. Evitando mantener relaciones sexuales en el mismo lugar, esto acabará con el principal enemigo de las parejas la monotonía, usar la imaginación es crucial.

Hombre joven empezando a tocar a mujer previo a la relación sexual

¡Buenas noticias! aumentar el deseo es posible

Saber que el deseo puede ir y venir a lo largo de la vida es fundamental, para no agobiarse lo cual es clave para buscar la solución.

De igual forma, hay que reconocer que hay un problema siendo necesario identificarlo y abocarse a solucionarlo.

Es crucial aprender a comunicarse con la pareja con sinceridad, a fin de hacerle saber aquello que le está causando la pérdida de deseo sexual. Esto pudiese ser porque le disgusta la manera en que se reparten las tareas en el hogar, o que no se siente querida y valorada.

Hablar mientras se comparte un café o una copa de manera tranquila pidiéndole ayuda a la pareja para poder solucionarlo junto, haciéndolo fácil y teniendo paciencia.

Establecer acuerdos intermedios es fundamental, porque por lo general cada uno está inclinado hacia su propia visión de la realidad. Buscar soluciones para colaborar mutuamente sintiendo que ambos ganan en las decisiones tomadas es importante.

Por otro lado, estar dispuesta a otras formas de encuentros sexuales. Incorporando otras prácticas además de la penetración vaginal, otros juegos ayuda a salir de la monotonía.

Al plantearse ser más flexible para mantener encuentros más eróticos, es de gran utilidad para aumentar la apetencia y el deseo por los mismos.

Esto aumenta la pasión en la relación, al igual que leer y ver películas sobre erotismo, ayudará a trabajar las fantasías sexuales. Haciendo que la mente se abra y se facilite que el deseo se reavive.

De allí la importancia de dedicarle tiempo al sexo. La falta de espacios y momentos hace que los encuentros eróticos sean escasos, reduciendo drásticamente el deseo a tener sexo.

Reservar tiempo para la sexualidad y no ocupar todo el tiempo en ocio y demás compromisos es fundamental. Utilizar mensajes picantes, besos apasionados y cualquier otro detalle que contribuya a generar deseo sexual, puede ayudar.

Al igual que tomar LibiActiv Mujer este suplemento natural brinda mayor energía ayudando a la mujer a aumentar el deseo sexual.

LibiActiv Mujer tiene la cualidad de mejorar la vida sexual de la mujer además de que incrementa la vitalidad.

Estimular el cerebro aumenta el deseo sexual

Para que las mujeres mantengan relaciones sexuales es importante que se estimule el cerebro.

La mujer posee características específicas que manejan su deseo sexual. Por lo general, la mayoría de las mujeres no experimenta deseo sexual iniciando el intercambio puesto que lo busca de manera consciente.

Además, las mujeres pueden querer y  tener relaciones a pesar de no tener deseo sexual.

La mujer llega a alcanzar su madurez sexual cerca de los 35 años, y su apetito sexual se incrementa con el tiempo. Sin embargo, el deseo sexual que pueden llegar a sentir, pudiese verse afectado por la rutina.

Para encender el deseo sexual en la mujer, puede usar algunos recursos como:

Chocolate. Este alimento logra estimular el deseo sexual en las mujeres de cualquier edad. Sólo comiendo una pequeña cantidad de chocolate negro al día.

Yoga. Además de reducir el estrés y la inflamación practicar yoga regularmente aumenta el deseo, la lubricación y la cantidad de orgasmos en mujeres de 22 a 55 años.

Colesterol a raya. Niveles elevados de colesterol y otras grasas en la sangre hacen que descienda considerablemente el deseo, la excitación y los orgasmos.

Inteligencia. Estudios han demostrado que las mujeres pueden llegar a tener incluso el doble de orgasmo cuando posee inteligencia emocional. Esta cualidad les permite manejar los sentimientos ajenos y los propios de manera asertiva.

Una copa de vino. Beber una o dos copas de vino tinto al día es realmente efectivo para incrementar la libido femenina. Debido a los antioxidantes que tiene esta bebida, se aumenta el flujo sanguíneo en partes claves del organismo.

LibiActiv Mujer. Es un suplemento especialmente diseñado para que aumente el deseo sexual en la mujer. Además brinda otros beneficios como prevenir la osteoporosis.

La fórmula de LibiActiv Mujer posibilita que la mujer tenga mayor vitalidad y energía, posibilitando incrementar el apetito sexual. Tiene la capacidad de aliviar los dolores articulares y la fatiga.

pareja, punto g, sexo, deseo, pasion, Pareja sensual, chica en bragas. Hombre tocando mujer de cerca.

Aumenta el deseo y la frecuencia sexual

Siguiendo ciertas recomendaciones se puede lograr aumentar la libido de las mujeres y la frecuencia de las relaciones sexuales:

Leer, imaginar y planificar. Esto se debe a que luego de los primeros meses de noviazgo tener siempre sexo espontáneo es muy difícil.

El sexo puede ser planificado y organizado, como otros rituales y ritmos que tiene el ser humano como la comida.

Mantener la mente abierta para provocar el deseo de manera consciente, planificando y organizando los momentos para tener relaciones sexuales. Pudiendo apagar la tele, preparar una cena romántica, probando nuevas experiencias y lugares.

Trabajar los preliminares. Para darle tiempo a que aparezca el deseo sexual en las mujeres hay que alargar las caricias. Retrasando el momento de coito hasta que la mujer se sienta excitada.

Al darle tiempo a la mujer durante las preliminares logrará estimularse alcanzando tener el deseo sexual logrando una relación sexual apasionada y salvaje. Mientras más excitada esté la mujer mucho más placentero será el orgasmo.

Mostrar satisfacción y apostar por lo que más gusta. Es importante mantenerse optimista ante las relaciones sexuales, demostrar satisfacción y agradecimiento hará que el coito sea mejor.

Tratando de realizar aquellas prácticas que funcionan evitando las que no le son agradables.

Elegir un buen momento. Cuando se ha tenido una pelea o tienen un problema emocional con la pareja a las mujeres les cuesta concentrarse en el sexo. Es por ello que si hay un inconveniente con la pareja lo mejor es esperar para otro momento.

Hay varias formas del deseo

El deseo sexual es diferente al paso del tiempo, este es un aspecto de la sexualidad que se ve seriamente afectado especialmente en las mujeres.

El deseo es diferente cambia, evoluciona y se modifica al pasar de los años. Es normal que se tengan momentos cuando se tiene mayor o menor deseo.

Generalmente, el deseo sexual es relacionado con impulsos irrefrenables y con la pasión hacia la pareja. Pero realmente lo que sucede es que hay diferentes tipos de deseo sexual.

Las parejas que han estado juntas por largo tiempo pueden experimentar algo más que el deseo impulsivo y espontáneo.

De allí que se pueden identificar tres tipos diferentes de deseo a nivel sexual:

Impulsivo. Está ligado a la etapa de enamoramiento, al conocer a una persona el deseo surge de la necesidad de querer estar a todo momento con ésta. Al principio este deseo sexual es realmente desaforado, pero a medida que se estabiliza la relación el deseo impulsivo tiende a disminuir.

Esto no significa que las relaciones sexuales no sean placenteras.

Activo. Esto implica trabajar en el propio deseo fomentando la práctica de ejercicios mentales o físicos para generar una reacción.

Reactivo. Aunque no se tengan deseos de tener relaciones, el deseo que muestra la pareja hace que se esté más receptivo a mantener un encuentro íntimo.

Cuando la mujer no está receptiva, ni tiene fantasías o pensamientos sexuales se reducen ampliamente el deseo de intimar y mantener encuentros sexuales.

Se considera que el tener un bajo deseo sexual es un problema cuando la mujer considera que esto es un problema, y termina repercutiendo en su relación.

Es por ello que la mujer requiere de otros factores que le ayudan a motivar su deseo sexual, entre ellos influye la ternura.

Algunos terapeutas de parejas aconsejan que los hombres deben conservar la magia de las palabras bellas y las caricias. Esto hace que aumente el deseo sexual en las mujeres.

Los niveles de dopamina se incrementan en el cerebro de la mujer haciendo que el deseo sexual aumente, cuando escuchan cosas bellas y agradables.

Porque hacer que la llama de la pasión vuelva a encenderse es posible, mientras se trabaje en equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *