Dolor en el pie. Hembra joven que sufre de dolor en el pie o entumecimiento en el hogar. Las causas del dolor incluyen fascitis plantar, gota, artritis, tendinitis, neuropatía diabética o lesiones por sobreuso.

¿Por qué me duelen los pies? Espolones y otros males

¿Por qué me duelen los pies? Espolones y otros males

Última actualización: 09-02-2019 por Editora Vicky.

Dolor en el pie. Hembra joven que sufre de dolor en el pie o entumecimiento en el hogar. Las causas del dolor incluyen fascitis plantar, gota, artritis, tendinitis, neuropatía diabética o lesiones por sobreuso.

Los espolones salen porque la planta del pie soporta la presión del cuerpo durante largo tiempo. Es una especie de protuberancia ósea que aparece en el talón debido a estiramientos continuos y excesivos de la fascia plantar.

Los talones soportan el peso del cuerpo cada vez que se da un paso llegando a soportar 20 veces el peso corporal. Esta carga se amortigua por una fascia localizada por debajo de la planta del pie.

La fascia plantar está compuesta de una vaina fibrosa para proteger los músculos y los tendones y por una especie de almohadilla adiposa formada por grasa debajo del talón.

Cuando las personas llevan un estilo de vida sedentario o no calientan de forma adecuada se produce en los músculos una sobrecarga a nivel del tendón de Aquiles o en la pantorrilla. Estas estructuras están insertadas en la parte posterior del talón o hueso calcáneo ocasionando mayor tensión de la fascia al tener los músculos con sobrecarga. Esto provoca fisuras pequeñas o inflamaciones en la fascia a nivel del punto de unión con el hueso calcáneo.

Los músculos de la planta del pie se contraen cada vez que la persona descansa las piernas, se sienta o duerme para proteger el área lesionada de la fascia. Logrando que el dolor desaparezca pero aparece de nuevo al levantarse la persona y se agrava cuando comienza a moverse.

Para compensar este tipo de daño localizado en la inserción de la fascia el cuerpo la repara al igual que una fractura ósea. Produciendo una protección en el área a través de un proceso inflamatorio que luego se calcifica formando el espolón calcáneo.

Principales causas de los dolores en los pies

Causas más frecuentes de dolor en los pies:

Inflamación de la fascia: es un dolor que comienza en el talón y recorre la planta del pie ocasionando rigidez en esta área. La fascia es un tipo de tejido que se encarga de cubrir los tendones de la planta del pie.

Para aliviar el dolor y el malestar que esto ocasiona se pueden meter los pies en agua fría con cubos de hielo por unos minutos.

Espolón calcáneo: es una protuberancia que se forma en el talón provocando dolor en la planta del pie. Los síntomas disminuyen colocando una bolsa de agua fría en los talones.

Pie plano: el pie plano es una patología donde el arco del pie se colapsa presentando menor altura que la normal en la bóveda plantar. Para aliviar el dolor se sugiere hacer fisioterapia y utilizar zapatos ortopédicos o plantillas.

Inflamación a nivel de los metatarsos: suele presentarse dolor detrás de los dedos del pie a nivel de la planta. Causa inflamación y dolor, se logra aliviar remojando los pies en agua fría o agua con cubitos de hielo.

Mala pisada: la fisioterapia es una de las terapias más recomendadas para modificar la forma de colocar el pie en el suelo. Reeducando la postura inicial.

Torcedura del pie: para aliviar el dolor la persona debe levantar el pie afectado mientras esta acostado boca arriba y colocar una compresa de agua fría alrededor del talón.

Actividad física excesiva: se deben elevar los pies para disminuir la inflamación y el dolor. O remojarlos en agua fría o tibia.

¿Cómo evitar los pies inflamados?

Al finalizar el día los pies se notan inflamados y cansados, esto puede deberse a varios factores entre los que encontramos:

Cambios hormonales: las personas pasan por varios cambios hormonales en las distintas etapas de su vida. Particularmente las mujeres durante la menopausia o el ciclo menstrual mostrando inflamación a nivel de los pies.

Insuficiencia renal: la retención de líquidos hace que los pies se inflamen. Para evitar este síntoma es recomendable realizar actividades físicas, ingerir suficiente líquido y consumir alimentos sanos.

Alteraciones vasculares: estas alteraciones están dadas por la insuficiencia venosa durante el retorno de la sangre en forma ascendente hacia el corazón. Provoca inflamaciones en las áreas más distales como los talones.

Linfoedema: es una patología que ocasiona acumulación de líquido linfático a nivel de los tejidos. Provoca infecciones e interfiere en la cicatrización de las heridas.

Exceso de peso: los problemas de obesidad suelen ocasionar inflamaciones en los pies. Para lo cual se recomienda realizar algún tipo de actividad física.

Embarazo: durante la gestación ocurren una serie de cambios a nivel hormonal y se incrementa el peso ocasionando inflamación de los pies.

Lesiones en los pies: cuando ocurre algún tipo de lesión en el pie como un esguince de tobillo se produce una inflamación.

Trabajar durante muchas horas en la misma posición: trabajar varias horas sentado o de pie sin moverse conduce a inflamaciones de los pies. Por lo que es recomendable realizar algún tipo de actividad física después de una jornada laboral.

Fármacos: existen varios medicamentos que causan efectos secundarios en el organismo que provocan inflamación de los pies y los tobillos.

¿Cómo evitar la inflamación?

  • Realizar actividades físicas para favorecer la circulación sanguínea.

  • Usar zapatos cómodos.

  • Masajear los dedos de los pies e ir ascendiendo hacia el talón.

  • Evitar calcetines que comprimen los pies.

  • En casos graves visitar a un especialista (podólogo).

Mano con cuchara de madera agregando cloruro de magnesio en agua de baño de pies.

¿Cómo aliviar los dolores que se manifiestan en los pies?

Los pies frecuentemente presentan dolores disminuyendo la calidad de vida de las personas. Cualquier tipo de molestia a nivel de los pies impide la calidad del movimiento del individuo afectando de forma directa la salud en general.  

Las alteraciones en los pies pueden afectar la alineación del cuerpo y ocasionar una serie de molestias en las rodillas, los tobillos, la espalda y la cadera. Generalmente los problemas de obesidad aumentan las probabilidades de problemas podológicos.

Los pies están conformados por 33 articulaciones, 28 huesos, más de 40 músculos y 100 ligamentos aproximadamente.  

Existen determinados factores que pueden desestabilizarlos afectando cualquier lugar del pie. Para ayudar a solucionar este tipo de situación hay que determinar con exactitud la parte del pie afectada.    

Cuando se presentan molestias en los pies pueden ser ocasionados por mala circulación y para prevenirlo debemos:

  • Si la persona está parada se debe sentar cada cierto tiempo y masajear de vez en cuando los pies deslizando de forma suave los dedos de las manos hacia  los talones y tobillos.

  • Si se pasan muchas horas sentados hay que levantarse cada cierto tiempo y hacer levantamiento de los talones alternándolos cada 2 minutos.  

  • Al finalizar el día se deben meter los pies en agua tibia y aplicar algún tipo de hierba antiinflamatoria, bicarbonato o sal.  

El dolor también puede ser ocasionado por la presencia de durezas, juanetes o callos para lo cual se debe visitar a un especialista.  Para aliviar las molestias debemos:

  • Aplicar cubos de hielo en la parte afectada en una toalla enrollada y presionarlo con la mano en el área afectada durante 10 minutos aproximadamente.  

  • Usar zapatos adecuados para disminuir las molestias que ocasiona la fricción en el área dañada.  

  • Realizar estiramientos con gomas, este tipo de ejercicios ayuda a fortalecer los pies y a disminuir el dolor.  

  • Realizar masajes.  Es recomendable realizarse masajes de forma diaria con aceites de oliva o de lavanda tibios.

Consumo de minerales y sus efectos

Las bajas dosis de determinados minerales o nutrientes suelen causar enfermedades en el cuerpo. Los nutrientes son una especie de elementos inorgánicos que forman parte de algún elemento de nuestro organismo como los huesos o la sangre.  

Los alimentos nos aportan 90 tipos de minerales de los cuales 26 son necesarios para el desarrollo normal del cuerpo.  Estos nutrientes se clasifican en tres grandes grupos macrominerales, macrominerales y oligoelementos.

Entre los microminerales encontramos cobre, manganeso, zinc, hierro, flúor y yodo, su consumo debe ser en pequeñas cantidades.  

Los microminerales son los que el organismo necesita en grandes cantidades.  Como magnesio, cloro, fósforo, calcio, sodio y potasio.

Los oligoelementos son los que el organismo menos necesita, es decir en dosis mínimas diarias. Como selenio, arsénico, boro, cromo, vanadio y níquel.  

Funciones de los principales minerales en el organismo:

Cobre: se encuentra localizado en todos los tejidos del cuerpo. Interviene en la producción de los glóbulos rojos y la hemoglobina.  Permite la absorción del hierro.

Este mineral está presente en Articagos y se consume en forma de cápsula.  

Calcio: constituye uno de los minerales más abundantes del organismo e interviene en el mantenimiento y  construcción de los dientes y los huesos en combinación con el fósforo. Está contenido en la leche, espinaca, acelgas y naranjas.  

Magnesio: este mineral favorece la conservación de las articulaciones, huesos, músculos  y dientes. Se encuentra en el azúcar morena, el maíz, la avena y vegetales de hoja verde.  

Zinc: es uno de los minerales más importantes del metabolismo y forma parte de la insulina.  La deficiencia de este mineral provoca fallas en el sistema inmunológico y problemas de cicatrización.

Lo conseguimos en las legumbres, carnes, crustáceos y frutos secos, también está presente en Articagos y cumple las mismas funciones.

Manganeso: este mineral interviene en el metabolismo, en la síntesis de hemoglobina, lactancia y reproducción. Lo podemos conseguir en los cereales integrales, vísceras, hortalizas de hoja verde y en la leche.

Consejos para aliviar el dolor de los pies

Es común sufrir de dolor en los pies en algún momento de la vida debido a algún tipo indebido de esfuerzo físico, determinadas condiciones médicas o lesiones.

Los pies son los encargados de brindar todo el apoyo del cuerpo además de soportar el peso del mismo y en combinación con las piernas favorecen el desplazamiento.

Hay una serie de factores que aceleran las manifestaciones de dolor en los pies como prácticas intensas de actividades físicas o el uso de calzado inapropiado. Además de las diversas condiciones médicas que ocasionan el dolor en los pies, como pie diabético, tendinitis, ulceraciones, juanetes, fascitis plantar, retención de líquido y sobrepeso.

Algunos consejos para aliviar el dolor en los pies:

  • Utilizar zapatos acolchados cómodos y amplios.

  • Lavar los pies de forma diaria con agua tibia y jabón neutro.

  • Con el uso de una pelota de tenis hacer ejercicios para la planta del pie.

  • Disminuir el uso de zapatos de tacón alto.

  • Se deben cortar las uñas de forma recta cada vez que sea necesario. No dejarlas demasiado cortas.

  • Al dormir elevar más los pies que las rodillas para favorecer la circulación de retorno.

  • Si la persona padece de diabetes debe asistir al médico cada vez que aparezcan  inflamación, manchas, lesiones o llagas en los pies.

  • Consumir remedios a base de plantas medicinales para disminuir el dolor y las inflamaciones ocasionadas en los pies. Como es el caso de Articagos que contiene garra del diablo entre sus componentes con propiedades antiinflamatorias.  

  • Cuando se presentan inflamaciones a nivel de los tobillo y pies debido a estar mucho tiempo parado o después de largas caminatas es recomendable sumergir los pies en agua fría con cubos de hielo. O realizar masajes con sábila.

  • Si el dolor es ocasionado por fascitis plantar ocasionado por el uso de zapatos inapropiados, practicar muchos ejercicios, baile o edad avanzada se debe aplicar hielo en el área afectada para descontracturar los músculos y favorecer la circulación sanguínea.

anatomia completa del pie humano donde se observan tejidos, tendones, articulaciones, huesos, con un fondo de laboratorio

10 Curiosidades de los pies que debes conocer

1.- El volumen de los pies se suele incrementar durante las horas del día llegando a crecer hasta 5% más de lo habitual.  Por lo que se recomienda comprar zapatos en horas de la tarde.

2.- Hay más de 200 mil glándulas sudoríparas a nivel de los pies. Son capaces de producir 60 mililitros de sudor de forma diaria.

3.- Cuando se trota o se realizan carreras los pies son capaces de soportar 4 veces más el peso que cuando se está de parado.

4.- La cuarta parte de los huesos del cuerpo se encuentra en los pies.

5.- Los pies son capaces de alcanzar distancias equivalentes a 4 vueltas alrededor del planeta durante toda tu vida.

6.- Las uñas de las manos crecen más rápido que la de los pies.

7.- Todos los bebés nacen con el pie plano. El arco del pie se forma entre los 3 y 5 años de edad.

8.- Cuando se está caminando la fuerza se distribuye de forma equilibrada en todos los músculos del cuerpo para no caerse. Permanecer parado es más agotador que caminar porque se utilizan menor cantidad de músculos.

9.- Las plantas de los pies contienen más terminaciones nerviosas que cualquier otra parte del cuerpo.

10.- Al caminar el talón al levantarse del piso obliga a los dedos del pie a llevar la mitad del peso del cuerpo.

Suplementos vitamínicos para aliviar los pies

Los suplementos son compuestos que ayudan a mejorar la salud y están hechos a base de minerales, hierbas y vitaminas. Se consumen en forma de cápsula,  píldora, alimentos, polvos o bebidas.

Estos compuestos ayudan a mantener el cuerpo sano garantizando que el organismo los pueda absorber de manera adecuada. Sirven para evitar cualquier tipo de deficiencias nutricional ocasionadas por algún tipo de circunstancia o enfermedades y ayudan a promover la buena salud.

Los suplementos vitamínicos son de gran ayuda para mejorar las coyunturas y las articulaciones porque contienen los nutrientes necesarios para mantener la salud de los cartílagos y la de los huesos en general.

El pie es una estructura conformada por 33 articulaciones, 26 huesos y más de 100 ligamentos, tendones y músculos. Para prevenir el dolor de estas articulaciones contamos con Articagos un suplemento vitamínico que contiene:

Sulfato de glucosamina: disminuye el deterioro de los cartílagos ayudando a formar uno nuevo para disminuir las molestias ocasionadas en las articulaciones. Ayuda a sanar las articulaciones disminuyendo los procesos inflamatorios.

Sulfato de condroitina: favorece la reparación y reconstrucción de los cartílagos.

Favorece la salud de los ligamentos y tendones, alivia el dolor y ayuda a mantener hidratadas las articulaciones.

MSM: ayuda a mantener y a fortalecer el tejido articular. Interviene en la producción del colágeno esencial para los cartílagos. Tiene efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *