¿Por qué me da mucho sueño durante el día?

¿Por qué me da mucho sueño durante el día?

Última actualización: 18-10-2018 por Editor Ernesto.

Desde que nos levantamos por la mañana nos organizamos para hacer los quehaceres del día. Sin embargo, sabemos que  es necesario disponer de buen ánimo para cumplirlos.

Nuestros días pueden estar cargados de muchas responsabilidades laborales, familiares e incluso sociales. Pero cuando nos sentimos agobiados y estresados por las actividades del día a día la angustia se acrecienta por la falta de cumplimiento.

Muchas preguntas pueden pasar por nuestra cabeza en momentos en los que no sabemos por qué posponemos las labores diarias o por qué nos sentimos desanimados.

Las razones pueden ser muchas, pero cuando aparece el exceso de sueño como síntoma podemos sospechar de varias patologías. Está claro que sólo debemos preocuparnos si después de haber dormido bien toda la noche quedamos con somnolencia durante el día.

Entonces, el primer paso a dar es detectar que algo no anda bien y que no es normal tener la sensación de sueño todo el tiempo. Después podemos hacer un recuento de otros posibles síntomas.

Finalmente una consulta con el médico puede guiarnos hacia un diagnóstico confiable.

En todo caso siempre debemos tomar en cuenta la opinión de un profesional.

Aunque cuando se trata de una patología leve podemos tratarla nosotros mismos simplemente adquiriendo hábitos saludables.

Comer balanceado, hacer ejercicios regularmente, ingerir las vitaminas y minerales necesarias para el buen funcionamiento del cuerpo etc.

Estas medidas pueden ayudarnos para estar siempre sanos y con buen ánimo para llevar a cabo las actividades del día a día.

Si por el contrario el trastorno de sueño es grave entonces debemos descubrir la causa que lo produce para tratarlo de la forma apropiada.

Son muchas las enfermedades que pueden generar somnolencia excesiva.

Un profesional puede pedirnos análisis de laboratorio para chequear la cantidad de glóbulos rojos o detectar cualquier alteración en los niveles de sangre.

Hipersomnía o somnolencia excesiva

La palabra hipersomnía se forma con el término hiper que proviene del griego y significa exceso y somnía se deriva también del griego somno y significa sueño.

De modo que, literalmente hipersomnia hace referencia al sueño excesivo, pero al sueño que está fuera de las horas nocturnas.

El Dr Alejandro Guillén Riquelme de la cátedra de Sueño de la Universidad de Granada, muestra algunas señales para descubrir cuando padecemos algún trastorno del sueño.

Algunas de estas son: dormir mínimo 10 horas y aun así sentir sueño durante el día. Levantarse por la mañana suele ser una tortura. Padecer de agresividad y confusión. Tardar demasiado para aclarar la mente y empezar el día.

Por último, hacer siestas largas y no sentir descanso.

Según el Dr Guillén, existe hipersomnia secundarias producidas por  enfermedades víricas como la munonucleosis que produce mucha somnolencia diurna.

La diabetes tipo 2 y el asma también se asocian a este trastorno. Algunos fármacos también producen sueño excesivo. La apnea del sueño es un trastorno muy común que produce hipersomnia diurna.

Las causas más comunes que producen somnolencia excesiva suelen ser estrés, dieta desequilibrada, exceso de peso, abuso de grasas y azúcares. Desánimo.

Existen otras patologías que producen trastorno del sueño, tal es el caso de la depresión y la ansiedad. En nuestros productos NervSoport puede hallar alivio a estos trastornos.

La hipersomnia idiopática es un tipo de somnolencia de la que no se tiene información sobre causas que la producen. Suele ser hereditaria.

Trastorno de apnea del sueño

Apnea obstructiva del sueño (AOS) es un trastorno producido por un bloqueo en las vías respiratorias mientras se duerme. Esto ocasiona despertares repentinos y repetitivos, lo cual hace que la persona que lo padece permanezca somnoliento durante el día.

El ronquido fuerte suele ser el síntoma de aviso de esta enfermedad, aunque esto no significa que toda persona que ronque sufra este trastorno.

Los niños con las amígdalas y adenoides inflamados también pueden padecer apnea del sueño.

Esta enfermedad está asociada a problemas cardiovasculares. Según la Sociedad Española del Sueño: “La incidencia del síndrome de apnea durante el sueño en adultos es de alrededor del 2 al 4% de la población total en España”

Las causas de apnea de sueño son básicamente dos.

La primera la mencionábamos anteriormente y es aquella que se da por la relajación de los músculos de la faringe durante el sueño. Lo cual  produce obstrucción en las vías respiratorias.

Al obstruirse las vías respiratorias no hay manera de que el oxígeno entre al cuerpo, lo cual produce que el  dióxido de carbono aumente y se produzca una hiperventilación.

En segundo lugar podemos mencionar otros factores como la obesidad, los pólipos nasales, las  amígdalas inflamadas y dormir bocarriba.

Estos factores contribuyen a la apnea del sueño. También beneficia a la enfermedad una mandíbula caída durante las horas de sueño.

Triptófano: aminoácido esencial para contrarrestar los efectos de la somnolencia

Eduard Estivill, especialista europeo en Medicina de Sueño, recomienda consumir alimentos que contienen triptófano. Este aminoácido es imprescindible para la síntesis de melatonina, hormona clave para regular los ciclos del sueño y vigilia.

La importancia de este aminoácido es tal que se necesita para la producción de vitamina B 3 o niacina.

El organismo convierte el  triptófano en alimentos 5 HTP o 5 – hidroxytriptóphan para luego transformarse en serotonina, la hormona de la felicidad. En nuestros productos NervSoport encontramos este maravilloso alimento.

Es necesario que nuestra dieta contenga vitaminas C, B1, B6, B9 y B12, calcio y zinc para ayudar la conversión de triptófano en serotonina.

Podemos encontrar este aminoácido esencial en alimentos como huevos, carnes, lácteos.

En alimentos del reino vegetal como plátano, banana, piña, aguacate, ciruela, berros, espinacas, remolacha, zanahoria, apio, alfalfa, brócoli, dátiles.

Frutos secos: almendras, nueces, pistachos, anacardos. Chocolate negro.

En cereales  especialmente  integrales: Arroz y avena. Estos aumentan la absorción de insulina que ayuda a la transformación de triptófano en serotonina.

Hallamos triptófano en otros alimentos como semillas de sésamo, calabaza, girasol y fenogreco.

En legumbres como garbanzos, lentejas, habas, soja, que además aportan B1, B3, B6, B9 y magnesio.

En la levadura de cerveza también encontramos este aminoácido.

La deficiencia de triptófano produce baja energía, irritabilidad y mal humor.

Otros nutrientes importantes para mejorar la hipersomnia

Existen otras sustancias que el cuerpo necesita para mantenerse saludable. Sin embargo cuando hay alguna patología la necesidad se hace aún más evidente y urgente.

El neurotransmisor Gaba (ácido gamma–aminobutírico) es una sustancia que actúa en el cerebro y su función es inhibir o reducir la actividad neuronal. Desempeña un rol importante en el comportamiento, la cognición, y a respuesta del cuerpo frente al estrés.

Algunos estudios muestran que el Gaba favorece al control del miedo y ansiedad cuando las hormonas se sobresaltan.

En artículos mercola.com  podemos leer que “Investigaciones recientes mostraron que el Gaba natural tenía varios efectos que mejoran el sueño. Los investigadores midieron las ondas cerebrales con un electroencefalograma (EEG) después de que los participantes tomaran 100 miligramos (mg) de Gaba natural o un placebo”

“Aquellas personas que tomaron Gaba se quedaron dormidas más rápido y tuvieron una mayor cantidad de sueño de alta calidad. También reportaron sentirse más energéticas en la mañana”. Este neurotransmisor lo pueden hallar en nuestros productos NervSoport combinado con otros igualmente importantes.

Se ha visto que la valeriana aumenta los niveles de Gaba lo que significa que sirve como complemento para favorecer el aumento de esta sustancia en el cuerpo.

El 5 HTP o 5-hidroxitriptófano  es un aminoácido que se saca de las semillas de una haba negra africana. Y sirve para aumentar el nivel de serotonina en el cerebro.

De forma indirecta el 5-HTP es un estimulador de melatonina. Es decir, la serotonina en el cerebro se convierte en melatonina, sobre todo durante la tarde y noche. La melatonina está asociada con la regulación del equilibrio de  los ciclos de sueño y vigilia en los seres humanos.

Importancia de las vitaminas del grupo B

El grupo de vitaminas B también llamado complejo B, lo forman 8 vitaminas: B1, B2, B3, B5, B6, B7, B9 y 12, desempeñan un rol muy importante para el correcto funcionamiento del organismo.

Entre sus funciones están aquellas que ayudan a  interceder en el metabolismo energético, pues permiten obtener la energía de los alimentos, y favorecen  el cuidado de la salud del cabello, piel y uñas.

La Vitamina B1 (también llamada tiamina) ayuda al organismo a transformar los carbohidratos en energía. Es importante para el crecimiento y desarrollo normal de nuestro cuerpo.

Se encuentra en alimentos como levadura, legumbres, cereales integrales, avena, trigo, maíz, frutos secos, huevos, carne de cerdo, carne de vacuno, papas, arroz enriquecido, harina blanca enriquecida.

Riboflavina es el nombre que recibe la vitamina B2. Esta es importante para la producción de glóbulos rojos. Ayuda a liberar la energía de proteínas en el cuerpo.

Podemos encontrar esta vitamina en extracto de levadura, hígado, pimientos, especias, e hierbas secas, almendras, quesos, pescado, etc…

La vitamina B6 trabaja para mantener la función neurológica en perfecto estado. Ayuda a producir hemoglobina y anticuerpos.

La deficiencia de vitamina B6 produce anemia, la cual presenta como síntoma hipersomnia. La encontramos en hígado, pollo, carne de cerdo, pescado, plátanos, papas, granos integrales.

La vitamina B12 ayuda a mantener en buen estado las neuronas y los glóbulos sanguíneos. Contribuye a la producción de ADN y al mantenimiento del sistema central.

El ácido fólico o vitamina B9 es una de las sustancias más importantes, al punto que es imprescindible consumirlo en forma de suplemento en mujeres embarazadas.

Consumirlo durante la etapa de gestación previene enfermedades como defectos en el tubo neural del feto, la espina bífida, la anencefalia, malformaciones en los genitales o problemas del corazón.

Consumir ácido fólico ayuda a absorber el hierro, la vitamina B12 y los aminoácidos esenciales. Esta importante vitamina se encuentra en nuestro producto NervSoport

Podríamos decir, después de este recuento de vitaminas del grupo B, que es imprescindible la ingesta de estos nutrientes. Pues nuestro bienestar depende completamente de las funciones que desempeñan cada una de estas vitaminas en nuestro cuerpo.

El poder de sanar también está en las hierbas medicinales

Somos conscientes de la sabiduría que habita en la naturaleza, por eso encontramos en ella una diversidad de  nutrientes alojados en plantas que están a nuestro alcance.

Raíz de Ashwagandha: de esta planta se utilizan las raíces y las bayas. Es usada desde hace más de 3000 años como planta ayurveda.  

Aporta energía adicional al organismo. Fortifica la musculatura, el tejido óseo y las articulaciones. Esta  planta se utiliza para mejorar la salud en general.

Fortalece los músculos, siendo efectiva en personas deportistas. Prepara al organismo para cualquier evento o esfuerzo físico aportando energía, vitalidad y fuerza.

Flor de manzanilla: Los principios activos de esta planta son alfa- bisabol y camazuleno. Entre sus muchas propiedades están las digestivas, hepatobiliares, antiespamódicas.

La manzanilla sirve para los nervios e insomnio por sus propiedades sedantes. Ayuda a liberar los líquidos del cuerpo gracias a su cualidad diurética. Es un excelente remedio en dietas de adelgazamiento.

Además ayuda a eliminar los niveles altos de colesterol en la sangre. Es desinflamante y calma el dolor. Permite aliviar los cólicos premenstruales.

Esta hierba es imprescindible tenerla en el jardín porque sus múltiples propiedades son de gran ayuda para una enorme cantidad de dolencias. Aquí sólo mencionamos unas pocas.

Hierba de San Juan: Esta planta tiene propiedades antidepresivas, antiestrés. Se puede usar en casos de ansiedad e insomnio.

En quemaduras de primer grado esta hierba ayuda a reestructurar el tejido dañado. Ayuda en caso de picaduras de insectos. Alivia los síntomas de las hemorroides.

Igualmente es un excelente remedio para la acidez por sus propiedades digestivas. En caso de dolores reumáticos esta planta ayuda a aliviar el dolor, también puede aplicarse después de un golpe.

La naturaleza se ha encargado de darnos todo lo necesario para sanar, así que podemos buscar la cura a nuestros males viendo hacia ella.  

La cantidad de plantas que nos aportan bienestar cuando enfermarnos es incalculable.

Pero siempre podemos estar seguros de que, en caso de necesitar un remedio allí estará para nosotros, tal vez no en su jardín, sino en el del vecino o en la botica a la vuelta de la esquina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *