pose de hombre joven haciendo presion luciendo sus musculos, Hombre hermoso que ejercita haciendo ejercicio abdominal en gimnasio

¿Por qué duelen los musculos después de hacer ejercicios?

¿Por qué duelen los musculos después de hacer ejercicios?

Última actualización: 26-12-2018. Equipo Nutricioni

Mujer joven con ropa deportiva con dolor en la espalda superior e inferiorMujer joven con ropa deportiva con dolor en la espalda superior e inferior

El ejercicio físico es cualquier actividad que se haga para mejorar y/o mantener la salud y aptitud física de la persona.

Cada persona hace ejercicios mejorar el sistema cardiovascular, el fortalecimiento muscular o desarrollar mejores cualidades atléticas y deportivas.

Además, se pueden hacer rutinas de ejercicio físico para perder o mantener el peso corporal, el bienestar emocional o de forma recreativa.

Para lograr tener todos estos beneficios que aporta la actividad física se debe tener una rutina constante y regular de ejercicios. El tener actividad física con frecuencia y regularidad también es eficaz en la prevención y tratamiento de enfermedades crónicas potencialmente mortales.

No todos se benefician del mismo modo de los mismos ejercicios. Todos tienen una respuesta individual diferente a los entrenamientos, las cuales pueden estar condicionadas por factores genéticos, la condición física que posea la persona o por la edad de cada uno.

Algo que se debe entender son los cambios que se producen en el cuerpo cuando se ha terminado una rutina de actividad física o ejercicios.

¿Qué ocurre en el organismo después de hacer ejercicio?

Quizás durante el ejercicio se mantiene la mente con un objetivo, llegar a una meta u objetivo. Por eso durante los próximos 20 a 30 minutos después de terminar, se puede sentir una sensación de inmensa relajación, cambia el funcionamiento del páncreas y crece la capacidad de atención. Pero eso no es todo.

Cuando se está haciendo ejercicio el cerebro empieza a tener mucha actividad. Por esta razón, la actividad física, no solo conduce quemar de grasa y aumentar la musculatura, sino que también ayuda al proceso de atención y concentración.

Cuando se comienza a hacer alguna actividad física, deportes o alguna rutina de ejercicios, se pueden ir midiendo los efectos que generan a corto plazo.

Pero estos efectos no siempre serán iguales, a medida que se hagan los ejercicios el cuerpo se va adaptando al entrenamiento, y los efectos posteriores de bienestar general serán más duraderos.

Algo singular que ocurre durante la realización de una actividad física es que siempre va a haber una sensación de dolor o ardor en los músculos, se sentirá un poco de resistencia por parte de los músculos y articulaciones que interfieren.

Este fenómeno ocurre por la interacción entre los ejercicios y el ácido láctico. Cuando se realizan actividades físicas hay una acumulación de este ácido, cuando se acumula en exceso aparece una sensación de dolor, o de ardor como si el músculo quemara.

El ácido láctico se genera cuando los músculos entran en actividad o trabajan, el cuerpo se encarga de reciclarlo conforme se va formando pero cuando llega al punto donde se genera más ácido del que se puede eliminar, ocurre la acumulación.

No hace falta hacer una rutina excesiva de ejercicios, con cualquier actividad se puede ir generando ácido láctico.

La fatiga generada por el ácido láctico suele desaparecer con un corto descanso de los músculos. No debería durar más de unas horas.

El límite de tolerancia que permite el cuerpo de cada persona se puede entrenar para que la acumulación del ácido láctico afecte menos al momento de hacer ejercicios.

Hasta este punto se pueden ver que los beneficios de la actividad física son muchos y que el cuerpo se va adaptando continuamente a las exigencias de los ejercicios. Entonces pueden surgir un par de preguntas.

¿Por qué duelen los músculos después de hacer ejercicios? ¿Estoy haciendo algo mal?

Mujer agitada con sus manos en la rodilla síntoma de cansancio

Dolor en los músculos a los días siguientes a la actividad física

Después de una rutina de ejercicios o un buen entrenamiento aparecen dolores intensos.

Muchas personas que han practicado algún deporte o alguna sesión de ejercicio físico ha podido experimentar estos dolores que se mantienen en los músculos. Estos dolores pueden durar uno o varios días después de realizada la actividad física.

Esta sensación de dolor y rigidez se le conoce como “dolor muscular tardío”. Este malestar es formado por las contracciones musculares o por la carga excéntrica de los músculos.

La carga excéntrica es una aplicación de fuerza extrema que frena bruscamente el estiramiento del músculo. Un ejemplo claro de esto es frenar de repente a medio de una carrera o los pasos de frenado cuando se juega al tenis.

Los dolores musculares pueden durar más de un día, incluso más de una semana. Pero no debe ser motivo de preocupación.

El dolor efectivamente disminuirá con el transcurso del tiempo y con la práctica constante de ejercicios. Pero algunas veces las contracciones musculares pueden ser tan fuertes que se puede perder el control total del músculo, puede llegar a tener dificultad incluso para bajar y subir las escaleras.

Estos malestares musculares se pueden evitar con un precalentamiento antes de hacer ejercicios. Se debe tomar en cuenta que, cuando no se entrena o ejercita con regularidad, los dolores musculares suelen darse siempre.

Para que el cuerpo se acostumbre a las rutinas de ejercicios, y que no aparezca el dolor, lo mejor es ir haciendo los ejercicios de forma progresiva. Darle tiempo al cuerpo para que se acostumbre a  las exigencias presentadas.

Si a pesar de todo los dolores persisten, solo se debe dejar reposar y descansar los músculos. Solo darles un día para que tengan un respiro.

La presencia de los dolores musculares puede recordar el esfuerzo que se está llevando a cabo para lograr cambiar un estilo de vida y mejorar la salud y el bienestar personal.

Los dolores musculares son parte del proceso de hacer actividad física y ejercicios. No se debe dejar que estos dolores aparten la mente del verdadero objetivo. Lo que todos desean es cambiar y tener un mejor estilo de vida.

Consecuencias de hacer mal los ejercicios

A pesar de los muchos beneficios que puede aportar la actividad física, hacerlo mal puede perjudicial para la salud de la persona.

Al hacer ejercicio no todos se guían con la ayuda de un entrenador personal o en un gimnasio. Muchos quieren seguir sus propias rutinas de ejercicios y con la idea de libertad siempre presente.

Pero al tomar esta decisión se debe tener presente mucha información al respecto. Una rutina de ejercicios mal hecha, lejos de ser de beneficio, será perjudicial para la salud y el bienestar personal.

A continuación se podrán destacar dos puntos importantes y frecuentes que se pueden tener al hacer ejercicios:

La mala postura: este es uno de los errores más comunes. Tener una postura adecuada es algo fundamental al momento de hacer cualquier actividad.

Es de vital importancia adoptar una buena postura. Entre los problemas que pueden aparecer por tener una mala postura tenemos dolores de cabeza, fatiga, estrés, entre otros.

Es muy importante tener siempre presente cuál es la postura adecuada tanto a la hora de hacer ejercicios como el diario vivir de cada persona.

Ejercicios incorrectos: Cuando se hace ejercicio, estos se deben conocer muy bien para poder hacerlo de forma correcta.

Hacer ejercicios sin conocer los movimientos adecuados ni las posturas correctas es una pérdida de tiempo y esfuerzos, además de perjudicial para la salud.

No conocer bien los ejercicios puede traer roturas de ligamentos, desgarros u otras dolencias y dolores graves.

Las consecuencias, de hacer los ejercicios de la forma incorrecta no se dejan notar sino después de mucho tiempo de estar haciéndolos mal.

La persona que realice ejercicios debe saber identificar la diferencia entre el dolor que produce cada ejercicio y el dolor por un ejercicio mal hecho.

Los ejercicios incorrectos pueden producir una fatiga mayor a la debida, además de dolores en zonas en las cuales no se está trabajando.

Lo más importante es saber identificar cuando se está haciendo algo mal. Tomar el tiempo para informarse sobre los ejercicios que se desean llevar a cabo y evitar contratiempos y problemas para la salud.

Como ya se mencionó, no es necesario contratar el servicio de un gimnasio o de un entrenador personal, pero sí es importante obtener la guía u orientación de un profesional. De esta forma le pueden guiar e indicar cuales ejercicios hacer y cómo hacerlos.

Cosas que se deben hacer después de una rutina de ejercicios

Los beneficios del ejercicio físico no terminan cuando las personas dejan de ejercitarse, minutos o incluso horas después el cuerpo sigue asimilando el trabajo realizado.

Se debe tener cuidado con las costumbres que se tengan luego de realizado el ejercicio físico, ya que estas condicionan de forma directa los resultados que se obtienen durante la actividad.

A continuación se nombraran algunas costumbres que se deben ir cultivando cuando se culmina el ejercicio físico:

Estirar: es importante para los músculos que, después de una rutina de ejercicios, vuelvan a un estado de calma.

Esto consiste básicamente en hacer suaves ejercicios de estiramiento. De esta manera se reduce la carga muscular que se acumula durante el ejercicio.

Ducharse: ducharse después de hacer ejercicios no solo cumple con la higiene personal, además tiene una función específica para el organismo.

Ayuda con un proceso metabólico llamado lipólisis, este consiste en quemar los lípidos gracias al cambio brusco de temperatura. Con este cambio de temperatura el cuerpo acelera el metabolismo con la intención de dar más calor.

Esta ducha también puede ayudar con la presión sanguínea, congestiona la masa muscular y tonifica la piel.

Hombre mayor se ducha con agua caliente

No tirarse al sofá: los efectos negativos de estar sentado mucho tiempo no se podrán contrarrestar por una rutina de ejercicios, sin importar que tan fuerte sea esta.

Lo mejor para el cuerpo es mantener la mínima actividad física después del ejercicio, ya que puede ser muy dañino el cambio tan drástico de actividad física a estado de calma.

Hidratarse: se recomienda tener una fórmula para hidratarse antes, durante y después de hacer ejercicios.

La hidratación puede ser simplemente con agua, pero también puede se con alguna bebida isotónica. Las bebidas isotónicas son bebidas con una gran capacidad de rehidratación, muy útiles para deportistas.

Es muy importante que no se confundan las bebidas isotónicas con las bebidas energéticas. Algunos componentes de las bebidas energéticas sirven más como estimulantes.

No fumar: encender un cigarrillo justo después de terminar de ejercitarse puede ser muy peligroso.

Muchas personas sienten que fumar después de hacer ejercicios es un método de relajación. Pero no se debe olvidar que fumar es dañino y hacerlo después de la actividad los efectos adversos se multiplican.

Muchas de las cosas que se hagan después de terminar la actividad física pueden actuar de forma directa sobre los músculos, tanto de forma positiva como negativa.

Por eso es de suma importancia que las personas puedan mejorar sus hábitos diarios en pos de mejorar su bienestar personal.

Formas de eliminar el dolor en los músculos después de hacer ejercicios

Cuando se empieza una rutina de ejercicios siempre va a aparecer un poco de dolor en los músculos. Esto es debido a las contracciones musculares o la carga excéntrica de los músculos.

Pero este dolor va a durar mientras el cuerpo se acostumbra a la nueva actividad física. Por esta razón se darán a continuación una serie de datos de lo que se puede hacer para eliminar estos dolores musculares luego de hacer ejercicios:

Comer correctamente: las pequeñas fisuras que se crean a nivel muscular a la hora de hacer ejercicio se pueden reparar más rápido al aportar proteínas al cuerpo. Además, recargar los depósitos de glucógeno sirve para reponer la energía perdida.

Por ejemplo, la proteína que se debe consumir es la de absorción rápida. Entre los tipos de alimento con esta proteína tenemos el suero, la soja y el atún.

Entre a lo que de llenar los almacenes de glucógeno se trata, tenemos carbohidratos de absorción lenta como el arroz, la pasta o los cereales.

Hacer ejercicios no significa que la persona puede comer cualquier cosa y a la hora que quiera.

Es importante evitar el consumo de frutas, los azúcares y los lácteos. Pero todo este proceso de alimentación se debe hacer con moderación y evitando los excesos.

Aplicarse hielo: El hielo ayuda a reducir la inflamación de los músculos adoloridos. Se puede usar hielo en los primeros dos días después de hacer una dura rutina de ejercicios.

Se puede aplicar de 15 a 30 minutos seguidos cada vez para obtener buenos resultados.

La recuperación activa: consiste en seguir activo durante la dolencia. No se va a hacer la misma actividad que causó la dolencia pero sí una de menor intensidad.

Por ejemplo, si los músculos están doloridos por correr, la recuperación activa podría ser una caminata.

Esta recuperación va eliminando la dolencia y rigidez muscular mediante el flujo sanguíneo. Esto mejora la circulación a los músculos sin provocarle un esfuerzo innecesario sobre los músculos afectados.

Descansar: Cuando duelen los músculos lo primero que la persona quiere hacer es descansar. O al menos no hacer más ese ejercicio tan fuerte.

Pero si lo que se desea es mantener una buena condición física, se deben hacer de dos a tres rutinas fuertes por semana y hacer intervalos de recuperación activa los otros días. Esto hasta que los músculos y el cuerpo se acostumbren a la nueva actividad.

Masajes: los masajes ayudan a relajar y liberar la tensión de los músculos.

Un masaje puede aliviar el dolor muscular de forma rápida. Si no es un atleta profesional se le puede pedir ayuda a un amigo o a la pareja para que haga un masaje en el músculo afectado.

Otra forma de hacer los masajes es con un masajeador eléctrico o con un rodillo de espuma. Se puede masajear el músculo afectado por unos 20 minutos para ayudar a reducir el dolor.

Aplicar calor: el calor puede llevar más sangre al músculo afectado y de esta manera aliviar el dolor.

Aplicar calor es muy sencillo de hacerlo, se recomienda aplicar el calor durante 10 minutos. Se puede hacer tomando una ducha caliente, un sauna, una bañera caliente o bolsas de calor.

Tratamiento de frío y calor: se puede alternar el frío y el calor para conseguir los beneficios de ambos y acelerar la recuperación.

El frío ayudará a reducir la inflamación y el calor aumentará el flujo sanguíneo hacia los músculos doloridos.

Es importante siempre empezar con el frío y luego aplicar calor. Se puede probar con un baño de agua fría por unos 30 a 60 segundos y luego con agua tibia a caliente por entre 1 y 2 minutos. O con hielo por 10 minutos y después calor, siempre tratando que el tratamiento de calor dure el doble de tiempo que el frío.

Una forma natural y confiable de reducir el dolor

Cada vez son más los beneficios de la medicina natural en cualquiera de los ámbitos en los que se aplique. Muchas personas se sienten más confiadas al utilizar este tipo de medicamentos.

Un producto que puede ayudar mucho a la recuperación de los músculos, después de una rutina excesiva de ejercicios, es Aliviáne.

Este producto de fórmula natural ayuda en la recuperación de los músculos doloridos, además de otros beneficios ya que acelera el metabolismo y ayuda a sentirse mejor.

La combinación de ingredientes que posee  Aliviáne ayuda con este problema tan común para las personas que empiezan una rutina de ejercicios, o para las que cambian de ejercicios.

Entre los ingredientes que posee podemos encontrar:

Serrapeptase: es un anaelgésico natural. Una enzima antiinflamatoria que es producida a partir de la bacteria Serratia. Se usa principalmente para reducir el impacto producido por el sobreesfuerzo.

Papaína: es una enzima extraída de la papaya. Ayuda a mejorar la capacidad de metabolizar y digerir las proteínas

Bromelina: una enzima que se encuentra en los tallos de la piña. La bromelina ayuda a prevenir mini rupturas en los músculos, además de reducir la sensación de dolor.

Otros beneficios de la bromelina son sus aportes a la digestión, ayuda a mantener una buena circulación y tiene cualidades antiinflamatorias.

Proteasa bacterial y fungicida: las proteasas son una enzimas que se encargan de descomponer las proteínas. Estas enzimas complementan a las demás enzimas encontradas en Aliviáne.

Raíz de garra del diablo: la garra del diablo, o el harpagofito, era inicialmente utilizada por unas tribus africanas por sus cualidades medicinales. Es principalmente utilizada por sus cualidades antiinflamatorias, pero también ayuda mucho a contrarrestar los dolores musculares ocasionados por el esfuerzo excesivo.

Extracto de jengibre: el jengibre aporta grandes beneficios en el tratamiento para aliviar los dolores musculares causados por el sobreesfuerzo o lesiones.

Extracto de corteza de sauce blanco: la corteza de sauce blanco es rica en una sustancia llamada salicina la cual puede reducir la sensación de dolor. Además tiene propiedades analgésicas, antiinflamatorias y antipiréticas.

Los beneficios de usar Aliviáne son muy altos cuando se tiene dolores musculares. Siempre se puede tener a la mano cuando se va a empezar a hacer ejercicios o cuando se va a cambiar de rutina.

Cualquier actividad física nueva puede causar dolores musculares, por esa razón siempre es bueno contar con una medida tan práctica para reducir esos dolores tan incómodos.

Para estar atentos

lo general siempre va a aparecer dolor muscular después de hacer una rutina fuerte de actividad física o ejercicios. Este dolor muscular variará dependiendo de la capacidad física de cada persona.

Si la persona se encuentra en óptimas condiciones físicas, quizás no sienta mucho dolor y dure poco tiempo. Pero, si la persona no se encuentra en optimas condiciones, muy probablemente le tome más de un día recuperarse.

Para reducir lo más posible la aparición de dolor muscular, después de mucho tiempo sin hacer ejercicio, es ir aumentando la intensidad de los ejercicios gradualmente.

Se debe tener presente los métodos para reducir el dolor muscular después de hacer ejercicios. Además, el uso de medicina natural como Aliviáne para aliviar rápidamente esas molestias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *