Plantas que alivian los dolores musculares

Plantas que alivian los dolores musculares

Última actualización: 21-11-2018. Equipo Nutricioni

El músculo es el tejido blando que compone nuestra estructura corporal y permite su movilización. Siempre hacemos uso de ellos, al caminar, comer, beber, reír e inclusive respirar.

En ocasiones, por ese uso constante, nuestros músculos se afectan de tal manera que se presentan dolores que van de moderados a fuertes.

Las plantas pueden resultar de gran ayuda para los dolores musculares, mitigando esos problemas que nos aquejan por haber realizado un mal movimiento, cansancio o por alguna enfermedad crónica.

Es de mucha utilidad saber cuáles son las más recomendadas para cada afección o lesión y usarlas de la manera adecuada, ya sea en infusión o como cataplasmas.

Un dolor muy frecuente pero inconveniente

El dolor muscular se conoce médicamente como mialgia y en ocasiones puede afectarnos al grado de no poder desempeñarnos con comodidad.

Por lo general, para todas las personas los dolores musculares son extremadamente molestos, y casi todo el mundo ha tenido los músculos adoloridos de vez en cuando.

Estos dolores son comunes y pueden comprometer más de un músculo. También puede involucrar ligamentos, tendones y fascia (tejido blando).

Los dolores pueden variar de leve a insoportable, y aunque a menudo desaparecen en unos pocos días, no es raro que algunos persistan durante meses, mitigado por analgésicos como acetaminofén o ibuprofeno que se venden sin receta.

Estos fármacos lo que hacen es encubrir el padecimiento hasta que la persona  toma la decisión de acudir al médico o de enfocarse en la erradicación del mal.

El dolor muscular puede estar ocasionado por causas muy variadas. Con frecuencia se debe a un entumecimiento muscular (miogelosis) o a una lesión.

Otros desencadenantes menos frecuentes del dolor muscular son enfermedades óseas, desgaste de las articulaciones, enfermedades musculares o del sistema nervioso.

El dolor muscular está muy relacionado a menudo con el ejercicio o el esfuerzo físico, pudiendo comenzar durante o justo después de la actividad.

Las mialgias se pueden desarrollar casi en cualquier parte del cuerpo, incluyendo el cuello, la espalda, las piernas e incluso las manos. Igualmente se puede sentir de manera generalizada.

hombre con dolor de cuello

Identificando los dolores musculares

Es muy importante observar la naturaleza del dolor cuando se sospeche que está focalizado en un músculo. Muchas afecciones pueden ser confundidas con otras y dar un diagnóstico incierto.

Si el dolor se origina en los músculos, el área más próxima será sensible al tacto.

Ciertas enfermedades también causan dolor muscular, produciendo una amplia gama de síntomas de mialgia.

Es por ello que ciertos datos pueden aclarar el juicio preventivo:

  1. El más prominente entre los síntomas de mialgia es el dolor en el músculo afectado. Algunos otros síntomas de mialgia cervical, por ejemplo, son pesadez de la cabeza con dolores de cabeza intermitentes.
  2. Si los músculos del corazón están bajo efecto de mialgia, uno puede sufrir de latidos irregulares del corazón, lo que hace también estar en riesgo de paro cardíaco.
  3. Si los músculos respiratorios se ven afectados con mialgias, el paciente puede experimentar dificultad respiratoria. Puede incluso sufrir una pérdida completa de la respiración.
  4. Otros síntomas comúnmente vistos de mialgia incluyen quemaduras en la piel y entumecimiento o sensación de hormigueo en la cara, brazos, piernas o tronco.
  5. Los dolores de cabeza y dolor abdominal son también posibles síntomas. Asimismo, las personas que experimentan mialgia pueden sentir irritabilidad y fatiga.

Hombre adulto tocandose el codo con sintomas de dolor

Remedios naturales 

Muchas veces las hierbas y remedios naturales son una buena alternativa ante los dolores musculares, e incluso podrían reducir las inflamaciones. He aquí algunos de ellos:

Árnica. Es el primer remedio cuando se ha producido un daño en la musculatura o en las articulaciones, producto de contusiones. Alivia el dolor lumbar, y el de la artritis y el reumatismo. Se aplica en crema, aceite macerado o pomada.

Consuelda. Tiene propiedades cicatrizantes. Se machacan las hojas frescas hasta obtener una pulpa y se aplica como cataplasma en esguinces, contusiones y úlceras. Se puede aplicar también en crema o aceite macerado.

Romero. Estimula la circulación y proporciona una sensación de calidez y comodidad en los músculos y articulaciones adoloridas. Excelente para tirones musculares.

Se debe frotar el músculo antes y después del ejercicio. Diluye el aceite esencial en una base para masaje y frota las zonas que te duelan.

Hipérico. Por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias es muy adecuado para tratar áreas con abundancia de terminaciones nerviosas. Masajea la piel con aceite macerado para tratar los dolores lumbares, la ciática y la neuralgia.

Enebro. Su aceite esencial es diurético, desintoxicante y antirreumático. Aplica compresas de aceite esencial para aliviar la gota. Combina con aceite esencial de jengibre en un aceite vegetal base para aliviar dolores y tensiones musculares.

Bola de nieve. La planta bola de nieve, también conocida como Mundillo o Sauquillo, es un efectivo antiespasmódico y sedante. Se utiliza para aliviar los dolores lumbares (combinado con sauce blanco) y los calambres musculares.

Sauce blanco. Analgésico y antiinflamatoria, el sauce blanco reduce el dolor igual que una aspirina. Útil en el tratamiento del dolor muscular o articular, artritis, neuralgia y ciática.

Se puede tomar en decocción o tintura combinada con otras hierbas apropiadas.

Ulmaria. Por sus propiedades antiinflamatorias y antirreumáticas, la ulmaria ayuda a aliviar el dolor y la inflamación producidos por el reumatismo y la artritis. Se toma en infusión o tintura tres veces al día.

Té negro. La Teaflavina, un antioxidante presente en el té negro, ayuda a reducir la inflamación y también elimina los radicales libres de las células musculares.

Una taza de té negro relaja los músculos después de un entrenamiento duro.

Usuales causas de los dolores musculares

Las sobrecargas musculares y los esguinces pueden aparecer como resultado de una lesión accidental, el ejercicio intenso, o el trabajo manual continuado a lo largo de muchas horas.

Poco a poco se originan pequeñas roturas microscópicas en nuestros músculos, e inflamaciones que cursan con dolor.

En los casos más graves pueden aparecer incluso lesiones musculares (tirón muscular, desgarre fibrilar, desgarro muscular).

De aquí se deriva esta lista como principales causas:

Posiciones corporales incorrectas y falta de movimiento. Estar sentado delante del computador o en el auto durante demasiado tiempo y con una mala postura puede provocar la sobrecarga de los músculos.

Tonificación insuficiente de los músculos y relación desequilibrada entre los distintos grupos de músculos, lo que conlleva también a posturas corporales inadecuadas y carga incorrecta de los músculos.

Enfermedades subyacentes al dolor muscular. Es posible que un dolor constante y persistente sea la sintomatología provocada por la existencia de un padecimiento como la fibromialgia, lupus, fatiga, reuma o artritis.

Déficit de vitamina D. Una falta de esta vitamina supone que las células de nuestros músculos no puedan trabajar al 100% y de ahí la hipersensibilidad, el dolor y las sobrecargas.

Deshidratación. El agua es esencial para el funcionamiento normal del cuerpo. Al deshidratarse no puede realizar correctamente los procesos importantes, y como resultado se puede sentir dolor físico generalizado.

Falta de sueño. No dormir lo suficiente puede afectar tu salud y provocar dolor generalizado. Es necesario dormir por lo menos de 6 a 8 horas para que los tejidos y células se mantengan saludables.

El estrés, causa más habitual de las mialgias

El estrés causa tensión muscular. Cuando la adrenalina circula por el cuerpo, los vasos sanguíneos se contraen. Esto hace que los músculos no reciban la sangre que necesitan, lo que a su vez provoca dolores.

Tener un día ajetreado y lleno de mucha actividad puede generar esa rigidez y puede ser una de las causas más frecuentes por las que tienes dolores en todo el cuerpo.

Cuando una gran inquietud, una intensa excitación y una extrema inseguridad domina, se pudiera somatizar (mostrar físicamente una molestia de origen emocional), originando problemas musculares.

Se considera que una persona manifiesta una somatización cuando presenta uno o más síntomas físicos, y que tras un examen médico estos síntomas no pueden ser explicados por una enfermedad documentada.

Aunado a lo anterior, cuando estamos estresados solemos adoptar posiciones inadecuadas que causan dolor muscular, completando un cuadro más agresivo.

Estar frente a la computadora mucho tiempo, manejar el automóvil por periodos extensos, realizar trabajos que requieran estar parados durante casi toda la jornada, puede intensificar la tensión muscular.

Previniendo los dolores musculares

Dependiendo de la causa del dolor muscular, ya sea por tensión o estrés o la actividad física, se pueden tomar medidas para reducir el riesgo de padecerlo en el futuro:

  1. Estirar sus músculos antes de participar en la actividad física y después de los entrenamientos.
  2. Incorporar un calentamiento y un enfriamiento en todas sus sesiones de ejercicio.
  3. Mantenerse hidratado, especialmente en los días en que se esté activo.
  4. Participar en el ejercicio regular para ayudar a promover el tono muscular óptimo.
  5. Levantarse y estirar regularmente cuando se trabaja en la misma posición la mayor parte del día, frente a una computadora, o en un ambiente que te pone en riesgo de distensión muscular.
  6. Las personas que trabajan en un escritorio deben hacer un esfuerzo para levantarse y estirar por lo menos cada 60 minutos.
  7. Los músculos adoloridos pudieran deberse a algo más que la tensión y la actividad física. Es importante observar con detenimiento y acudir al especialista.

En este caso, el médico es el más capacitado para dar un certero diagnóstico y de aconsejarle sobre la manera de resolver completamente el dolor muscular.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *