Taza de cristal con té de hierbas de la equinácea, flores de equinácea, sobre base de madera.

Plantas que actúan como antiinflamatorios esteroides

Plantas que actúan como antiinflamatorios esteroides

Última actualización: 07-02-2019. Equipo Nutricioni

Taza de cristal con té de hierbas de la equinácea, flores de equinácea, sobre base de madera.

Aunque el uso de los antiinflamatorios esteroides y no esteroides en la medicina tradicional es muy importante, existen muchos tratamientos a largo plazo que pueden llenar de preocupación al médico por los efectos colaterales que estos tienen.

Si bien los esteroideos actúan de manera rápida para tratar patologías tan dañinas como el asma, las inflamaciones severas en el sistema nervioso, durante el tratamiento contra el cáncer y para incluso prevenir rechazos en transplantes.

También muchas veces son un tratamiento obligado y de larga duración contra trastornos inmunes como las artritis, el lupus y la psoriasis; y es aquí, a largo plazo, cuando sus daños por el consumo, son mayores e irreversibles.

Para la medicina alternativa moderna, la investigación de plantas medicinales a nivel de laboratorios científicos, así como los ensayos clínicos en pacientes; las opciones de tratamiento con vegetales son muy exitosas.

Plantas como la Uña de Gato, la Equinácea y otras; han mostrado efectos antiinflamatorios muy importantes y además, actividad reguladora del sistema inmunológico, como para que puedan ser empleadas como sustitutos para estos medicamentos esteroideos.

O al menos para hacer el intento de ir sustituyendolos poco a poco, para mostrar su efectividad y evitar complicaciones.

Por supuesto que la idea de sustituir tratamientos naturales por tratamientos esteroideos solo puede ser encauzada por el médico tratante.

Es el facultativo el que tiene la potestad de medir los riesgos de el cambio de un tratamiento por otro, y de verificar si es posible obtener los efectos adecuados contra las patologías para las cuales se están usando estos medicamentos.

Ahora, en lo relativo a tener una acción antiinflamatoria buena y efectiva; estas plantas han demostrado que lo pueden hacer ante procesos inflamatorios agudos.

Muchos productos del mercado ya vienen preparados con diversas hierbas que combinadas, potencian el efecto antiinflamatorio; y se venden como suplementos para los trastornos articulares y otras afecciones inflamatorias.

Otros productos vienen para ayudar en las etapas menopáusica o andropáusica de la edad adulta y que por supuesto, también tienen efectos antiinflamatorios para trastornos articulares propios de la edad como es el preparado LibiActiv Mujer, que es muy completo.

La inflamación es una defensa del cuerpo

Una inflamación es siempre confundida con un proceso de “hinchazón” lo cual es bastante inexacto.

Esta respuesta del organismo al daño de los tejidos, principalmente del sistema inmunológico; conlleva además del aumento de volumen, al dolor , a el calor de la zona y al enrojecimiento.

Como tal no es un proceso dañino, es un proceso reparador; donde el cuerpo congrega una serie de sustancias y de células para tratar de reparar el daño causado.

Ya Hipócrates consideró al proceso inflamatorio como el proceso de reparación de los tejidos.

Cualquier daño, sea infeccioso, mecánico, químico o biológico que se de en un tejido, desencadena este mecanismo corporal.

Incluso, el daño que ocasiona el mismo sistema inmune al actuar en contra de los propios órganos en las enfermedades autoinmunes, también desencadena este proceso.

El problema es cuando este estado de inflamación se mantiene en el tiempo, como es en el caso de las enfermedades autoinmunes o degenerativas articulares; incluso en en la misma Enfermedad de Alzhéimer.

En esta demencia hay un componente importante de inflamación en las células cerebrales que termina matando las células junto con los depósitos de proteínas beta amiloide y la proteína Tau implicada.

La inflamación por ser un proceso que involucra células sanguíneas circulantes como los linfocitos inmunes y los macrógafos o células blancas, también ocasiona efectos o síntomas como el malestar general y la fiebre durante el proceso de reparación del tejido.

Todas estas consecuencias de la inflamación pueden también dañar diferentes funciones y actividades metabólicas del cuerpo humano, y es por eso que se administran medicamentos.

No solo para calmar el dolor y controlar la fiebre, también para evitar que el proceso inflamatorio se prolongue y los órganos se llenen de líquidos y células.

Los antiinflamatorios no son la cura para el causante del daño del tejido, solo para disminuir la intensidad de la reacción inmune que produce la inflamación y por lo tanto, los síntomas inflamatorios.

El uso de la herbolaria en la inflamación

Aunque la humanidad desde siempre ha usado con mucha certeza las hierbas o plantas medicinales para aplacar los efectos de la inflamación y sus molestos síntomas, ha sido el desarrollo de productos químicos lo que las ha desplazado.

Sin embargo, estudios científicos de universidades en el mundo, han dejado entrever que aún en países industrializados, el 80% de la población todavía recurre a los preparados caseros naturales para mitigar los síntomas de la inflamación.

De estas plantas las que mejores se les han detallado en sus efectos, son el árnica y la cúrcuma; pero existen muchas más a las que la población recurre.

Y es que las plantas que actúan sobre el daño de los tejidos y las inflamaciones, tienen muchas maneras de contrarrestar estos efectos y de actuar.

Estudios  sobre la cúrcuma, por ejemplo, nos dicen que esta especia contiene más de cinco mil sustancias activas beneficiosas para la salud.

Y que estos compuestos o sustancias, le permiten a la cúrcuma actuar en diferentes etapas del proceso de inflamación, a diferencia de los antiinflamatorios químicos que solo actúan en una etapa del mismo.

Esta especia por ejemplo, puede ayudar a mitigar los síntomas inflamatorios actuando sobre el tejido dañado mediante sus antioxidantes, dándole efectos de disminución del edema y del calor; y además, mediante la reparación celular del tejido dañado.

También ayuda modulando la respuesta del sistema inmunológico para que no sea tan severa ante ese daño.

Efectos que también se aprecian con el uso de otras plantas también antiinflamatorias que luego veremos; por eso hoy en día se recomienda la utilización de estos vegetales conjuntamente con los medicamentos de  la medicina actual.

Con la cúrcuma, estudios verificaron el efecto de la curcumina, un fitoquímico que ella posee y que reduce todos los marcadores de la inflamación.

Y así con otras plantas más.

El uso herbolario no solo se limita a las preparaciones tomadas tipo infusiones o al uso de sus preparados en forma de pomadas o cataplasmas; también ya se encuentran en productos deshidratados y procesados para la elaboración de tabletas y cápsulas.

Los esteroides como antiinflamatorios

Los medicamentos antiinflamatorios esteroideos, por otra parte; son derivados de hormonas que se encuentran en el cuerpo y que segregan glándulas como las suprarrenales.

Estas hormonas de la corteza adrenal de estas glándulas son los corticoesteroides, de los cuales se elaboran estas sustancias semisintéticas y las sintéticas, que son utilizadas en la medicina moderna, tales como la Prednisona, la Dexametasona, la Hidrocortisona y la Betametasona.

Sus efectos no son solo a nivel de la inflamación, y ya hemos dicho que desinflaman en forma rápida y muy efectiva en eventos tanto agudos como crónicos.

Pero también ellos actúan como terapia para corrección hormonal en síndromes de insuficiencias de funcionamiento de estas glándulas adrenales.

Y además son moduladoras del sistema inmune, es decir, deprimen su acción, por lo que se usan para evitar rechazos de transplantes; además de que son muy buenos e importantes antialérgicos con acción inmediata o de emergencia.

Estos medicamentos, al igual que las hormonas de las cuales provienen o a las que asemejan, funcionan en el organismo actuando en forma contraria a como actúa la insulina, es decir, impiden la entrada de glucosa en la célula.

También otra manera de actuar que sería que trabajan en el metabolismo de las grasas y las proteínas.

Con las grasas aumentan sus depósitos en el organismo y con las proteínas terminan destruyéndolas.

Las consecuencias del uso de estos esteroides están relacionadas con sus acciones en el organismo; así, debido a que impiden la entrada de azúcar en la sangre, pueden ayudar a desarrollar diabetes.

Tienden a elevar el apetito por lo que la persona engorda o aumenta de peso.

Aumentan la sensibilidad a los ácidos estomacales, lo que puede generar úlceras estomacales, duodenales y esofágicas, además de gastritis.

Al suprimir la acción inmune dejan al organismo predispuesto a infecciones severas.

Con respecto a la conducta hay cambios de la personalidad como irritabilidad, manía, euforia y depresión.

osteoporosis en cuerpo humano, ilustracion plana, diferencias entre una persona sana y otra no, Osteoporosis ejemplos vector ilustración diagrama con densidad ósea. Esquema médico e información educativa.

Otros terribles efectos de los esteroides

A largo plazo pueden verse daños hepáticos, osteoporosis a nivel de los huesos y la pérdida muscular por un exceso de catabolismo.

Aparece el Síndrome de Cushing, con acumulación de tejido grado en la cara y el cuerpo; y enflaquecimiento de miembros.

Cursa este  síndrome con hipertensión arterial y un muy bajo funcionamiento de las glándulas suprarrenales.

El administrar estos esteroides se produce una baja o anulación de la función de las glándulas suprarrenales, lo que conlleva al hipoadrenalismo secundario.

Esta enfermedad cursa con muchos dolores gástricos, con una hiperpigmentación de la piel o bronceado progresivo gracias a la estimulación de las células pigmentarias.

También con dolores lumbares y en ocasiones, sangramientos en las glándulas suprarrenales y hasta la posible formación de émbolos o trombos en la sangre.

El consumo de esteroides puede producir crisis hipertensivas graves, retención de sodio y por lo tanto, aumento de líquidos que pueden conllevar a una insuficiencia cardíaca.

Este aumento de la presión arterial se ve reflejada a nivel del globo ocular, donde hay la aparición de hipertensión intraocular o glaucoma, además de cataratas.

En la piel podemos ver como efecto del consumo de esteroides, una resequedad con debilidad y fragilidad cutánea, así como también de los vellos de la piel.

Igualmente hay sudoración en exceso, aparición de estrías y otras lesiones eritematosas en la piel, con urticaria, muy pruriginosa.

No se cree que sean asociadas a reacciones alérgicas debido a lo antialérgicos que son los esteroides, más bien asociadas a la debilidad del tejido de la piel.

Y también gracias a los trastornos de la coagulación y la mala cicatrización que se da con el consumo de los esteroides.

Por último, una reacción frecuente, es el síndrome de abstinencia a los esteroides que hace que el dolor y la inflamación, así como el malestar general, se presenten en forma intensa y brusca debido a la suspensión súbita del medicamento.

Las opciones menos dañinas

Como vemos, si los tratamientos con esteroides son efectivos para contrarrestar el proceso inflamatorio y sus síntomas, también es un riesgo su utilización, más cuando se necesitan por prolongados espacios de tiempo.

Lo que no es de extrañar que se busquen mejores alternativas para el tratamiento de la inflamación en el medio de la medicina alternativa o naturista.

Y es que la inflamación es una circunstancia en el organismo que debe ser tratada, no solo por las molestias que ocasiona en el ser humano, también porque debido a las reacciones que se producen en el tejido ellas pueden traer consecuencia muy negativas.

Estas pueden llegar a ser causantes de infecciones en la zona debido a que es un medio de cultivo para bacterias muy propicio, gracias a la acumulación de líquidos y detritus.

Esto sobre todo cuando es una inflamación crónica, como las que ocurren en las articulaciones por la artritis.

Igualmente, el mantener el dolor, el malestar, las alzas de temperatura, la eliminación continua de material inmune; da como resultado niveles altos de estrés.

Circunstancia que puede hacer que se desarrollen la diabetes, higado graso, elevaciones de colesterol y triglicéridos, y por lo tanto, enfermedades cardiovasculares como consecuencia de las inflamaciones crónicas.

Tan peligroso puede ser ésto.

Cómo sea que veamos, que es importante el tratamiento con antiinflamatorios esteroideos y no esteroideos, nunca superarán en rango de seguridad la desinflamación que pueden brindarnos los vegetales o plantas medicinales.

Pero nosotros proponemos no solo el uso de estas plantas medicinales solas o en preparados comerciales; estamos proponiendo también la desinflamación desde la ingesta de alimentos.

Es decir, una dieta antiinflamatoria, que tenga un soporte de plantas medicinales también, lo cual sería una ventaja y una manera más completa de atacar la cadena de procesos que se desencadenan ante el daño de los tejidos.

Y es que a la naturaleza hay que aprovecharla en muchas etapas de nuestra vida y disfrutarla varias veces al día.

Una alimentación antiinflamatoria

Aunque una dieta antiinflamatoria es muy efectiva en casos de enfermedades crónicas inflamatorias, no está de más que podamos adoptarla como parte de nuestra alimentación cotidiana.

Todos sufrimos de daños en los tejidos a diario, bien sea por el medio ambiente o por tóxicos de nuestra alimentación.

Tener una dieta rica en antioxidantes y alimentos desinflamatorios, nos permitirá tener nuestro organismo funcionando  en forma adecuada.

Lo ideal es tener una buena alimentación en ese  sentido, consumir un extra de plantas medicinales con este efecto principalmente; y además usar productos del mercado para este fin.

Productos que van dirigidos a restituir nutrientes y funciones, en la mujer y el hombre en edades de menopausia y andropausia, también son excelentes antiinflamatorios naturales, como el LibiActiv Mujer.

Una dieta centrada en ofrecer desinflamación es rica en ácidos grasos omegas, en vitamina E y fitoquímicos como la curcumina y la bromelina, por ejemplo.

Las grasas omegas son las que encontramos en alimentos como el pescado; preferiblemente el azúl; en nueces o frutos secos como las almendras; en el aceite de oliva y en ciertas frutas como el aguacate.

Estos frutos secos y muchos vegetales verdes también proveen de vitamina E y de la vitamina C, que también ayudan en el proceso de desinflamar los tejidos.

Hierbas aromáticas y especias como el jengibre, la cúrcuma, orégano, tomillo, albahaca, romero y otras; ofrecen fitoquímicos y antioxidantes para desinflamar.

Las frutas y verduras cuyo color intenso nos hablan de fitoquímicos poderosos y que muchos de los cuales actúan como antiinflamatorios.

Dentro de ellos tenemos la excelente zanahoria, espárragos, pimientos, cebollas; los tomates y las calabazas o ahuyama.

Estos vegetales siempre se han usado para desinflamar procesos como los digestivos, los respiratorios y los urinarios entre otros.

Frutas como los arándanos, la manzana, la pera, la lechosa, la muy antiinflamatoria piña; el mango, melocotón, la patilla; y los cítricos como la naranja y el limón.

En relación a las proteínas, las recomendables durante el proceso inflamatorio son las vegetales; aunque se pueden consumir las animales blancas o magras; igualmente el huevo, lleno de vitaminas y minerales.

Las mejores plantas medicinales antiinflamatorias

Entrando al área de las plantas medicinales propiamente dichas, vemos que las más nombradas o reconocidas, muchas veces las podemos encontrar en preparado comerciales en el mercado.

Algunas de ellas pueden ser parte de la dieta diaria y también usados directamente en infusiones o preparados diversos como antiinflamatorios.

Manzanilla: Una planta usada en infusiones para desinflamar y calmar el dolor y los trastornos gastrointestinales.

La manzanilla tiene el poder de aumentar el flujo sanguíneo a los tejidos, por lo que mejora los síntomas de la inflamación.

También es un diurético y desintoxicante bastante importante en la medicina natural.

Maca: Esta planta americana, peruana; ha sido muy utilizada para reponer las energías masculinas y femeninas en relación con la líbido.

Tiene fitoquímicos que estimulan la producción hormonal y ayudan en los trastornos menopausicos y andropausicos.

Pero también gracias a las saponinas que contiene, es un analgésico y antiinflamatorio natural.

De hecho, es parte de los componentes del LibiActiv Mujer, donde aporta todos esos beneficios para la salud de la mujer.

Uña de Gato: Tal vez, la planta antiinflamatoria más estudiada y la que incluso forma parte de productos comerciales coadyuvantes del tratamiento de la artritis, los cuales están disponibles en farmacias y en tiendas naturistas.

Ella es una moduladora de la respuesta inmune, por lo tanto, trabaja como si fuera un antiinflamatorio esteroideo.

Motivo por el cual muchos médicos naturópatas inician tratamientos sustitutivos con esta excelente planta en enfermedades crónicas y degenerativas que ameritan esteroides; siempre claro, bajo supervisión.

La uña de gato es anticancerosa gracias a sus potentes antioxidantes, los cuales también ayudan a regenerar el tejido dañado.

Palma Enana Americana o Saw Palmetto: Esta planta actúa en muchos procesos relacionados con la actividad hormonal e inmune; de hecho, es un importante medicamento natural para tratar los problemas de la próstata y de la líbido femenina y masculina.

Igualmente forma parte de los componentes del producto natural LibiActiv Mujer que ya hemos expuesto anteriormente, con propiedades antiinflamatorias para la mujer.

Tiende a ser un inmunoestimulante y regulador de la respuestas de defensas, lo cual está relacionado directamente con el proceso de inflamación.

Polvo de jengibre seco finamente molido en cápsulas y cuenco de madera con raíz en rodajas aislado sobre fondo blanco

Otras plantas muy conocidas

Arnica: Sus efectos analgésicos y antiinflamatorios son muy conocidos y se consigue en el mercado en presentaciones para uso mayormente tópico, como cremas y pomadas.

De uso en los golpes, torceduras, dolores de cabeza y en articulaciones dolorosas por artritis o gota.

Cúrcuma: Ya hablamos sobre la curcumina, que está presente en este antibiótico natural y además potente antiinflamatorio y analgésico.

Puede formar parte de la alimentación pues es un buen saborizante y también es parte de infusiones.

Jengibre: Igual que la cúrcuma, ya ha sido usado frecuentemente para dolores e inflamaciones.

También es un potente analgésico y ayuda a regenerar los tejidos dañados y a modular la respuesta del sistema inmune.

Harpagofito: Este tubérculo, que es la parte de la planta africana que se aprovecha para preparados, es altamente anti inflamatoria y analgésica; una opción real para sustituir antiinflamatorios esteroideos y no esteroideos.

Además es antiespasmódico, diurético y un buen cicatrizante.

Sauce Blanco: Imaginense las propiedades analgésicas y antiinflamatorias, que está contraindicado en pacientes que toman aspirina.

Sus efectos son antiinflamatorios, analgésicos, antipiréticos, depurativos y remineralizantes.

De esta planta se utiliza la corteza para los preparados y productos industrializados.

Laurel: Se usa en la cocina como saborizante, de gusto prácticamente universal, pero que también se adopta en la herbolaria como antiinflamatorio y analgésico para golpes y contusiones.

El laurel ha sido utilizado en infusiones principalmente, para los dolores reumáticos y otras artropatías; igualmente para el dolor muscular y la relajación del mismo.

Alfalfa: Actualmente ha tomado mucho auge para preparaciones de dietas y limpiadoras del organismo, es una planta antiinflamatoria de los tejidos, potente y nutritiva.

Ella nos ayuda en la depuración de los órganos y al mismo tiempo nos ofrece múltiples antioxidantes y minerales, lo que la hace un excelente alimento energético.

Vemos así que muchas plantas nos ayudan a mantenernos alejados de estos químicos antiinflamatorios que muchas veces vemos que son abusados en su uso, con el desconocimiento del daño que pueden traer al organismo.

Recordemos que las terapias sustitutivas deben ser solo realizadas con supervisión médica, si se tratan de tratamientos a largo plazo con esteroides.

Comments 1

  1. Esta super interesante esta información, creo que seria de gran utilidad conocer las cantidades que podemos o debemos consumir de estos alimentos para no excedernos y asi mantener una buena salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *