Hierbas medicinales en grasco de vidrio

Plantas para adelgazar: lucha verde contra la obesidad

Plantas para adelgazar: lucha verde contra la obesidad

Última actualización: 19-10-2018. Equipo Nutricioni

Existen plantas, catalogadas como medicinales, que representan una alternativa natural y una ayuda óptima a la hora de querer quemar grasa y perder peso, sin que esto suponga un déficit de energía ni un riesgo para la salud.

El sobrepeso y la obesidad son enfermedades que cada día afectan a más personas en el mundo.

Después que las personas han pasado mucho tiempo ganando volumen, por diversas circunstancias personales, muchas veces se encuentran en una encrucijada donde no saben qué camino tomar para recuperar su vigor y su esperanza.

Muchos de estos individuos quizá ya han probado otras opciones para bajar de peso, algunas inclusive bastante invasivas como intervenciones quirúrgicas, y otras que se podrían tildar de crueles, como dietas muy estrictas que le quitan la sonrisa a cualquiera.

La sabiduría de la naturaleza fluye por las hojas, ramas, tallos, raíces y pétalos de numerosas hierbas y arbustos, que tienen cualidades sanadoras, devolviendo el equilibrio a los cuerpos que hoy pueden lucir hinchados, pero que son hermosos y merecen sanar.

Algunas plantas medicinales para adelgazar

Cuando se quiere bajar de peso es importante seguir un plan integral que incluya dietas equilibradas y sanas, ejercicio físico varias veces por semana, beber suficiente agua y tener hábitos saludables.

Se puede complementar esta rutina con remedios naturales.

Un elevado número de personas presentan dificultades para perder peso, aun cuando consuman una dieta saludable y realicen actividad física cotidiana.

Algunos no se resisten a los antojos durante el día, otros tienen problemas de metabolismo lento.

Independientemente de cuál sea el obstáculo para adelgazar, hay plantas que funcionan como suplementos para detener la ansiedad y quemar grasa, además de dar más energía durante los entrenamientos.

Para aprovechar al máximo las virtudes de las plantas para perder peso se deben combinar las que tienen acción diurética con las de acción depurativa, para eliminar líquidos y quemar grasas; he aquí una lista de ellas:

  1. Té verde

Una de las opciones más conocidas para bajar de peso es el té verde, ya que sus antioxidantes ayudan a quemar la grasa increíblemente rápido.

Son innumerables las propiedades del té verde para la salud, sin embargo, son pocas las personas que saben la manera correcta de prepararlo; para potenciar su sabor, no se debe hervir, sino colocar las hojas en un colador y verter agua caliente sobre ellas.

Aunque sea muy poco lo que se logre teniendo un estricto cuidado en la alimentación y en la práctica de al menos 30 minutos de ejercicio diarios, el té verde puede promover esa pérdida de peso, especialmente cuando hay un estancamiento.

Fortalece el sistema cardiovascular: el consumo de este té puede mejorar la función de los vasos encargados de transportar la sangre a través del cuerpo, y disminuir los factores de riesgo asociados con el accidente cerebrovascular y ataque cardíaco.

Puede ser usado en la prevención y tratamiento del cáncer: ya que es un excelente antioxidante, debido a su alto contenido de polifenoles.

Mejora la memoria: por contener importantes cantidades de L-teanina, sustancia encargada de ampliar la actividad cognitiva incitando la neurogénesis y mejorando procesos cognitivos (atención, concentración, aprendizaje.

Usado como relajante: debido al alto contenido en antioxidantes, el té verde puede ayudar a reducir el estrés.

Ayuda a adelgazar: el té verde ayuda al organismo a utilizar la grasa como fuente de energía y aumenta el metabolismo.

Imagen en primer plano de un té verde

  1. Cola de caballo

Es una planta con propiedades diuréticas potentes, por lo que su uso interno puede llegar a producir problemas en la tensión arterial; por tal razón, se recomienda previamente consultar con el médico.

Imagen en primer plano de te de cola de caballo

  1. Diente de león o amargón

Las hojas de esta planta, ya sean frescas o secas, pueden contribuir satisfactoriamente en el tratamiento de la obesidad.

  1. Aloe vera o sábila

Esta planta es conocida, sobre todo, por ser utilizada en las dietas desintoxicantes.

El jugo del aloe vera ha sido ampliamente recomendado, ya que mejora la digestión y ayuda a limpiar el organismo de toxinas en pocos días.

  1. Agracejo

Es una hierba muy utilizada como suplemento para perder peso.

Destaca principalmente por controlar la ansiedad, lo que puede ayudar a evitar los constantes antojos y deseos por la comida que suelen presentarse durante el día y que contribuyen mucho al aumento de peso.

  1. Ginseng

Usado como vasodilatador cerebral y antioxidante; promueve la memoria y la atención. Es conocido por sus propiedades quema grasas, ya que aumenta la energía y el metabolismo.

Raiz de gingsen en tabla de madera

  1. Pimienta de cayena

Un compuesto encontrado en la pimienta de cayena, conocido como capsaicina, que es lo que da su característico sabor cálido y picante, puede ayudar a perder peso.

Mediante la disminución de la ingesta calórica, reduce el tejido graso y los niveles de grasa en la sangre.

Permite también la pimienta de cayena luchar contra la acumulación de grasas, por la activación de determinadas proteínas en el cuerpo.

  1. Amapola

Es otra opción en plantas medicinales que se consume muchísimo para ganarle la batalla a los nervios. Se la recomienda en los casos de estrés que ya tienen una expresión en el cuerpo, en el organismo.

  1. Canela

Además de su exquisito e inconfundible aroma, la canela tiene la capacidad de aumentar el metabolismo y tiene beneficios a la hora de regular los niveles de azúcar en sangre.

Es ideal para personas con diabetes o prediabetes. Reduce también los niveles de triglicéridos y colesterol.

Imagen en primer plano de polvo de canela

¿Qué es el sobrepeso?

Se puede definir el sobrepeso como la acumulación excesiva y anormal de grasa en el cuerpo, grasa que resulta perjudicial para la salud.

Una de las causas principales del sobrepeso es el sedentarismo, el cual se debe a la poca actividad física que se realiza diariamente.

En la actualidad, el sobrepeso es problema de salud pública. Los factores que implica en los aspectos social, económico y laboral, lo hacen estar en las discusiones y polémicas en los diversos medios de comunicación.

Hay tres maneras de calcular el sobrepeso:

  1. Mediante la aplicación de la fórmula de índice de masa corporal o IMC: es decir, el peso de una persona en kilogramos dividido por el cuadrado de su talla en metros; la fórmula que se aplica es: peso / altura².
  2. Mediante la medida de la circunferencia de la cintura: si la circunferencia de la cintura de una mujer es igual o mayor de 80 cm y la de un hombre igual o más de 94 cm, se les considera que son personas con sobrepeso.
  3. Mediante el resultado obtenido en el cálculo del índice cintura-cadera: es la división del perímetro entre la cintura y la cadera; esta medición y el cálculo correspondiente suelen ser hechos por un médico, puesto que implica muchas variables.

Causas del sobrepeso

Entre las principales causas de sobrepeso se cuentan: la mala alimentación y el sedentarismo; además, también influyen factores de orden genético, socioeconómicos, sociológicos y hormonales, entre otros.

Se habla de una mala alimentación cuando hay una disminución en el consumo de frutas, verduras, leche y carne en relación con el aumento en la ingesta de alimentos hipocalóricos, los cuales son ricos en grasa, sal y azúcares, pero pobres en vitaminas, minerales y otros micronutrientes.

Cuando el sobrepeso se debe a factores genéticos, se debe buscar la asesoría de un especialista, así como la de grupos de ayuda y  de psicólogos especialistas en el tema nutricional.

¿Qué es el sedentarismo?

El término sedentarismo se aplica al estilo de vida en el cual la enorme disponibilidad de facilidades tecnológicas lleva al individuo a desarrollar una vida monótona, con muy poca o insuficiente actividad física o deportiva.

Tal situación conlleva como resultado la presencia cada vez más alarmante de complicaciones de salud tales como obesidad, diabetes; o la de enfermedades cardíacas, inclusive en menores de edad niños y adolescentes.

Además, el consumo de alimentos con un alto contenido grasoso y calórico, sumado al uso cada vez mayor de aparatos tecnológicos, ha permitido el enraizamiento de estilos de vida en los cuales la actividad física y recreativa es cada vez más escasa.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), por lo menos un sesenta por ciento de la población del mundo lleva una vida sedentaria, sin realizar la suficiente actividad física recomendada para la edad; por ello se considera al sedentarismo como la enfermedad del siglo.

Causas del sedentarismo

Debido al estilo de vida que se impone, sobre todo en los grandes centros urbanos, las sociedades modernas son propensas al sedentarismo.

Es considerado un problema de salud pública a nivel mundial. Dentro de sus causas es posible enumerar las siguientes:

  • Conductas propensas a la inactividad durante las actividades laborales y domésticas.
  • Poco interés por practicar algún deporte o realizar ejercicio físico.
  • Dietas hipercalóricas o ricas en grasas y bajas en nutrientes.
  • Uso frecuente de medios de transporte público o privado.
  • Superpoblación en las grandes urbes.
  • Carencia de parques o instalaciones deportivas o recreativas.
  • Pobreza.
  • Elevada densidad de tráfico.

Consecuencias del sedentarismo

La ausencia de actividad física trae serias consecuencias al organismo, entre ellas:

  • Sobrepeso u obesidad.
  • Estrés.
  • Cansancio continuo.
  • Bajos niveles emocionales.
  • Diabetes.
  • Dolores de cuello y espalda.
  • Poca flexibilidad en las articulaciones.
  • Debilitamiento de los huesos.
  • Trastornos del sueño.
  • Trastornos digestivos.
  • Problemas cardiovasculares.
  • Osteoporosis.
  • Atrofia muscular.
  • Hipertensión arterial.
  • Hipercolesterolemia.
  • Envejecimiento precoz.

Sedentarismo, ¿cómo combatirlo?

Lo más aconsejable para evitar tener un estilo de vida sedentario que pueda tener consecuencias en la salud, es la práctica frecuente de actividades físicas como caminar, correr, subir y bajar escaleras, practicar algún deporte, entre otros.

La actividad física que se realice debe adaptarse al estilo y las condiciones de vida de cada persona; además, debe ser habitual y sistemática.

Lo importante es poner en funcionamiento todos los órganos, fortalecer huesos y músculos, y mejorar la calidad del sistema circulatorio.

Con el fin de comenzar a poner en práctica ciertos hábitos saludables con el objetivo de prevenir el sobrepeso y el sedentarismo, se recomiendan las siguientes prácticas que son muy fáciles de realizar:

  • Mantener una dieta equilibrada y variada, que incluya 5 comidas al día: desayuno, merienda de media mañana, almuerzo, merienda de media tarde, y cena.
  • Ingerir menor cantidad de alimentos, pero más veces al día.
  • Procurar comer a diario todos los grupos de alimentos: frutas, verduras, lácteos, carnes, pescados, aves, huevos, legumbres, hortalizas, cereales, y grasas.
  • Comer despacio, tranquila y relajadamente, masticando bien los alimentos.
  • Evitar las bebidas gaseosas.
  • Beber alrededor de ocho a diez vasos de agua al día, ya sea sola o en infusiones.
  • Reducir al mínimo, si es posible eliminar, la ingesta de alcohol, ya que suministra un elevado aporte energético.
  • Importante incluir suficiente fibra en la dieta, como cereales integrales, frutas y verduras.
  • Recurrir a las cocciones ligeras: salteados, grill, horno o vapor.
  • Evitar grasas de origen animal.

Mujer un poco obesa realizando ejercicios desde casa. Al frente de ella unas pesas y un pote de agua

Consecuencias físicas del sobrepeso

Existe una mayor probabilidad de contraer diabetes, enfermedades cardiovasculares (como presión arterial alta), problemas articulares y algunos tipos de cáncer.

Algunos de los síntomas que puede presentar una persona con sobrepeso son:

  • Presión arterial elevada.
  • Dificultad para respirar.
  • Fatiga.
  • Debilidad muscular.
  • Elevados niveles de colesterol y triglicéridos en la sangre.
  • Ansiedad.
  • Baja autoestima.
  • Depresión.

Sobrepeso y obesidad, ¿son lo mismo?

El sobrepeso y la obesidad no deben definirse tanto como una cuestión de peso, sino, por el contrario, como una alteración metabólica, un tema de salud, que produce un aumento anómalo de la masa grasa, alterando la composición corporal normal.

Muchas enfermedades como la hipertensión, hipercolesterolemia, arteriosclerosis, diabetes, hígado graso y cáncer, están asociadas a la obesidad.

Aunque la obesidad y el sobrepeso son problemas de salud pública, que deben ser atendidos para evitar el desarrollo de otras enfermedades, no son lo mismo.

El sobrepeso es el primer paso hacia la obesidad.

Si el resultado de aplicar la fórmula para calcular el IMC es mayor de 25 existe sobrepeso, si es superior a 30, se habla de obesidad. Un rango entre 18 y 25 está considerado como un peso ideal.

Algunos datos importantes acerca del sobrepeso y la obesidad

El sobrepeso y la obesidad se pueden presentar en todas las etapas de la vida: niñez, adolescencia y adultez.

Se puede desarrollar sobrepeso u obesidad, principalmente, por comer más de lo que el cuerpo necesita y por no realizar suficiente actividad física.

El cuerpo almacena el exceso de alimentos en forma de grasa que se acumula en diferentes partes y entonces se empieza a tener sobrepeso y luego obesidad.

Algunas de las causas que pueden originar la obesidad son: no tener un horario fijo para comer; tener problemas emocionales que inducen a comer más; comer en exceso alimentos que tienen gran cantidad de grasa y azúcar.

No se deben sustituir alimentos por complementos, medicamentos o polvos dietéticos, porque son un riesgo para la salud

Buscar orientación de personal calificado cuando se sufre de sobrepeso u obesidad.

Nunca hacer dietas milagro que prometen eliminar el exceso de peso en poco tiempo.

¿Por qué es recomendable practicar ejercicio?

Buscar una actividad agradable y que motive, para que sea más difícil abandonarla rápidamente, es la clave para comenzar una rutina de entrenamiento físico.

Dentro de la práctica diaria es importante reservar un poco de tiempo para practicar algún deporte.

También se puede completar el ejercicio físico diario con otros hábitos importantes, como por ejemplo:

  • Subir las escaleras caminando.
  • De ser posible, ir a pie o en bicicleta al trabajo o al centro de estudios.
  • Estacionar el auto más lejos de lo rutinario.
  • Bajar dos o tres paradas antes y completar el resto del trayecto caminando.
  • Salir a caminar en algún momento del día, incluso si no estaba programado.

Tras llevar varios meses practicando estos hábitos saludables para prevenir el sobrepeso y el sedentarismo, es posible notar cómo el organismo se encuentra en mejor forma, e incluso, realizar los ejercicios no representará mayor esfuerzo.

mujer joven subiendo escaleras

Alimentos potenciadores de la pérdida de grasa

A la hora de perder grasa, la dieta juega un papel fundamental.

Sin embargo, aparte de realizar una equilibrada dieta para adelgazar, existe una serie de alimentos altamente depurativos que son recomendables de encajar en una dieta para perder grasa.

Entre estos alimentos se encuentran:

Alcachofa: un vegetal con propiedades diuréticas y depurativas, alto contenido de fibra y efectos regeneradores del hígado.

Espárragos: son unos vegetales muy nutritivos por su alto contenido en vitaminas y minerales, y altamente diuréticos. Especialmente recomendados en caso de retención de líquidos, problemas cardíacos, trabajo sedentario, reumatismo, obesidad, artritis, etc.

Apio: este vegetal es considerado uno de los principales diuréticos debido a su riqueza en aceites esenciales. Se recomienda tomar su jugo o masticar su tronco; también se pueden añadir hojas de apio en las ensaladas.

Ajo: es un buen alimento diurético, ya que favorece la eliminación de líquidos corporales, siendo muy adecuado en casos de reumatismo, obesidad, edemas, etc. Se recomienda tomar ajo habitualmente en la alimentación.

Plantas para recuperar la salud

Se denominan plantas medicinales a aquellas cuyas partes o extractos poseen principios activos que pueden ser utilizados en el tratamiento y cura de algunas enfermedades o afecciones.

Pueden conseguirse en diferentes presentaciones: comprimidos, cápsulas, elixir, cremas, infusión, pomada, jarabe, tintura, entre otras, y se les conoce como drogas vegetales.

El uso de drogas vegetales para tratar y curar enfermedades se remonta a la etapa de la prehistoria, y ha sido sin dudas una alternativa muy generalizada a través del tiempo.

Generalmente, los compuestos útiles de estas plantas se concentran en algunas de sus partes, como hojas, semillas, flores, cortezas y raíces; sólo en casos muy raros, la planta entera puede llegar a tener un valor medicinal,

La manera más frecuente y común de usar la planta medicinal es por medio de la infusión, que consiste en disolver el principio activo de la misma mediante una cocción en agua, y la tisana que resulta de ésta se beberá.

Algunas plantas medicinales de uso más conocido son:

Ajo: por su acción diurética, fungistático, expectorante.

Amapola: anti hipertensivo, analgésico.

Ambay: expectorante, antiespasmódico, diurético.

Belladona: miorelajante, inhibitorio de secreciones.

Cáscara sagrada: laxante, tónico intestinal.

Efedra: descongestionante de las vías respiratorias.

Guaraná: vaso constrictor, tónico nervioso.

Malva: antinflamatorio, laxante, estimulante del intestino.

Manzanilla: aminoácido, sedante.

Valeriana: relajante, ansiolítico.

Poder tóxico de algunas plantas medicinales

Es fundamental saber qué planta medicinal puede o no puede usarse para el tratamiento de una determinada enfermedad, dado que dichas plantas no son inocuas, y su mal uso podría resultar contraproducente en algunos casos.

Los principios activos que tienen estas plantas y que son los responsables de su poder curativo, pueden causar problemas de salud si son mal utilizadas.

Tal es el caso del ajo, un alimento muy utilizado en fitoterapia como antibiótico natural y como antioxidante, y para mejorar la circulación.

Sin embargo, cuando se combinan medicamentos para mejorar la circulación de la sangre y la ingesta de cantidades razonables de ajo, este puede potenciar demasiado los fármacos anticoagulantes y provocar derrames sanguíneos.

Por esta razón, a la hora de decidir usar una planta medicinal para determinada enfermedad, es importante consultar, no sólo sus propiedades o para qué sirve, sino también cuál es la dosis adecuada, contraindicaciones y efectos secundarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *