Plantas medicinales para la diabetes, una excelente alternativa

Plantas medicinales para la diabetes, una excelente alternativa

Última actualización: 19-11-2018. Equipo Nutricioni

La diabetes está asociada a altas concentraciones de glucosa en el torrente sanguíneo. Las más frecuentes: diabetes tipo I y diabetes tipo II.

La diabetes tipo I suele desarrollarse en edades tempranas, desde la infancia hasta los primeros años de la vida adulta.

Por su parte, la diabetes tipo II constituye la mayoría de los casos a nivel mundial. Es conocida por iniciarse habitualmente en edad adulta.

El hecho de que un diabético no tenga un control adecuado sobre la enfermedad, podría ocasionarle otros padecimientos significativos.

Sin embargo, la medicina natural constituye una excelente opción complementaria. El uso de plantas medicinales es cada vez más habitual, tanto para mejorar condiciones generales de salud como para aliviar y tratar diversas enfermedades.

Se estima que existen unas 400 plantas con efectos hipoglucemiantes. Las investigaciones acerca de este tema, prosiguen en todo el mundo, porque los tratamientos a base de plantas han tenido un gran auge en los últimos años.

Por ello, le proporcionaremos a continuación, la información básica para orientar acerca de las plantas medicinales que tienen efectos beneficiosos para tratar la diabetes:

Melón amargo

Es una planta herbácea tropical, cultivada en Asia, África y algunas partes del Caribe. La momordica charantia o pera balsámica, tiene una extensa historia en China. Pero, fue en India  donde se inició su uso culinario y medicinal desde hace más de 3000 años.

Normalmente el melón amargo es consumido verde, aunque también es posible comerlo cuando madura, pero suele ser un tanto más fuerte y amargo su sabor.

Es muy conocida por tener la capacidad de disminuir el azúcar en el torrente sanguíneo. Diversos estudios corroboran sus efectos hipoglucémicos, por ello ha sido denominada insulina vegetal.

Toda la planta es beneficiosa para la diabetes, en particular los frutos, que contienen saponinas esteroides, conocidas como charantinas, péptidos, semejantes a la insulina y alcaloides, sin embargo, no está claro a cuál de ellos se debe la acción hipoglucemiante.

El melón amargo también es una excelente fuente de nutrientes, vitaminas, hierro y fósforo. A su vez, sus compuestos fenólicos y flavonoides como el ácido gálico, tánico, cafeico y otros, brindan extraordinarios beneficios.

Ayudan al equilibrio de las hormonas, previenen la obesidad, reducen inflamaciones y no menos importante, previene el desarrollo de tumores.

Diversos estudios han dejado en evidencia que estos son solo algunos de los beneficios de esta poderosa planta. Alrededor del mundo ha sido utilizada para tratar diversas afecciones y malestares.

Además, es muy versátil a la hora de consumirla.  Tanto cruda como cocida, en jugo o en té.

Sin embargo, se han reportado efectos secundarios relacionados con trastornos digestivos y algunas interacciones con medicamentos, sobre todo con los hipoglucemiantes

Gymnema

Gymnema sylvestris, gimnema o gurma es una planta leñosa de la India, muy efectiva en personas con diabetes.

Tras masticar las hojas de gymnema, la percepción del sabor dulce disminuye. Gracias a esta esta propiedad, se le atribuye el nombre hindú “gurmar” lo que significa “destructor de azúcar”.

Diferentes estudios han demostrado su eficacia en humanos con padecimiento de diabetes tipo I y II.

Uno de sus principales ingredientes de es el ácido gymnémico, compuesto por flavonoides, ácidos orgánicos, minerales como el potasio, hierro, sodio, calcio y más.

El ácido gymnémico ayuda a mejorar la utilización de la  glucosa en la sangre y puede contribuir a la producción de insulina. Ayuda en la regeneración de las células del páncreas encargadas de producir insulina.

Contribuye a la pérdida de peso, factor importante en el control adecuado de la diabetes.

La gymnema sylvestris es beneficiosa también como astringente y tónica. Además, es utilizada en casos de alergias, anemia, colesterol, indigestión y problemas gástricos.

Es recomendable y segura para pacientes con diabetes, si se consume en cantidades moderadas.

Canela

Esta especie aromática es originaria de la India y consumida alrededor del mundo, con frecuencia para aromatizar postres y bebidas. Proviene de la corteza del árbol de la canela, cuenta con beneficiosos efectos para tratar la diabetes.

Ayuda a regular el contenido de azúcar en sangre, estimulando los receptores de insulina para fortalecer su acción.

Los principales componentes con acción farmacológica sobre la diabetes,  son el cinamaldehido y la procianidina tipo A, que mejoran la sensibilidad a la insulina.

Igualmente  ayuda a evitar el exceso de colesterol y triglicéridos en la sangre. Mejora la circulación de la sangre por sus propiedades antitrombóticas

Adicionalmente, la canela tiene efectos curativos en personas que padecen de digestión lenta, diarreas y espasmos, afecciones pulmonares y falta de apetito.

Además, posee un alto contenido en aceites esenciales, minerales, vitamina C y B, calcio, hierro, magnesio, sodio, zinc, yodo, potasio o fósforo, entre otros más.

Hay muchas formas de consumirla, pero para fines terapéuticos, lo mejor es en infusión. El tiempo de cocción ha de ser reducido, para que no pierda su valor terapéutico.

Utilizada como especie junto a las comidas, la canela  muy segura y adecuada. Sin embargo, se debe tener especial precaución en personas que lleven un tratamiento con anticoagulantes.

Calabaza hiedra y cebolla

La calabaza hiedra, ivy gourd o coccinia indica es una planta trepadora originaria de la India, donde suele usarse en platos populares de la región para darle un sabor autóctono.

Utilizada en la medicina natural para tratar diversas afecciones: fiebre, asmas, bronquitis e ictericia son algunas de ellas.

Además, actúa como antioxidante y modulador del sistema inmune, gracias a su alto contenido de betacaroteno, precursor de la vitamina A.

Estudios señalan que los frutos y las hojas de esta planta,  tienen propiedades que ayudan a reducir la glucemia en la sangre, presentando una acción similar a la insulina y sin efectos adversos.

El mecanismo de acción no es del todo claro, pero se sabe que tiene mucha fibra y esto puede influir positivamente en el control de la glucosa.

Por su parte, la cebolla es un alimento muy saludable con múltiples ventajas. Se ha demostrado que en tan solo un 10% de su composición, hay nutrientes muy beneficiosos.

En primer lugar contiene vitaminas del grupo B, esenciales para el buen funcionamiento del sistema nervioso e inmune. A su vez, posee vitamina C, E, diversos minerales, aminoácidos, oligoelementos y por si fuera poco, fibra.

Catalogada como uno de los mejores alimentos, la cebolla ha demostrado reducir los niveles plasmáticos de glucosa luego del desayuno y antes del mismo.

Su consumo es considerado seguro dentro de una alimentación balanceada, tanto cruda como cocida, aunque en exceso, puede causar gastritis e indigestión.

Foto en primer plano de vegetales, cebolla, pimenton.

Banaba

Banaba, conocida científicamente como lagerstroemia speciosa, es un árbol procedente del sudeste asiático: Filipinas y la India, donde, desde hace miles de años, se ha utilizado para tratar la diabetes y otras afecciones de salud.

Se dice que las hojas y flores de esta planta contienen un tipo de ácido al que se le atribuye la capacidad de disminuir la glucosa en sangre.

Es el ácido corosólico, que de acuerdo a ciertos estudios, ayuda en el metabolismo de los carbohidratos y mejora la interacción entre la insulina y sus receptores.

Adicionalmente, se ha estudiado como la hoja de banaba lucha contra enfermedades del síndrome metabólico, un serie de condiciones que predisponen a una persona a padecer diabetes tipo II y cardiopatías.

Esto es así, porque la banaba presta importante ayuda en la reducción de la presión arterial alta, obesidad, el colesterol y los triglicéridos.

No se recomienda durante el embarazo o la lactancia, ya que no se tiene información suficiente sobre posibles efectos sobre el feto.

También se recomienda precaución en pacientes con trastornos sanguíneos, pues puede aumentar el riesgo de sangrado.

Arándano

Es un arbusto nativo de Canadá y noreste de Estados Unidos. Sus bayas tienen agradable sabor y son ricas en polifenoles, que mejoran los niveles de colesterol, ayudan a controlar el peso  y tienen propiedades antioxidantes.

Las hojas de arándano disminuyen los niveles de glucosa en la sangre, gracias a la mirtilina, una antocianina.

Las antocianinas constituyen un grupo de pigmentos presentes en las plantas, que les otorgan colores rojo azulados a las flores y las frutas.

Tienen efectos beneficiosos sobre la salud, en particular regulando la presión arterial y previniendo varias enfermedades degenerativas.

Luego de conocer acerca de las propiedades de estas plantas, conviene saber que no es difícil aprovechar sus beneficios. Si bien provienen de todas partes del mundo, las mejores están reunidas en Azúcar en la Sangre.

Para quienes desean prevenir los problemas de azúcar, Azúcar en la Sangre constituye una alternativa natural, sin efectos secundarios y fácil de tomar.

Además de sus evidentes beneficios, está la tranquilidad de estar haciendo lo mejor para la salud.

Hábitos que deben acompañar el tratamiento

Aunque los tratamientos de origen natural ayudan considerablemente a mejorar la condición de todas las personas, es indispensable  no dejar a un lado otros hábitos importantes.

En los trastornos metabólicos, tanto para quienes quieren prevenirlos, como para quienes ya los padecen, elegir una la dieta balanceada, rica en hortalizas, verduras y fibra, es primordial para regular los niveles de azúcar.

Para quienes buscan prevenir, es necesario moderar el consumo de carbohidratos como el azúcar, la miel, chocolates, helados, dulces en general y refrescos.

Y las personas con diabetes no deben ingerir azúcar. En todo caso, podrán sustituirla por edulcorantes sin excederse.  

Tenga presente el cromo. Éste es un oligoelemento, presente en cantidades ínfimas en nuestro organismo, pero sumamente necesarias.

Este elemento puede ayudar con el control de los niveles de azúcar en la sangre, en personas con diabetes tipo II.

El tabaquismo y la diabetes es una combinación dañina. El cigarrillo contiene gran cantidad de toxinas que agravan la situación metabólica de una persona diabética.

Activar el cuerpo mediante ejercicio frecuente, mejora el metabolismo notablemente.

Desarrolle alguna actividad de su agrado, por lo menos 4 veces por semana. Caminar, trotar, hacer ejercicios o alguna actividad deportiva contribuirá de manera notable a normalizar la glucosa en la sangre.

Consulte con el especialista los beneficios de estas plantas, que a través de Azúcar en la Sangre, le ayudarán a mantener los niveles adecuados de azúcar en su cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *