Pastillas para la ansiedad de comer: ¿son aconsejables?

Pastillas para la ansiedad de comer: ¿son aconsejables?

Última actualización: 29-09-2018. Equipo Nutricioni

Los problemas que se presentan en el día a día, pueden generar ansiedad que impide el desarrollo de actividades normales. Algunas personas afrontan esta ansiedad comiendo a todas horas, lo que genera inconvenientes estomacales.

La ansiedad impide el desarrollo de las potencialidades de la persona. Una persona en estado de ansiedad no puede ver más allá de sus narices. Se convierte en veleta llevada por el viento de los problemas del día a día.

Y la respuesta de la mente inconsciente en muchas personas, es la comida. Entrar en una desesperación por comer, el comer compulsivamente o consumir comida chatarra.

Precisamente la ansiedad puede ser disparada por la mala alimentación, si no consumimos la suficiente cantidad de proteínas y nutrientes en la hora de la comida, a lo largo de la jornada se producirá hambre nerviosa.

Una dieta sin los nutrientes adecuados, hará que el cuerpo sienta hambre para contrarrestar esa falta. O bien puede pasar que se tengan carencias de índole emocional, y que la única forma de satisfacerlas sea comiendo.

Se cree que la ansiedad afecta al doble de mujeres que de hombres, porque la presión sobre las mujeres es más grande en vista de los diversos roles que tienen en la sociedad y a nivel familiar: el trabajo, la casa, los hijos, entre otros.

Trastornos de la alimentación

La ansiedad, la baja autoestima y la sensación de no tener control en la vida,  pueden desencadenar trastornos en la alimentación, que pueden tener consecuencias graves. Estos trastornos son:

Anorexia nerviosa

Este trastorno se caracteriza porque la persona siempre cree que tiene un peso por encima de lo normal, sin importar cuan delgado esté. El control del peso se vuelve una obsesión , se pesan continuamente y comen porciones muy pequeñas

A veces pueden tener episodios de atracones seguidos por vómitos provocados, ejercicios extremos o ayunos, e incluso el empleo de laxantes y enemas, de manera inadecuada.

La persona tiene un miedo descontrolado al exceso de peso y una autoimagen muy pobre. Las consecuencias son, entre otras:  deterioro en la piel y las uñas, daños al corazón, pérdida de masa ósea, infertilidad, baja presión y daños neurológicos.

Bulimia nerviosa

La persona tiene episodios en los que es capaz de comer desaforadamente, intentando luego compensarlo con vómitos, laxantes, ejercicios extenuantes o todo lo anterior combinado.

La diferencia con la anorexia es que la persona con bulimia mantiene un peso normal o quizá un poco de exceso.

Las consecuencias son trastornos gástricos, desequilibrio en los electrolitos y deshidratación.

Trastorno por atracón

Las personas con este trastorno no tienen control sobre su alimentación, pero es diferente de la bulimia, porque luego de un atracón de comida, la persona no realiza ayunos ni purgas ni ejercicios extenuantes.

Por lo tanto, estas personas suelen tener exceso de peso, con los problemas que esto conlleva, tal como riesgo cardiovascular o problemas de presión arterial, baja autoestima y sentimientos de culpa por su conducta descontrolada.

Todo esto produce más ansiedad, la cual lleva de nuevo a episodios de glotonería, creándose así un círculo vicioso, del cual a algunas personas les cuesta salir.

Tratamientos para la ansiedad de comer

Al igual que para todos los trastornos causados por ansiedad y estrés, los tratamientos pueden dividirse en dos grandes grupos, y se combinan de acuerdo a las particularidades de cada caso

  • Psicológicos
  • Farmacológicos
  • Asesoría nutricional

Medicamentos  contra la ansiedad de comer

Existen medicamentos supresores del apetito, capaces de hacer que la persona sienta menos hambre, o se sienta lleno, de manera que pierde interés en comer. Esto se logra modificando las sustancias químicas en el cerebro, responsables por el apetito.

Están relacionados con las anfetaminas, cuyo uso como supresores del apetito  data de la primera guerra mundial, cuando se les suministraba a los soldados británicos en el frente.

Entre los más usados están

  • Fentermina, una anfetamina supresora del apetito, de administración a corto plazo
  • Fentermina combinada con topiramato, un antiepiléptico
  • Benzfetamina, fármaco psicotrópico con propiedades anorexígenas
  • Dietilpropión,  anorexígeno con menos efectos secundarios que los anteriores
  • Lorcaserina, que aumenta la sensación de llenura

Todos estos medicamentos se adquieren exclusivamente con receta médica y tienen numerosos efectos colaterales y contraindicaciones. Suelen ser de uso a corto plazo, pues sus efectos disminuyen al poco de empezar a consumirse.

Por ejemplo, se requiere precaución en el caso de personas con trastornos cardiovasculares, problemas hepáticos y renales y en  embarazo y lactancia.

Pueden producir adicción, taquicardia e hipertensión, visión borrosa, mareos e insomnio.

Alimentarse contra la ansiedad

Para combatir la ansiedad es importante alimentarse bien, consumiendo alimentos de todos los grupos alimenticios, balanceando las comidas para obtener todos los nutrientes apropiados para afrontar el día a día.

Esto  aporta beneficios inmediatos a la salud no solo física sino también a la salud mental.

Con una nutrición adecuada, obtendremos las cantidades adecuadas de vitaminas del complejo B, que son las mejores vitaminas para combatir la ansiedad.

NervSoport contiene vitaminas del complejo B, más extractos vegetales combinados para combatir la ansiedad y mejorar el estado de ánimo.

 Y si mantenemos en la nevera o despensa alternativas saludables, para cuando se produzcan estos incontenibles ataques de hambre, podemos satisfacerlos sin caer en la mala nutrición.

Estos alimentos pueden ser: frutos secos, chocolate sin azúcar, gelatina de dieta y helado sin azúcar.

Las frutas son muy beneficiosas. Los nutricionistas recomiendan comer la fruta entera, ya que aporta fibras  y fructosa, un tipo de glucosa no procesada que aporta energía sin los problemas del azúcar procesada.

Se debe evitar el pan, en todas sus variantes, las chucherías y alimentos chatarra, aquellos que son calorías vacías, todos los que contienen glutamato monosódico.

El pan blanco contiene mucha azúcar, que se convierte en azúcar en la sangre, generando problemas de diabetes, hipertensión y cardiovasculares.

Prácticas naturales para combatir la ansiedad

Existen formas de combatir la ansiedad sin recurrir a ayudas farmacológicas. En general son técnicas de relajación que mantienen la mente en paz. Una mente relajada no puede sufrir de ansiedad.

Practicar la meditación en un lugar tranquilo y alejado de los problemas cotidianos. Así logramos tranquilizar el cerebro, alejando los detonantes que producen la ansiedad.

Esta meditación puede ser tan sencilla como mantener la mente en blanco, alejando de ella todo aquello que la estresa, concentrándose en la respiración propia de una manera consciente.

Leer novelas con temas históricos o ficticios, hay para todos los gustos. Al entretener la mente con historias de nuestro agrado logramos una sensación de plenitud.

Hacer yoga, es una excelente actividad para lograr el estado mental relajado necesario para enfrentar los problemas que nos pueden hacer caer en la ansiedad y depresión.

Se puede empezar con las posiciones más sencillas del yoga, de forma tranquila ir avanzando a posiciones más complicadas pero sin complicarse. No es necesario hacerlo todo en un día.

Tomar infusiones contribuye a calmar los nervios logrando reducir el estado caótico en que se encuentra el organismo. La manzanilla, el té verde, el té de valeriana entre otros son infusiones recomendadas.

Hacer ejercicio físico como caminatas o correr. Hacerlo en lugares agradables ayuda a relajarnos. Además que nos llena de endorfinas y serotonina, las drogas de la felicidad.

Hacer ejercicio en pareja también es algo muy recomendado para conseguir el bienestar mental y equilibrio síquico. Todo ejercicio individual se puede practicar con la pareja.

Suplementos naturales para una vida más tranquila

La ciencia moderna también se ha abocado a  sintetizar suplementos naturales que asisten en el alivio la ansiedad. Se componen principalmente de extractos y hierbas que se encuentran en la naturaleza, con muy pocos efectos secundarios.

Las vitaminas ayudan a aliviar la ansiedad. Y entre las vitaminas que más ayudan están las del complejo B, que facilitan la transmisión neuronal.

En situaciones de ansiedad, se requieren más vitaminas del complejo B para mantener el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

Magnesio, calcio y zinc son minerales que calman el sistema nervioso.

El té verde es conocido como supresor del apetito.

Y el GABA, o ácido gamma aminobutírico, que  aumenta la noradrenalina, reduciendo la ansiedad.

Existe un suplemento nutricional que combina vitaminas, minerales y extractos naturales de plantas, eficaces en combatir la ansiedad y el estrés:  NervSoport

NervSoport contiene extracto de flor de manzanilla, tradicionalmente usada para calmar la ansiedad y en caso de trastornos digestivos. Por otra parte, la raíz de Ashwagandha y la hierba de san juan, tienen propiedades anti estrés y efectividad para combatir la ansiedad.

La ansiedad de comer es una preocupación de muchas personas en la actualidad, pero al controlar la ansiedad, no será necesario comer descontroladamente para obtener alivio al estrés diario.

Una combinación de dieta saludable, técnicas de autoayuda y los suplementos nutricionales adecuados, pueden eliminar la inclinación a comer descontroladamente, mejorar la apariencia y aumentar la autoconfianza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *