Pastillas para el estrés y los nervios ¿La única solución?

Pastillas para el estrés y los nervios ¿La única solución?

Última actualización: 21-01-2019 por Editor Glismir.

Los problemas del día a día van en aumento y ocasionalmente podemos sentirnos sobrecargados y sin salida aparente. Si el estrés y los nervios nos están haciendo una mala jugada, ¿Qué podemos hacer?, ¿son las pastillas la única solución?.

Quizás esté afrontando una enfermedad, un problema familiar o la pérdida de un ser querido. Tal vez se haya quedado sin empleo o atraviesa problemas en su matrimonio, y por qué no, puede estar luchando con una debilidad personal.

Estos factores pueden provocar malestares o problemas de salud serios si no se atienden a tiempo, aún así, ésta es una situación más común de lo que imaginamos.

El porcentaje de personas en el mundo que están padeciendo problemas de estrés, ansiedad y alteración de los nervios está experimentando un alza considerablemente importante.

Estadísticamente, la Organización Mundial de la Salud para febrero del 2017 acotó que al menos 264 millones de personas en el mundo padecen trastornos de estrés y ansiedad.  Por lo general, las personas entre 18 y 33 años de edad son las más afectadas.

Así lo refleja el estudio realizado por la Asociación Americana de Psicología, el cual indicó que el estrés al que se enfrenta la población joven los hace más propensos.

Una razón fundamental es que el estilo de vida de los jóvenes no contribuye a la calidad de vida, ya que tienden a liberar sus tensiones con métodos sedentarios.

Por otro lado, como consecuencia del estrés la persona también puede llegar a presentar alteraciones en su sistema nervioso.

El no saber hacerle frente a determinada situación puede ser una de las razones más comunes para que una persona experimente sentimientos de nerviosismo.

Conscientes de ello, se han invertido horas de investigación y esfuerzo para encontrar un tratamiento que reduzca tales efectos. Para quienes confían más en tratamientos naturales hay buenas opciones.

Pero la medicina se actualiza cada día y podemos contar con fármacos realmente eficaces y productos naturales como suplementos y adaptógenos de gran beneficio para la salud.

En este artículo conocerá los beneficios y efectos de estas pastillas, sean de fármacos o de suplementos naturales.

Beneficios y peligros de los fármacos para el estrés y los nervios

Los medicamentos son una necesidad actual innegable para contrarrestar y prevenir enfermedades y que éstas se agraven con riesgos de perder la vida. Pero también es cierto que existe el peligro de automedicarse o crear dependencia a éstos.

Los principales beneficios que nos generan los fármacos consisten en que están allí cuando los necesitemos, aunque algunos requieren la debida prescripción médica. Nos alivien casi de inmediato síntomas molestosos y nos ayudan a continuar nuestras rutinas diarias.

Existen medicinas que logran varios objetivos en la salud por ser multivitamínicos, o calmantes y antiinflamatorios, o relajantes y somníferos, o antibióticos y antiinflamatorios. Esta pluralidad de propiedades nos favorecen de acuerdo a los síntomas que presentemos.

Un peligro inminente de los fármacos es que si no se tiene un estricto control médico de su utilización pueden llegar a producir dependencia física y psicológica. Cuando se trata de medicamentos para los nervios o el estrés es mucho mayor el riesgo.

Personas que sufren de ansiedad, nerviosismo, fobias, depresiones leves o moderadas, trastornos adaptativos, del sueño o insomnio son las más afectadas. En cualquiera de estos estados es casi imposible distinguir si se ha creado dependencia física o psicológica.

Hay otros efectos secundarios además de los síndromes de abstinencia y/o dependencia que pueden repercutir por el uso inadecuado y aún si fuera medicado. Pueden surgir alergias, intoxicación, alteraciones de procesos fisiológicos o daños a algunos órganos.

Estas son sólo algunas de las consecuencias que pueden ocurrir, a veces de manera irreversible si consumimos medicamentos muy a menudo. Y ¿qué hay de los tratamientos alternativos o naturales?. También requieren de la supervisión de médicos especialistas.

Por ejemplo, hacer dieta priva a la persona de ciertos alimentos que contienen nutrientes esenciales para la salud, como minerales, vitaminas, fibras y oligoelementos. La ausencia no controlada de éstos puede ocasionar debilidad, problemas digestivos y/o metabólicos.

Tratar con fármacos las deficiencias nutritivas atacando los síntomas en vez de las causas puede resultar en dañar más los procesos y los órganos involucrados. Y el abuso por desinformación o desconocimiento puede agravar y acarrear más consecuencias.

Los suplementos naturales y su efecto en la salud

Los tratamientos con plantas y hierbas son muy antiguos, de hecho son la base de la medicina moderna de donde se extraen los ingredientes de muchos fármacos de hoy. Los avances tecnológicos y científicos se hacen notar en ambos lados de la medicina.

Un nutricionista puede ayudar a una persona enferma del estómago con gastritis, reflujo, estreñimiento o colitis. A un diabético para equilibrar los niveles de azúcar en sangre de modo que pueda continuar con su vida con casi total normalidad.

La alimentación es clave para recuperar la salud tan pronto como enfrentamos síntomas o enfermamos. Los suplementos naturales persiguen la compensación de la falta en la dieta de nutrientes esenciales que los provocan.

Los tratamientos basados en suplementos naturales como adaptógenos y/o dietas son normalmente lentos para percibir los resultados. Con la constancia y la paciencia se logra corresponder siempre ante la incapacidad del organismo a recuperarse.

Recordemos que los estados de mala salud requieren del reposo y descanso rigurosos para sanar. Cuando dormimos lo suficiente ayudamos a que el cuerpo pueda asimilar sin mucho esfuerzo los medicamentos, sean fármacos o naturales.

Es cierto que cuando estamos convalecientes deseamos una rápida recuperación de la salud, y si los síntomas no parecen mejorar querríamos aumentar las dosis. Pero es el médico especialista quien decide cuándo y qué cantidad se debe consumir.

Cuando los médicos nos diagnostican y no nosotros mismos, evitamos complicaciones y aceleramos la tan anhelada estabilidad de la salud. Mientras que los efectos de los fármacos suelen ser más rápidos, los naturales suelen ser más seguros.

Los tratamientos con suplementos naturales, sean en pastillas, plantas, hierbas, frutas o infusiones tienen la capacidad de ayudar al organismo a sanarse a sí mismo. Estimulan a los sistemas del cuerpo a corregir y mejorar sus procesos y funciones.

De manera que la medicina basada en suplementos naturales tiene mejores efectos en la salud a mediano y largo plazo, pero con menos o ningún daño colateral.

Estos tratamientos van dirigidos a atacar primordialmente las causas y luego los síntomas.

Esto es lo que hace SupraEnergía, que logra prevenir y aliviar el estrés.

Vitaminas naturales o sintéticas: ¿cuál escoger y por qué?

Es importante conocer cómo se utiliza el término “natural” en la medicina actual y qué entendemos nosotros por suplementos naturales y sintéticas. Éstos pueden ser de vitaminas, enzimas o minerales.

Las organizaciones encargadas de regular los medicamentos y suplementos alimenticios en la gran mayoría de los países son las que reconocen a éstos como ”naturales” o sintéticos.

Por ejemplo, si contiene al menos el 10 por ciento de la forma natural de la vitamina, es considerado un suplemento vitamínico natural.

Eso quiere decir que podemos estar consiguiendo algo que dice que es natural y cuando en realidad tiene cerca del 90 por ciento de productos químicos sintéticos. Ni decir de los fármacos, son producidos sintéticamente casi al 100 por ciento.

La mayoría de las legislaciones permiten que un producto sea etiquetado como natural, aunque sea transformado químicamente, contenga aditivos y no sea ecológicos. Sólo basta con que reúna un 10 por ciento de uno de sus elementos en forma natural.

Por lo tanto, la forma más segura de conseguir los nutrientes en su forma realmente natural es consumiendolos directamente de los alimentos y plantas. Sin embargo, algunos optan por confiar en algunos suplementos por los resultados que obtienen al usarlos.

Las vitaminas sintéticas, por ser producidas con químicos que emulan los elementos contenidos en éstas satisfacen parcialmente nuestros requerimientos. Mientras que nuestro organismo no los reconoce como naturales y sacrifica minerales para procurar su síntesis.

Pasamos de falta de vitaminas ahora a falta de minerales, lo que no pasa cuando se suministran los alimentos sin ser alterados químicamente y sin aditivos de éstos. Los alimentos naturales vienen con los minerales y enzimas necesarios para su absorción.

¿Qué escogerá usted?. Si está a su alcance la posibilidad de encontrar las vitaminas en los alimentos del consumo diario estará consiguiendo ingerirlas 100 por ciento natural.

Por otro lado, si no tiene estas condiciones, puede investigar cuáles suplementos han sido probadas con resultados óptimos y tomar la decisión más conveniente según su criterio. Lo más recomendable es cerciorarse consultando con su médico tratante o uno de confianza.

Los tratamientos naturales para los nervios y el estrés

Actualmente percibimos y utilizamos la palabra estrés como enfermedad. La verdad es que no debería ser así porque el estrés es un mecanismo que se activa para enfrentar o huir de una situación atemorizante.

El sistema nervioso simpático es el encargado de poner en marcha este mecanismo ante circunstancias que amenazan nuestra seguridad o nuestra vida. Cuando resolvemos la situación o nos damos cuenta que no podemos con ella se activa el parasimpático.

El sistema nervioso parasimpático es el encargado de normalizar los otros sistemas que fueron alterados ante el estado de alerta. Pero debido a las apretadas agendas y múltiples responsabilidades que desempeñamos no sucede así y no se activa el parasimpático.

Esto genera un malestar general con síntomas de nerviosismo, tensión, mal humor, fatiga, dolor de cabeza y otros signos por la permanencia del estado de estrés. Esto es lo que conocemos por estrés como una enfermedad en esta era moderna.

Para poder corregir la homeostasis, es decir, la normalización de las actividades fisiológicas de nuestro organismo, se debe alejar de situaciones estresantes. Este es el primer paso, tratar la causa, luego los síntomas como nerviosismo o constante estados de alerta.

Dependiendo de cada caso, puede que solamente se necesite reposo y una alimentación que favorezca la neutralización de los síntomas. Puede que se requieran medicamentos o suplementos para facilitar y/o acelerar el proceso de normalización.

Siempre el descanso de actividades que requieran mucho esfuerzo físico y mental será necesario junto con dormir a las horas debidas para que el sueño sea reparador.

Si no se concilia el sueño, o se interrumpe varias veces y se levanta cansado puede que necesite tratamiento para regular el sueño o el ciclo circadiano.

Esto lo determinará el médico tratante, especialista, neurólogo o psicólogo, no el paciente. En este sentido, pregunte por SupraEnergía, un suplemento que le ayuda a corregir los trastornos del sueño de manera natural.

Los tratamientos dependen de los síntomas y circunstancias que llevan al paciente a su condición de estrés. Pueden recomendar ansiolíticos, antidepresivos, simpaticolíticos y neurolépticos, entre otros, que puedan ser más efectivos según el caso.

Taza de té de manzanilla herbal en una tabla de madera. Té de manzanilla en una copa transparente y flores de manzanilla en la mesa de madera.

¿Cómo prevenir y calmar los estados de ansiedad o estrés?

Existen varias opciones, se recomienda la consulta de un especialista para determinar si necesitas o no de ellos, o cuáles son los más apropiados para tu caso. Con su ayuda podrá incluirlos en su dieta de manera equilibrada.

Los ansiolíticos naturales son buenos aliados para calmar estados de nerviosismo, ansiedad o estrés y no siempre tiene que comprarlos en la farmacia. Puedes consumir alimentos como frutas y hierbas que cumplen esas funciones.

Los ansiolíticos naturales más conocidos y efectivos son la pasionaria o pasiflora, lavanda, melisa, tila, valeriana y manzanilla. Algunos quizás no tan conocidos son kanna, rollinia mucosa, chirimoya, centella asiática, calderona amarilla, espino albar, lúpulo, entre otras.

Los antidepresivos más conocidos son la hierba de San Juan o hipérico, albahaca y albahaca morada, gingko biloba, damiana y borraja. Estas plantas pueden calmar y prevenir estados de sensibilidad emocional, desánimo, tristeza y depresión.

Los simpaticolíticos naturales no parecen abundar, sin embargo, los pocos que se conocen son el cilantro o culantro y el yohimbo o yohimbe, Estos van dirigidos a suprimir la actividad del sistema nervioso simpático.

La finalidad es bloquear los impulsos hacia los órganos y tejidos o disminuir la secreción de neurotransmisores a nivel presináptico. También pueden ser usados en casos severos de ansiedad, trastornos del sueño o de estrés.

Los neurolépticos naturales como tal no se conocen, son normalmente fármacos muy poderosos, con muchas contraindicaciones y posible efectos secundarios. En algunos casos se recomiendan algunos ansiolíticos pero con estricta supervisión profesional.

Los psicofármacos como también se le conoce a los neurolépticos no son muy recomendados debido que se utilizan para tratar casos extremos. Tales como esquizofrenia, psicosis seniles, aguda o crónica y síndromes maniacales, entre otras.

Cuando se presenten síntomas asociados o relacionados a los mencionados es altamente recomendable acudir al médico y solicitar información. La atención temprana a los signos de alarma de nuestro organismo pueden evitar enfermedades y problemas mayores.

La ventaja de los tratamientos naturales es que no son adictivos porque no crean dependencia o abstinencia. SupraEnergía e un suplemento natural eficaz no adictivo para prevenir el desánimo y el estrés

¿Cómo afectan algunas plantas o hierbas medicinales nuestro estado de ánimo?

La albahaca morada o albahaca santa tiene propiedades antidepresivas y regula los estados de ansiedad a la vez que evita y alivia la fatiga mental y física. También mejora la digestión, la debilidad muscular y activa el sistema inmunológico.

Esta planta, como otras, tiene mucha más propiedades, por ejemplo, antibacteriana, antiinflamatoria, antiespasmódica, galactógena, béquica, estimulante y sedante. Todas estas características nos dan ventajas ante varios síntomas o enfermedades.

La raíz de regaliz tiene propiedades antibacterianas, expectorante, de apoyo digestivo, suprarrenal, inmune y reflujo ácido, antiinflamatorio, antiviral y antibacterial. Por estas razones es recomendada y usada para el estrés y como antiviral de amplio espectro.

Sus múltiples beneficios como el alivio del estreñimiento, úlceras pépticas, tos, además de presentar bioactividad antimicrobiana y antioxidantes entre otras.

La rhodiola rosea se caracteriza por su eficacia en estabilizar el estado de ánimo debido a su actividad sobre serotonina afecta el sistema nervioso muy favorablemente. A tal grado que se utiliza para contrarrestar el estrés, la depresión leve y ansiedad.

Debe usarse moderadamente debido a su potente acción, y si piensa continuar utilizándose debe ser con la supervisión profesional.

Raíz de suma o ginseng americano es reconocida por ser un eficaz adaptógeno que incrementa la resistencia del cuerpo como tónico general, oxigenante celular y energizante. Otros beneficios son que estimula la circulación y protege al sistema inmune.

También equilibra los aparatos digestivo y reproductor, es normalizador cardiovascular, como esteroide natural sin efectos secundarios y equilibra el sistema nervioso central. Todas estas propiedades lo hacen ideal para mejorar el estado de ánimo.

La ashwagandha se utiliza para controlar la ansiedad, el insomnio, trastorno bipolar, déficit de atención con hiperactividad, disminuir la grasa y azúcares en la sangre. Es además, estimulante del sistema inmunológico y previene la pérdida de cortisol cuando hay estrés.

Esta planta, también conocida como ginseng indio es también calmante y antiinflamatorio, mejora la capacidad cerebral y la memoria. Es considerada una planta adaptógena por su diversidad de beneficios para ayudar a recuperar el organismo.

Es lo que logra SupraEnergía, suplemento que te ayuda para la depresión, restaurar la energía perdida y mucho más.

¿Qué más podemos hacer para controlar los nervios y el estrés?

Como hemos aprendido, las pastillas no son la única solución para prevenir y aliviar el estrés y los nervios, tenemos varias alternativas. La decisión final le corresponde a usted, escuche los consejos del especialista y pregunte, infórmese, busque opciones.

Además de los medicamentos que le indique el médico, notará que le da recomendaciones importantes para evitar las situaciones estresantes. De seguro le exhortará a corregir o mejorar su descanso y horas de sueño.

Descanse suficientemente para desestresarse, ir a la cama a las 9:30 pm o a las 10:00 pm es lo ideal para conciliar el sueño reparador. Nuestro cerebro necesita del descanso de las primeras horas de la noche para regular el ciclo circadiano.

Haga bailoterapias, puede invitar a otras personas como amigos o vecinos para pasar un rato distinto en una sesión de media hora. Puede realizarla dos o tres veces por semana o más, si sus circunstancias se lo permiten.

Puede colocar un video de bailoterapia con pasos que ejercitan y estimulan la respiración, es decir, aeróbicos. Estos ejercicios son cardiovascular, eliminan excesos de grasas y contribuye a la renovación celular.

Caminar a ritmo de marcha o trotar y ejercicios de calentamiento logran el mismo efecto. No sóloeso, también nos ponen la mente en otros asuntos, nos alejan momentáneamente de las preocupaciones.

Pasatiempos o hobbies, tocar un instrumento, cantar, leer literatura de crecimiento personal y visitar amigos o familia. Todas estas son actividades que combaten y evitan el estrés, y alivian los nervios.

La risoterapia también resulta ser muy efectiva como terapia antiestrés, pues no sólo logra alejar las preocupaciones sino que provoca cierta ejercitación aeróbica. La risa a carcajadas tiene efecto en los procesos bioquímicos principalmente a nivel cerebral.

La formación de estos procesos químicos en el cerebro estimula la liberación de neurotransmisores como endorfinas y serotonina. Éstos afectan positivamente los estados anímicos y se ejercitan cerca de 400 músculos cuando reímos a carcajadas que nos relajan.

Hacerse de buenos hábitos es muy aconsejable todo el tiempo, pero cuando pasamos por momentos de afecciones emocionales o físicas son indispensables para evitar el estrés.

Comments 1

  1. buenas tardes sufro de estrés/ nervioso, me enojo fácilmente y en los momentos de discusiones me cegó, no razono al punto que soy capas de pegarle a alguien.
    me podrían indicar a donde puedo recurrir para pedir ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *