Pastillas de inteligencia: ¿podemos incrementar el intelecto?

Pastillas de inteligencia: ¿podemos incrementar el intelecto?

Última actualización: 10-10-2018 por Editor Fanny.

La idea de una sustancia que aumente nuestro potencial intelectual no es nueva. Los autores de  ciencia ficción la han desarrollado con éxito en cuentos y novelas.

¿Qué estudiante no ha deseado alguna vez en época de exámenes tomar una píldora para poder resolver esos complicados problemas de matemática y vencer la fatiga?

En la sociedad actual, altamente competitiva, la inteligencia representa una clara ventaja que distingue a su poseedor por sobre los demás.

Lo cierto es que los neuroestimulantes o pastillas inteligentes ya existen. Al comienzo fueron prescritos para tratar trastornos del sueño.

Estas pastillas inteligentes son  neuroestimulantes que han resultado ser potenciadores de las funciones cognitivas.

Su mecanismo de acción aún no está claramente establecido, pero se sabe que tienen fuertes efectos secundarios como dolores de cabeza, trastornos digestivos, ansiedad y nerviosismo.

Existen alternativas menos riesgosas para potenciar las facultades cognitivas. Sin embargo, lo primero es conocer un poco acerca de lo que la ciencia dice acerca de la inteligencia.

¿Qué es la inteligencia?

Aunque no existe un consenso establecido entre los estudiosos, acerca de la definición de inteligencia, podemos pensar en ella como en el  conjunto de destrezas que nos ayudan a realizar nuestras actividades diarias con eficiencia.

Incluye una serie de capacidades como la concentración, la memoria, manejo de las emociones y regulación de la ansiedad, entre otras.

Los expertos establecen distintos tipos de inteligencia.

El psicólogo  Howard Gardner amplió el concepto de inteligencia y lo llevó más allá del ámbito de los problemas científicos o filosóficos, formulando el término inteligencias múltiples.

Así, existe una inteligencia para cada ámbito del pensamiento, como por ejemplo la inteligencia lingüística, la inteligencia lógico-matemática, la inteligencia musical, e incluso hay una categoría para la inteligencia colectiva.

El cerebro juega un papel clave en la inteligencia, y   la herencia es importante para determinarla. Pero la inteligencia  puede avanzar muchísimo con el entrenamiento y una buena nutrición.

Cuando nacemos, nuestro cerebro está prácticamente por desarrollarse. Los estímulos y las experiencias van modelando su desarrollo paulatinamente y este desarrollo continúa de por vida.

¿Cómo funciona la inteligencia?

La respuesta tampoco es sencilla, aunque estudios recientes revelan que la inteligencia no es prerrogativa única del cerebro, sino que más bien es el resultado entre el trabajo de éste y otras áreas del cuerpo humano.

Diversas zonas del cerebro y determinadas partes del cuerpo, actúan de manera coordinada. El cerebro actúa como un centro de operaciones, desde donde se procesa y se transmite la información.

El fundamento de los procesos neurológicos  está en unas células llamadas neuronas, que se conectan unas con otras, formando redes y enviando información, mediante complejos procesos bioquímicos y eléctricos.

Se estima que el cerebro humano tiene unas cien mil millones de estas células tan especiales.

Existen varios tipos de neuronas, según la función a realizar:  las neuronas motoras, las sensoriales y las interneuronas, encargadas de establecer conexiones entre las motoras y las sensoriales.

Como en todo proceso celular, las neuronas  requieren energía, que proviene de la metabolización de la glucosa obtenida de los alimentos.

Las neuronas producen diversas sustancias llamadas para transmitir la información. Estos son los neurotransmisores, como la acetilcolina, abundante en todo el sistema nervioso y estrechamente vinculado a los procesos de la memoria.

Factores que alteran las funciones del cerebro

Patologías diversas así como el estilo de vida puede marcar la diferencia, alterando el funcionamiento del sistema nervioso.

Las funciones más comúnmente alteradas son la memoria, la concentraión, la capacidad de aprender y la lógica, ocasionando depresión, trastornos de ansiedad, vértigo, fatiga, alteraciones del lenguaje y más.

El origen de estos factores es diverso, los hay  desde hereditarios, patológicos, o de desarrollo, afectando la inteligencias. Siendo tan delicado el equilibrio, prácticamente cualquiera puede verse afectado en algún momento de su vida.

La edad interfiere con el funcionamiento de las neuronas y de la transmisión de información entre las mismas.

A medida que envejecemos su funcionamiento disminuye de forma natural; pudiendo dar origen al Alzheimer o la demencia senil.

Las situaciones de estrés sostenido, a causa de presiones laborales, familiares y sociales, hacen que la memoria, la capacidad de razonamiento y la concentración también se vean comprometidas.

El estrés altera la velocidad con la que la información viaja de neurona a neurona, así; como también disminuye considerablemente la oxigenación ya que circulación en general se ve afectada.

No podemos eliminar absolutamente todos los factores que ocasionen estrés. De hecho, algo de estrés es necesario para superarnos personalmente, pero podemos cambiar y mejorar las respuestas del organismo y del cerebro.

La forma en que cada persona maneja estos problemas depende de su inteligencia emocional, con ella, cada quien transforma y redirige a su favor las emociones para restablecer el equilibrio interno.

¿Qué podemos hacer para mejorar la inteligencia?

El cerebro es un órgano altamente flexible, capaz de desarrollarse a todo lo largo de la existencia. Existen varias formas de aumentar la inteligencia, sin exponerse a los efectos secundarios de los fármacos:

  • Ejercicios mentales adecuados para mejorar la capacidad cognitiva
  • Nutrición balanceada para que las neuronas dispongan del material necesario para realizar sus funciones.

Hay una amplia documentación de estos temas. Los expertos han buscado muchas formas para potenciar la función cognitiva, y se conocen muchos alimentos y compuestos que tienen efectos beneficiosos sobre ella.

La meditación y el entrenamiento, dormir bien y buscar nuevas experiencias y aprendizajes son algunas de las recomendaciones más efectivas.

Incrementar la oxigenación cerebral haciendo ejercicio y consumir las proteínas adecuadas para fortalecer las neuronas, son otras de las estrategias a las que podemos recurrir.

El café, el té verde y el cacao aumentan el estado de alerta mental e incrementan la memoria.

Se han explorado las propiedades de muchas raíces, hierbas y plantas con la finalidad de aumentar las capacidad de concentración así como de curar los comportamientos anómalos que surgen de las alteraciones mentales.

Estas plantas medicinales fueron y siguen siendo efectivas para el logro de estos propósitos, con pocos o ninguno de los efectos secundarios de los fármacos neuroestimulantes.

Y ahora es muy sencillo encontrar los extractos naturales y las sustancias que mejoran la capacidad intelectual en un solo producto: MetaMente. Es efectivo para potenciar las funciones cognitivas. He aquí el por qué:

Ginkgo Biloba:  la planta de los múltiples beneficios

El Ginkgo Biloba un árbol milenario y único, pues ya no tiene parientes vivos en la actualidad, si bien se le conocen parientes fosilizados. Por ello tiene una clasificación propia dentro del reino vegetal.

Sus hojas son características, tienen forma de abanico con un corte en medio y de allí la denominación de biloba: dos lóbulos.

Si bien estuvo extendido por las regiones templadas del hemisferio norte, hace unos 12.000 años, apenas quedaba un remanente en una pequeña región en la China central.

Actualmente crece en China, Corea, Europa y zonas templadas de norte y sur América. Tiene la distinción de haber sobrevivido a la bomba de Hiroshima.

Se conoce su uso desde unos 200 años aC.  De sus hojas se extrae un flavonoide (sustancias presentes en los vegetales), reconocido como oxigenante cerebral, ayudando a mejorar la circulación de la sangre en el cerebro.

Las semillas forman parte de la farmacología tradicional china.

Su acción se extiende al sistema circulatorio, mejorando no solo la actividad neuronal, sino otras alteraciones circulatorias como  las várices.

Favorece la absorción y metabolización del glucógeno y glucosa, aportando energía a las neuronas para su buen funcionamiento.

El mecanismo de acción es simple: si tenemos más oxígeno en la sangre habrá más oxígeno en músculos, órganos, cerebro, corazón y eso se traducirá en respuestas más rápidas y eficientes.

MetaMente contiene extractos de hojas de gingko biloba en la concentración adecuada para potenciar la capacidad mental de una forma natural y sin efectos secundarios.

Hierba de San Juan

Originaria de Eurasia, es una planta herbácea que pueda alcanzar unos 90 cm de alto y de la cual existen una 400 variedades.

Hace 2000 años atrás ya se utilizaba para tratar las quemaduras y el médico y alquimista medieval Paracelso ya la  había catalogado como sedante eficaz.

Contiene diversos compuestos, capaces de aumentar la proporción de serotonina, dopamina y noradrenalina, de allí su efectividad como sedante y antidepresivo. Favorece la concentración y agiliza la memoria.

Sus múltiples beneficios están en  MetaMente, combinados con otras extractos que potencian la memoria y la capacidad de concentración.

Bacopa Monnieri o Lágrima de Bebe

Esta planta es muy usada en la India y el sur de Asia, donde se la encuentra en las zonas pantanosas. También se la encuentra en el sur de los Estados Unidos

La medicina ayurvédica la indica para el asma y la epilepsia. También mejora la memoria y retarda en el envejecimiento de las neuronas. Combate el estrés, disminuyendo los niveles de cortisol.

Colabora también en mejorar el sistema digestivo, la respiración, el estado de ánimo y disminuye el ritmo cardiaco, una vez que se hace un consumo continuado.

Otros estudios le han agregado propiedades contra infertilidad, crecimiento de uñas y el cabello.   

La Acetilcolina

Es un neurotransmisor ampliamente distribuido en todo el sistema nervioso. Fue aislada a mediados del siglo XIX y posteriormente se confirmó como el primer neurotransmisor a comienzos del siglo XX.

Las neuronas la producen, en especial las que se dedican a funciones tales como mantener la concentración y la atención, la percepción de sensaciones y la toma de decisiones.

Es esencial para almacenar recuerdos y recuperarlos. Las neuronas la elaboran a partir de la colina, una vitamina del grupo  B.

Carnitina

El cerebro necesita de la metabolización de grasas y glucógeno para realizar su función de neurotransmisión y la carnitina se encarga de producir la energía necesaria.

Se  encuentra principalmente en las carnes rojas. El cuerpo también  la produce metabolizando la vitamina B3, B6 y hierro.

Lo beneficios de la carnitina como suplemento nutricional son varios: control del peso, regulación de los niveles de colesterol y triglicéridos, antioxidante muscular, benéficos cardiacos y renales entre otros.

Su deficiencia puede conducir a diversas condiciones patológicas, como diabetes, enfermedades de la tiroides, obesidad y cáncer. Se recomienda para la fatiga ya que su uso aumenta la oxigenación muscular.

 Glutamina

Se considera el  principal aminoácido, estimándose que participa del 60 % por ciento de todos los procesos biológicos.

Su producción disminuye al envejecer, pero  se encuentra en las proteínas. Fortalece la masa muscular y es antioxidante.

El déficit de glutamina puede desencadenar fatiga y cansancio extremo, disminución de la actividad músculo esquelética, alteración de la función del sistema inmunológico y células intestinales.  

Vinpocetina y Huperzina

La vinpocetina es un derivado de la planta vinca minor, nativa de Europa, con efectos neuroprotectores comprobados y capaz de aumentar la irrigación sanguínea al cerebro.

La huperzina proviene de un helecho chino, incrementa la memoria y es beneficiosa para tratar la enfermedad de alzheimer.

MetaMente es una fórmula única que combina estos ingredientes tradicionales como potenciador de las funciones cognitivas. Y sin los efectos secundarios de los fármacos.

Al combinar estos ingredientes con una vida saludable y ejercicios para la mente, podremos sacar el máximo provecho a nuestras facultades mentales y lograr así una vida más plena.

Comments 2

    1. Post
      Author

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *