Grupo de minerales en fondo blanco

¿Para qué sirven los minerales en el organismo?

¿Para qué sirven los minerales en el organismo?

Última actualización: 17-03-2019. Equipo Nutricioni

En los últimos años, los modelos de alimentación han cambiado considerablemente. Esto se debe a diversos factores externos que han influido tanto en la obtención de los alimentos como en el conocimiento de para qué sirven los diferentes tipos de nutrientes, incluyendo los minerales.

Cuando un individuo tiene facilidad de llevar a cabo una dieta diversa y balanceada, las necesidades nutricionales son cubiertas en su totalidad. A diferencia de aquellas personas cuyo acceso es limitado y por ende presentan deficiencias al respecto.

Estas situaciones pueden desencadenar insuficiencias nutricionales relacionadas con vitaminas y minerales. Estas carencias son notorias al limitar el correcto funcionamiento del organismo de los individuos afectados. También se pueden desencadenar diferentes tipos de enfermedades, problemas de crecimiento y capacidades neurológicas.

En este artículo nos enfocaremos en el caso específico de los minerales, los cuales son nutrientes que el organismo necesita para cumplir sus funciones de regulación.  El cuerpo humano no puede producir estos nutrientes por sí mismo, por lo cual deben ser suministrados a través de la alimentación.

Existen dos tipos de minerales: los macrominerales y los microminerales u oligoelementos. Estos nutrientes se encuentran repartidos en diferentes tipos de alimentos y se ha demostrado que son resistentes al calor y también a métodos de conservación. A pesar de esto, pueden perder poder de acción cuando los alimentos son sancochados ya que los nutrientes se diluyen en el agua.

La cantidad y calidad de los minerales fluctúa en los diferentes alimentos. En algunos casos existen sustancias enemigas de los suplementos evitando la asimilación de los mismos. Estas sustancias actúan como barreras de absorción y se encuentran presente en muchos vegetales.

recomendaciones de cambios para mejor nutricion, Asignar tiempo en el cuidado de la salud para mantener el cuerpo sano. Aprender una guía de buena nutrición para una buena alimentación. Ciencia médica y alimentación.

Los minerales y el cuerpo humano

Como se indicó anteriormente, los minerales poseen funciones reguladoras del organismo. Ellas forman parte de las reacciones químicas de las células y permiten su buen funcionamiento.

Es importante saber que los minerales no aportan calorías, por lo que no están relacionados con el metabolismo energético. Ellos se encuentran involucrados en un alto número de funciones biológicas, las cuales se puede dividir en 3 grupos:

Sistema estructural: muchos de estos compuestos, como por ejemplo el calcio, forman parte de la estructura de los huesos.

Sistema regulador. Actúan en los movimientos musculares, en la función de la tiroides, en la  coagulación de la sangre y en muchos otros mecanismos de control.

Sistema de transporte. Los minerales más importantes en este sistema son el sodio o el potasio. Estos se encargan del transporte celular a través de los procesos osmóticos y en otros procesos similares.

Los nutricionistas utilizan un sistema de clasificación de los minerales que se divide en macrominerales y microminerales. La principal diferencia entre ambos grupos es la cantidad que el cuerpo acumula y que necesita de cada uno.

Los macrominerales son aquellos compuestos que el cuerpo necesita en cantidades grandes, como es el caso del calcio, el magnesio, el sodio, entre otros.

Los microminerales son elementos que el organismo necesita en pequeñas cantidades. Sin embargo, son imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo.

Este tipo de minerales se encargan sobre todo de los sistemas enzimáticos y de la producción hormonal. También son importantes en la síntesis de macromoléculas como las proteínas, grasas y carbohidratos y muchos otros procesos vitales.

Este grupo está constituido por elementos como el zinc, el yodo y el selenio, entre muchos otros. Cada mineral, tiene una función específica y hasta en ciertos casos algunas son desconocidas. Estas capacidades son importantes para el desarrollo y funcionamiento adecuado del cuerpo.

Macrominerales

Para comenzar describiremos cuáles son y cuál es el poder de acción de los macrominerales:

Calcio. Se encargan de la formación y estructura del sistema óseo, incluyendo los dientes. Evitan también problemas en la musculatura y en el desempeño muscular.

Magnesio. Se encarga específicamente del funcionamiento de muchas enzimas. Forma parte del transporte y de la información intercelular. El organismo también lo utiliza en la producción de nuevos tejidos.

Fósforo. Este mineral actúa como complemento del calcio en la formación del sistema óseo y todo lo relacionado con el mismo. Estabiliza el pH de la sangre. Forma parte de la síntesis de los hidratos de carbono.

Potasio. Tiene gran importancia y poder de acción en el sistema muscular y nervioso. Su deficiencia puede producir decaimiento, vómitos o diarreas, por lo que debe controlarse mucho su consumo. Este control debe monitorearse en los casos en los que se consuma diuréticos o exista mucha pérdida de líquidos por exposición a altas temperaturas o a largar jornadas de actividad física.

Azufre. Es un mineral destacado en la producción de colágeno y en la queratina de la piel y el cabello. También forma parte de la síntesis de las grasas.

Cloro. Actúa en el equilibrio de formación y liberación de los líquidos del organismo.

Sodio. Este mineral actúa de manera concatenada con el potasio en la acción muscular y con el cloro, en relación con los líquidos presentes en el organismo. En exceso puede producir alteraciones o elevaciones de la presión arterial y retención de líquidos.

Alimentos ricos en Hierro

Microminerales u oligoelementos

Los principales microminerales son: hierro, manganeso, cobre, selenio, yodo, cobalto, cromo, molibdeno, zinc y flúor. Es importante saber que tanto el exceso como el déficit pueden ser perjudiciales para la salud.

A continuación describiremos las funciones de estos microminerales:

Hierro. Es un componente primordial en el transporte de oxígeno. Cuando existe deficiencia de este mineral, puede presentarse síntomas de fatiga, debilidad y decaimiento.

Manganeso. Evita la fatiga, actúa en el metabolismo de los ácidos grasos. Mejora problemas cognitivos, como la memoria. Es fundamental para la absorción de la vitamina E.

Cobre. Es primordial en el proceso de producción de los glóbulos rojos. Actúa en el metabolismo de los carbohidratos, grasas y proteínas. Es necesario para la absorción de la vitamina C.

Se debe tener cuidado con su consumo, ya que en cantidades muy elevadas resulta altamente tóxico.

Selenio. Se encarga principalmente del buen funcionamiento de la glándula de la tiroides. También presenta una alta función antioxidante por lo que evita problemas celulares y hasta el padecimiento de cáncer.

Yodo. Ayuda en la capacidad mental. Actúa en el metabolismo de las grasas del organismo. Promueve el desempeño celular. Es el principal componente en la fabricación de hormonas tiroideas.

Cobalto. Su principal función es estimular el correcto ejercicio o actividad de los glóbulos rojos.

Zinc. Es uno de los oligominerales que actúan en más procesos corporales. Actúa en la formación de ADN y ARN. Permite llevar a cabo los procesos de cicatrización. Interviene en el funcionamiento del gusto y el olfato.

También motiva la actividad de algunas hormonas. Interviene en la producción de insulina. Ayuda al sistema inmunológico a trabajar de manera óptima.

Flúor. Su principal efecto es sobre el sistema óseo y los dientes. Evita la aparición de caries y protege el esmalte dental.

Cromo. Ayuda en el metabolismo de los hidratos de carbono, de grasas y proteínas. Además potencia la síntesis de insulina, evitando problemas con excesos de glucosa.

Molibdeno. Actúa en los sistemas enzimáticos.

Fuentes alimentarias de los macrominerales

Como ya hemos observado, los minerales se consiguen de forma natural en los alimentos. Existen algunos grupos que son ricos en minerales específicos. Sin embargo casi todos los alimentos poseen por lo menos un tipo de mineral.

Por esta razón lo más importante es tener una dieta equilibrada y variada. De esta forma se pueden evitar deficiencias o acumulaciones de minerales que pueden traer problemas en la salud.

Es importante considerar que el consumo sin control ni regulación de los alimentos o de suplementos minerales puede ser contraindicado.

A continuación enumeramos los macrominerales y sus principales fuentes:

Calcio. Se encuentran en la leche y sus derivados. Existen vegetales verdes donde también se pueden conseguir en cantidades importantes como lo son el brócoli, la espinaca y las acelgas. También se encuentran en pescados como el salmón. Otra fuente de calcio son los frutos secos y las semillas.

Magnesio. Se encuentra en algunos vegetales y cereales. La mayor fuente de magnesio son los frutos secos.

Fósforo. Se puede encontrar en los cereales. Sin embargo, se encuentra en mayor cantidad en los alimentos con grandes cantidades de proteína como la carne y la leche.

Potasio. Se encuentra en diferentes fuentes alimentarias como frutos rojos, algunos cítricos, plátanos, papas y algunos vegetales verdes.

Azufre. Los alimentos que más contienen este mineral son el ajo, la cebolla, la carne roja y los frutos secos.

Cloro. Se pueden conseguir en algunos vegetales pero principalmente se encuentra en algunos productos marinos y en la sal de mesa.

Sodio. Su principal fuente es la sal de mesa.

Fuentes alimentarias de los microminerales

Los microminerales, también conocidos como oligominerales, oligoelementos o minerales traza. Se conocen como compuestos básicos y fundamentales para el funcionamiento óptimo de la mayoría de los sistemas bioquímicos del organismo. Su consumo es menor a 100mg diarios. Entre ellos se encuentra: el hierro, el yodo, el zinc, el selenio, entre otros.

Hierro. Se puede consumir a través de algunos vegetales donde destaca el pimentón, algunos tipos de pescados y cereales. Sin embargo su fuente principal son las carnes rojas.

Manganeso. Está presente en cereales y vegetales, pero su presencia es esencial en los frutos secos y en el té.

Cobre. Se encuentra en los granos, cereales, frutos secos, vísceras y sobre todo en los mariscos.

Selenio. Se puede conseguir en granos, cereales, ajo, mariscos y pescados, hongos o setas y frutos secos.

Yodo. Se puede obtener de frutas y vegetales, cereales, productos derivados de la leche, de la sal de mesa y pescados y mariscos u otros derivados del mar.

Cobalto. Se consiguen en los frutos secos, en productos integrales, granos y en mariscos y pescados.

Zinc. Se encuentran en los frutos secos, en granos, en la levadura y en las carnes, sobre todo la de cochino.

Flúor. Se consiguen en vegetales de hojas verdes, en pescados y mariscos, en el café y el té y en las aguas fluoradas.

Cromo. Se consigue en cereales, vísceras y productos de mar.

Molibdeno. Se encuentra en productos integrales, cereales, granos, vegetales de hojas verdes y en la leche y los diversos derivados lácteos.Hombre joven tomando suplementos desde un envase plástico

¿Existen otras formas de obtener minerales para nuestro organismo?

Claro que sí. Actualmente existe un amplio portafolio de productos que funcionan como suplementos o complemento de muchos nutrientes, y los minerales no son la excepción.

En general, cualquier tipo de suplemento tiene como principal función aumentar el consumo de componente y/o nutrientes que puedan reforzar la ingesta diaria a través de la dieta. Este tipo de productos ayudan a mejorar la salud y pueden evitar el padecimiento de ciertas enfermedades.

De esta forma, con estos productos se puede garantizar el consumo adecuado de ciertos nutrientes. Para este caso específico existen suplementos de origen mineral, que pueden cubrir alguna deficiencia que pueda presentarse.

VicMujer, es un ejemplo de ellos y es un suplemento elaborado pensando en la mujer de hoy en día. Se basa en una toma diaria que representa la ingesta suficiente de ciertos nutrientes esenciales, dentro de los que se encuentran los minerales.

VicMujer está constituida, entre otros componentes por: calcio en diferentes estructuras moleculares, fósforo en forma de fosfato, magnesio, cromo, zinc, selenio, cobre, manganeso en forma de sulfato y potasio en forma de citrato.

Todos estos compuestos se obtuvieron de una fórmula patentada a base de frutas y vegetales con grandes cantidades de minerales, como lo son: frutos rojos como la fresa y los arándanos, zanahoria, vegetales verdes y rojos como el brócoli y el tomate, diferentes tipos de bayas, diversas frutas y hortalizas, té, entre muchos otros.

Las cantidades presentes de cada mineral en este suplemento son perfectas  para abastecer las deficiencias de una inadecuada ingesta dietaria diaria. VicMujer, además puede diferenciarse de muchos otros por ser una nueva manera de estimular el consumo de minerales sin necesidad de ingerir componentes químicos.

Efectos de los suplementos minerales en la salud

Este tipo de producto debe consumirse de forma controlada. Ya que si bien puede presentar grandes beneficios ante las deficiencias, también puede causas excesos de los mismos y por ende ciertos problemas de salud. Esto se puede originar, sobre todo, en los casos donde se consumen varias fuentes diarias de minerales.

Este tipo de consumo puede verse como un aseguramiento de nutrientes. Sin embargo, algo irónico, es que la mayoría de las personas que consumen suplementos minerales también tienden a consumir grandes cantidades de minerales a través de la dieta. De hecho la mayoría de las veces es mucho más que quienes no consumen suplementos.

La ironía radica en que las personas que deben consumir los suplementos, por su déficit dietario, no lo hacen. Y las personas que tienen una dieta más balanceada y equilibrada son los que más consumen dichos complementos.

Existen individuos con complicaciones de salud donde, dependiendo de la patología,  algunos suplementos minerales pueden resultar favorecedores.

Sin embargo, a pesar de los beneficios que puedan generar, no se conoce con exactitud cuál es el alcance de los mismos. Esto se debe a la poca información al respecto. Otra razón que impide conocer tal efecto, es que la mayoría de los estudios realizados, se llevan a cabo con diferentes tipos de suplementos. Esta diferencia puede distorsionar los resultados y las conclusiones.

La diferencia crucial entre VicMujer y los demás suplementos, es la fidedignidad del reporte de su composición a diferencia de otros suplementos. Es importante acotar esto, ya que existen ciertos fabricantes que modifican la composición y la información a su conveniencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *