Función de las Enzimas Pancreáticas

¿Para qué sirven las enzimas?

¿Para qué sirven las enzimas?

Última actualización: 24-03-2019. Equipo Nutricioni

Función de las Enzimas Pancreáticas

Debido a su trascendencia en el cuerpo humano, es importante saber para qué sirven las enzimas. Ellas son, desde el punto de vista químico, una subclase de proteínas que hacen que puedan ocurrir los procesos dentro de cada ser.

Actúan en la química del organismo favoreciendo la digestión, o los procesos energéticos y el funcionamiento eficiente de la mente humana entre otras muchas acciones.

Y todavía mejor: cuando las cosas no andan bien en algún ser vivo, cuando sufre de alguna deficiencia, cuando un ser humano tiene un accidente y pierde mucha energía, las enzimas ayudan a que el organismo se recupere, ellas actúan para que las cosas vuelvan a la normalidad.

Las enzimas son agentes catalizadores, químicamente son indispensables para la vida: allí donde hay vida, allí hay también enzimas.

Ellas en verdad son las controladoras de todos los procesos químicos dentro de los seres vivos.

Transforman todo, y cada tipo de enzima tiene -de común- una función particular en el cuerpo humano, es decir cada una es experta en alguno de los miles de procesos químicos que se realizan dentro de los organismos vivos.

Una enzima existe para posibilitar un proceso, el cual es como anillo al dedo, una exactamente para el otro.

Claro, siendo tan importantes y vitales para que exista vida, hay que saberlas cuidar también para que ellas se mantengan.

Las enzimas son sustancias que necesitan unas condiciones adecuadas para poder realizar el trabajo tan trascendental para el cual están llamadas.

Ellas no pueden estar presentes en cualquier tipo de ambiente, sino que son débiles ante los sensible cambios de temperatura.

El calor asesina las enzimas

De manera que el ambiente en el que actúan estas sustancias vitales debe ser siempre protegido a temperaturas altas. Pocas enzimas pueden actuar con eficiencia ante temperaturas superiores a los 42 grados celcius.

En realidad se trata de sustancias que son tan sensibles como vitales para la vida. Si las condiciones en las que tienen acostumbrado vivir se alteran drástica o súbitamente, las enzimas se debilitan poco a poco y dejan de existir.

Aunque existen enzimas que soportan unos 70 grados celcius, la mayoría de las que actúan en el cuerpo humano tiene el mismo límite que estos: a fiebre de 42 grados, los cuerpos se van debilitando con el tiempo.

Es necesario bajar esta temperatura para que las enzimas no sigan debilitándose y perdiéndose las funciones que realizan para la vida dentro del cuerpo.

El hecho de que la temperatura sea un factor trascendental a la vida de las enzimas tiene su consecuencia en algunos tipo de dietas alimenticias.

Se habla de dietas con alimentos  sobre los cuales no se han aplicado temperaturas más allá de los 40 grados.

Esto es para proteger a las enzimas que están actuando dentro de estos alimentos.

Se dice que la vida de las enzimas en los alimentos es directamente proporcional a la frescura y no manipulación de los mismos.

El proceso de nuestra alimentación está directamente relacionado con las enzimas. Buscamos y consumimos alimentos que contienen proteínas de enzimas.

De esta forma nos mantenemos activos, promoviendo los procesos químicos en nuestro organismo.

Las enzimas que ya están en nuestro cuerpo son las que posibilitan que podamos procesar los alimentos (con más enzimas) dentro de nuestro cuerpo, a través de los procesos digestivos que las propias enzimas catalizan.

Hay que tener claro entonces que la industrialización de la alimentación afecta las enzimas. Por ejemplo, algunas de ellas pierden su efectividad, una vez que la industria somete al calor a los alimentos que procesa.

Este es de los argumentos de quienes promueven las dietas con sólo alimentos crudos.

Aliviáne es rico en enzimas

La producción en forma natural de las vitales enzimas comienza a reducirse en los individuos desde muy jóvenes, a partir de unos 26 años de edad.

Esto hace necesario tomar en cuenta la posibilidad buscar y encontrar las enzimas en el mercado.

Se pueden tomar en suplementos enzimas sistémicas, con el fin de tratar algún problema de salud en específico.

Sin embargo, lo mismo debe hacerse con la misma frecuencia para mantener el cuerpo en buen o ideal estado.

Uno de los productos más recomendados por tener enzimas es Aliviáne.

Es una mezcla de proteínas enzimáticas y hierbas que promueven una efectiva respuesta del organismo ante condiciones adversas y de mucha exigencia.

Está diseñado por expertos que supieron hacerlo efectivo contra los dolores y malestares

Aliviáne ha sido probado como desintoxicante y como una gran ayuda a la buena actividad de las células del organismo.

En los procesos digestivos actúa como un eficiente laxante creado con esencias naturales, lo que ayuda a combatir los desagradables estados de estreñimiento.

El producto desintoxica los intestinos. Sirve también para hacer una limpieza profunda de las áreas del colon, necesario antes de una colonoscopia.

Pero también este producto es bueno y recomendable para las personas afectadas en su sistema nervioso.

Es también muy bueno contra las depresiones, al ser regulador de la serotonina en la zona cerebral.

Aliviáne es versátil. Por eso es ampliamente recomendado su consumo. Se ha demostrado que ayuda en los procesos artríticos y también como reductor de inflamaciones.

Otro de sus beneficios es para las personas que suelen retener demasiado líquido, ya que Aliviáne ayuda en situaciones de almacenamiento de agua en el cuerpo.

En fin, como aportante de enzimas, Aliviáne se alza como un producto relacionado con la buena salud en el ser humano.  

Lo hace en las más disímiles formas, tantas como tantas son buenas las enzimas en el propio cuerpo humano.

Función de las Enzimas Pancreáticas

Estos son algunos tipo de enzimas

    1. Las enzimas digestivas: Como ya hemos dicho, hay enzimas que actúan para facilitar la digestión. Es bueno captarlas en vegetales frescos y que estén sin cocción que las haya desactivado. Este tipo de enzima convierte el alimento en moléculas a través, entre otras formas, de la saliva, y otros líquidos que actúan sobre el bolo alimenticio, hasta en los intestinos. Aquí es necesario mencionar la proteasa, presente en el compuesto Aliviáne, que descompone proteínas y es imprescindible durante la buena digestión. Se encuentran en el mango, aguacate, aceite de coco y la miel.

  • Enzimas proteolíticas: Hay tres primordiales  que se generan en el sistema de la digestión: pepsina, tripsina y quimotripsina. Ellas descomponen el sistema de proteínas en los alimentos. En el torrente sanguíneo funcionan como limpimpiadoras enfrentando inflamaciones. También ayudan en el sistema inmunológico. Se ha determinado que este tipo de enzima puede ser buena para combatir el cáncer, herpes y problemas digestivos entre una decena de otras posibilidades.

    1. Bromelina: La lechoza y la piña son muy recomendables porque poseen una buena cantidad de proteínas enzimáticas. Hay una denominada bromelina, que actúa descomponiendo proteínas, y que resulta muy buena porque resiste los ácidos presentes en el estómago durante la digestión. Esta bromelina se encuentra en la piña, en su estado natural.

  • Las enzimas del hígado: Este tipo ayuda a que los alimentos se conviertan en energía, a través de las funciones hepáticas. Cuando la presencia de este tipo de enzima en el cuerpo es muy grande es signo de que algo anda mal, y se mide con el nivel de la famosa bilirrubina. Dos de ellas son: aminotransferasa del aspartato (AST) y de la alanina (ALT). Esto se relaciona probablemente con la hepatitis C o el consumo excesivo de bebidas alcohólicas.

  1. Enzimas cardíacas: Aquí se llega al caso de tres tipos que son las siguientes: La enzima creatina-cinasa (CK) y proteínas troponina I (TnI) y troponina T (TnT). La mayoría de los estudios sanguíneos revelan niveles muy escasos de estas enzimas; pero cuando el corazón ha sufrido de ataque, por ejemplo, entonces este tipo de proteína de célula dañada se sale del músculo del corazón y pasa a integrarse en los conductos de sangre.

Lo delicado del páncreas

Las enzimas pancreáticas son sustancias naturales que transforman grasas y carbohidratos, realizan también descomposición de proteínas. muchos de  los vocablos terminados en asa corresponden a enzimas.

La lipasa y la amilanasa son el tipo de enzima que actúa en el páncreas. Cuando éste se inflama, ambas elevan su presencia. En estos casos, es bueno tomar Aliviáne, que se ha demostrado eficiente para actuar contra inflamaciones.

Se da por sentado que lo normal es que el páncreas proporcione cada día poco menos de una decena de tazas de su jugo y lo coloque en el duodeno.

Allí en el intestino, todos estos fluidos incluyen las importantes enzimas pancreáticas.

Aquí se produce un fenómeno trascendental que destaca la importancia de este tipo de enzima resistente a los ácidos que pululan actuando fuertemente en el estómago. Estas enzimas los resisten y pueden seguir realizando su labor en favor de una buena digestión a pesar del ambiente ácido que se genera allí.

Las enzimas pancreáticas neutralizan los ácidos y les sobreviven haciendo posible los procesos digestivos.

Mencionamos dos enzimas pancreáticas: La lipasa hace, al lado de la bilis, el proceso de descomposición de moléculas grasosas, de manera que estén en capacidad de poder ser asimiladas por el cuerpo humano.

Si esto no se produce, es decir si hay deficiencia de Lipasa, entonces puede sobrevenir diarrea o heces grasosas.

Por otra parte, la amilanasa transforma carbohidratos en azúcar simple, así se descomponen y resultan menos problemáticos para ser absorbidos. La deficiencia de amilanasa también puede producir las diarreas.

Esto hacen las enzimas

Como ya hemos comentado, las funciones de las enzimas son vitales, pero además son múltiples. No es fácil encontrar en el cuerpo humano elementos que actúan de esta manera tan variada y en todas las zonas y funciones del cuerpo humano.

Los estudiosos han identificado un total de 3 millares de enzimas de distinto tipo.

Se estima que pueden existir miles de otras. Lo curioso es que se ha determinado que cada cual tiene una función muy particular  y con ese mismo fin la ejecuta siempre.

Hay un tipo de correspondencia exacta en esto, que revela cuán exacta y maravillosa es la naturaleza del cuerpo humano y de los seres vivos en general.

    1. Ahorran energía: Actúan también como catalizadores, facilitan o aceleran que se cumplan algunas funciones. Y reducen la cantidad de energía que se requiere para producir una reacción específica.

  • Eliminan residuos tóxicos: Son capaces de descomponer estos desechos
  • Disminuyen inflamaciones: cuando el tejido es afectado por bacterias, golpes u otra razón, las enzimas sirven para revertir el daño.
  • Combate infecciones: Se ha demostrado que las Enzimas pueden ser usadas como antibióticos
  • Obtienen nutrientes de las células: La absorción tiene que ver con la digestión, proceso relacionado con las enzimas.
  • Regulan el sistema hormonal: Las enzimas también actúan en el sistema endocrino.
  • Regulan el sistema nervioso: Se ha demostrado que las enzimas actúan también en el cerebro humano. Y hasta pueden disminuir los lapsus de memoria que ocurren en la mente.

sintomas de cancer en la sangre, leucemia, mal estado de salud

Enzimas contra la leucemia

Hay una célula cancerosa denominada asparaginasa, y hay una enzima llamada L-asparaginasa que es la encargada de impedir que le lleguen nutrientes y por tanto hace que esta célula, causante de la leucemia, muera entonces al quedar sin alimento.

Se trata de una enfermedad linfoblástica aguda, que se ataca con con la enzima mencionada. Esta enfermedad es la de leucemia en niños más repetida en Norteamérica..

Se trata de un proceso de lucha en que la enzima mata a la célula mala y deja viva a la buena. La mala requiere de mucha asparaginasa y la enzima le corta la producción de ésta y la deja sin posibilidad de alimentarse.

Por el contrario, la célula buena puede producir su pequeña cantidad necesaria para mantenerse viva. Así es como actúa esta enzima en favor de la lucha contra la leucemia.

El proceso de lucha de la enzima contra la célula cancerígena es un tanto dañino al cuerpo mismo. Sin embargo, se sabe que ya algunas investigaciones han revelado la presencia de una enzima muy parecida a la L-asparaginasa en la levadura.

Esto sugiere una posibilidad de que el proceso de lucha contra la célula maligna de la leucemia referida se pueda producir en un ambiente menos tóxico, sin afectaciones paralelas al cuerpo, donde se verifican reacciones inmunológicas serias durante el proceso de ataque a la célula maligna..

Por lo pronto, el sistema tradicional se usa también en el campo de la veterinaria, con algunos mamíferos caseros.

Enzimas contra el cáncer

Cuando su páncreas tiene problemas de funcionamiento óptimo, la falta de las llamadas enzimas del páncreas  podría originar que se absorba mal el nutriente o que crezcan mucho las bacterias en el intestino delgado, y se produzcan problemas de gases o procesos inflamatorios, cansancio o estreñimiento.

Hay estudios serios que señalan que enzimas pancreáticas están siendo usadas con algún éxito en tratamientos contra el cáncer.

La insuficiencia de páncreas se puede atacar consumiendo suplemento de enzima pancreática.. En estos casos, debe tomarse algo después de las comidas, ya que si se hace con las comidas pueden mermar su efectividad.

Hay procedimientos mediante los cuales las enzimas pancreáticas pueden luchar con éxito en contra de procesos degenerativos. Lo hacen atacando la cobertura de fibrina que está protegiendo a las células malignas.

La fibrina acoge células del cáncer y les da cobijo. Funciona como un cobertor una docena de veces de mayor grosor que la capa de una célula benigna.

El punto es que el proceso de sanación ataca a la capa fuerte y protectora del mal, y las enzimas coadyuvan inmunológicamente a precisar dónde están los antígenos de la célula maligna.

De esta forma, hay una detección, luego una destrucción y finalmente se desecha el cáncer en forma natural.

Asimismo, algunas enzimas presentes en el cuerpo humano suelen usarse para ir contra macrófagos y liberar necrosis de tumores. Esto se usa para tratar de beneficiar a individuos que presentan casos de padecimientos autoinmunes.

Las enzimas sistémicas pueden mejorar la salud

Ya hemos visto los beneficios de algunos tipos de enzimas, como las pancreáticas, cardíacas y digestivas, entre otras.

Se pueden tomar también enzimas orales, como suplementos tipo Aliviáne.

Paralelamente a los suplementos con enzimas digestivas, se pueden usar las sistémicas, que respaldan una buena salud ayudando a realizar procedimientos naturales en el cuerpo. Es como aceitar los mecanismos internos.

Estas ayudan contra el exceso de moco y a favor de una buena coagulación, entre otros beneficios.  Algunos deportistas utilizan enzimas sistémicas en vez de antiinflamatorios no esteroideos, ya que son capaces igualmente de reducir hinchazones.

Como ya hemos comentado hay que tomarlas con el estómago sin procesos digestivos andando, es decir sin nada adentro, preferiblemente entre comidas.

Esta es la forma más conveniente para hacer que el resultado llegue lo más efectivamente a la sangre. Así se facilita que el metabolismo elimine los residuos.

No obstante, hacer que estas enzimas vayan desde el estómago a la sangre hay que cumplir procesos que no son tan sencillos.

Como ya hemos comentado, el ambiente dentro del estómago es muy áspero y difícil para las enzimas, porque hay que convivir allí con algunos ácidos que son necesarios para procesar los alimentos.

Pero, dificultan el fácil transitar de las enzimas y su labor propia en beneficio del cuerpo. Esta es la causa de que frecuentemente se aplique al suplemento una capa protectora para ayudarle a que sobreviva en su transitar por las vías digestivas.

Es muy común la utilización sistemática de este tipo de enzimas orales. Se han usado para tratar desde daños deportivos, enfermedades cardio, procesos degenerativos, así como padecimientos de los huesos como la artritis.

Recuerde siempre tomarlos... con el estómago vacío!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *