Mujer con la mano en el estomago representando problemas gastrointestinal

¿Para qué sirve el intestino grueso y cómo cuidarlo?

¿Para qué sirve el intestino grueso y cómo cuidarlo?

Última actualización: 12-02-2019. Equipo Nutricioni

¿Para qué sirve el intestino grueso y cómo cuidarlo? Esa pregunta son pocos los que se  la hacen hasta que se convierte en un tema importante por cuestiones de salud.

El intestino grueso realiza  muchas funciones que contribuyen con las de otras partes del cuerpo, de allí parte de su importancia en el organismo.

La primera función es la de la absorción de los nutrientes en el cuerpo. Este órgano excreta enzimas que degradan los alimentos y los convierten en diversos compuestos.

La segunda función es la de procesar los alimentos, almacenarlos y compactar hasta su posterior evacuación a través del ano.

Tiene funciones en el ph del cuerpo, tiende a excretar sustancias alcalinas para equilibrar y evitar el ph ácido en el cuerpo, que puede provocar enfermedades gástricas.

Ayuda al cuerpo a evitar infecciones tanto bacterianas como virales, ya que este contiene bacterias que combaten y ayudan a prevenirlas

Estas además aportan en el proceso de formación, generación y formación de nuevas células del sistema digestivo y la flora intestinal.

Lo interesante de todo esto, es que las vitaminas y minerales son necesarias para todas las partes del cuerpo, para cada una de las funciones del mismo.

Además ayuda al sistema inmune de formar nuevas células para combatir infecciones que invaden al cuerpo.

Mantiene el ph, que a nivel celular es importante, ya que permite que se perpetúe el ciclo de la vida de las células, evitando formaciones malignas

Esto implica que cuidar del intestino grueso es fundamental para el cuerpo, por ello vamos a exponer formas de prevenir y mejorar las funciones del mismo.

Explicaremos como con rutinas diarias entre ejercicios, alimentación sana y BioBacflor, se puede tener un colon saludable.  

Siga leyendo este artículo y verá cómo mejorar cada aspecto de su vida.

Una herramienta para una nutrición completa

El intestino es la máxima herramienta del cuerpo para obtener los nutrientes que requiere para su funcionamiento y mejorar cada parte de este.

El colon, como también es conocido este órgano primeramente prepara los alimentos para ser digeridos con la liberación de enzimas y bacterias las cuales procesan los alimentos.

Siendo procesados y digeridos, empieza a procesarlo para su posterior liberación, para ello libera líquidos, que permite que los residuos tengan la consistencia ideal para salir.

Estos son procesados aproximadamente por dos horas, en los cuales son absorbidos todos los nutrientes y preparadas las heces para su evacuación.

Existen casos donde dura menos y ocasiona que no se absorban los nutrientes, y adicionalmente, los residuos contengan demasiado líquido (diarrea).

El intestino, procesa los carbohidratos, almidones, azúcares en grasas saturadas y glucosa para el organismo, esto suele provocar la producción de metano en el cuerpo.

Las fibras integrales como los granos, las verduras y la soya son metabolizadas como vitamina b, además de contener hierro, fósforo, potasio y magnesio.

Las frutas cítricas como la fresa y la naranja, son procesadas y se absorben vitamina c la cual ayuda para el fortalecimiento defensivo con la producción de glóbulos rojos y blancos.

Las frutas ricas en fibras solubles como manzana, pera y melón son altas en vitaminas A,K,B,E y D, además de contener minerales como potasio, calcio, magnesio, zinc.

Estos elementos son necesarios, tanto para el sistema muscular, cardiovascular, respiratorio, nervioso, etc.

Sigue pensando que el colon es un órgano insignificante, ya ves que su función es tan importante como la del corazón y el cerebro.

El intestino como un mecanismo más contra las bacterias

El intestino grueso contiene una serie de distintas bacterias que protegen y ayudan al colon a realizar cada unas de sus funciones.

Muchos dicen que todas las bacterias son malas, pues la verdad no lo son, algunas son inertes o incluso beneficiosas para el organismo.

La bacterias actúan de manera simbiótica, en los cuales absorben varios elementos, de los alimentos que son procesados y a cambio ayudan y protegen al cuerpo.

En primera instancias estas bacterias ocupan los espacios que las bacterias infecciosas generalmente ocupa para proliferar, por ende, ayudan a impedir su proliferación.

Otro acción de su simbiosis es la de provocar o generar anticuerpos, que protegen al cuerpo, cuando la bacteria vuelva a entrar dentro del organismo.

Ayudan a descomponer los alimentos, convirtiéndolos en residuos, de fácil evacuación, y permitiendo la absorción de los nutrientes de estos.

Primero, empiezan a descomponer los alimentos separando los nutrientes, hasta que solo queden los residuos de los alimentos.

Facilitan la absorción de los alimentos en las paredes del intestino, para posteriormente, empezar los procesamientos finales de los residuos adecuando estos para la evacuación.

En caso de problemas en el estómago, ayudan a restablecer, en lo mayormente posible el tracto intestinal, subsanando problemas como diarreas o afecciones estíticas.

Una de los daños que ayudan a aliviar son las ulceraciones dentro de los intestinos. Causan la reducción de la acidez y ayudan a generar nuevas células.

Otra función de estas bacterias es que protege de los efectos secundarios de los antibióticos, sobre el sistema digestivo, sobre todo la diarrea.

Hemos visto cómo son de importantes las bacterias que conforman la flora bacteriana del intestino grueso, por ello es recomendable consumir BioBacflor para su protección.

Enfermedades que puede sufrir el intestino grueso

Existen múltiples afecciones o enfermedades que el intestino grueso puede sufrir. Algunas molestas, otras limitantes y pocas que son mortales.

Entre las enfermedades molestas pueden ser diarrea, estreñimiento, espasmos estomacales, ahora vamos a estudiar las causas principales de estos males.

La primera causa de la diarrea es la indigestión. Ya sea por una comida en mal estado, mal procesamiento de la misma, intolerancia a un tipo de alimento, otras

La segunda más común son agentes infecciosos y virales. Estos pueden crear movimientos involuntarios en el colon causando que sean expulsados más rápido con mucho líquido.

Otro agente externo muy común son los parásitos, los cuales, interfieren con el movimiento normal del colon causando la enfermedad.

La diarrea también puede ser ocasionada por efecto secundario de un medicamento o antibiótico.

El estreñimiento es causado por falta de fibras en la dieta alimenticia, así como una cantidad abundante de líquidos.

Otro factor en malformaciones o fallas en los nervios del intestino lo que provoca que el músculo no reaccione como se debe y tarde mucho en expulsar las heces.

Las enfermedades limitantes o crónicas son ocasionadas por un largo tiempo de maltrato al sistema digestivo ocasionando daños irreversibles.

Las enfermedades más conocidas son la enfermedad de Crohn, el síndrome de colon irritado.

Estas pueden causar un mal funcionamiento en el colon, causando alternancia entre estreñimiento y diarrea.

Otro síntoma es el debilitamiento de la flora intestinal, ocasionando que no se absorban adecuadamente los nutrientes de los alimentos.

El última síntoma son ulceraciones,las cuales provocan mucho dolor y espasmos. Estas ocasionan la enfermedad más mortal que es el cáncer de colon.

Para evitar esta y/o tratar las crónicas es recomendable el consumo de BioBacflor, el cual, restablece la flora intestinal y el funcionamiento del intestino grueso.

Una alimentación sana para un intestino grueso funcional

La clave para un colon funcionalmente sano es tener una dieta balanceada libre de agentes tóxicos y tomar ciertas precauciones suplementarias.

Lo principal es tener un equilibrio entre las comidas que son ricas en fibras y las que son de alto contenido en grasas saturadas, acompañado siempre de mucha agua.

Las fibras solubles en el agua son indispensables para el cuerpo, ya que permiten un flujo constante en el proceso digestivo desde su procesamiento hasta la expulsión de las heces.

Otra ventaja de estos alimentos es que son abundantes en vitamina B, las cuales ayudan a los músculos intestinales a estar siempre a tono.

Un beneficio extra es que ayuda a estabilizar el ph, reduciendo la acidez en las ulceraciones, así como su dolor y sus consecuencias.

Las grasas saturadas, no son muy recomendables en exceso, como por ejemplo la carne roja, los huevos, la leche completa se deben ingerir en cantidades limitadas.

Estas grasas provocan un entorno óptimo para las bacterias y virus infecciosos. Esto debilita el sistema de defensa del intestino contra estos elementos.

Otra consecuencia es que ocasionan que distintos compuestos se generan dentro del intestino los cuales, pueden ocasionar debilitamiento de las paredes hasta llegar a producir la colitis.

Continuando así puede provocar cáncer de colon, ya que esta le agrega un ph ácido, lo cual afecta a las úlceras y provoca la formación de masas malignas.

El consumo de frutas y vegetales ayuda a mantener la flora intestinal al 100%, equilibrando el ph, y nutriendo efectivamente el cuerpo.

El consumo de probióticos para prevenir enfermedades es recomendable, estos contienen múltiples elementos que favorecen al intestino y a la flora bacteriana.

El BioBacflor y el yogurt son dos de los mejores ejemplos de este tipo de suplementos, los cuales ayudan a preservar todo el sistema intestinal y digestivo.

Ejercicio para un intestino grueso fuera de serie

El ejercicio es fundamental para el funcionamiento de diversos órganos como es el caso del intestino grueso. Esto permite mejorar su funcionamiento y prevenir diversas afecciones.

El ejercicio libera el estrés, que es generadora de cortisol, que daña las paredes del estómago, y es causal de muchas de las enfermedades crónicas intestinales.

Se ha demostrado que el ejercicio ha mejorado a pacientes con enfermedades crónicas como el síndrome del intestino irritado.

El ejercicio libera endorfinas, serotoninas y otras enzimas que ayudan a restablecer la flora intestinal, ayuda a restablecer los movimientos normales en el estómago

El ejercicio ayuda a acelerar el metabolismo, lo cual ayuda a aliviar el estreñimiento en las personas, es usada mucho como tratamiento en personas con colitis.

El ejercicio permite liberar al estómago del exceso de grasas saturadas, lo que puede aliviar y/o prevenir enfermedades en el intestino grueso.

Los ejercicios que se pueden realizar son variados se recomiendan que sean suaves, y se vayan aumentando progresivamente.

El caminar es una buena actividad física, se puede desarrollar de 30 minutos hasta q hora diariamente, en un ambiente tranquilo y relajado.

El trotar 30 minutos diarios es uno de los ejercicios más recomendado, ya que acelera el metabolismo, oxigena el cerebro y libera enzimas positivas para el cuerpo.

El yoga es una actividad recomendada, ya que influye en los movimientos musculares del intestino, es una actividad de relajación ampliamente aceptada.

El nadar una hora diaria es la opción más recomendada, ya que permite la quema de grasas saturadas rápidamente, aparte de liberar el estrés y acelerar el metabolismo.

Es recomendable suplementarse con BioBacflor, ya que las actividades físicas requieren vitaminas y minerales, que no puedan afectar el organismo.

Probióticos para un intestino sano

Los probióticos son complementos alimenticios que son diseñados para prevenir o tratar enfermedades en el sistema digestivo.

Estos tienen grandes ventajas en el intestino grueso. La primera es que ayuda a restablecer la flora bacteriana en el colon.

Los probióticos contienen bacterias y sustancias que crean un entorno adecuado para las bacterias que son positivas para el intestino.

Adicionalmente, las bacterias que contiene este complemento se suman a las que ya están en el colon, fortaleciendo el proceso digestivo.

Estas ayudan que el tiempo de digestión se mantenga, por ello evita la diarrea o el estreñimiento, es indispensable en personas con enfermedades crónicas.

En el caso de tomar antibioticos fuertes, es recomendado tomar probióticos antes para evitar los efectos secundarios, como la diarrea.

Otro beneficio de estos compuesto es que alivian la acidez en el cuerpo, permitiendo tener un ph más balanceado aliviando o evitando las ulceraciones.

Mejoran la absorción de los nutrientes dentro del organismo. En el caso de enfermedades crónicas es importante, ya que esto suele ser una consecuencia de estas.

Ayudan a aliviar o a prevenir alergias o intolerancia a los alimentos, contribuyendo a su digestión y correcta absorción.

Ayuda a liberar de gases al tracto digestivo, lo que evita las molestias y espasmos estomacales.

Al momento de elegir un probiótico, es recomendable saber que tipos de compuestos existen. Pueden encontrarse, tanto con fuentes orgánicas como inorgánicas.

Es recomendable las fuentes orgánicas, ya que el cuerpo usa menos energías en su procesamiento, además de que no poseen efectos secundarios.

Uno de los probióticos más recomendado es el yogurt, aunque para los que son intolerantes a la lactosa puede ser un inconveniente.

El probiótico BioBacflor, que dentro de poco veremos cada una de las características y beneficios para las funciones del intestino grueso.

El BioBacflor gasolina para el motor de tu digestión

El BioBacflor es la gasolina que puede arreglar el motor de tu digestión. Esta alivia las molestias que se puedes tener en el tracto digestivo.

Esta contiene elementos extraídos de fuentes naturales, por ende son absorbidos de manera más eficiente por el organismo.

Uno de esos ingredientes son los fructooligosacáridos. Estos aportan varios beneficios en el intestino grueso.

  • Mejora el funcionamiento de la flora intestinal, provocando un mejor entorno para el esparcimiento de bacterias positivas para el colon.
  • Ayuda a la absorción de calcio y magnesio, las cuales participan en el proceso de absorción de otros nutriente en el cuerpo.
  • Ayuda a reparar y mantener las paredes del intestino grueso y evitar o tratar ulceraciones.

Otro de los ingredientes es el jugo de la inulina, los beneficios de la misma se muestran a continuación.

  • Ayuda a la formación y mantenimientos de bacterias buenas para el el intestino grueso.
  • Evita la formación de bacterias perjudiciales para el intestino, evitando infecciones, virus e inclusive de parásitos.
  • Mantiene en equilibrio el ph del tracto digestivo evitando la acidez en las paredes del intestino.
  • Alivia al paciente con diarrea, ya que contiene una gran cantidad de fibras solubles en el agua.

Los oligosacáridos de manano son otro elemento importante, ya que contienen varios beneficios a nivel estomacal y mental.

  • Libera el estrés y ansiedad a la persona,que son las principales razones de enfermedades crónicas digestivas.
  • Provoca el florecimiento de las bacterias buenas del intestino, mejorando el sistema inmunológico del mismo.
  • Mantiene y repara las paredes del intestino, y promueve el movimiento muscular normal de las mismas.

Estos elementos más otros con beneficios similares se combinan para aportar al intestino grueso un empujón, y que cumpla de manera efectiva sus funciones.

Una rutina diaria para un intestino grueso sano y eficiente

Para el cuidado y correcto funcionamiento se requiere varios elementos que de manera rutinaria cuiden o no perjudiquen el colon.

El primer factor a considerar es la alimentación, como se dijo anteriormente esta debe ser balanceada y en determinadas ocasiones se debe evitar ciertos alimentos.

  • Los alimentos ricos en fibras solubles en agua son ampliamente recomendado, y se deben consumir con cantidades abundantes de agua para evitar estreñimiento.
  • Las carnes rojas, los huevos y la leche completa deben comerse con discreción, ya que aunque son abundantes en proteínas, también lo son de grasas saturadas.
  • Las frutas cítricas se pueden comer con abundancia, siempre y cuando no se sufra de enfermedades crónicas, ya que estas deterioran las ulceraciones.
  • Las frutas ricas en fibras como la manzana, el melón o la patilla son ampliamente recomendados, por su nivel nutricional, y por aliviar el estreñimiento y la diarrea.
  • Las carnes blancas son muy recomendada, ya sea pescado o pollo, ambas contienen grasas beneficiosas para el sistema digestivo, así como nutrientes.

Otro factor a considerar es el ejercicio físico diario, se debe establecer una rutina de ejercicio diaria que permita relajar el cuerpo y otros elementos del cuerpo.

Este ayuda al cuerpo a eliminar las grasas saturadas en el organismo, así como colesterol alto, azúcar elevada, que puede ocasionar también problemas en el intestino grueso.

Otro elemento a considerar es el ambiente en que se encuentre la persona, este debe ser agradable lejos del estrés y de la ansiedad.

El suplementar diariamente con probióticos es recomendable para prevenir enfermedades o tratar las ya existentes y evitar su complicación.

El BioBacflor es ampliamente recomendado para esta tarea. Es recomendado inclusive para prevenir y tratar el cáncer de colon

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *