Para el cabello, lo mejor es el colágeno

Para el cabello, lo mejor es el colágeno

Última actualización: 11-01-2019. Equipo Nutricioni

El colágeno es una proteína que está repartida por todo el organismo. Representa de 25 a 30 % de la masa proteica y un 80 % de tejido conectivo del organismo.

Está presente en las estructuras más importantes del organismo como huesos, músculos, tendones y ligamentos. Es fundamental para el sostenimiento de la estructura corporal.

Se ocupa de mantener unidos los tejidos conectivos tales como tendones, cartílagos, huesos, piel, uñas, cabello y otros más.

El colágeno se compone de aminoácidos como la prolina, la glicina, la arginina, la hidroglicina y la hidroxi-prolina, y también de minerales como silicio, cobre y zinc.

El cuerpo lo produce naturalmente a partir de estos aminoácidos, pero el proceso natural de envejecimiento del organismo, reduce gradualmente su producción. Sobre todo a partir de los cuarenta años.

Esta proteína crea una barrera contra ciertos agentes poco favorables.

Entre las funciones principales del colágeno está la de mantener unidos los tejidos y las células.

Es el elemento de mayor presencia en el cabello y las uñas.

Factores de la disminución de producción de colágeno

Ya anteriormente se indicó que a medida que se alcance la adultez, comienza a disminuir la producción de esta proteína.

Las funciones metabólicas del organismo se procesan más lentas y la producción hormonal disminuye a medida que pasan los años.

Cuando el colágeno disminuye, las estructuras epiteliales se hacen más débiles y se manifiestan síntomas externos como: cabello débil, piel fina y flácida, arrugas en el rostro.

Internamente las articulaciones pierden flexibilidad y los tendones así como los ligamentos, pierden elasticidad.

Estudios revelan que esta disminución comienza a partir de los 25 años.

Es mucho mayor a partir de los 40 años, en un promedio de un 1% por cada año de vida, posterior a los cuarenta años. Por lo que a los 70 años, esta pérdida oscila en un 30% aproximadamente.

Entre los factores que agudizan esta pérdida gradual se encuentran:

Envejecimiento: más notorio durante la menopausia, puede disminuir la producción hormonal hasta en un 30%.

Radicales libres: fomentado por el hábito de fumar, contaminación, estrés, abuso del ejercicio físico y la excesiva exposición al sol.

Enfermedades: algunos problemas médicos como infecciones o por la ingesta de ciertos medicamentos que inhiben la absorción de minerales y vitaminas.

Mala alimentación: cuando en la dieta no se incluyen vitaminas y minerales esenciales en la producción de proteínas como el colágeno.

Además del alto consumo de azúcar que promueve el envejecimiento prematuro en piel y afecta el colágeno, al producirse glicación (moléculas resultantes de la unión del azúcar y proteínas)

Cuadros de estrés: cuando el organismo está sometido bajo estrés crónico, degrada y daña el colágeno.

Cigarrillos y alcohol: la ingesta de bebidas alcohólicas y cigarrillo, son dos enemigos declarados del colágeno. Más allá de la edad, el consumir alcohol y tabaco promueve rápidamente la disminución de colágeno en el organismo.

Cabello y colágeno

Cada hebra del cabello posee una estructura similar a la de una planta, consta de una raíz y un tallo.

La raíz del cabello se ubica en el folículo piloso, el tallo por su parte, se desarrolla hacia la superficie.

En la raíz está contenida la salud y fortaleza del cabello; sin embargo, el tallo debe cuidarse para evitar su daño.

Aspectos como la cantidad de producción de colágeno, así como una circulación sanguínea adecuada, son relevantes en cuanto al buen aspecto y salud del cabello.

Son los aminoácidos contenidos en el colágeno los que mantienen el cabello con la fortaleza y resistencia necesaria, además de controlar su crecimiento en un ciclo normal.

El colágeno es una proteína de fibra que mantiene unidos los tejidos conectivos y se encarga de la elasticidad y la firmeza de varios órganos, también en su nivel de hidratación.

En el caso de las uñas, además de fortalecerlas le garantiza brillo natural.

Existen diversos tipos de colágeno, son veinte en total. El que se encuentra en la hebra de cabello es el tipo V.

El colágeno también le aporta suavidad y volumen al cabello; le da fuerza al folículo capilar; lo restaura y regenera, fomentando su producción.

Si los niveles de colágeno son bajos, el cabello se deteriora más rápido sin contar la apariencia débil, fina y seca que va a presentar.

Si ese es el problema, incluir colágeno ya sea por la alimentación o a través de suplementos dará resultados favorables.

El cabello mostrará brillo natural, mejor textura, mayor volumen, y crecerá más rápidamente.

Síntomas que demuestran déficit de colágeno en el cabello

Aunque el organismo produce colágeno de forma natural, además del envejecimiento, hay otros factores que promueven una disminución en dicha producción, tales como:

Mucha exposición al sol, abuso en el uso de secador o plancha y aplicación recurrente de tratamientos químicos.

Cierta apariencia en el cabello, hace evidente su carencia de colágeno. Hay que prestar atención a estos síntomas para  corregir este déficit y evitar:

Caída del cabello: estudios han demostrado que al regular la producción de colágeno con alimentos o suplementos, se normaliza la presencia de esta proteína en la fibra capilar. De esta manera se regenera y se minimiza la caída del cabello.

Canas: el déficit  de colágeno incide en la circulación sanguínea no solo del cuero cabelludo  sino también del folículo piloso que promueve el pigmento natural del cabello.

Punta quebradiza: el colágeno actúa como una capa protectora que envuelve la hebra y nutre e hidrata la fibra capilar, cuando no se cuenta con los niveles adecuados de esta proteína el cabello se torna seco, las puntas abiertas y quebradizas.

Cabello opaco: apariencia asociada a la falta de colágeno, por no contar con la hidratación necesaria y el cabello se nota débil y sin brillo.

Otros beneficios del colágeno para el organismo

Cuando el cuerpo cuenta con buen nivel de colágeno se evidencia en la respuesta favorable de los huesos.

Además la piel luce brillante y bastante tersa, retiene más humedad. De igual forma, el cabello se torna más grueso y abundante.

Pero esta importante proteína tiene múltiples beneficios más allá del cabello, piel y uñas. Entre los más resaltantes se encuentran:

Pérdida de peso: bien sea por alimentos o  por suplementos, esta proteína contribuye a la pérdida de peso por su capacidad para suprimir el apetito y los terribles antojos que hacen que las personas rompan las dietas.

Articulaciones: se ha evidenciado beneficios en pacientes con artritis reumatoidea, al reducir alguno de sus síntomas, en especial lo referente a la movilidad e inflamación en articulaciones, por su propiedad antiinflamatoria y antioxidante.

Sistema cardiovascular: por su determinante acción en el tejido de los vasos sanguíneos del corazón, el colágeno con sus propiedades, le da fortaleza al sistema cardiovascular.

Poder cicatrizante: algunos estudios han demostrado que con la ingesta de colágeno, se acelera el proceso de cicatrización en heridas.

Huesos fuertes: entre sus diversas funciones, el colágeno actúa sobre el sistema óseo, incrementando la densidad mineral ósea, fortalece los huesos y los mantiene saludables. Con esto reduce el riesgo de sufrir osteoporosis.

Combate la celulitis: el colágeno regenera las estructuras fibrosas de la piel, evitando que los tejidos grasos se deshidraten y deformen la piel, haciéndola recobrar su textura.

Poderoso antioxidante: como antioxidante elimina los radicales libres que obstruyen el sano y normal crecimiento del cabello.

Reponiendo colágeno a través de los alimentos

Con el paso de los años, la producción de colágeno va disminuyendo; con consecuencias negativas para el organismo. Sin embargo, podemos apoyar adecuados niveles de colágeno a través de la alimentación.

Al incluir en la dieta ciertos alimentos con doble propósito: algunos alimentos son fuente de colágeno y otros fomentan su síntesis en el organismo.

Los alimentos que son ricos en esta proteína son:

Carnes: en este grupo se incluyen carne de pollo, de res, cabra, venado y de cerdo, especialmente las patas de cerdo.

Las carnes son fuente de proteínas y también de colágeno, por lo que resulta un factor de nutrición esencial en la dieta.

Los callos y despojos como morros, pata de vaca y huesos en caldo, son alta fuente de colágeno y proteínas.

Pescados: contienen menos proporción de colágeno que la carne, pero en cuanto a proteínas es una rica fuente, en especial en las escamas.

Sin contar el aporte de omega 3, y su contribución a la membrana adiposa que rodea las células de la piel, disminuyendo la inflamación y otorgando firmeza y elasticidad a la piel.

Atún y salmón son dos buenas opciones en este grupo de alimentos.

Gelatina: este alimento además de ser la merienda sana ideal en procesos de pérdida de peso, por ser baja en calorías, garantiza un buen aporte de colágeno. Esto debido a que en un 90% se compone de derivados de la proteína del colágeno.

Verduras y frutos rojos: en este grupo destacan la remolacha, los pimientos rojos, las manzanas, cerezas y fresas. Todos estos alimentos contienen licopeno sustancia antioxidante y productora de colágeno.

Fuentes de vitamina C: el colágeno requiere de vitamina C en su síntesis. Esta vitamina contribuye a procesos que le dan forma al colágeno, en el que interviene la prolina, lisina, hidroxilina e hidroxiprolina.

En su función de antioxidante, retarda la aparición de las líneas de expresión o también conocidas como “arrugas”. Se obtiene de naranja, limón, piña, mango, pomelo y otros.

Fuentes de azufre: este mineral fomenta la producción de colágeno, por lo que se recomienda consumir alimentos como apio, aceitunas verdes y negras, pepino, plátano, cebolla, ajo, que cumplen esta función.

Verduras: en este grupo se cuenta con una gran variedad de opciones que contribuyen a estimular la producción de colágeno. Berenjenas, repollo, espinacas, berza y berola, son las mejores opciones.

Queso y leche de soja: recomendados por su contenido de genisteína, una sustancia química que prepara al cuerpo para la producción del colágeno.

Alimentos ricos en lisina: este aminoácido es esencial en el proceso de síntesis del colágeno, por lo que alimentos como patata, levadura de cerveza y algas son excelentes opciones para personas veganas, que quieran mantener óptimos sus niveles de colágeno.

Alimentos fuente de cobre: este mineral contribuye en la producción del colágeno en el organismo por lo que incluirlo en la dieta será de gran beneficio.

Se obtiene de alimentos como hígado, vísceras, ostras, mariscos, nueces, verduras de hojas verdes y legumbres.

Frutos secos: esta variedad de alimentos son alta fuente de proteínas y estimulan la producción de colágeno. Entre las opciones se encuentran las avellanas, pistachos, castañas y piñones como estimulantes.

Almendras, maní y nueces con su contenido de omega 3, omega 6, y omega 9, además de fuente de proteínas, fomentan en gran medida la síntesis de colágeno en el organismo.

Té: sin menospreciar sus múltiples beneficios, resalta su contenido de catequinas un antioxidante que protege el colágeno.

Vitamina C y colágeno: dupla perfecta

La fuente de colágeno más importante la representa la vitamina C. Si se combina esta vitamina con suplementos de colágeno y queratina, multiplica sus beneficios al organismo en general.

La vitamina C interviene favorablemente al incrementar la formación de huesos, ligamentos, cartílagos, piel y dientes.

El colágeno por su parte, es la fuente vital de proteínas esenciales para el organismo, por lo que su consumo combinado con vitamina C es de gran beneficio.

Los beneficios van desde la sanación de heridas hasta una apariencia sana y hermosa de la piel, previniendo las arrugas, piel reseca y la aparición de manchas de tonalidad más oscura en la piel.

La vitamina C que combina el ácido ascórbico con queratina, previene el escorbuto y contribuye a retardar los signos del envejecimiento.

Uñas con apariencia sana y fuertes, también se deben a esta combinación.

Al disminuir la producción del colágeno producto del envejecimiento, es recomendable fomentarlo a través de la ingesta de alimentos que contengan vitamina C y colágeno.

Con esto se garantiza una buena circulación sanguínea, ya que el colágeno aporta elasticidad y fortaleza a los vasos sanguíneos.

Si la sangre fluye eficientemente por todo el organismo, los nutrientes que van depositándose contribuyen con la buena salud de la piel.

Dada la importancia de la vitamina C y su sinergia con el colágeno, debe procurarse su consumo, bien sea por alimentos como frutas o vegetales, o también por suplementos, ya que el cuerpo no genera por sí solo vitamina C.

De los veinte tipos de colágeno que existen, cuatro de ellos son esenciales para el cuerpo humano.

De los cuatro tipos de colágenos esenciales el primero contribuye en la formación de los tejidos conectivos tales como los huesos y ligamentos.

El segundo, crea fibras de aspecto redondeada, que se encuentran en los cartílagos.

El tercer tipo interviene en la creación de tejido conectivo en hígado, riñones, corazón, entre otros.

Por último, el cuarto tipo, participa en la creación de las capas de tejido elástico que se encuentran en los vasos sanguíneos, en músculos y también en los ojos.

Son muchas las investigaciones que resaltan la relevancia de la vitamina C en el organismo y su aporte en la producción de colágeno.

contiene vitamina C, que al combinarlo con colágeno aumenta su producción al doble.

Precisamente, en atención a este hecho, se desarrolló el producto Buen Cabello, suplemento que aporta al mismo tiempo vitamina C y colágeno, por lo que está recomendado como soporte de la salud de articulaciones, huesos, cartílagos, y otros tejidos.

Además fortalece el cabello y el cuero cabelludo, entre otros  aportes a la salud.

Suplementos con base de colágeno

Los suplementos de colágeno son muy populares hoy en día. Ya sea orales o de uso tópico, su consumo en la población cada vez se eleva más.

En el caso del cabello, existen, además de cápsulas, mascarillas, cremas, champúes y ampollas que se aplican directamente en el cabello.

Esta última presentación es aún más beneficiosa para el cabello, si el suplemento de colágeno viene con queratina.

El colágeno y la queratina son similares en varios aspectos. Para empezar ambos contribuyen en gran medida a la salud de la piel, uñas y el cabello.

Ya antes se había mencionado que el colágeno es un material fibroso que se halla en los tejidos conectivos del organismo y la queratina es un material proteico contenido en las uñas, la piel y cabello.

Ambos, en conjunto, aportan calidad de vida a las personas, ya que las mantienen en buen estado de salud.

Ambas presentaciones se recomiendan para usar en simultáneo, de esta manera logrará potenciar aún más sus beneficios.

Buen Cabello es un suplemento cuya composición garantiza la buena salud del cabello, evitando su caída y previniendo su daño.

Además de colágeno contiene otros nutrientes esenciales en el cuidado del cabello, por lo que es su mejor opción si de suplementos con colágeno se trata.

Como el colágeno también está presente en las uñas y en la piel, es de esperarse que con el cuidado del cabello, también empiece a mejorar la apariencia de las uñas.

Además al aportar colágeno al organismo, la piel tomará una apariencia tersa y brillante.

Consideraciones finales

Existen recursos que forman parte de la rutina diaria y que al aplicarlas garantizarán la reposición de colágeno que el organismo requiere para mantener adecuados niveles de esta proteína.

En primer lugar es importante usar protector solar todos los días, ya que los rayos del sol son enemigos del colágeno de la piel.

Si se combina con cremas que contengan retinol, tendrá mejor efecto.

Se recomienda aumentar la ingesta de proteína diaria. Las dosis adecuadas serían en las mujeres de 46 a 50gr diarios. En el caso de los hombres hasta 60gr diarios, de esta forma fomentarán buenos niveles de colágeno en el organismo.

También a través de suplementos se pueden equilibrar estos niveles en el organismo. Buen Cabello es un excelente soporte para su salud, que aunado a buenos hábitos, garantizará el bienestar necesario para una mejor calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *