¡No te rindas, vence el dolor! ¿Qué es bueno para la Artritis?

¡No te rindas, vence el dolor! ¿Qué es bueno para la Artritis?

Última actualización: 28-09-2018. Equipo Nutricioni

La artritis viene como consecuencia de la inflamación de una o más articulaciones en el cuerpo, es decir, donde se encuentran y mueven los huesos entre sí.

La medicina naturista y la industria farmacéutica ofrecen diversas opciones para su tratamiento, que pueden ser acompañadas de métodos de relajación y artes marciales como el Tai Chi.

En un estudio especializado se pudo determinar que más de 40 millones de personas han podido ser afectadas por algún tipo de artritis. Se conoce que dentro de este padecimiento hay dos tipos más comunes de artritis: artritis osteoartritis y artritis reumatoide (AR).

Artritis osteoartritis

También conocida como enfermedad degenerativa de las articulaciones, es causada en parte por la degeneración de piezas de la articulación tales como el cartílago, y empeora con la edad.

El desgaste y la rotura progresiva de las partes afectadas de la articulación pueden provocar una reacción inflamatoria.

Es una enfermedad que daña el tejido resbaladizo (cartílago) que cubre los extremos de los huesos de una articulación. Esta fricción causa dolor, hinchazón y pérdida de movimiento en la articulación, que con el tiempo puede perder su aspecto normal.

El uso excesivo de las articulaciones, debilidad muscular especialmente en la parte superior de los muslos pueden ser detonantes explícitos de este padecimiento en las personas.

Los atletas que sufren lesiones o llevan sus articulaciones a un uso moderado tienden a padecer con el tiempo de este tipo de artritis.

Los trabajos en  que se suelen flexionar constantemente las rodillas  cargando determinado peso o mayor que su peso corporal, suelen desarrollar desgastes en los cartílagos de las rodillas, trayendo como posible consecuencia dicho padecimiento.

Los tiempos largos de inactividad pueden traducirse en osteoartritis. Las zonas afectadas van desde el cuello, la cadera, zona lumbar, rodilla, hasta los tobillos.

La artritis reumatoide

Es una enfermedad autoinmune en la que las mismas defensas del cuerpo atacan el recubrimiento normal de las articulaciones. En este tipo de artritis, la inflamación del revestimiento de la articulación se desarrolla primero, y con el tiempo daña las partes componentes de la articulación.

Dentro de los síntomas de la artritis se presentan: dolores en las articulaciones, rigidez e hinchazón, bloqueo de la articulación o la articulación que se traba con el movimiento (alrededor de las mismas suele aparecer enrojecimiento), limitación del movimiento de las articulaciones y columna.

Tanto la osteoartritis como la reumatoide suele presentarse mayormente entre las personas del sexo femenino, con un aproximado de 75 por ciento de personas afectadas por esta enfermedad.

Las personas que sufren artritis reumatoide suelen presentar una gran diversidad de síntomas entre cansancio, fiebre y malestar general.

Este tipo de artritis se extiende de forma integral en el cuerpo, es decir, si el padecimiento se presenta en una mano, también en la otra y así sucesivamente.

Como en la gran mayoría, se presenta con dolor, inflamación, rigidez y pérdida de la función de las articulaciones.

Por lo general las zonas afectadas son las muñecas y las articulaciones de los dedos más cercanas a la mano.

Causas y síntomas de ambas artritis

La artritis osteoartritis viene como consecuencia del envejecimiento de las personas, causas genéticas, antecedentes familiares, problemas de tensión alta.

La osteoartritis se hace presente en las personas cuando el cartílago que amortigua los extremos de los huesos de las articulaciones se deteriora paulatinamente. Al cartílago deteriorarse se dificulta el movimiento articular generando fricción causante de dolor.

Las personas obesas tienden a sufrir de este tipo de artritis debido al peso, ya que mientras más peso más tensión entre las articulaciones que cargan dicho peso.

Hay que puntualizar que el tejido graso suele generar dolores en las articulaciones y alrededor de ellas, debido a las proteínas que se desprenden de él.

En la osteoartritis, la superficie resbaladiza del cartílago se torna áspera. Con el tiempo, si el cartílago se desgasta completamente, puede ocasionar una fricción ósea.

También se relaciona a esta enfermedad con problemas del sistema autoinmune sin conocerse con certeza la causa puntual.

En el caso de  la artrosis, se presenta en la mayoría de los casos de forma lenta y degenerativa empeorando con el tiempo. Es común que se presente con dolor dentro de las articulaciones antes o después de ejercerle movimiento.

Se suele sentir dolor al aplicar presión sobre la zona afectada presente con palpitaciones incómodas, y se puede escuchar un sonido seco o chirriante proveniente de ellas.

Otros tipos de artritis: La artritis juvenil

Se presenta dentro la etapa de niñez de la persona antes de los 16 años de edad, presente con inflamaciones en las articulaciones, rigidez, dolor y puede desencadenar en la pérdida del movimiento en las articulaciones, siendo más común está perdida en las manos, rodillas, en el peor de los casos puede afectar los órganos internos.

Se presenta con síntomas como el enrojecimiento de la piel, dolor, sensibilidad al tacto y calor. Viene como consecuencia de un fallo inmunológico, al este fallar el impacto del daño va directo a las articulaciones.

Existen distintas sintomatologías referentes a la artritis juvenil, entre ellas podemos señalar:

Artritis psoriásica: se basa en una variedad de enfermedades encargadas de atacar las articulaciones de la columna vertebral o sacroilíacas. Puede afectar las articulaciones de las rodillas o cadera. Afecta especialmente a las personas que han sufrido la enfermedad denominada psoriasis (enfermedad crónica de la piel).

Esta se presenta de forma leve o moderada, lo cierto del caso es que dicho padecimiento hace más sensible a la persona de producir la patología de artritis psoriásica en un porcentaje de un 10 por ciento.

Una característica de este padecimiento es que se presenta con manchas rojas en la piel con apariencia de escamas plateadas, es decir se desarrolla como un problema cutáneo.

Cabe destacar que esta enfermedad solo ataca un lado del cuerpo a diferencia con otras artritis que pueden atacar ambas partes. La inflamación ocasionada por esta se presenta en el extremo de los dedos, además de esto puede afectar considerablemente el estado de las uñas.

Artritis Dermatomiositis: esta artritis se presenta con debilidad muscular en la parte de los músculos del tronco, hombros y parte superior de la pierna, a parte del dolor característico debido a la inflamación propia de la artritis. Los nudillos suelen irritarse de manera cutánea.

Este padecimiento suele aparecer entre los 15 y 16 años de edad con mayor frecuencia en el sexo femenino, a pesar del dolor muscular que provoca no presenta un estado de gravedad.

Sin embargo puede hacer molesta algunas rutinas diarias como, levantarse del suelo, rodar las rodillas, correr o el simple hecho de subir escaleras puede convertirse en una tarea un poco incómoda debido al dolor.

Vasculitis juvenil: al hablar de vasculitis se está haciendo referencia a la inflamación de las paredes de los vasos sanguíneos. La vasculitis juvenil es llamada: " vasculitis sistémica primaria juvenil" por el hecho de verse afectado primeramente el órgano sanguíneo.

Aparte de esta inflamación puede observarse necrosis de los vasos. La vasculitis puede afectar cualquier vaso sin importar la dimensión de los mismos, incluye los capilares, vénulas y arteriolas, así como también arterias musculares de pequeño a gran calibre.

Artritis gota: la artritis gota se caracteriza por generar dolores repentinos en la persona, se ha determinado que es una enfermedad metabólica y que se puede presentar por transferencia, es decir, que puede ser heredada.

Inflama las articulaciones, en especial las extremidades. Esto se debe a la presencia de cristales que se desarrollan por medio del ácido úrico que se depositan alrededor de dichas extremidades.

Muchas personas que han sufrido este tipo de artritis reseñan que el dolor se muestra en la extremidad como que si se estuviera quemando la zona afectada.

Esta enfermedad con el pasar del tiempo en la mayoría de los casos daña las articulaciones, tendones y otros tejidos.

El dolor puede presentarse en las rodillas, tobillo, dedo gordo del pie o en el codo.

Los dolores pueden acentuarse más en horas de la noche, puede dar escalofríos o fiebre, trae cansancio físico y emocional en la persona, sensibilidad, entre otros padecimientos.

Métodos para contrarrestar los efectos de la artritis

Habiendo establecido a grandes rasgos lo que es la artritis, síntomas y tipos, hablaremos de métodos recomendables para contrarrestar sus efectos.

Debido a que la mejoría de las personas que padecen de algún tipo de artritis se encuentra en recuperar la movilidad, tomaremos en cuenta el Tai Chi en primer lugar.

El Tai Chi es un arte marcial que en parte se basa en llevar nuestra mente a un estado de concentración elevado. Es una disciplina que se basa fundamentalmente en hacer ejercicios con movimientos suaves y lentos, esto puede ayudar a mitigar en un gran porcentaje los dolores que se padece por medio de la artritis.

El Método de relajación muscular de Jacobson también es una buena opción. Este método es empleado en los trastornos en los que se amerita reposo muscular. Edmund Jacobson, su creador, establece que la tensión muscular viene acompañada de estrés.

Dicha relajación muscular empieza desde la cabeza, bajando progresivamente por el cuello hasta llegar a los brazos, esto genera una sensación relajante y de confort en la persona.

En segundo plano se suele contraer y relajar el pecho, espalda y estómago, terminando por el trabajo en la zona pélvica, piernas y pies aplicando una respiración adecuada.

Podemos notar como en su gran mayoría este método de relajación progresiva cubre en un gran porcentaje las zonas que se ven afectadas por la artritis.

Mejor comida menos dolor

Dentro de otro esquema de atención a esta enfermedad hay que tomar en cuenta la importancia de tener una buena alimentación.

Se deben consumir las vitaminas y nutrientes necesarios para ayudar al organismo a contrarrestar con mayor amplitud los embates de la artritis.  

Una dieta correcta ayuda a evitar el sobrepeso, enriquece la salud de los huesos, las articulaciones junto a los tejidos.

En el caso de la artritis reumatoide es recomendable tener una dieta basada en vegetales, frutas o verduras. Es necesaria la ingesta de productos que contengan ácidos grasos de omega 3, este está presente en pescados y en el aceite de oliva.

El omega 3 ayuda a reducir la inflamación que se pueda presentar en el cuerpo.

Se pueden ingerir suplementos en base de aceite de pescado, las cantidades deben ser expuestas por un especialista en la materia o su médico de cabecera, pero se recomienda la ingesta de 3.8 gramos al día.

Es necesario evitar las grasas que sean de origen vegetal, tales como el aceite proveniente de la manteca y carnes o la mantequilla.

Si eres amante de las comidas grasosas, alimentos chatarra o acostumbras consumir mucha azúcar, es necesario hacer un stop culinario y modificar tus hábitos de vida alimenticia, ya que generan un aumento considerable de colesterol en el organismo traduciéndose en inflamación.

En caso de Gota

Este padecimiento es el que más se encuentra vinculado a la dieta que lleva la persona. Sin una dieta correcta los pacientes están propensos a producir grandes cantidades de ácido úrico como consecuencia de la metabolización de las purinas presentes en los alimentos.

Las personas con gota tienen dificultad de eliminar este ácido del organismo, esto trae como consecuencia la formación de cristales de ácido úrico en las articulaciones y en los tejidos.

Se recomienda ingerir cerezas porque se ha podido constatar en muchos pacientes una reducción considerable de los padecimientos por gota, debido a que estas frutas segregan una sustancia llamada antocianina que funge como antiinflamatorio.

Es bueno el consumo de frutos rojos o morados, estos son fuentes ricas de antocianina, al igual que las legumbres, nueces, frutas y verduras.

En otro punto se encuentran los ejercicios como método para contrarrestar los efectos de la artritis.

¿Es conveniente hacer ejercicios si se sufre de artritis?

La respuesta puede ser más simple de lo que parece, toda rutina de ejercicio que se implemente siempre va a beneficiar si se respeta o se ejecuta de la manera correcta.

El ejercicio físico beneficia a un 99 por ciento de las personas. Se tuvo la creencia de que las personas con artritis podrían sufrir lesiones en sus articulaciones al ejercitarse, sin embargo estudios realizados por fisioterapeutas han dado muestras de que esto no es del todo cierto.

La única forma de que una rutina de ejercicio sea desfavorable es si se hace de forma incorrecta o si se le exige al organismo rutinas de las cuales no tiene la capacidad para sobrellevarlas, el sobre entrenamiento es de carácter negativo para cualquier persona.

Cuando se ejercita se fortalece el estado de ánimo, ayuda a la persona a tener un sueño reparador, a parte mejora el estado físico, proporciona energía, algo muy importante y de considerar en los casos de artritis y es que ayuda a retrasar el deterioro del tejido óseo y cartilaginoso.

Antes de tomar la decisión de implementar una rutina de ejercicio es necesario que sea bajo supervisión médica y especializada.

La rutina que se emplee debe ser acorde al tipo de artritis que se presente en la persona, si no se toman las medidas pertinentes sólo se logrará incrementar el impacto de la enfermedad en el paciente.

Un fisioterapeuta es el más indicado para indicarle qué debe hacer y lo que debe evitar a la hora de hacer los ejercicios.

Tratamientos farmacológicos de la artritis

En el caso de la artritis reumatoide se deben tomar en cuenta los medicamentos que ayuden al proceso antiinflamatorio de las extremidades, a los inmunosupresores y modificadores de la enfermedad.

Este tipo de medicamentos ayudan a desinflamar las zonas afectadas generando en la persona una sensación de alivio del dolor.

Medicamentos como el ibuprofeno, la indometacina, ácido acetilsalicílico, entre otros, son los indicados para esta tarea. Todo va a depender del requerimiento de cada persona.

Los inmunosupresores y modificadores de la enfermedad son los que se desarrollan en el sistema inmune trayendo como efecto una menor acción de la enfermedad. Este tipo de medicamento es de acción lenta, puede tardar semanas e incluso meses para poder notar su efectividad.

En el tratamiento farmacológico de la artritis gota se deben administrar antiinflamatorios y se debe descartar el uso de esteroides.

Entre esos antiinflamatorios se menciona la colchicina y la hiperuricemia. En el caso de la colchicina puede provocar efectos secundarios como náuseas, vómitos o diarrea. Se suministra dentro de las 24 horas del ataque provenientes de las características de este tipo de artritis.

La hiperuricemia propicia la secreción del ácido úrico por medio de la orina ayudando a minimizar los niveles en la sangre junto a la presencia de los cristales.

Es necesario destacar que cada tratamiento debe ir acorde a la situación o padecimiento que esté mostrando la persona. Es necesario y vital que todo sea bajo supervisión especializada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *