No puedo dormir: ¿por qué me da insomnio y cómo lo controlo?

No puedo dormir: ¿por qué me da insomnio y cómo lo controlo?

Última actualización: 13-01-2019. Equipo Nutricioni

¿Ojeras y malas noches? Todos duermen placenteramente mientras tú te desvelas, das vueltas en la cama y pasan por tu mente mil y un cosas. Esta es una situación cada vez más frecuente, y para controlarlo es importante conocer las razones de por qué da insomnio.

No hay una definición demasiado complicada para explicar qué es el insomnio. El insomnio no es más que un trastorno del sueño que  cada año afecta a más personas en el mundo.

Se evidencia cuando empiezas a tener dificultades para conciliar el sueño o para dormir profundamente, o incluso los dos. Es común que quienes padecen de insomnio despierten varias veces en la madrugada.

También provoca una sensación de que no se ha dormido bien, por lo que genera cansancio, trastornos de la memoria y falta de atención. Por otro lado, también vuelve irritable a la persona y altera su sistema nervioso.

De este modo, se reduce tu capacidad para dormir y terminarás durmiendo poco y la calidad de tu sueño también disminuye.

Para descansar correctamente una persona debe dormir alrededor de 7 u 8 horas diarias, aunque la cantidad de horas puede variar de una persona a otra. Algunos están bien con dormir alrededor de 4 horas diarias, y otros que les gusta dormir más, alrededor de 10 horas.

Estos rangos se consideran todavía dentro de los valores normales, ya que hay personas que son “poco dormidores” y “grandes dormidores”. Los del primer grupo pueden dormir solo un poco y al día siguiente tener un día lleno de quehaceres y pendientes, y aún así tienen buen rendimiento.

Los del segundo grupo van a los brazos de Morfeo por más tiempo para poder rendir lo suficiente, y no necesariamente se considera un trastorno. Entonces, ¿cómo saber cuándo aparecen los problemas de insomnio?

En este artículo analizaremos este punto, las posibles causas, síntomas, tratamientos y lo que puedes hacer para mejorar la calidad de tu sueño.

¿Qué causas inciden en la aparición del insomnio?

Existen muchos factores que influyen negativamente en el organismo y pueden generar problemas y dificultades para dormir. Algunas circunstancias pueden controlarse, otras no dependen de la persona.

Si el insomnio es un síntoma secundario como producto de otra enfermedad, hay que encontrar la causa para solucionar el problema del sueño. Puesto que la persona que lo padece no puede salir del problema por sí mismo, es necesario buscar ayuda médica.

Estos son algunos de los factores que causan los problemas de insomnio:

Causas médicas. Además de la menopausia y el embarazo, existen muchas enfermedades cuyos síntomas incluyen los problemas de insomnio:

  • Hormonales y metabólicas, por ejemplo el hipertiroidismo.
  • Neurológicas, que alteran el sistema nervioso.
  • Reumatológicas, como la artritis.
  • Digestivas, como la gastritis.
  • Cardiovasculares, como la arritmia.
  • Urológicas, como la incontinencia urinaria.

Las enfermedades que causan dolores, tales como:

  • Fibromialgias.
  • Cefaleas.

Por otro lado, están las enfermedades del sueño que reducen las horas y la calidad del mismo:

  • Apnea del sueño.
  • Síndrome de piernas inquietas.
  • Parasomnias.

Y por supuesto, las enfermedades psiquiátricas:

  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Esquizofrenia.

Por eso necesitas un producto que te ayude a disminuir el estrés, a la vez que proteja tu organismo de las enfermedades, así que te recomendamos SupraEnergía. Eficaz para aliviar tu estrés, la ansiedad y fortalecer tu sistema inmune.

Causas externas. Afectan tanto el sueño como las enfermedades que mencionamos antes. Desde malos hábitos de sueño, trabajos por turnos, administración inapropiada de algunos medicamentos hasta viajes con cambio de horario.

También la falta de higiene del sueño influye en estos desórdenes, como tener horarios irregulares para ir a la cama. Esto incluye no tener una fija para acostarse y levantarse, pasar muchas horas acostado, dormir siestas y consumir cafeína o alcohol a ciertas horas.

Puede que padezcas una de las enfermedades citadas en esta sección o encajes en alguna de las causas externas que disminuyen la calidad del sueño. Pero hay que tener en cuenta que no a todos les afecta igual.

En tal sentido, el insomnio tiene sus etapas dependiendo del factor que lo cause y puede clasificarse en varios tipos según su tiempo de evolución.

Evolución del insomnio y su incidencia en la vida diaria

Hay quienes tocan la cama y ya están dormidos y empiezan a roncar, otros dan muchas vueltas en la cama antes de poder dormirse. Quizás este sea un indicador inicial de un problema de insomnio.

Insomnio de inicio. Se manifiesta cuando empiezas a tener dificultades para dormir en poco tiempo. Algunos pasan más de media hora en la cama y aún no logran dormir. ¿Te ha sucedido también?

Es cierto que hay ciertas situaciones o circunstancias que a veces pueden influir en que un determinado día no podamos dormir cómodamente. Pero cuando esta dificultad se vuelve habitual, es momento de prestarle más atención.

Insomnio de mantenimiento. Es cuando además de tener problemas para conciliar el sueño tienes dificultades para quedarte dormido profundamente. En esta etapa es común despertarse a media madrugada y pasar más de 30 minutos o incluso horas sin poder dormir de nuevo.

O puede que cada noche despiertes más veces, así la cantidad de horas que duermes se va disminuyendo, hasta que ya no duermes en toda la noche.

Cuando esto ocurre, nuestro reloj biológico se descontrola y hasta se invierte. Entonces aunque sea la hora de dormir no logras hacerlo porque tu cuerpo piensa que es de día, y cuando todos están levantados tú solo quieres dormir.

En este sentido, la falta de sueño produce efectos negativos en ti, ya que influye en sus relaciones con otras personas y su desempeño en otras áreas. Es por eso que una persona con problemas de insomnio suele sufrir un deterioro social y también ocupacional.

Sin embargo, para ayudar con este trastorno existe SupraEnergía, con una fórmula natural y efectiva para recuperar la energía perdida con la falta de sueño. Así no tendrás que preocuparte por tu rendimiento físico o laboral ¿qué esperas para probarlo?

¿Cómo se clasifica el insomnio según el tiempo de duración?

El insomnio puede ser temporal o agudo, o puede ser crónico, dependiendo del tiempo de evolución. ¿Cómo saber en qué clasificación encajas? Mira las diferencias a continuación:

Insomnio temporal, agudo o transitorio. El insomnio temporal es muy común. Por lo general, este tipo de insomnio solo dura unos días, o quizás semanas por un acontecimiento estresante. Pero su duración nunca sobrepasa el mes, pues es un insomnio transitorio.

¿Cuáles pueden ser estos factores estresantes? El estrés laboral, la presión familiar o una experiencia traumática. Una vez que el factor estresante desaparece, el problema de insomnio debería desaparecer también.

Insomnio crónico. Este insomnio es más prolongado, puede que dure un mes o incluso más. La mayoría de las personas que padecen este tipo de insomnio suelen tener algún otro problema que les ocasiona dificultades para dormir.

Por ejemplo, un problema médico, algunos medicamentos o hasta otros trastornos del sueño pueden ser los causantes del insomnio. También puede ser causado por la cafeína, el alcohol o el tabaco.

Sin embargo, a veces el insomnio crónico no es causado por ningún otro problema, es decir, no es un síntoma secundario, sino principal. Esto quiere decir que no hay ninguna otra causa.

La persona que padece insomnio crónico no solo se preocupa por no haber podido dormir la noche anterior, sino también por la noche siguiente.

Lo que sí es cierto es que el insomnio no es un trastorno que aparece de la noche a la mañana. El insomnio evoluciona de gradualmente, haciendo que cada vez nos preocupemos más por la dificultad para dormir e influyendo en su funcionamiento diario.

Por ejemplo, cuando no dormimos bien nos volvemos olvidadizos, lo que reduce nuestra capacidad para desenvolvernos en las actividades cotidianas. Esto no es un problema para SupraEnergía, ya que mejora la memoria aún hasta en personas con problemas de Alzheimer y otras demencias.

Pero quien debe hacer la distinción entre el insomnio temporal o agudo y el crónico es el médico especialista.

¿Cómo se clasifica el insomnio según el origen del problema?

El insomnio también puede dividirse dependiendo de la manifestación y origen del problema:

Insomnio primario. Se le denomina así al insomnio que no tiene clara su causa, es decir, no se puede determinar una razón que justifique las dificultades para dormir.

Insomnio idiopático. Viene dado desde la infancia cuando se aprende un mal hábito del sueño.

Insomnio psicofisiológico. Se caracteriza por generar una preocupación excesiva en relación al problema del sueño, por lo que la persona que lo sufre suele estresarse. En consecuencia, cada noche se esfuerza desmedidamente por poder dormir.

Por lo general, esto sucede cuando pasas por situaciones de estrés, aunque el problema puede persistir aún después que el factor estresante ha desaparecido. Incluso aunque pueda dormir sin dificultad si no realiza este esfuerzo, duerme mejor en otros espacios distintos al habitual.

Como ves, hay muchas maneras de clasificar o tipificar el insomnio dependiendo de las etapas, duración o causa que lo origine. Con ayuda de un proveedor de atención médica especializada se puede determinar si padeces este trastorno y cuál es el mejor tratamiento a seguir.

¿Quiénes son los que tienen más riesgo de padecer insomnio?

Hay quienes duermen mal varias noches seguidas y aun así continúan su rutina diaria sin pensar demasiado en ello. Estas personas no tienen tanto riesgo de padecer un insomnio persistente.

Es posible que lo que influya en que una persona duerma más o menos sean características propias de la personalidad:

Los ansiosos. Si una persona tiende a preocuparse demasiado o volverse muy ansioso por determinada situación, tendrá más dificultades para quedarse dormido.

Es probable que después de dormir mal varias noches empiece a preocuparse de forma excesiva por no poder dormir o porque le afecta el rendimiento.

Y es que cuando reiteradamente se tienen pensamientos preocupantes acerca del insomnio, estos se convierten en la principal preocupación del día. De hecho, cuando se acerca la hora de ir a la cama aumenta la sensación de inquietud y preocupación. Esto a la vez hace que el cuerpo se active y sea aún más difícil dormir.

¿Por qué lo decimos? Porque la mente es poderosa, y cuando realmente se piensa que algo puede suceder, es como si le diéramos una  orden al cerebro de que lo haga.

Los introvertidos. Hay personas a las que les cuesta expresar abiertamente sus sentimientos y emociones, y estos también son factores que influyen.

Los sedentarios. A quienes prefieren estar encerrados en el cuarto antes que salir a ejercitarse o distraer la mente los problemas les afectan más.

Por otro lado, hay quienes tienen inclinaciones o tendencias que jueguen en su contra:

Los exigentes o perfeccionistas. Puede que deseen sentir que tienen el control de todo, y cuando no lo logran se sienten frustrados.

Puede que el insomnio aparezca si les afecta alguna circunstancia de vida, por ejemplo, si son:

  • Desempleados.
  • Divorciados.
  • Viudos.

Quienes llevan estilos de vida llenos de estrés no están exentos:

  • Porque duermen a deshoras.
  • Consumen alcohol y cafeína antes de ir a la cama.
  • Fuman.
  • Se exponen a ruidos ambientales.

Cuando todos estos factores se combinan, las probabilidades de entrar en un círculo vicioso aumentan. En tal sentido, las consecuencias negativas no tardan en hacerse evidentes, por eso te recomendamos considerar lo siguiente.

Consideraciones previas al tratamiento para el insomnio

Si has identificado algún factor que te esté afectando o te diste cuenta de que tienes riesgo de padecer este trastorno debes tomar medidas. Como ya lo hemos mencionado antes, una vez que entras en este círculo vicioso no se puede salir solo.

Lo más importante es cambiar o eliminar los factores que puedan llevarte a dormir mal, y si ya tienes problemas para descansar, con más razón. Es necesario cambiar los hábitos inapropiados, con los que quizás quisiste minimizar los efectos negativos de la falta de sueño.

También es fundamental cambiar aquellos pensamientos errados que hacen que te preocupes más. Recuerda que, aunque todos a tu alrededor te brinden su ayuda, el cambio comienza por ti.

Las recomendaciones que se expondrán más adelante no son milagrosas ni es la cura absoluta para este trastorno, pero su eficacia mucho dependerá de ti. Aprender a lidiar con este trastorno te ayudará a desarrollar habilidad para poder controlar el insomnio y recuperar el ritmo de vida.

Así, cuando ocasionalmente se presenten situaciones que puedan robarte el sueño, podrás manejarlas y superarlas por ti mismo. No obstante, no olvides que todo programa o tratamiento requiere de tiempo para que sea efectivo.

Por eso no te desesperes si las primeras noches no ves algún cambio significativo, no pierdas la paciencia ni dejes de intentarlo. Poco a poco podrás ir reduciendo el tiempo que tardas en dormir y si te despiertas en la noche el desvelo será menor.

Tampoco cumplas solo con las sugerencias que se te hagan más fáciles de cumplir, debes tener disciplina y autocontrol. De la constancia dependen los resultados que obtendrás. Si logras cambiar conductas, pensamientos y reduces la activación de tu cuerpo de seguro podrás vencer el insomnio. ¿Comenzamos?

¿Qué puedes hacer para combatir los problemas de insomnio?

¿Has escuchado el dicho “guerra avisada no mata soldado”? Pues con el insomnio pasa igual. Si estamos preparados y prevenidos el insomnio no nos ganará la batalla. ¿Qué puedes hacer? Estas recomendaciones te ayudarán a vencer a tu enemigo del sueño:

  • Regula las horas en que te acuestas y te levantas. Procura hacerlo a las mismas horas todos los días. Si lo haces así, puedes conciliar el sueño en un período de tiempo más corto.

  • Elimina las siestas en el día. Cuando duermes menos en el día, tu cuerpo sentirá que necesita dormir más. Debido a ello, en la noche obligará a los centros cerebrales a conseguir un sueño profundo en menos tiempo.

De este modo, solo pasarás en la cama el tiempo que realmente necesitas para dormir.

  • Reduce las actividades en la noche que interfieran con tu sueño. La idea es que asocies la cama, la hora de dormir y tu entorno con el descanso, relajación y sueño, no con la TV, la Tablet pc o el teléfono.

  • Acuéstate solo sientas sueño. No mires la cama si no es de noche y no lo hagas porque te provoca si no es la hora de dormir. Si no logras conciliar el sueño en unos 10 o 15 minutos, relájate y vuelve a la cama cuando sientas sueño.

  • No veas la televisión, ni uses el celular ni comas en la cama. La cama es solo para dormir.

  • Cambia tus hábitos alimenticios y no comas demasiado en las noches. Hay ciertos alimentos que debes consumir si quieres dormir mejor. También lo contrario es cierto, debes evitar el consumo de ciertas cosas que agravan tu problema de insomnio.

Tal es el caso del tabaco, la cafeína o las bebidas alcohólicas.

  • Realiza en el día algún ejercicio o deporte, eso exigirá consumo de energías que tendrán que ser repuestas en el descanso. No lo hagas antes de dormir, puesto que el cuerpo necesita relajarse antes de dormir.

  • Evita tomar medicamentos que interfieren el buen sueño, por eso no te automediques. Los hipnóticos, sedantes y antidepresivos solo se prescriben en casos excepcionales.

Pero, ¿hay tratamiento natural y efectivo? Veamos.

Ten un buen descanso con vitaminas, minerales y té de hierbas

Además del ejercicio, una dieta saludable y buenos hábitos de sueño, es posible controlar el insomnio con vitaminas y tratamientos naturales:

Todas las vitaminas del grupo B te ayudan a recuperar las energías y tener un sueño reparador, mira lo que hace por ti la vitamina B12:

Vitamina B12. Una de las vitaminas más importantes para descansar mejor. Además de evitar la anemia, protege el sistema nervioso, ya que estos pueden ocasionar insomnio.

También contribuye con la producción de melatonina, una hormona que regula los ciclos del sueño. Si careces de esta vitamina se debilita el sistema inmune, sientes fatiga, y tendrás dolores, así como también alteraciones menstruales.

Vitamina D. Esta vitamina también juega un papel importante en el sueño. Las personas con deficiencia de esta vitamina suelen estar somnolientas durante el día.

Magnesio. También hay minerales que son necesarios para tener un buen descanso, como el magnesio, utilizado como un tranquilizante natural. Por tanto, es eficaz como relajante muscular y se recomienda en casos de depresión y estrés.

Infusiones de hierbas naturales. Hay muchas infusiones que son efectivas para obtener un buen sueño, un de valeriana, tilo, manzanilla te ayuda a reducir la ansiedad y a dormir mejor. También la pasiflora es una planta útil para combatir el insomnio, la menta y el azafrán.

Por supuesto, existe un sinfín de remedios y tratamientos que con aprobación de tu médico puedes aprovechar para mejorar tu sueño de manera natural.

Un buen complemento para tu tratamiento para combatir el insomnio es el SupraEnergía. Con vitaminas, y extractos de raíces que ayuda con los trastornos del sueño. Además, alivia la fatiga y los trastornos premenstruales.

Después de comprender por qué da insomnio, los factores que contribuyen a su aparición y aplicar estas sugerencias podemos asegurarte un buen dormir.

Chica, puedes irte a los brazos de Morfeo sin problemas y disfrutar del placer de dormir largo y tendido.

Sé la bella durmiente y quién sabe, quizás un día te despierte un príncipe como en los cuentos de hadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *