Mujer saliendo del baño con la mano en el vientre

No más cólicos menstruales: reconciliación uterina

No más cólicos menstruales: reconciliación uterina

Última actualización: 05-10-2018. Equipo Nutricioni

El ciclo de reproducción femenino está íntimamente ligado al ciclo menstrual, menstruación o regla. Sin embargo, que se presente de manera natural en las mujeres no significa que lo haga de manera homogénea. Tal es el caso de aquellas mujeres cuyo ciclo menstrual va acompañado de cólicos y otras en que pasa casi desapercibido.

¿Por qué se producen estos cólicos? ¿Son evitables? ¿Existen prediposiciones genéticas, sociales o psicológicas para sufrir este tipo de dolor? ¿Cómo aliviarlo? Son preguntas que surgen cada tanto cuando se experimentan estos dolores que pueden ser realmente intensos, e incluso llegar a causar desmayos de la persona afectada.

Socialmente queda claro que aún no se comprende las implicaciones que para la mujer tiene los síntomas asociados a la menstruación.

En el caso de los cólicos menstruales la incomprensión viene tanto de hombres como de mujeres, pudiéndose observar recriminaciones constantes a aquellas que sufren dolor excesivo. De allí la importancia de comprender este proceso hasta donde lleguen nuestros conocimientos.

Ciertamente la complejidad total del ciclo menstrual continúa siendo un misterio. Pero existen estudios, pruebas y testimonios que nos proporcionan acercamientos importantes para conocer de cerca este proceso.

Además, la información disponible puede ser constrastada con la propia experiencia, así como con el diagnóstico de tu médico de confianza (si es necesario).

Existen muchos factores que intervienen en toda la cadena fisiológica asociada al ciclo menstrual. Algunos los podemos controlar, otros no. Sin embargo siempre podremos apostar a mejorar nuestra salud integral, psicológica, biológica, física y social.

Lo primero es tener claro qué es el dolor, sus manifestaciones, el umbral del dolor y cómo combatirlo de manera general. Aquí te explicamos todo eso. En esta entrada queremos enfocarnos en la expresión particular del dolor que acompaña el ciclo menstrual.

Mujer saliendo del baño con la mano en el vientre

¿Qué es el vientre?

Parece obvia la respuesta a la pregunta. Sin embargo, cuando hablamos de salud integral, debemos siempre partir de lo obvio y hacerlo explícito. En efecto más allá de poder señalar alguna parte de nuestro cuerpo, no siempre podemos definir el vientre desde el punto de vista de nuestro organismo.

En términos biológicos el vientre es aquella parte del cuerpo de los animales vertebrados que contiene y protege los sistemas digestivo, urinario y reproductor.

De allí que sus males y dolencias puedan tener origen en afecciones en alguno de los componentes de dichos sistemas, y a veces en más de uno.

En cuanto a la cavidad, el vientre protege a dichos órganos a la vez que refleja de manera inmediata cualquier malestar que podamos tener. Dolores de estómago, cólicos en el intestino, ganas de orinar, entre muchos otros, son aspectos cotidianos que genera algún tipo de molestia en el vientre.

Sin embargo el vientre no es solo biológico. Socialmente está asociado a bailes, ritos de fertilidad, sexualidad femenina y otro. No son pocas las culturas que rinden culto al vientre como origen de la vida. Otras poseen bailes donde la participación femenina destaca por el movimiento de la musculatura del vientre.

Aquella socialización de la simbología asociada al vientre determina en buena medida las emociones individuales que pueda experimentar alguna mujer sobre esta parte de su cuerpo.

De allí que todos estos sean factores que de alguna manera u otra interviene o podrían intervenir cuando de cólicos o dolores menstruales se trata, tanto en su causa como en su cura.

En general existen múltiples afecciones que pueden provocar inflamación del vientre, siendo la menstruación una de ellas. En todo caso, dada la importancia de los órganos allí ubicados es fundamental prestar atención a las molestias de dicha zona.

Aparato reproductor femenino y la menstruación

El aparato reproductor femenino está constituido por el útero (matriz), las trompas de Falopio y los ovarios. Estos últimos son dos, de forma ovalada y se ubican cada uno a los lados de la matriz.

Las trompas de Falopio son alargadas y delgadas y cada una conecta a un ovario con el útero. Este último está ubicado en le medio de la pelvis y está diseñado para acoger y proteger el feto en crecimiento.

Como indicamos, la menstruación es una de las causas de inflamación y dolor en el vientre. Pero, ¿por qué este proceso natural también causa dolor? ¿cómo actuar frente a él? Definamos primero qué entender por menstruación.

La menstruación, ciclo sexual femenino, ciclo menstrual o regla es el proceso mediante el cual el sistema reproductor femenino se renueva de manera mensual (en condiciones normales).

El sangrado de la menstruación indica, precisamente, que no ha sido fecundado ningún óvulo a lo interno del útero, por lo que su contenido debe ser expulsado.

El proceso que se conoce como ovulación es aquel en el que algún óvulo de los ovarios se desplaza a través de las trompas hacia el útero, esperando ser fecundado. Previo y durante la espera, el útero se ha recubierto de nuestros tejidos y sangre para, de ser el caso, poder sostener el óvulo fecundado.

Cuando el óvulo alojado en el útero no es fecundado, este debe ser expulsado junto con los tejidos y la sangre acumulada. Este proceso de expulsión es lo que conocemos como menstruación. El óvulo, los tejidos y la sangre atraviesan la vagina hasta el exterior.

Sin embargo, la descripción no debe llamarnos a simplificación. El proceso va acompañado de producción de distintas hormonas, afecciones en el vientre y otra síntomatología psico-social que complejiza cada ciclo menstrual.

Ilustración de mujer tapando su vientre,mientras hay un dibujo de la vejiga y los riñones encima de ella

Tipos y causas del cólico menstrual

Primero debemos diferenciar el cólico menstrual del síndrome premenstrual. Este último incluye una serie de síntomas como la fatiga, la hinchazón, aumento de peso, fatiga o irritabilidad asociados a cambios hormonales más que a dolores como en el caso del cólico.

Además, el síndrome aparece mucho antes de la menstruación propiamente dicha, una o dos semanas. Al contrario, los cólicos acompañan a la menstruación o le preceden por escasos dos días.

Técnicamente se conoce como dismenorrea a los dolores causados por la menstruación. Ella se divide en dos tipos, la primaria y la secundaria.

De acuerdo con ello tendremos distintas causas para cada tipo de dismenorrea. De allí la importancia de evaluar qué tipo padeces, si es el caso, para contrarrestarla efectivamente.

La dismenorrea primaria es aquella que no está asociada a ninguna enfermedad, afección o patología que pueda padecer alguno de los órganos del sistema reproductor femenino. Es decir no hay ninguna condición fuera de los procesos involucrados en la menstruación propiamente dicha que pueda causar el dolor.

Este tipo de dolor menstrual es el más común y regularmente desaparece en pocos días. Aunque siempre hay excepciones a la regla. La principal causa de este tipo de cólico menstrual es la abundante presencia de prostaglandinas en el útero.

La función de la prostaglandinas es la de provocar la contracción y relajación de los músculos del útero. El dolor es producto de este movimiento involuntario. A mayor cantidad de prostaglandinas, mayores serán el movimiento y mayor podría ser el dolor.

Este dolor primario puede ser contrarrestado consumiendo Fórmula para el Dolor, sus componentes naturales alivian de forma avanzada el dolor por inflamación o maltrato de los tejidos.

Además, al ser un producto natural no tendrá efectos secundarios sobre tu delicado organismo. No lo dudes, consulta su composición y comprueba de qué te hablo.

Causas de la dismenorrea secundaria

El otro tipo de cólico menstrual, la dismenorrea secundaria es más compleja porque tiene su origen en alguna afección o enfermedad que afecta alguno de los órganos del aparato reproductivo femenino. Este tipo de dolor si puede comenzar mucho antes del período y durar más allá de él.

Su diagnóstico adecuado es imprescindible, por lo que cualquier síntoma más allá de las relaciones normales conocidas debería ser una alerta para una evaluación médica a tiempo.

Siempre recomendamos que las evaluaciones se realicen bajo las mejores condiciones humanas. Para ello es imprescindible que la mujer lea y se instruya sobre los procesos de su cuerpo. Que conozca su propia experiencia y acuda a un especialista con verdadera vocación humanista.

Se ha demostrado que el maltrato clínico hacia la mujer puede socavar la confianza para realizar un diagnóstico seguro y a tiempo.

En el caso de la dismenorrea secundaria es fundamental un diagnóstico seguro. Entre las causas asociadas tenemos:

  • Endometriosis
  • Fibromas o tumores
  • Uso de dispositivos intrauterinos
  • Inflamación del intestino
  • Otras afecciones que deben determinarse

Es difícil establecer con exactitud y sin exámenes médicos pertinentes cuándo estamos ante una dismenorrea secundaria y cuando no.

En general, los dolores de la secundaria son más intensos y duraderos, y no cede de manera regular con analgésicos que sí pueden calmar la dismenorrea primaria.

Pero, como advertimos más arriba, siempre hay excepciones a las reglas. El umbral individual del dolor, la historia médica particular, los hábitos alimenticios o los excesos físicos son variables que intervienen en la percepción de la dismenorrea sin determinar su tipo exactamente.

Sin embargo, los suplementos naturales siempre son de gran ayuda. Es el caso de Fórmula para el Dolor, cuyo complejo de hierbas te permitirá combatir el dolor menstrual, en especial el causado por inflamación del útero

Principales enfermedades asociadas al cólico menstrual

Endometriosis: recordemos que el útero o matriz es el lugar donde se desarrollará un posible feto u óvulo fecundado. Durante el proceso de recepción del óvulo desde el ovario el útero produce y genera ciertos tejidos que crecen en su interior. Cuando estos tejidos crecen fuera estamos ante una endometriosis.

Durante dicha afección el tejido del útero puede crecer en los ovarios, trompas, y hasta la vejiga o el intestino, causando verdaderos trastornos de dolor.

Uno de los síntomas principales de la endometriosis son los calambres menstruales agudos y fuertes, así como el sangrado irregular entre reglas y un fuerte sangrado.

Fibromas: se trata de un tipo de tumor benigno (no cancerígeno) cuya causa exacta se desconoce. Es el tipo de tumor más frecuente entre las mujeres jóvenes en pleno período de reproducción. Consiste en el crecimiento de tejidos que crecen en la pared uterina y su alrededor.

Comúnmente no tiene una sintomatología asociada, aunque puede causar infertilidad, dolor al tener relaciones sexuales, parto prematuro, menstruaciones dolorosas y abundantes.

El uso de dispositivos intrauterinos (DIU) que no liberan hormonas (como la T de cobre) también puede causar irritación durante la menstruación, lo que redunda en mayor dolor en la zona del vientre.

La inflamación excesiva del intestino, los ovarios o el útero también puede causar el aumento de los cólicos menstruales.

Por ello prevenir esta inflamación o combatirla naturalmente te será de utilidad. Para esta tarea de recomiendo consumir Fórmula para el Dolor, tan natural como tu ciclo reproductivo.

Recomendaciones saludables para la menstruación

Todos nuestros hábitos influyen de manera positiva o negativa en nuestra salud. Hacer consciente cuáles debemos desechar y cuáles debemos cultivar no dará herramientas poderosas para tener una salud más integral.

El ejercicio regular y adecuado ayuda a combatir la dismenorrea primaria. Ayuda a expulsar de manera más fácil el endometrio durante la menstruación, así como reducir posible coagulaciones de sangre durante el proceso.

Practicar yoga o alguna terapia de relajación como la meditación puede prepararnos psicológicamente para enfrentar los cólicos menstruales. Incluso algunas mujeres logran apaciguar el dolor mediante la meditación sostenida junto a otras técnicas de relajación.

Tomar baños de agua caliente o colocarse una bolsa caliente en el vientre ayuda bastante a combatir los cólicos causados por el ciclos menstrual. No es recomendable los masajes.

Es aceptable que te des un tiempo para cuidar de ti esos días. El estrés de tareas por hacer, sean laborales o del hogar pueden redundar en un mayor dolor.

Haz un espacio adecuado para poder pasar esos días con la menor cantidad de sobresaltos emocionales posibles.

La alimentación sana y balanceada también ayudar a combatir la dismenorrea en sus dos tipos. En especial no consumir bebidas estimulantes como el café, alcohol, refresco o el chocolate ya que pueden tener efectos negativos durante la menstruación.

Antes de la menstruación es recomendable reducir el consumo de sal, grasas y alimentos picantes. Comer ligero en especial dietas con alto contenido de vegetales verdes e hidratarse bien ayudará al organismo a prepararse para los cólicos menstruales.

Otra forma es consumir Fórmula para el Dolor para dotar a tu organismo de elementos naturales antiinflamatorios y relajantes que combaten el dolor donde quiera que se presente.

Otras recomendaciones alimenticias

Durante la regla es recomendable consumir alimentos carbohidratos y alimentos dulces (evita el azúcar refinada). Estos proveen energía inmediata que está siendo utilizada por el organismo. Además debes reponer la pérdida de sangre consumiendo alimentos como la mora o el tomate de árbol.

También debes reponer los niveles de hierro. La melaza es un alimento recomendable para estos días. También los frijoles, los garbanzos, la espinaca, el huevo, las alcachofas o las ciruelas pasas son recomendables en este período.

El consumo de alimentos bien cocidos es indispensables para que la digestión no vaya a afectar el proceso menstrual.

Bebidas a temperatura media son recomendables, siempre y cuando no se trate de hierbas que aceleren el proceso y que pueden provocar mayores dolores. Revisa cuáles pueden ser estas.

En general los lácteos no son buenos durante el proceso porque pueden aumentar la inflamación de los órganos involucrados. Evitarlos sería lo mejor.

Recuerda que en todo momento debes incluir en la planificación de tus actividades este ciclo que te acompaña. Atrévete a preparar esos días comidas saludables. Mantén a mano tus películas favoritas y mientras no haya algún síntoma del cual preocuparte recuerda que es un ciclo e inevitablemente así como llegó se irá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *