Muchos tipos de músculos trabajando en equipo

Muchos tipos de músculos trabajando en equipo

Última actualización: 08-01-2019. Equipo Nutricioni

Los músculos son de muchos tipos y suelen clasificarse de distintas formas, puesto que son órganos y no todos son uniformes, siempre hay características particulares que los diferencian a uno de otro.

Según su función y características, los músculos se clasifican en:

  • Esqueléticos: son aquellos que en combinación con los tendones, mantienen unido al esqueleto, de allí el nombre adoptado para definirlos.

Adicionalmente, permiten la función locomotora del cuerpo, para lo cual suelen contraerse muy rápidamente. De los 650 músculos que componen el cuerpo, 600 se encuentran ubicados en esta categoría.

Están localizados específicamente en los brazos, piernas, pecho y abdomen, y se caracterizan por poseer estrías y núcleos en sus fibras. También se destacan ya que pueden ser movidos voluntariamente por el propio individuo.

  • Lisos: estos músculos están ubicados en el estómago, intestinos, vejiga urinaria, bronquios y en los vasos sanguíneos. Se llaman así ya que están conformados por células lisas.

Suelen diferenciarse de los esqueléticos ya que son involuntarios, es decir, no son controlados por el individuo sino por el sistema nervioso.

  • Cardíacos: son los que se localizan en el corazón, permitiendo la propulsión y circulación de la sangre, para que pueda llegar a todos los tejidos del cuerpo humano.

De acuerdo a su tamaño, forma y ubicación, se clasifican en :

  • Largos: como indica su nombre, son alargados, angostos y potentes. Dentro de esta categoría están el bíceps y el recto del abdomen.

  • Cortos: se ubican en la cara y la cabeza, y alrededor de la columna vertebral. Tienen forma de cubo, y su dimensión es muy variable.

  • Anchos: son angostos y aplanados. Un ejemplo de estos músculos es el dorsal ancho de la espalda.

  • Orbiculares: su forma es circular, y se encuentran principalmente en los párpados y la lengua.

Cabe destacar que más allá de las diferencias mencionadas, todos cumplen una labor vital y es la de proteger a la mayoría de los órganos internos del cuerpo, para que éstos lleven a cabo sus funciones esenciales.

Cuando el movimiento marca la pauta

Más allá de sus funciones, forma y estructura, una gama importante de músculos ha sido clasificada de acuerdo a los movimientos que suelen realizar.

Todo esto viene generado por las combinaciones que estos músculos ejecutan en conjunto con las articulaciones, huesos y las fibras musculares.

En el caso particular de los músculos que se encuentran en las extremidades, según el movimiento realizado, se pueden clasificar en:

  • Flexores: se caracterizan por permitir la flexión de una determinada articulación, como por ejemplo, cuando se flexiona el brazo sobre el antebrazo.

  • Extensores: contrario a los flexores, son los que permiten la extensión de las articulaciones, como cuando una persona extiende su brazo.

  • Abductores: se caracterizan por realizar movimientos que permiten alejar un miembro específico del cuerpo respecto a la línea media de este. Un ejemplo ilustrativo es cuando se levanta el brazo de forma lateral desde el hombro.

  • Aductores: realizan el movimiento opuesto a los abductores, es decir, acercan el miembro al eje central del cuerpo.

Ambos músculos, tanto abductores como aductores, más allá de las extremidades, también se encuentran localizados a lo largo de la cadera.

Los músculos aductores de la cadera se encuentran en la ingle, y permiten el movimiento del muslo hacia la parte  media del cuerpo. Los principales son el músculo abductor corto, largo y mayor, pectíneo y grácil.

Los abductores se ubican en la parte lateral del muslo, y los conforman el músculo piramidal,  los gemelos (superior e inferior), glúteo medio y menor.

Estos músculos quizás no son muy conocidos o no se le presta la importancia que merecen, sin embargo, en los partidos de fútbol o en cualquier deporte como los maratones y carreras, con frecuencia se escucha a los comentaristas hablar de que tal corredor o jugador se lesionó el aductor o abductor de la pierna, siendo esta una lesión muy seria.

De hecho, el que un atleta tenga abductores débiles es un verdadero problema para su carrera, ya que le va a impedir en algún momento ser eficiente y estar libre de lesiones.

Composición de los músculos: contenido y aporte al cuerpo

Sin el aporte de los músculos, la vida humana sería prácticamente imposible. Los latidos y la respiración dependen de ellos, entre otras funciones básicas del cuerpo humano.

Los músculos están formados por un tejido elástico que contiene diferentes fibras muy pequeñas. Su fortaleza o debilidad va a depender en buena medida, de la cantidad de fibras que lo compongan.

El tejido muscular tiene como particularidad, que está compuesto por células de su misma especie. Este tejido conforma entre el 40% y 50% de la masa de los humanos.

Dicho tejido está formado por tres elementos básicos:

  • Las fibras musculares, las cuales vienen en haces o fascículos.

  • Una red capilar muy abundante.

  • Un tejido conectivo, constituido  por fibroblastos, fibras colágenas y elásticas. Este tejido permite la conducción de los vasos sanguíneos, actuando también como mecanismo de amarre o atadura para que todas las células musculares puedan actuar de manera conjunta y coordinadamente entre ellas.

La función primordial del tejido muscular es mantener a tono los vasos sanguíneos y las vísceras, lo cual contribuye a permitir el equilibrio adecuado del cuerpo humano, facilitando el movimiento, ya que de hecho, el musculo en si es un tejido en movimiento.

Este movimiento puede generarse de tres formas distintas: el movimiento de todas las estructuras internas (vasos sanguíneos y paredes viscerales), el externo formado por un músculo esquelético y el automático que es controlado por el sistema nervioso.

Como se puede apreciar por todo lo antes descrito, hay una relación directa entre los órganos fundamentales del cuerpo humano y los músculos. Ambos se complementan e interactúan para llevar a cabo los distintos procesos que permiten la existencia y movilidad del ser humano.

Por esta razón, su cuidado es indispensable para tener una salud óptima, ya que cualquier lesión, desperfecto o atrofia de alguno de ellos, no solamente llega a causar daños colaterales en los distintos órganos, sino que incluso puede llevar a la persona a estados críticos en aquellos casos en que no se trata a tiempo la anomalía señalada.

Los músculos como motor de vida

Una vez conocida su clasificación, composición y características, no se puede pasar por alto la contribución de los músculos, vital en el día a día de las actividades y funciones inherentes al cuerpo humano.

Y es que desde el preciso momento en que la persona se levanta y entra en contacto con la vida diaria, cada uno de los músculos comienzan a cumplir a cabalidad todos sus procesos y delicadas tareas para que el funcionamiento del cuerpo sea el indicado.

El aporte de los músculos esqueléticos va directamente relacionado con el movimiento. Es lo que se conoce como el proceso locomotor del cuerpo.

Es decir que sin el sistema muscular sería imposible la movilidad del individuo, sea ésta voluntaria o involuntaria.

En el caso de la circulación, ya se sabe que sin el aporte de los músculos respectivos, el corazón no podría bombear la sangre, por lo cual resultaría imposible vivir.

El correcto funcionamiento del sistema digestivo se debe principalmente al aporte de los músculos lisos, los cuales facilitan y permiten la digestión de los alimentos, ya que cubren muchos órganos huecos y estructuras en todo el cuerpo.

Las distintas emociones que se manifiestan en los seres humanos, serían imposibles sin la presencia del sistema muscular. Solamente en el rostro hay más de 30 músculos.

Estos músculos son los que permiten a la persona hablar, sonreír, levantar una ceja, cerrar un ojo y más allá de eso, la expresión del rostro, o lo que se conoce como lenguaje corporal, que muchas veces es mucho más notorio que las palabras mismas.

Dicho esto, es necesario mantener un cuidado diario de cada uno de ellos. Por esta razón se recomienda especialmente el Mueve Grasa, ya que contribuye a mantener el cuerpo tonificado, y gracias a sus componentes también ayuda a controlar la presión arterial.

Este producto posee también la característica de ser antioxidante y antiinflamatorio, siendo de gran ayuda para el mantenimiento de unos músculos sanos y fuertes.

Trastornos musculares: una sensación nada agradable

Hombre muestra diferentes sintomas de dolores musculares

Cuando se habla de trastornos o dolores musculares, normalmente las personas suelen creer que este fenómeno es típico sólo de atletas de alto rendimiento, fisicoculturistas o, en todo caso, de personas que trabajan en depósitos o en actividades de mucho desgaste físico.

Sin embargo, es de hacer notar que cualquier persona puede sufrir en un momento de su vida un determinado trastorno muscular que va en detrimento de su calidad de vida.

Estos trastornos o dolores son más comunes de lo que piensa la gente. En general, no solo afectan a un músculo en específico, pueden comprometer a varios. Normalmente involucran ligamentos, tendones o fascia.

Una causa común de molestias musculares es la fibromialgia , una afección muy compleja, ya que genera sensibilidad en los músculos, insomnio, fatiga y dolores de cabeza.

También existen otros trastornos como las torceduras y distensiones, la tendinitis, los calambres, algunas de origen genético como la distrofia muscular y las conocidas como enfermedades neuromusculares.

Más allá de las características particulares de cada dolencia, en líneas generales todas producen dolores agudos en los músculos afectados y, si no son tratados a tiempo, pueden convertirse en un grave problema capaz de generar malformaciones en los huesos, llegando incluso a afectar a otros órganos del cuerpo humano.

Por ello, adicional a la realización de actividades físicas, practicar algún deporte de forma rutinaria o esporádica, también se recomienda para mantener un sistema muscular saludable, una alimentación balanceada, disminuir el consumo de azúcar y grasas en exceso, así como también evitar a toda costa el sedentarismo.

A fin de cumplir con todas las recomendaciones señaladas, el uso de Mueve Grasa, gracias a su fabulosa combinación de vitaminas y demás componentes naturales, será de gran ayuda para la disminución de los triglicéridos y colesterol, reducción de la azúcar en la sangre y sus propiedades antiinflamatorias en caso de artritis.

Músculos sanos en cuerpo sano

El perfecto equilibrio del cuerpo humano es la clave fundamental para mantener un estilo de vida saludable que reduzca al mínimo las enfermedades, trastornos y dolencias, permitiendo una existencia más prolongada del individuo.

Por esta razón, en el argot popular se escucha con frecuencia la frase de “mente sana en cuerpo sano”, lo que significa que sólo un equilibrio o coordinación adecuada entre lo mental y lo físico conlleva a un estado de salud deseable y en perfecta armonía.

Precisamente, para mantener el cuerpo y la mente sana, también se deben mantener y cuidar los músculos, pues sin ellos en perfecto estado es imposible lograr el equilibrio deseado.

Para mantener los músculos sanos, se necesita tomar en cuenta una serie de recomendaciones que va más allá de las actividades físicas y la alimentación balanceada, entre las cuales podemos mencionar.

  • Una exposición moderada al sol: no se trata de estar todo el día en una playa o a la exposición ilimitada de los rayos solares, pero se ha comprobado que los huesos necesitan de la presencia de vitamina D, por lo tanto es recomendable aunque sea unos minutos al día, recibir la cálida presencia del sol.

Esto ayudará a mantener los huesos fuertes, así como también a evitar posibles problemas cutáneos.

  • Adicional a la vitamina D, el consumo de calcio también es vital para mantener la densidad ósea de los huesos. Por esta razón, vemos como a muchas personas mayores, se les recomienda su consumo moderado, a fin de protegerlos de osteoporosis  u otros trastornos característicos de la edad.

  • El no fumar y evitar el exceso de bebidas alcohólicas, también es fundamental para mantener a los músculos en óptimo estado, pues ambas sustancias producen efectos colaterales en el organismo, que terminan perjudicando al sistema muscular.

Para evitar o disminuir la presencia de la artritis, que es otra de las anomalías que se presentan en los huesos, se recomienda el uso de Mueve Grasa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *