Medico mujer revisando la garganta de paciente niño

Milagrosa fórmula para el dolor agudo y crónico

Milagrosa fórmula para el dolor agudo y crónico

Última actualización: 05-10-2018. Equipo Nutricioni

Miles de millones de personas en el mundo han sufrido alguna vez un dolor. Sin embargo a la hora de definirlo quizás no resulte tan sencillo.

La definición se complica por el hecho que el dolor es una experiencia muy personal y subjetiva. Varía de un ser humano a otro. Reaccionamos en forma diferente al mismo estímulo que nos induce el dolor.

Sin embargo, intentaremos una definición amplia, científica, entendible y compartible. Para así entender a qué nos referimos cuando hablemos del dolor y la maravillosa fórmula para aliviarlo.

El dolor es una percepción - información aportada por nuestros sentido - específicamente ubicado, y de carácter subjetivo.

Con rangos de intensidad y de subjetividad, sentido en algún lugar del organismo. Es producto de un estímulo nervioso.

Es una señal de alarma de nuestro sistema nervioso. Se manifiesta de múltiples formas. Algunas veces como un pinchazo, en otras con ardor, como una picadura y hasta como un hormigueo.

Puede ser recurrente o sostenido, agudo o crónico y hasta sordo. Su origen puede ser variado y diverso. El hecho que más nos preocupa es que puede disminuir sensiblemente nuestra calidad de vida, con todas las implicaciones personales, sociales y laborales.

Al igual que las emociones, el dolor tiene una buena intencionalidad, pues nos puede orientar a detectar, ubicar y resolver un problema de salud.

En términos generales, el dolor suele clasificarse en agudo o crónico. El primero, aparece en forma repentina y hasta inesperada. Es producto de una patología, inflamación o lesión.

Con frecuencia puede ser diagnosticado y tratado. Generalmente se desvanece, aunque en ocasiones puede convertirse en dolor crónico. Este último, se instala por bastante tiempo y puede generar problemas graves.

Aunque no todas las veces es curable, el dolor siempre podrá ser tratado, dependiendo de su causa y especificidad.

En su tratamiento, resultan de utilidad medicamentos, fisioterapias, acupuntura, psicoterapia y productos analgésicos como Fórmula para el Dolor.

Medico mujer revisando la garganta de paciente niño

Síntomas del dolor

El dolor suele manifestarse de diferentes formas en función de la causa que lo genera y de la gravedad e intensidad de la patología, inflamación o lesión.

Puede manifestarse como síntoma, pudiendo ser recurrente o sostenido, agudo o crónico,  y hasta sordo.

El dolor agudo puede durar apenas unos minutos, o en general poco tiempo. Se manifiesta  en forma repentina e inesperada. Usualmente se desvanece cuando la razón que lo genera retorna a su condición normal de sanidad.

Su respuesta puede ser conductual, emocional, psicológica o autonómica. Sus respuestas asociadas son provocadas por estimulación perjudicial, lesión o patologías diversas.

El dolor crónico, frecuentemente puede durar más del tiempo estimado para sanar una enfermedad aguda. Puede generar problemas graves.

El dolor intermitente se manifiesta y después de un lapso de variable duración, tiene una remisión total.

El dolor continuo, tiene algo más de permanencia, suele ocurrir por minutos u horas, sin disminuir su intensidad.

El dolor subintrante, tiene un variación que va de profundo e intolerable, que mantienen una percepción dolorosa.

En el dolor agudo hay una especie de correlación resultante entre la intensidad del dolor y la enfermedad detonante. Su evolución natural y destino es atenuar gradualmente hasta desvanecerse al desaparecer la lesión

El dolor crónico además del elemento tiempo, la probabilidad para determinar la enfermedad es baja y es insuficiente para describir la presencia o la intensidad del dolor

Cualquiera sea el síntoma a través del cual se manifieste el dolor, es importante tener presente que es un signo de alarma. Indicando que algo anda mal en nuestro cuerpo, y que necesita atención oportuna y adecuada.

Medico hombre revisando la rodilla de una mujer

Dolor agudo y crónico

Ambos son una percepción, están específicamente ubicados, y son de carácter subjetivo.

Con rangos de intensidad y de subjetividad. Sentidos en algún lugar del organismo.

Como hemos dicho, el dolor agudo se mantiene mientras exista una patología, lesión o inflamación. Desaparece al retorno a la sanidad de la fuente que lo produce.

Una de sus funciones es darnos una alarma oportuna de que algo anda mal con nuestro organismo.

Estamos en presencia de un dolor crónico, cuando este se mantiene aún eliminada la razón que lo originó. Con recurrencias en el tiempo sin que exista una explicación para ello. Se produce por una patología difícil de tratar.

Pasa entonces de ser una alarma natural del organismo, a convertirse en un problema que generalmente se acompaña de síntomas. Estos pueden ser ansiedad, depresión, estrés o angustia. Complicando realmente  la existencia del paciente. En términos de tiempo, su duración supera los 180 días.

Por otra parte, en el dolor agudo se dan alertas que llegan al cerebro, que  concluye en incremento de la sensibilidad, produciendo un irreversible proceso fisiológico. Entonces baja el el umbral del dolor causando la respuesta dolorosa de alarma y advertencia.

En el dolor crónico, con el cual estamos menos familiarizados, representa un verdadero problema de salud.   

El procesamiento de los signos de alarma (nocicepción) y la de la consecuencia dolorosa, no están “preinstalados” ni son permanentes en el tiempo.

Dolor abdominal de niño sentado en una cama

¿Que es Fórmula para el Dolor?

Es un producto natural  orientado para aliviar una amplia gama de dolores de manera sana, eficaz y sin efectos secundarios.

Elaborado bajo las más estrictas normas de calidad, mezcla las cantidades precisas de sus componentes, para una mejora de la calidad de vida. Fórmula para el Dolor es sugerido para el alivio de diversos dolores menores.   

Entre los aportes de este producto se pueden destacar:

  • Disminución de molestias asociadas a artritis y la osteoartritis en general.
  • Alivio del dolor por malestar estomacal
  • Eficaz para migrañas y dolores de cabeza
  • Disminución significativa del estrés, la angustia y la ansiedad
  • Efectivo par el tratamiento de inflamaciones
  • Propiedades analgésicas similares al acetaminofén y la aspirina
  • Hierbas con virtudes analgésicas
  • Efectivo en la regeneración de células

Efectiva contra la osteoartritis por su contenido de ácido hialurónico. También facilita la movilidad de las articulaciones y actúa como regenerador de células.

Fórmula para el Dolor es efectivo para la artritis causada por tensión muscular, dolores de cabeza, actúa sobre cólicos menstruales por su cualidad antiespasmódica.

Igualmente, alivia dolores de cabeza, artritis y por tensión muscular. Disminuye los cólicos menstruales por su efecto antiespasmódico y por su contenido de  extracto de cúrcuma.

Fórmula para el Dolor contiene jengibre con sus propiedades antiinflamatorias y analgesicas. Además. extractos de hoja de té verde para el sistema nervioso.

Fórmula para el Dolor contiene también boswellia serrata y bromelina. Con propiedades antiinflamatorias  y sedantes. Además de estimular la cicatrización. Sus resultados se potencian al acompañarse de una dieta sana y balanceada.

En su uso como analgésico se recomienda explorar sobre la causa generadora del dolor. Mantenga buenos hábitos de estilos de vida, actividad física y sano esparcimiento. Ante esto le recomendamos consulte a su médico.

Hombre con un frasco que contiene vitamina D por medio de pastillas

Tratamiento del dolor

En el tratamiento del dolor se conjugan diferentes opciones de acuerdo con la fuente que lo genera y sus especificidades particulares.

En el abordaje del dolor son importantes los llamados analgésicos no narcóticos. Se utilizan para aliviar la inflamación y el dolores agudos persistentes (de leve a moderado). Tienen efectos secundarios, se puede desarrollar tolerancia y puede producir adicción.

Por otra parte, los coanalgésicos son medicamentos originalmente producidos para trastornos diferentes al dolor. Sin embargo, contienen componentes que alivian el dolor.

Los analgésicos locales atenúan el dolor y se aplican sobre la piel en la forma parches, lociones o cremas. Adormecen la piel y reducen el dolor. Pueden generar enrojecimiento o irritación de la piel.

Igualmente se utilizan las llamadas estrategias de bloqueo de nervios, para dolores derivados del cáncer.

La estimulación nerviosa, consiste en estimular a los nervios para que perciban diferentes sensaciones, lo que puede “anular” la sensación de dolor. Consulta con tu médico antes de utilizar cualquiera de estas técnicas.

Igualmente terapias del dolor especialmente para el cáncer, como quimioterapia, radiación, entre otras. La fisioterapia también ayuda en la disminución del dolor.

Los tratamientos alternativos y caseros pueden también contribuir al alivio del dolor. El consumo de algunos analgésicos puede afectar ciertos órganos y generalmente tienen efectos secundarios

De alli la tendencia creciente del uso de analgesicos naturales como el Fórmula para el Dolor.

Entre las plantas y hierbas para el alivio del dolor destacan harpagofito, sauce blanco, jengibre y árnica.

Además, zarzaparrilla, té verde, cola de caballo, cúrcuma, menta, valeriana, canela, romero,ortiga y  lavanda, entre otras.

Porción deliciosa de filete de salmón fresco con hierbas aromáticas, especias y verduras - comida sana, dieta o concepto de cocina

Tratamiento no farmacológico del dolor

Dentro de las diversas opciones de tratamiento del dolor, existen los llamados tratamientos no farmacológicos.

Dentro de ellos se cuenta con opciones que pueden ser usadas con relativo éxito en la disminución y eliminación de algunos dolores.

La aplicación de estas opciones no farmacológicas, no reemplaza las terapias farmacológicas tradicionales existentes, más bien las complementan.

Algunas investigaciones sugieren su eficacia como válidas en la reducción de los niveles de ansiedad así como de necesidades de analgésicos.

Dentro de estos tratamientos no farmacológicos del dolor, tenemos la acupuntura, la cual ha demostrado aliviar el dolor.

Se basa en la inserción de agujas metálicas en puntos específicos de la piel. Si bien es cierto que no se comprende completamente su efecto, eso no le resta legitimidad.

Musicoterapia, es el uso de la música y sus componentes. Estos pueden ser el  ritmo, sonido, melodía y armonía.

Ayudan a mejorar los procesos de la comunicación, aprendizaje, movilidad, expresión y relajación, a fin de satisfacer sus necesidade biosicosociales y espirituales.

La aromaterapia se basa en el papel ancestral de las esencias en el tratamiento de patologías. Incluye el uso de aceites  a través de su aplicación cutánea o a través de las vías respiratorias. Su uso es complementario de terapias tradicionales.

Esta se ha utilizado en el dolor muscular, dolor neuropático, dolores oncológicos y dolores postoperatorios.

La fisioterapia es una disciplina que se considera una alternativa realmente terapéutica y no farmacológica. Es usada para paliar síntomas de de variadas patologías.

Estas patologías pueden ser agudas o crónicas. Se desarrollan por medio del ejercicio terapéutico o la aplicación de calor, frío, luz, agua, y con con técnicas manuales como el masajes.

El mindfulness permite a las personas convivir con el dolor a través de un proceso de concentración de la atención, llamada atención plena.

Otros tratamientos no farmacológicos incluyen masajes, neurocirugía, hipnosis,risoterapia, relajación y biofeedback, entre otras

Hobre mayor realizando ejercicios mientra es asistido por una fisioterapeuta

Vitaminas y minerales para dolores agudos y crónicos

Al consumir un suplemento vitamínico o mineral, se aportan una compensación de aminoácidos, vitaminas y minerales que son necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo.

Si bien es cierto que nuestro cuerpo está en capacidad de asimilar los elementos indispensables, algunos factores pueden alterar esta capacidad. Entre ellos la edad, los malos hábitos alimenticios, depresión, estrés y patologías específicas.

De allí la importancia del consumo de estos suplementos vitamínicos y minerales. Los suplementos vitamínicos y minerales también puede ser utilizados para tratar y prevenir dolores. En el caso de la vitamina B-1 es importante en la prevención de dolores musculares. La ausencia de esta vitamina puede estimular daño a los nervios y provocar dolor.

Por otro lado, la vitamina B-3 es  soluble en agua, reduce la inflamación de las articulaciones, atenúa la rigidez articular y alivia el dolor.

La vitamina C es antioxidante e hidrosoluble. Fortalece el sistema inmunológico y protege las articulaciones.

La vitamina D ayuda al desarrollo óseo y en la absorción de calcio, permite ayuda en reparaciones de las articulaciones dañadas y  atenúa el dolor. El cobre, incrementa la flexibilidad de las articulaciones, mejora la movilidad, previniendo el dolor.

Para migrañas y dolores de cabeza se recomienda ácido fólico y niacina. Al igual que calcio, zinc y cobre. También hierro, magnesio y omega 3.La sábila, anís estrellado, hinojo, también ayudan a la disminución del dolor.

Las vitaminas del complejo B se han usado con éxito solas o en combinación con complementos alimenticios. Estas vitaminas tienen efectos farmacológicos, como la analgesia.

Los  dolores de cabeza recurrentes son motivos de preocupación. Algunos estudios sugieren que la deficiencia de algunas vitaminas podría ser la responsable de la migraña.Entre esas deficiencias, destaca la vitamina D.

Si bien es cierto que no todos los dolores pueden ser curados, siempre pueden ser tratados en la búsqueda de una mayor calidad de vida para el paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *