Imagen en primer plano de como debe hacerse el ejercicio de sentadilla con peso

Mejora tu salud con diferentes tipos de ejercicios

Mejora tu salud con diferentes tipos de ejercicios

Última actualización: 08-10-2018. Equipo Nutricioni

El ejercicio forma parte importante de un estilo de vida saludable. Hacer actividad física de forma constante y habitual puede ayudar a mantener un peso corporal adecuado y mucha energía.

Muchas personas por todo el mundo siempre han querido lucir un cuerpo esbelto y musculoso, con abdominales de acero. Pero muy pocos logran este objetivo.

Elegir una rutina de ejercicios sin investigación previa, o sin saber el área del cuerpo que está beneficiará puede ser muy peligroso. Seguir rutinas pocos moderados y sin control pueden tener efectos dañinos en el cuerpo y la salud.

Hacer ejercicios tiene un efecto positivo en nuestra salud. Todas las personas se pueden beneficiar del ejercicio y la actividad física.

Para todos es posible empezar una rutina de ejercicios, no importa la edad ni la condición física de la persona. Hay diferentes tipo de ejercicios que la persona puede ir preparando y analizando de forma calmada y progresiva.

Imagen de mujer joven en gimnasio realizando ejercicio

Ejercicios para mejorar el estado físico

No todos los ejercicios o rutinas de ejercicios están destinados a un mismo fin. Es muy importante conocer los diferentes tipos de ejercicio. Las personas que quieren entrenar y mejorar sus aptitudes físicas deben saber lo que se necesita para lograr sus objetivos.

Cada ejercicio está enfocado en un resultado diferente. De este modo los ejercicios van a variar según el cambio deseado por la persona.

Para bajar de peso de manera rápida y efectiva se deben quemar los depósitos de grasa del cuerpo. Primero se deben quemar la glucosa en forma de glucógeno almacenadas en el hígado y los músculos.

Para poder bajar de peso, el ejercicio debe ser mayor a 15 minutos, pero una rutina aceptable es de 30 minutos. Este tiempo puede ser bastante sencillo de adaptar a una rutina diaria. Además, aplicando solo este corto periodo de tiempo se tiene la oportunidad de realizar otros tipos de actividades.

En cuanto a la cantidad de veces por semana que se deben realizar estos ejercicios, lo mejor es hacerlos tres veces por semana. Los fines de semana se pueden hacer otras actividades que ayuden a quemar grasa.

Los ejercicios más comunes para quemar grasa son los aeróbicos y los anaeróbicos.

Ejercicios aeróbicos: estos ayudan a bajar de peso con ejercicios de media o baja intensidad y de larga duración. Con los ejercicios aeróbicos el organismo necesita quemar grasa e hidratos para obtener energía.

Algunos ejemplos de ejercicios aeróbicos son correr, nadar, caminar, montar en bicicleta, etc. Todos tienen beneficios y características muy diferentes.

Caminar es bueno para empezar a ejercitarse y es un excelente ejercicio para todas las edades. Exige poco esfuerzo sobre las articulaciones y se puede amoldar al tiempo que se dispone con mucha facilidad.

Correr consume más calorías que caminar y exige un poco más de esfuerzo. Al caminar y correr no se necesitan equipos especiales de ningún tipo, pero se puede cambiar la ruta algunas veces para hacerlo más divertido.

Andar en bicicleta es una forma muy divertida de trasladarse de un lugar a otro, además que puede mejorar el estado físico de la persona y ayuda a fortalecer los músculos de las piernas. También se puede tomar como un hábito o un modo de distracción y recreación.

Los deportes en grupo como el básquet, el fútbol o similares, es una forma de mantenerse motivado por la confianza y unidad de equipo. No se necesitan muchas personas para formar un equipo y los deportes brindan una gran oportunidad para entablar y/o fortalecer amistades.

Estos ejercicios aeróbicos, además de ayudar a mejorar el estado físico, mantiene saludables al corazón, los pulmones y los vasos sanguíneos.

Los ejercicios aeróbicos necesitan mucho oxígeno, por ende, el sistema cardiovascular se ejercita y trae muchos beneficios para el organismo.

Estos ejercicios se deben ajustar de acuerdo al objetivo que se desee lograr. Se debe empezar con poca intensidad e ir gradualmente incrementando el nivel de esfuerzo.

Conforme mejore el estado físico de la persona, se debe ejercitar con mayor fuerza para elevar la frecuencia cardiaca y entrar en estado de cansancio. Esto es un buen indicativo de que el cuerpo se está volviendo más fuerte y consume oxígeno de una forma más eficaz.

Ilustracion de mujer realizando ejercicios anaerobicos

Ejercicios anaeróbicos: a diferencia de los aeróbicos, estos ejercicios son de alta intensidad y poca duración. No requieren oxígeno porque la energía proviene de fuentes inmediatas.

Estos ejercicios, al ser de corta duración y gran intensidad, estimula los músculos para tener un mejor rendimiento. Son usados para conseguir un mejor rendimiento, potencia y masa muscular.

Algunos ejercicios anaeróbicos son hacer abdominales, carreras cortas a gran velocidad, levantamiento de pesas o cualquier actividad que requiera un gran esfuerzo en poco tiempo.

Los ejercicios anaeróbicos no son los más recomendables para perder peso, ya que estos no recurren a los ácidos grasos sino que utilizan fuentes de energía acumuladas en el organismo.

Pero se debe tener en cuenta que estos ejercicios aumentan la masa muscular. El organismo al gastar más energía, las células musculares recurren a las reservas de ácidos grasos para reponer la energía perdida.

Es recomendable practicar los ejercicios aeróbicos y anaeróbicos de forma simultánea. Estos dos ejercicios mantendrán el cuerpo el forma y al organismo más saludable. Antes de empezar cualquier rutina anaeróbica se debe hacer un calentamiento aeróbico para evitar lesiones.

Si la persona va a hacer ejercicios anaeróbicos por primera vez debe tener presente que se deben hacer de forma progresiva. Agregando intervalos de ejercicios aeróbicos y anaeróbicos cada vez, con descansos cada vez más largos.

Los ejercicios anaeróbicos es recomendable finalizarlos con estiramientos, de esta forma se remueve el ácido láctico de los músculos. Además, hacer estiramiento ayuda a la circulación de la sangre y la elasticidad muscular.

Mujer atletica realizando ejercicios con cuerdas al lado de un lago

Ejercicos de flexibilidad: en los gimnasios y centros de entrenamientos, incluso en las rutinas personales, estos quedan en segundo plano, o incluso como unos ejercicios para hacer durante 5 minutos al final de una sesión de entrenamiento.

Lo cierto es que estos ejercicios en manos de un entrenador experto puede tener grandes beneficios. Pueden mejorar la técnica y coordinación de los ejercicio, además de prevenir algunas lesiones innecesarias.

Desde los pies a la cabeza hay ejercicios de estiramiento. Se pueden encontrar ejercicios de este tipo por cada articulación que el cuerpo posea y varían considerablemente con la edad, sexo y grado de entrenamiento que se tenga.

Si no se trabaja de forma continua, la flexibilidad se pierde bastante rápido. A largo plazo, la pérdida de flexibilidad puede llegar a afectar actividades cotidianas como agacharse o estirarse para tomar cosas de lugares altos.

Se recomienda hacer ejercicios de flexibilidad durante todo el año y de este modo evitar lesiones en las rutinas deportivas que realice. Un programa de flexibilidad y estiramiento, realizado de forma regular puede evitar daños graves en los músculos y articulaciones.

Si se desea perder peso y mejorar el estado físico del cuerpo, es necesario hacer un esfuerzo para lograr estos objetivos. Realizar rutinas constantes y moderadas de ejercicios, y no descuidar esa rutina.

Mujer joven haciendo yoga en la arena, orillas del mar.

Otros tipos de ejercicios

No todos los ejercicios son para bajar de peso o para mejorar el estado físico del cuerpo. Algunos tienen fines específicos y no requieren necesariamente de un esfuerzo físico excesivo para lograrlos.

No siempre hacer ejercicios es vestir ropa cómoda y zapatos deportivos. Algunos tipos de ejercicios bastante útil son los que se pueden utilizar para entrenar la mente.

Ejercitar la mente puede ayudar a tomar decisiones mucho más certeras y saber que camino tomar cuando se presente algún problema.

El cerebro es el encargado de monitorear y manejar todas las funciones del organismo. La mente es poderosa, por esta razón puede ser el mejor aliado o el peor enemigo.

Se puede entrenar la mente para aprovechar su máximo potencial, y de esta manera tener éxito tanto en la vida como en los deportes.

Muchas personas creen que la mente y los deportes no tienen nada que ver una con la otra. Pero lo cierto es que la mente interviene siempre y a cada momento en todo lo que la persona realice. Permita tomar las decisiones acertadas, aumentar la seguridad y confianza, concentrarse y elegir los pensamientos adecuados.

Hay cuatro factores importantes que pueden influir en el desarrollo mental y rendimiento. Estos son:

Motivación: tener el deseo de la persona para lograr sus objetivos, las ganas de superar y cumplir todas las metas que se proponen.

Autoconfianza: esta es la fe que tiene la persona con respecto a sus propias habilidades y la capacidad de superar cada obstáculo. Esta condición es esencial para lograr los objetivos y/u obtener la victoria.

Control emocional: este factor ayuda a mantener la calma cuando la presión del momento está en su tope. Ayuda a controlar las dudas y las emociones.

Concentración: cualquier acción necesita aplicar la mayor concentración posible. No se debe desviar la mente a lo que pasó, o lo que será, se debe mantener en el momento y la situación actual.

Siempre se deben dejar por fuera los pensamientos derrotistas. Es fácil hacerlo cuando todo va sobre ruedas, pero cuando algo va mal se puede ir en dirección contraria y llegar a abandonar.

Al igual que los ejercicios físicos, el entrenamiento mental necesita que se le dedique tiempo. Los ejercicios mentales son un entrenamiento para el cerebro que no se debe abandonar ni descuidar.

Hombre saltando, se puede identificar claramente que se encuentra feliz

Combinar dieta y ejercicio para obtener mejores resultados

Para ver mejores resultados en el objetivo de regular y mejorar el peso corporal, lo recomendable es combinar dieta y ejercicio. Esta pareja siempre debe estar junta si se desea perder peso, mantenerlo o mejorar el estado físico.

Algunas personas piensan y sugieren que se debe hacer un cambio a la vez, pero mientras no se hagan cambios drásticos no se verán los resultados deseados.

Cada persona tiene un estilo de vida distinto y unos hábitos alimenticios igualmente variados. Lo importante es mantener una alimentación balanceada, agregando una amplia variedad de alimentos y a una proporción adecuada.

El problema con algunas dietas es que muchas de ellas eliminan muchos tipos de alimentos y esto lleva a un deterioro de los músculos o los tejidos. Se debe comer mejor, pero no significa dejar de comer o comer en menor variedad.

Cada vez son más las personas que no disponen de tiempo para comprar todos los alimentos necesarios. Sacan el tiempo para ejercitarse pero no para mantener una dieta constante.

Las personas con estas necesidades, y falta de tiempo , pueden obtener la variedad de nutrientes e ingredientes necesarios para el organismo con el uso de suplementos dietéticos.

Muchas personas recurren al uso de suplementos ya que contienen vitaminas y minerales, además de sustancias naturales y muchos otros productos beneficiosos para el organismo.

Un excelente suplemento que se puede utilizar cuando se hace algún tipo de ejercicio es el Azúcar en la Sangre. Este suplemento ayuda a mantener niveles saludables de azúcar en la sangre, pero ese no es el único beneficio que este tiene.

Mujer joven realizando ejercicios de yoga con frutas al frente

Azúcar en la Sangre además de poseer vitaminas C, E y picolinato de sodio para ayudar a regular los niveles de azúcar en la sangre, contienen una variedad de ingredientes que pueden ser muy beneficiosos para el organismo:

Vitaminas y minerales: posee vitamina C y E antes mencionadas, además de biotina (vitamina H) y minerales como el magnesio, cinc, manganeso, entre otros.

Gymnema sylvestre: es utilizada principalmente para controlar los niveles de azúcar en la sangre. Es una gran aliada para las personas que padecen diabetes.

Esta planta también es utilizada en casos de indigestión, colesterol y problemas gástricos.

Melón amargo: se ha utilizado tradicionalmente para disminuir los niveles de azúcar en la sangre a las personas con diabetes.

El melón amargo posee una gran concentración de antioxidantes, y ayuda a aliviar problemas de estreñimiento e indigestión.

Hoja de banana: tiene un tipo de fibra que ayuda a la eliminación de la grasa del cuerpo. Se puede tomar el jugo de tallo de hoja de banana o consumirla.

Las hojas de banano poseen un bajo contenido calórico, esto ayuda a que se pueda consumir con mayor frecuencia. El talo de esta hoja no posee sodio, ni colesterol, ni grasas.

Guggul: tradicionalmente se utilizaba con el mismo fin de hoy en día. Esta planta se utiliza para combatir enfermedades relacionadas con el metabolismo de la grasa en el organismo que pueden estar relacionadas, por ejemplo, con el peso excesivo o colesterol alto.

El guggul se ha establecido por muchas partes del mundo como agente quema grasa.

Azúcar en la Sangre no solo ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre, sino que puede ayudar a mantener o reducir los niveles de grasa en el organismo.

Posee vitaminas, minerales e ingredientes naturales que aportan los nutrientes necesarios al organismo y a su vez previene múltiples enfermedades.

Ilustración de frutas y grupo de vitaminas

Recomendaciones finales

No todos los tipos de dietas están destinados a un mismo fin. Se debe tener en cuenta lo que se desea lograr y partir desde ese punto para lograr el objetivo.

Si se desea bajar de peso a partir de entrenamiento y ejercicios, se recomienda empezar con una rutina e ir modificando con regularidad los ejercicios conforme se gane fuerza y resistencia.

Siempre se pueden alternar los ejercicios aeróbicos y anaeróbicos. Pero es importante recordar que no se puede exigir hacer más de lo que el organismo soporte, ya que las consecuencias podrían ser muy graves.

No hay que olvidar a la pareja de oro dieta y ejercicio. Si se desean ver resultados positivos e inmediatos se deben hacer los cambios necesarios para lograrlos.

Empezar a hacer los cambios con cosas pequeñas pero teniendo presentes los objetivos que se desean lograr.

Y no se debe olvidar que a la rutina de dieta y ejercicios se le puede agregar el uso de suplementos como  Azúcar en la Sangre. El uso de suplementos naturales, como Azúcar en la Sangre, siempre serán de beneficio para el organismo de las personas.

El momento de hacer los cambios es ahora. No hay tiempo para ponerse muros imaginarios, cualquiera puede emprender el camino del cambio y más aún cuando es para el bienestar personal y mantener una buena salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *