Microbioma intestinal, bacterias que colonizan diferentes partes del sistema digestivo, Bifidobacterium, Lactobacillus, Enterococcus y Escherichia coli, ilustración 3D

Medicamentos probióticos para restablecer la flora intestinal

Medicamentos probióticos para restablecer la flora intestinal

Última actualización: 03-12-2018. Equipo Nutricioni

En el intestino se encuentra la flora intestinal, también conocida como microbiota intestinal, y está compuesta por un conjunto de billones de bacterias, con predominio de lactobacilos y bifidobacterias.

El intestino provee sustratos y ofrece condiciones para el desarrollo de la flora intestinal lo cual es un ambiente propicio para que funcione correctamente.Microbioma intestinal, bacterias que colonizan diferentes partes del sistema digestivo, Bifidobacterium, Lactobacillus, Enterococcus y Escherichia coli, ilustración 3D

La flora intestinal es la encargada de la fermentación de los alimentos no digeribles como la fibra; sintetizar los nutrientes de los alimentos; ayudar a la digestión; producir los ácidos grasos y las vitaminas D y K; prevenir infecciones y el desarrollo de virus; favorecer la recuperación y absorción del calcio, hierro y magnesio.

Su importancia es básicamente a nivel digestivo porque puede prevenir enfermedades gastrointestinales como la diarrea, los gases, dolores de estómagos, vómitos, náuseas, inflamación del intestino, entre otros.

El desequilibrio de la flora intestinal se recupera con la administración del probióticos.

Mantener una flora intestinal equilibrada es una garantía de buena salud, sus componentes pueden variar de una persona a otra ya que depende de la edad, del medio en que habita, su alimentación y su genética.

Cuando la digestión se queda en el aparato

Las enfermedades gastrointestinales son todas aquellas afecciones del aparato digestivo desde el esófago hasta el recto.

Las principales causas de estas enfermedades son el mal hábito alimenticio, no lavarse las manos para ingerir alimentos y la falta de control o tratamiento de las mismos.

Igualmente, el abuso de medicamentos irritantes como la aspirina, antibióticos y los antiinflamatorios; el estrés y el estilo de vida sedentario pueden perjudicar el sistema digestivo.

El consumo de alcohol, drogas y agua contaminada contribuyen a desarrollar procesos alérgicos o malformaciones en esta zona del organismo.

Las emociones inciden en las enfermedades gastrointestinales toda vez que con cada emoción el cerebro emite una descarga eléctrica que libera proteínas químicas (neuropéptidos) para generar una respuesta fisiológica.

Por tal motivo, el cerebro influye en el funcionamiento del aparato digestivo, particularmente, en enfermedades como las gastritis, úlceras y colitis nerviosa.

Según especialistas en la materia, en el ámbito mundial las enfermedades gastrointestinales están consideradas un problema de salud pública.Medico hombre joven revisando a una paciente en el abdomen

Lo primordial para atender las enfermedades gastrointestinales es consultar al médico especialista y realizar el tratamiento adecuado según sea el caso.

Muchas enfermedades para un solo sitio

La gastritis es la inflamación de la capa interna del estómago o mucosa gástrica. Sus síntomas son malestar en el estómago, ardor en la boca del estómago y esófago, vómitos y náuseas.   

Se recomienda evitar la cafeína, lácteos, picantes y el alcohol y usar medicamentos que reduzcan la acidez.

El Síndrome de Intestino Irritable (SII) es una enfermedad crónica que tiene como síntomas dolor abdominal y cambio en el ritmo intestinal (diarreas o estreñimientos).

Se sugiere no consumir alimentos o bebidas irritables como la cafeína, el alcohol, refrescos y té, además de eliminar el azúcar, trigo y lácteos.

Por colitis ulcerativas se conoce a la inflamación del colon y el recto. Produce diarreas, dolores abdominales, pérdida del apetito y del peso. Se trata con una dieta saludable.

Por otro lado, la disentería es la inflamación del colon. Los pacientes con este trastorno se caracterizan por presentar dolor abdominal y calambres, así como frecuentes diarreas con sangre y moco.

La disentería es causada por falta de higiene después del uso de baños públicos; por contaminación de los  alimentos y del agua.

Los médicos indican como tratamiento para la disentería consumir mucho líquido para evitar la deshidratación. Lavar bien los alimentos, tomar agua embotellada sobre todo si el paciente viaja a otro lugar.

Cuando la disentería es causada por un parásito debe tratarse con antiparasitarios.

Es una enfermedad de fácil propagación porque se transmite de persona a persona y su duración es de cuatro semanas.

Probióticos: Bacterias que no hacen daño

Los probióticos son microorganismos vivos que se utilizan en la producción de alimentos, medicamentos y suplementos dietéticos.

En otras palabras, los probióticos son bacterias de diversas especies que proporcionan beneficios al cuerpo humano, las más usadas son la lactobacillus o bifidobacterium. SúperBio es un producto de altísima factura que contiene una buena y variada cantidad de probióticos.

La lactobacillus es una bacteria viva que se utiliza en la fermentación de los alimentos, impide el contagio de enfermedades, le otorga a los alimentos sabores característicos  y reduce su pH .

Este microorganismo pertenece al grupo de las Bacterias Ácido Lácticas (BAL)  no patógenas ni toxigénicas relacionadas con la producción de ácido láctico a partir de los carbohidratos.

Por otro lado, la bifidobacterium es una bacteria que favorece el incremento de los microorganismos buenos e impide la sobrepoblación de las bacterias malas, mejorando la respuesta ante la inflamación y el epitelio intestinal; disminuye los síntomas de la patología.

Ésta actúa a nivel del colon, mientras que la lactobacillus actúa en el intestino delgado.Lactobacilos

Los efectos de los probióticos en el organismo son variados reducen las incidencias y duración de las diarreas, mantienen las mucosas, producen vitaminas B2, B6 y pueden modificar la flora intestinal para lograr su equilibrio.

Así mismo, evitan la contaminación bacteriana, la actividad antitumoral y la asimilación de oligoelementos. Hay productos probióticos como SúperBio que puede ayudar a mejorar la flora bacteriana de manera natural y simple.

A tomar nota de los alimentos probióticos

La leche y sus derivados son alimentos que contienen microorganismos vivos que benefician a la salud de los intestinos y, en especial, a la flora intestinal. Cuando la leche es modificada puede proporcionar alimentos con mayor cantidad de nutrientes necesarios para mejorar la calidad de vida del organismo.

Estudios científicos han demostrado que el yogurt es un alimento fermentado que contiene probióticos y su consumo favorece la población microbiana del tracto gastrointestinal. El yogurt es rico en bacterias ácido lácticas (BAL) como las lactobacillus y bifidobacterium.  

Además del yogurt, existen otros alimentos fermentados como el requesón, miso, chucrut, kéfir, Tempeh y tofu, pepinillos y rábanos a la vinagreta, la remolacha en escabeche, queso cottage, etc. La dieta diaria en Oriente incluye estos alimentos.

Probióticos

Igualmente, es importante el consumo de fibras en la regeneración de la flora intestinal y para el buen funcionamiento del sistema digestivo, tales como las verduras y legumbres, frutas, semillas y granos, la pimienta de cayena, el té verde, el vinagre de sidra de manzana, aceites o harina de linaza, aceite de pescado.

Los principales beneficios del consumo de probióticos son:

  • Fortalecen el sistema inmunológico ya que incrementan las defensas.

  • Sirven para tratar enfermedades gastrointestinales.

  • Facilitan la absorción de los nutrientes como el calcio, hierro y magnesio.

  • Mejoran la digestión y buen funcionamiento del sistema digestivo.

  • Sintetizan las vitaminas D y K.

El probiótico debe sobrevivir al tracto gastrointestinal para llegar al intestino donde se aloja logrando adherirse al epitelio intestinal lograr colonizarse y aumentar la acidez.

De esta manera impide que se desarrollen bacterias que provocan las enfermedades. Los probióticos podemos encontrarlos en forma de medicamentos o cápsulas como otra alternativa como en SúperBio, para facilitar el acceso y el consumo de los mismos.    

Existen una gran variedad de cepas de microorganismos vivos, sin embargo, los más estudiados y utilizados para la producción de los alimentos o suplementos probióticos han sido las especies de bacterias como los lactobacillus y Bifidobacterium.

El consumo de probiótico es recomendable a cualquier persona; incluso para las intolerantes a la lactosa y a las personas que tienen tratamientos con antibióticos, en los casos de disturbios intestinales, para disminuir los efectos de la diarrea, constipación e inflamación del intestino.

Para tener un colon amistoso y sano

El colon es el encargado de expulsar los desechos del organismo. Es imprescindible que este órgano se mantenga saludable para eliminar las toxinas, transformar los alimentos y transportarlos a través de la mucosa hacia el recto.

En el momento del parto, el neonato tiene un tubo digestivo estéril. Éste último al entrar en contacto con el medio ambiente inicia la colonización de microorganismos vivos que entran por la boca con los alimentos.

Posteriormente, las bacterias se multiplican y a la edad de los dos años el infante tendrá una flora intestinal definitiva. La estabilidad de la flora intestinal puede verse afectada por alteración de la dieta o por la ingesta de antibióticos.

Es por ello que los probióticos juegan un papel relevante en el equilibrio de la flora intestinal.  SúperBio es un probiótico natural que provee gran cantidad de material bacteriano beneficioso para la salud.

Una dieta balanceada implica variedad de alimentos y cantidades adecuadas para reponer los nutrientes que necesita nuestro organismo.

Se recomienda comer la cantidad de veces en que se permanece activo, por lo general, cinco veces al día. Es decir, almuerzo, desayuno y cena intercalando meriendas después del desayuno y almuerzo.

Aunado a una dieta balanceada se sugiere comer despacio para masticar bien los alimentos, comer a las mismas horas y en ambientes relajados.

Los períodos prolongados sin comer o ayunos traen como consecuencia un desequilibrio en los niveles de glucosa, disminución de la energía, propensión a comer en exceso y acumular grasas.  

Cada individuo posee una dieta balanceada en función del sexo, edad, peso y estado de salud. Comer saludable es un proceso cultural y a su vez voluntario condicionado por diferentes factores que determinan la buena o mala alimentación.

Comer saludable implica escoger los alimentos bajo en grasas y evitar la comida rápida. Una buena nutrición nos incentiva a realizar otras actividades complementarias para mejorar la calidad de vida de forma integral lo cual se refleja en la apariencia y el carácter.

Cuando el movimiento es importante

La actividad física es todo movimiento que se realiza con el cuerpo de forma constante. Puede ser bailar, caminar, nadar, practicar yoga o el trabajo en el jardín.

Es un medio para prevenir enfermedades intestinales pues mejora el estado de ánimo y la salud mental de los seres humanos lo que contribuye al fortalecimiento del sistema inmunológico.

El ejercicio físico aporta un sinfín de beneficios en los procesos digestivos; es por eso que los atletas de alto rendimiento prestan especial atención al plan de nutrición.

Hacer actividad física incrementa el metabolismo, mejora el tránsito intestinal, provoca cambios hormonales para mejorar el control del apetito y tonifica los músculos en la zona media del cuerpo.

Las personas deben realizan actividad física con regularidad para lograr un estilo de vida saludable, liberar el estrés y mantener el cuerpo en forma con un peso ideal.

Además, son menos propensas a enfermarse las personas que están ejercitándose frecuentemente. Los pacientes reducen el riesgo de una nueva etapa de la actividad de la enfermedad con ‘no quedarse quietos’.

Cuando se está activo físicamente, se reduce el tiempo de la comida en el intestino y eleva la concentración de sustancias y hormonas que intervienen en el proceso de digestión.

Es recomendable que los ejercicios se realicen una hora después de haber comido para evitar atrofias musculares. Es importante establecer un programa de ejercicios personalizados para cada enfermedad.

Tomar agua para digerir mejor

Tomar agua es importante para evitar la deshidratación causada por las enfermedades intestinales porque repone las sales minerales y los electrolitos. El agua coadyuva en el proceso digestivo diluyendo los componentes tóxicos en los intestinos y agilizando la expulsión de las heces del organismo.

Botella de agua mineralEl 60% del cuerpo es agua por lo tanto los órganos necesitan ciertos niveles de ella para realizar sus funciones correctamente. Es recomendable beber de 3 litros de agua al día para los hombres y 2 litros al día para las mujeres.

Cuando la orina es de color amarillo pálido o clara indica que se está perfectamente hidratado.

En los países donde el agua no es potable, se debe hervir por lo menos 10 minutos, dejarla enfriar y después consumirse. Esto con la finalidad de evitar la transmisión de enfermedades, en particular las intestinales.

Las plantas potabilizadoras son de gran importancia para garantizar agua potable ya que eliminan los microorganismos y desinfectan las tuberías.

Se puede sobrevivir sin comer varios días pero sin agua no. Tomar conciencia de lo indispensable que es este recurso natural tanto a nivel del medio ambiente como para el ser humano es vital.

Por este motivo, se deben preservar y conservar las fuentes naturales de agua, promover las buenas prácticas para su uso y consumo en la sociedad.

Probióticos para el mundo

El mercado de los probióticos está en expansión a nivel mundial y registra mayores tasas de crecimiento en el mercado global de los alimentos funcionales.

Las ventas de alimentos probióticos representaron una considerable parte de los ingresos de muchos países en los últimos años.

Esto explica el aumento del interés tanto de consumidores como de la industria de alimentos y centros de investigación en los probióticos.

Mientras el consumidor tiende a buscar productos naturales que le proporcionen bienestar, juventud y mejor salud, la industria alimentaria y de medicamentos se esfuerza en ofrecer una variedad de productos funcionales de forma natural. Un ejemplo de esto es SúperBio.

La tendencia en más de 12 países es que el consumidor exige que los productos sean naturales, sin aditivos ni conservantes y con un compromiso ético en la preservación del medio ambiente tanto en la obtención de la materia prima como en el empaque; con precios razonables y al alcance de todos los consumidores.

Con base en estudios científicos recientes, el consumo consciente de alimentos probióticos es inversamente proporcional al riesgo de contraer enfermedades gastrointestinales. Esto significa: más probióticos menos enfermedades intestinales.

Comments 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *