Conjunto de articulaciones de rodilla, codo, tobillo humano y muñeca, fondo blanco

Los tipos de articulaciones de la anatomía humana

Los tipos de articulaciones de la anatomía humana

Última actualización: 28-11-2018. Equipo Nutricioni

Una articulación es el área de contacto entre el hueso y un cartílago, o entre el tejido óseo y los dientes. Ella permite los movimientos angulares de los segmentos del cuerpo humano.

En esta estructura cada extremo de los huesos está recubierto por el cartílago articular, que es un tejido que posee cierta elasticidad y flexibilidad. Facilitan el movimiento entre los huesos y actúan como amortiguador entre ellos, evitando que rocen directamente.Conjunto de articulaciones de rodilla, codo, tobillo humano y muñeca, fondo blanco

Asimismo, se encuentra envuelta por una bolsa llamada cápsula articular, que está reforzada por los ligamentos, que son unas bandas de tejido fibroso muy resistente.

Los ligamentos proporcionan estabilidad a la articulación. Son los responsables de evitar que las mismas se luxen cuando están sometidas a un movimiento forzado.

También, posee el denominado líquido sinovial que actúa como lubricante de toda la maquinaria articular, facilitando sus movimientos. Este líquido está producido por una fina capa de tejido llamada membrana sinovial, situada tapizando el interior de la cápsula articular, en aquellas superficies en las que no existe cartílago.

Tipos de articulaciones según su función

Uniaxiales:

Distingue las articulaciones donde el movimiento angular se realiza en un solo eje. Ejemplo: la articulación del codo (humeroulnar).

Biaxiales:

Las articulaciones poseen movimientos en dos ejes diferentes. Ejemplo: la articulación de las muñecas (radiocarpiana).

Triaxiales:

Son las articulaciones donde los movimientos se realizan en tres ejes. Ejemplo: la articulación del hombro y la cadera.

Noaxial:

Este tipo de articulación solo permite pequeños movimientos de deslizamiento. Ejemplo: la articulación entre los huesos carpianos y tarsianos de la muñeca y tobillo.

Tipos de articulaciones según su movilidad

Sinartrosis:

Son articulaciones inmóviles de los adultos, localizadas en los huesos del cráneo y de la cara.

Anfiartrosis:

Es un tipo de articulación con movimiento muy limitado, los huesos están conectados por fibrocartílago. Se localiza entre las vértebras adyacentes, las costillas…Ilustración de las costillas donde esta cubierta el pulmon y las rodillas

Diartrosis:

Son articulaciones móviles de gran complejidad anatómica y funcional. Generalmente se encuentra entre los huesos largos como rodillas, hombros, y codos.

Tipos de articulaciones según la sustancia interpuestas en las articulaciones

Articulaciones fibrosas o inmóviles:

Los huesos aparecen unidos por un tejido denso e irregular, con abundantes fibras de colágeno. Los huesos no poseen una cavidad articular en sus uniones.

Algunas de estas articulaciones se consiguen en  la espalda, sacro, cráneo, las raíces de los dientes, tobillo, pelvis, entre otras.

Articulaciones cartilaginosas:

Son aquellas que se encuentran adheridas por el cartílago hialino o fibrocartílago. Su movilidad es limitada. Este tipo de articulación se localiza entre los cuerpos de las vértebras, en las uniones costocondrales y en la sínfisis del pubis.

Articulaciones sinoviales:

En esta articulación los huesos no se encuentran juntos, sino que tienen una cavidad sinovial unidas por un denso tejido irregular que forma la cápsula articular.

Composición de las articulaciones móviles

Cartílago:

Tejido que cubre la superficie de los huesos con la función de reducir su fricción en el movimiento y soporte de las articulaciones. Protege las estructuras óseas.

Cápsula y membrana sinovial:

Estructura cartilaginosa que envuelve a la articulación y a su vez a la membrana sinovial el cual secreta un líquido transparente y pegajoso para lubricarla; se parece a una rodillera.

Ligamentos:

Bandas de tejidos elásticos que rodean la articulación para sostenerla. Asimismo, limitan  sus movimientos.

Tendones:  

Tejidos conectivos ubicado a los lados de las articulaciones, sujetados a los músculos. Controlan los movimientos de las uniones.Ilustración descriptiva de un tendón tendinitis del bíceps, sobre fondo blanco y rojo.

Bursas:

Son cavidades llenas de líquido sinovial, localizadas  entre los huesos, ligamentos, u otras estructuras adyacentes.

Menisco:

Tejido de forma  semilunar localizado en la rodilla y otras articulaciones. Actúa amortiguando los golpes y las presiones.

Algunas enfermedades de las articulaciones

Hoy en día nos encontramos con diversas patologías que afectan el normal funcionamiento de nuestras articulaciones.

Se presentan enfermedades como dislocaciones, bursitis, artritis, artrosis, dedo en martillo y en garra, desgarro del manguito rotador, entre otras complicaciones que afectan la calidad de vida de un sujeto.

Ante estas enfermedades es poco lo que la ciencia puede hacer, ya que los tratamientos funcionan en ciertas áreas del cuerpo humano, pero en otros no.

Periódicamente el paciente debe estar sometido a terapias y medicación para controlar el dolor o malestar, y en algunos casos son sometidos a intervenciones quirúrgicas que no garantizan a totalidad la mejoría del sujeto.

Que una persona presente problemas en cualquiera de las articulaciones representa la afectación del funcionamiento de la motricidad humana, ya que hay limitaciones del movimiento y el continuo recordatorio de que una parte de ti, necesita más atención.

Artrosis:

Enfermedad reumática que desgasta el cartílago articular. Perturba algunas articulaciones del hombro y de los dedos de las manos, la cadera, la rodilla, la columna cervical y lumbar. Se manifiesta con dolor y rigidez de la articulación. El daño se produce a menudo como resultado de un esfuerzo excesivo o realizado de forma inadecuada; pero también aparece por factores de la edad.

Cuando este padecimiento no recibe tratamiento, o inicia muy tarde, puede ocurrir una degeneración de la articulación, lo que amerita una operación en la que se implante una prótesis de articulación.

Entre los tratamientos de la enfermedad se encuentran el uso de fármacos para aliviar el dolor y la inflamación, ejercicio físico terapéutico y ortopédico.

Artritis:

Enfermedad que restringe los movimientos de las articulaciones y produce dolor, inflamación, calor, enrojecimiento y la limitación de movimientos de la articulación afectada. Las articulaciones pueden endurecerse y deformarse.ilustración vectorial de gota, artritis de dedos

Se origina por el envejecimiento, el desgaste y la ruptura de una articulación. Suele perjudicar las manos, los hombros, las caderas, las rodillas, la columna o los dedos. En general, esta patología puede destruir la articulación del sujeto y causar deformaciones y problemas permanentes.

Esta enfermedad se clasifica en artritis aguda (cuando la enfermedad aparece de manera repentina y puede estar originada por una infección), y crónica cuando existe un daño permanente en la articulación y la inflamación aparece en forma de brotes.

El tratamiento de la artritis dependerá de la causa. El espectro puede ser la inmovilización y el enfriamiento de la zona, el uso de fármacos, la limpieza de la articulación, y el implante de una articulación artificial.

La artritis se puede prevenir practicando con regularidad un deporte (caminar, nadar, montar en bicicleta o hacer gimnasia) en el que todas las articulaciones realicen más o menos el mismo esfuerzo.

Dedo en martillo y en garra:

Enfermedad que origina deformidades en los dedos. Los síntomas típicos del pie en garra incluyen dedos torcidos y puntos de presión dolorosos y callos en todo el pie. Sin tratamiento apropiado, la condición de los pies continúa deteriorándose.

El dedo en martillo produce una curvatura duradera de la articulación del extremo de los dedos del pie, mientras que un dedo en garra se caracteriza por una articulación sobrecargada en las articulaciones del centro y extremo de los dedos del pie.

Entre las causas de la enfermedad el uso de calzado cerrado y apretado, posiciones defectuosas del pie plano y valgo y trastornos neurológicos y enfermedades de los pies.

El tratamiento de la deformidad parte desde opciones conservadoras (plantillas, zapatos cómodos, pedicura, ejercicios de pies) hasta la operación quirúrgica (Hohmann).Gota dedo en la ilustración de pies humanos. Juanete

Este mal se puede prevenir eligiendo un calzado correcto que no maltraten, los tacones altos (más de 3 centímetros) no son recomendables para uso continuo. Es importante realizar gimnasia regular en los dedos de los pies. Asimismo, en el andar es indispensable mover los pies correctamente sin contraer los dedos.

Esguince (torcedura):

El esguince o torcedura es una lesión que se produce cuando se realiza un movimiento que daña las cápsulas y los ligamentos de una articulación. Aunque sigue pudiendo realizar esfuerzos, duele y su función se ve muy limitada.

El esguince es una lesión frecuente, en deportistas como los tenistas se observa la utilización de las 5 articulaciones (hombro, codo, muñeca, rodilla y tobillo) al mismo tiempo. En los esquiadores las articulaciones más afectadas son los tobillos y las rodillas. Los basquetbolistas usan todas las articulaciones del cuerpo.

En el día a día de cualquier sujeto, también puede ocurrir lesiones en el tobillo ya sean bajando de vehículos, escalones, rampas, zanjas, así como también manejando bicicletas.

No olvidemos los accidentes laborales, donde se producen lesiones por movimientos repetitivos de manera constante.

Por ejemplo se puede mencionar a los odontólogos (uso prolongado de las muñecas), oficinistas (síndrome del túnel carpiano), fisicoculturistas (levantando pesos de forma neta, forzando músculos y articulaciones), entre otros.

De acuerdo a lo fuerte del impacto los esguinces pueden ser leves (donde se ve dañada la estructura de tejido fibroso), y esguinces más severos (que ocurren por el desgarro de la cápsula articular o de los ligamentos); los mismos requieren intervenciones quirúrgicas.

El sujeto luego de ser intervenido dependiendo del éxito de la cirugía guarda su respectivo reposo y posterior terapia para acondicionar la articulación para su buen desempeño.  

Hombro doloroso (síndrome de pinzamiento):

El síndrome de pinzamiento es la presencia de dolor en la zona del hombro al realizar movimientos simples o esforzados. La causa de este mal se debe al aprisionamiento, lesión, desgaste e inflamación de un músculo; o el    aprisionamiento de las partes de la cápsula articular.Ilustración de lesión en el hombro de una persona

Las constantes molestias ocurren por el aplastamiento de partes blandas en el hombro debido al movimiento natural, sincronizado  y cuando estas se golpean contra dicha zona ocurre que, las partes blandas del hombro pueden modificarse por el desgaste o inflamarse, hecho que produce el inevitable malestar.

El dolor se puede manifestar durante las horas de sueño. Los sujetos  apenas pueden levantar el brazo en sentido lateral reduciendo la calidad de vida del individuo.

Como tratamiento en casos leves se hallan la medicación y fisioterapia especializada, en casos avanzados de la enfermedad la operación (descompresión subacromial, acromioplastia) es lo más idóneo.

Rotura del tendón de Aquiles:

El desgarro del tendón de Aquiles, el tendón más grueso del cuerpo humano, es una lesión que puede  manifestarse por un sonido característico parecido a un latigazo.

Los deportistas en su mayoría pueden ser los más afectados por dicha lesión. La sensación que suele manifestar el paciente es como si le pinchara el tendón.

Entre los síntomas de la lesión se manifiestan bultos a lo largo del tendón, hinchazón y hemorragias.

El tratamiento consiste en restaurar la fuerza del tendón y la funcionalidad del tobillo. Esto se puede hacer sin cirugía o con cirugía. Habitualmente, el pie afectado se suele dejar en reposo varias semanas con un yeso.

También se puede emplear el tratamiento funcional, donde se utiliza un calzado especial. La duración de la curación es de al menos seis semanas.

La rotura del tendón de Aquiles se puede prevenir, ya que el principal desencadenante son los procesos de desgaste dentro del tendón. Esta condición la sufren todos los seres humanos, desde los 20 a 25 años.

Asimismo, una condición física deficiente hará que todo el sistema de músculos y tendones sea menos elástico. Esto favorece la aparición de la lesión en el tendón.

Por consiguiente, las personas que hacen poco deporte corren mayor riesgo de rotura del tendón de Aquiles ante una carga inusual.

Fractura de tobillo:

La fractura de tobillo se genera por lo general por accidentes con torsión del tobillo, lesiones durante el deporte (tenis, baloncesto) o actividades de ocio. En la lesión se produce una rotura de la horquilla del tobillo.

El tobillo superior roto es la fractura más común del miembro inferior. La fractura obviamente produce dolor e inflamación lo que coarta la movilidad.

En la fractura de tobillo la mayoría de las veces hay una rotura del peroné (maléolo lateral). Además pueden ocurrir fracturas de Weber subdivididas en tipos A, B y C, fractura bimaleolar y trimaleolar.

Entre los tratamientos se encuentra el conservador, que trata de la inmovilización de la rotura en el tobillo. Si el área afectada está inflamada, se suele colocar un vendaje contentivo bifurcado.

Si ha disminuido la hinchazón se aplica durante unas semanas un vendaje de refuerzo o  escayolado así como una bota de yeso.

El otro tratamiento es quirúrgico con una operación con tornillos de fijación. Con el tratamiento profesional de las fracturas del tobillo y el seguimiento en forma de gimnasia rehabilitadora, se suele lograr la curación.

El pronóstico también depende del grado de la lesión. En la mayoría de los casos, tras una fractura de tobillo se restaura plenamente la función del tobillo roto.

Este mal se puede evitar evadiendo situaciones de peligro siempre que sea posible. Usar calzado estable para proteger el tobillo, sobre todo en deportes y la reducción del sobrepeso.

Rotura del menisco:

El menisco es el disco cartilaginoso de la articulación de la  rodilla, tiene forma de media luna. Están situados entre la cabeza de la tibia y el final del fémur.Ilustración de que sucede cuando se producte algun daño en la rodilla con los ligamentos

La rotura de menisco puede definirse como una lesión en los discos del cartílago de la rodilla (menisco). Su rotura se produce por una lesión (realización excesiva de deportes y los accidentes), por desgaste articular (con la edad el menisco se torna frágil y pierde resistencia) o por malformaciones congénitas.

Las roturas se dividen según su localización en tercio del menisco anterior, medio o posterior; o su forma en vertical, horizontal, transversal, en asa de cubo, y lobular.

Esta lesión afecta más a los hombres que a las mujeres. Ya que los hombres practican deportes y ejercen trabajos como los obreros en los que se producen lesiones.

Entre los síntomas de la afección se mencionan los dolores agudos e hinchazón en la articulación, así como la sensación de inestabilidad. En algunos casos, la articulación llega a bloquearse por completo.

El tratamiento para restablecer la movilidad y función de la articulación de la rodilla puede ser tanto el conservador donde se tratan roturas pequeñas y estables con terapia de movimiento y medicamentos; como el quirúrgico con la  artroscopia con la utilización de anestesia general o local.

La cirugía abierta solo es necesaria si, además de la rotura de menisco, hay afectación de huesos o de ligamentos.

La rotura de menisco puede prevenirse evitando determinados movimientos como el ponerse bruscamente en cuclillas o realizar deportes (fútbol, balonmano, tenis o esquí) que sobrecarguen las articulaciones. Es recomendable calentar antes de practicar deportes y hacer ejercicios. Tener un buen peso y alternar posiciones al estar sentados.

Se puede conservar y mejorar la movilidad de la rodilla con la práctica de deportes de bajo impacto, como son el ciclismo, la natación y la gimnasia.

Cirugía artroscópica para tratar enfermedades de las articulaciones

La  cirugía artroscópica para curar las articulaciones es un procedimiento poco invasivo, porque permite un tratamiento indicado para cada caso y mejora el tiempo de recuperación.

Este método se aplica generalmente en el hombro y la rodilla, pero también puede abordarse en el codo, la cadera y el tobillo.

En el caso de la articulación de la rodilla, se puede dar tratamiento a la patología del cartílago articular, problemas inflamatorios severos de la membrana sinovial; pueden tratarse las lesiones de los meniscos y de los ligamentos cruzados.

En cuanto a la lesiones en los hombros, se pueden tratar con esta técnica los problemas de inestabilidad articular y las lesiones del complejo tendinoso denominado manguito rotador.

También,  realizar la extirpación de la Bursa Subacromial y brindar solución al síndrome de Pinzamiento Subacromial. De igual modo, pueden tratarse con este método, las lesiones condrales, los cuerpos extraños intra-articulares y la inflamación grave de la membrana sinovial.

Alimentos que ayudan a reducir las molestias de las articulaciones

Existen dietas antiinflamatorias que posibilitan la reducción del dolor y la inflamación de las articulaciones. Entre los alimentos a considerar se encuentran:

Alimentos ricos en la producción de colágeno:

Deben contener licopeno, como las fresas, manzanas, naranjas, toronjas, limón, ajo y pepino.

Alimentos ricos para el fortalecimiento de las articulaciones y huesos:

Deben poseer calcio y magnesio, como son las legumbres, granos (lentejas, garbanzos), semillas de linaza, calabaza, berros, perejil, espinacas.

Alimentos a evitar:

Carnes rojas, ya que contiene ácidos como el úrico, que al elevarse sus niveles en el organismo provoca dolores en las extremidades, principalmente en los pies, tobillos y dedos de los pies.

Bebidas gaseosas, porque tienen numerosos químicos, colorantes y azúcares que dañan las articulaciones

Lácteos, porque su acidez altera el pH. Esto provoca dolores tanto en músculos como huesos.

Suplementos para mejorar el estado de las articulaciones

Una de las partes importantes que debemos cuidar son las articulaciones, las mismas son frágiles y son las que permiten los movimientos angulares de nuestro cuerpo humano.

Ante ello la innovación científica ha generado suplementos para el bienestar del cuerpo humano, uno de ellos es Osteo Vigor.

Osteo Vigor contribuye a que el  sistema óseo y sus articulaciones se mantenga en buen estado.

Osteo Vigor contiene calcio, magnesio, zinc, lisina, potasio, vitamina C, K1 y D3, entre otras minerales y vitaminas beneficiosas para el organismo.

Hacer de Osteo Vigor un elemento adicional a tu dieta alimentaria, será beneficioso para tu organismo porque te ayudará a darle larga vida a tu salud articular y ósea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *