Anatomía del músculo de la rodilla, del tendón y del cartílago

Los tendones y su unidad con el movimiento óseo-muscular

Los tendones y su unidad con el movimiento óseo-muscular

Última actualización: 11-01-2019 por Editor Ernesto.

El tejido conectivo fibroso que une los músculos a los huesos, recibe el nombre de tendones. Unen además los músculos a estructuras como el globo ocular, sirven para mover el hueso o la estructura.

Los ligamentos en cambio, consisten en tejido conectivo fibroso que une los huesos entre sí. Su función generalmente, es la de unir estructuras y mantenerlas estables.

A diferencia de la parte roja del músculo, los tendones son duros e inflexibles, tienen un color entre blancuzco y amarillento.

Conectan al músculo con el hueso, por lo que lesiones en algunas zonas del cuerpo como los tobillos, talones, rodillas u hombros, se generan específicamente sobre los tendones más que sobre tejido muscular rojo.

Los tendones son los que hacen que el músculo, al estar unido al hueso, se pueda mover con él.

Son además, los responsables de dar estabilidad a la unión entre el hueso y el músculo puesto que modulan las fuerzas que ambos generan sobre el otro al momento de realizar el movimiento.

Implica que los tendones se mueven simultáneamente con el músculo, generando algún tipo de fricción al momento de generar un movimiento.

Algunos tendones sufren una mayor fricción mientras que en otros es menor, todo va a depender de su ubicación, del músculo y hueso que unen.

Los tendones son haces de fibra de colágeno, adicionalmente compuestos de elastina, proteoglicano y otros elementos inorgánicos como el cobre, el magnesio y el calcio.

Las lesiones más comunes de los tendones están relacionadas con la inflamación o con el debilitamiento de los tendones. Esto suele ocurrir por debilitamiento, es decir, por desgaste o fallas en el entrenamiento.

Así es como la tendinitis no es otra cosa que la inflamación severa de un tendón. Esta ocurre usualmente tras una lesión recurrente en las articulaciones, en las muñecas o tobillos.

Algunos tipos más comunes de tendinitis son mencionadas según el tipo de deporte que se practique, ya que aumenta el riesgo de sufrirla. Ejemplo de ello: el codo de tenista.

La tendinitis es diagnosticada médicamente de acuerdo con el historial, un exámen físico y pruebas de imagen.

¿Irritación o inflamación? ¿Qué es tendinitis?

Tendinitis de Aquiles con mancha roja, lesión después de hacer ejercicio y correr. Fondo mueble gris

Consiste en la lesión de un tendón, se caracteriza por la inflamación, irritación o hinchazón del mismo.

Con mucha frecuencia quienes sufren este tipo de afectación son: el codo, el talón, el hombro y la muñeca.

Los tendones transmiten la energía que generan los músculos que ayudan a movilizar las articulaciones.

Son diversas las causas para sufrir una tendinitis, estas pueden ocurrir por:

  • Pérdida de elasticidad producto de la edad.
  • Degeneración del tendón.
  • Lesión sobrevenida por una práctica deportiva.
  • Lesiones en general.
  • Movimientos repetitivos.
  • Distensión.
  • Postura incorrecta.
  • Piernas con longitudes desiguales.
  • Esfuerzo en los tejidos blandos producto de una posición anómala de una articulación o un hueso.

Otras afecciones o enfermedades como:

  • Artritis reumatoide o diabetes.
  • Gota.
  • Psoriasis.
  • Enfermedad de la tiroides.
  • Reacción a un fármaco poco común.

Por lo general la tendinitis afecta sólo una parte del cuerpo a la vez. Entre ellas puede citarse:

  • Tendinitis del manguito rotador y síndrome de pellizcamiento: Abarca los cuatro músculos que conforman el manguito rotador. Estos permiten mover el hombro hacia adentro y hacia afuera.
  • Tendinitis bicipital o calcificada: Este tendón bíceps se encuentra ubicado frente al hombro y ayuda a flexionar el codo y el hombro hacia adelante y a girar el antebrazo.
  • Tendinitis De Quervain: Esta lesión afecta las muñecas y es producto del uso excesivo de los tendones de los pulgares. Muchas veces es causado por compresión repetida del pulgar al mover la muñeca.
  • Tendinitis aquiliana o del talón: Referida a la inflamación del tendón de Aquiles, este tendón conecta los músculos de la pantorrilla con el talón y ayuda a levantar el pie del piso.
  • Síndrome del túnel tarsal: Afecta el nervio tibial localizado en la parte interior de los tobillos, proporciona sensación del tacto a los dedos y planta del pie.

Lo mejor para fortalecer las articulaciones y para alivio del dolor Articagos, gracias a sus maravillosas propiedades antiinflamatorias.

Estimula además la regeneración de las células osteoarticulares y con ella la producción de cartílago ¡Alivio perfecto!

El tratamiento de la tendinitis requiere inicialmente el uso de antiinflamatorios, con la finalidad de reducir la inflamación y el dolor.

Bíceps braquial ¡Símbolo de fortaleza y belleza corporal!

Es un músculo de importante tamaño localizado en el área anterior del miembro superior, claramente visible por debajo de la piel.

El bíceps braquial anterior ubicado más profundamente y de menor tamaño, conforma junto con el bíceps braquial, el grupo de músculos flexores del miembro superior. Estos actúan en la articulación del codo y sus alrededores.

Su nombre hace referencia a la presencia de dos cabezas en su origen. Del latín bíceps brachii, refiere el prefijo bi a dos o doble y ceps a cabeza o porciones.

Este músculo se nutre gracias a la vasculación aportada por una o dos ramas de la arteria humeral o arteria principal del brazo, conocidas con el nombre de arterias bicipitales.

Así también su inervación motora y sensitiva depende de una rama proveniente directamente del nervio musculocutáneo denominado “nervio del bíceps”.

El bíceps braquial compuesto por dos cabezas proximales al hombro se distinguen como: porción corta y porción larga.

La porción corta se inicia en el proceso coracoideo de la escápula y la porción larga, se inicia en el tubérculo supraglenoideo de la escápula por un tendón largo. Este atraviesa la articulación humeral asentándose en el surco intertubercular del húmero.

Ambas porciones se unen y continúan en un vientre alargado que termina en un tendón común, el cual se inserta en la tuberosidad bicipital del radio.

Su función consiste en efectuar la flexión del antebrazo en la articulación del codo.

Debido a que está inserto en el radio, actúa como supinador, lo que produce un movimiento rotatorio si en el antebrazo previamente se ha ejecutado la pronación con rotación contraria.

Las lesiones suelen presentarse desde cualquiera de sus dos orígenes, en su trayecto o en la región del codo donde se inserta y finaliza.

Son diversas las causas para que ocurra la aparición de afecciones en el bíceps, muchas relacionadas con actividades físicas, laborales o por la edad.

Entre las patologías más frecuentes puede mencionarse: La tendinitis bicipital e inestabilidad de la cabeza larga del bíceps.

Articagos favorece significativamente la recuperación de dolencias como la osteoartritis y la artritis reumatoide ¡Y también el dolor!

La tendinitis bicipital ¿En qué consiste?

Tendinitis es un término empleado para describir una serie de estados patológicos de un tendón, en los que se da una respuesta esencialmente inflamatoria. En el caso del bíceps braquial, se trata de un problema del hombro.

La causa más común de la tendinitis de bíceps, es el uso excesivo. Pero ciertamente también el uso excesivo de los manguitos rotadores, puede tener un impacto negativo en el tendón.

Esto ocurre dado que la debilidad y la inflamación de los manguitos fuerzan a que el tendón trabaje mucho más para estabilizar el hombro, aumentando así la posibilidad de que se inflame.

Actividades tales como tirar de algo y la natación, están comúnmente asociadas a la tendinitis del bíceps.

Sin embargo, estas pueden quedar en un segundo lugar, ante la relevante importancia de estabilizar la dinámica del hombro mediante la función de los manguitos rotadores.

Esta inflamación del tendón del brazo produce el segundo síntoma importante de la tendinitis como es “el dolor intenso” que se agudiza con el movimiento, lo que impide poder hacer una vida normal.

El dolor de la tendinitis bicipital puede ser localizado e irradiado hacia otras partes de la anatomía humana, como es el cuello, la zona dorsal, las manos, etc. Este dolor se agudiza al intentar mover el tendón inflamado.

La tendinitis bicipital se conoce también con el nombre de tendinitis calcificada y hay otros síntomas típicos asociados a esta patología con la implicación de dolor e inflamación, como es: problemas de insomnio, sensación de abatimiento, el estrés, malestar general, entre otros.

El daño del tendón suele producirse por actividades repetitivas sobre el nivel del hombro, bien sea por la práctica laboral o la deportiva.

La formulación de Articagos tiene un perfil preventivo, paliativo e incluso curativo ante procesos derivados por distintas dolencias.

No solo ayuda a revertir el proceso inflamatorio, sino que además reduce la fricción y con ello el dolor ¡Compruébelo!

En fin, la tendinitis bicipital se da a partir de la compresión del tendón en la porción del bíceps, puede ser secundaria a un pinzamiento, pero finalmente puede también desencadenarse por un traumatismo.

Más acerca de las patologías del bíceps… ¡Entérate!

dolor muscular en hombre saludable, dolor en los biceps

Frecuentemente las tendinitis del bíceps están asociadas a otras patologías del hombro como: luxación del hombro, lesión del labrum, conflicto subacromial y tendinitis del supraespinoso, ruptura del manguito con ruptura del músculo infraescapular, artrosis del hombro o glenohumeral. Sin embargo, puede también estar aislada.

Entre las diferentes patologías del bíceps pueden citarse:

Tendinitis inflamatoria aislada: Está referida a una sinovitis localizada en la periferia de la inserción del bíceps. La misma puede ser de orígen traumático y asociada a un conflicto subacromial o espontáneo.

Tendinopatía dislocada del bíceps: Ocurre cuando la porción larga del bíceps no se encuentra en su corredera. Causa intensos dolores de hombro, daña también el tendón de inserción del músculo infraescapular.

Lesión SLAP: Referida a la lesión del bíceps extendida al labrum superior, aislada o asociada a una inestabilidad del hombro o luxación recurrente.

Ruptura espontánea de la porción larga del bíceps: Se observa un claro aumento del volumen del bíceps en el brazo, conocido como signo de Popeye. Se convierte en un claro motivo para buscar una ruptura del manguito rotador asociada.

Para esto casos, el tratamiento de las patologías asociadas es absolutamente indispensable. ¡Veamos!

  • Reparación del manguito en casos de lesiones asociadas con la ruptura del manguito rotador.
  • Cirugía de estabilización del hombro por luxación recurrente del hombro.
  • Tratamiento del conflicto subacromial mediante bursectomía-acromioplastia en los casos de tendinitis asociada al supraespinoso.

En los casos de tendinitis aisladas, el tratamiento inicial puede direccionarse a la realización de numerosas terapias, tales como:

  • Reeducación
  • Infiltración con corticoides de acción prolongada en el espacio intraarticular.
  • Mesoterapia a lo largo de la corredera del bíceps.

Los tratamientos para atender las rupturas aisladas de la porción larga del bíceps, no es quirúrgico, aún en los casos del signo de Popeye.

Este se soluciona a menudo en pocas semanas, como una tendinitis. La cirugía artroscópica es la alternativa, cuando el tratamiento no es suficiente.

Articagos está formulado para el tratamiento y prevención de molestias relacionadas con el desgaste de los puntos de contacto del sistema esquelético.

Ayuda en el tratamiento de las dolencias de las articulaciones, cartílagos y tendones ¡Excelente!

Tratamiento y prevención de la tendinitis del bíceps braquial o bicipital

Inicialmente el tratamiento será el reposo, evitando movimientos de flexión y elevación del hombro y brazo.

Aplicación de frío local 2 o 3 veces al día y antiinflamatorios, de 1 a 4 semanas. La inmovilización no es lo recomendado, pero sí evitar las maniobras dolorosas, no debe insistirse en ellas.

De no haber una respuesta favorable se aconseja la fisioterapia, lo que implica estiramientos suaves en los casos más leves.

Así también la termoterapia, TENS, iontoforesis y fonoforesis, estos dos últimos utilizados para penetrar lo esteroides en tejido inflamado sin inyección.

Adicionalmente se incluyen terapias mínimamente invasivas como infiltraciones, guiadas mediante ecografías de alta resolución. Para ello se emplea un plasma rico en factores de crecimiento o con corticoides.

En los casos de tendinitis crónica o lesiones hipervasculares, se indica la proloterapia. Consiste en la infiltración que destruye la reacción hipervascular aberrante causante de más dolor.

Así también la aplicación de electrólisis percutánea intratisular. Son estos procedimientos que limpian el tejido aberrante y ayudan junto con las terapias biológicas, como el plasma rico en factores de crecimiento, a una mejor recuperación de la estructura original del tendón y de reparación del colágeno dañado.

Posteriormente una vez superada la fase aguda y habiendo regenerado el tendón de sus alteraciones, los pacientes deben entrar a un programa de rehabilitación y readaptación  a la vida cotidiana o al deporte.

Es particularmente importante en el caso de los atletas, evitar nuevas lesiones, por lo que es recomendable hacer un seguimiento de su evolución para ir aumentando su actividad, combinando con ejercicios y deportes menos agresivos y evitando episodios de dolor excesivo.

La intervención quirúrgica es la alternativa para tratar aquellos casos que no han respondido satisfactoriamente después de al menos seis meses de tratamientos no invasivos.

Las medidas preventivas que contribuyen a prevenir las lesiones de bíceps incluyen:

  • Un adecuado calentamiento previo a una actividad repetitiva.
  • Realizar ejercicios de elongación o estiramiento antes y después de la actividad.
  • Realizar ejercicios de fortalecimiento evitando aquellas actividades que produzcan dolor.

Todas estas son medidas que revisten gran importancia tanto para trabajadores manuales como para deportistas ¡Prevención!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *