Ilustración en 3D de la anatomía del cuerpo humano

Los músculos del cuerpo: fascinante y compleja estructura

Los músculos del cuerpo: fascinante y compleja estructura

Última actualización: 24-01-2019. Equipo Nutricioni

El cuerpo humano está conformado en un 40% de su peso por los músculos.

Los músculos son los tejidos responsables de la distensión o contracción que motoriza el movimiento de la estructura ósea y de órganos como el corazón. Pero… ¿Cuántos músculos tiene el cuerpo humano?

La pregunta no es tan fácil de responder, pues para algunos entendidos son 639 piezas de diferentes formas y magnitudes; pero otros consideran que son más.

Lo cierto es cada uno de ellos tiene una función específica en el fascinante aparato muscular de cada individuo.

Sus funciones son diversas, pues además de cubrir los huesos y contribuir a su protección, son los encargados de la locomoción humana.

Ilustración de la anatomía del cuerpo humano y esqueletico del mismo

Responsables de los movimientos, de la estabilidad del esqueleto incluso cuando este se encuentra en reposo, también están vinculados a la operatividad nerviosa.

Pero por si esto fuera poco, les compete el funcionamiento vital de importantes partes del cuerpo como son los ojos, la lengua, el corazón, entre otros.

Tan variadas son sus funciones como sus estructuras y se clasifican  en voluntarios e involuntarios, así como en músculos lisos, estriados y del corazón.

También están catalogados por su ubicación en alguna parte del cuerpo o por su condición de profundos y superficiales. Tienen condiciones específicas de densidad y volumen y en ocasiones son combinados entre una y otra característica.

Algunos son altamente conocidos y otros pasan desapercibidos, pero sin ellos sería imposible cumplir con todas las funciones orgánicas.

Por su tamaño también han sido clasificados, siendo el más largo el músculo sartorio que mide 40 cm de longitud y se ubica desde la pelvis y hasta debajo de la rodilla.

El más pequeño, con medida de 1 mm, se localiza en un diminuto hueso denominado estribo ubicado dentro del oído medio.

El glúteo es el músculo mayor, el  más voluminoso del cuerpo y forma parte de la nalga.

El intrépido, por su rapidez de contracción, es el del párpado, puede llegar a contraerse hasta 5 veces por segundo.

Y si de potencia se trata el masetero, localizado en la mandíbula, es el rey de la fuerza por su capacidad de realizar la masticación

Al adentrarnos en este interesante mundo de los músculos encontraremos un sinfín de capacidades y fortalezas que nos harán mirar nuestro sistema musculoso con cuidado y gran respeto. Cuidarlo será siempre la gran tarea.

Los músculos de la cabeza, cara y el cuello

Partiendo de la premisa de que abrir y cerrar los ojos depende del aparato muscular, empecemos entonces por el principio: la descripción de todos estos magníficos artífices del movimiento.

En la cabeza, cara y cuello existe una combinación extensa de músculos de distintas clasificaciones. Se clasifican en músculos craneofaciales y músculos de expresión facial. Son internos y externos, de pequeño y gran tamaño.

Los llamados músculos de la mímica ubicados en la cara son los que permiten mostrar  la expresión del rostro. Son los que nos hacen diferenciar de los animales, pues permiten expresar estados de ánimo.

Una sonrisa o soplar velas pueden ser movimientos voluntarios motorizados por músculos como el buccinador o los risorios.

Ya mencionamos los músculos de los párpados, tan ágiles para proteger los ojos. Con los orbiculares podemos manifestar sorpresa cuando se desorbitan los ojos o achicarlos.

Algunos de estos músculos tienen funciones combinadas pues a veces son controlados por la función nerviosa y se tornan involuntarios.

Mucho se ha dicho sobre la expresión de nuestro rostro como algo que puede hablar más que la palabra.

Emociones como  sorpresa, ira, rabia o alegría son expresadas momentáneamente muchas veces sin el control del individuo. Todo gracias a estos delgados músculos de la cara.

Los músculos de la cara son planos en su mayoría y se encuentran alrededor de los orificios. Se clasifican en  4 grandes grupos:

  1. Músculos de párpados y cejas.
  2. Del pabellón de la oreja.
  3. De los labios.
  4. De la nariz.

El músculo frontal está ubicado en la frente; tiene entre sus funciones elevar las cejas y mover el cuero cabelludo. Por sus contracciones algunas veces involuntarias, muestra preocupación y tiende a arrugar horizontalmente la piel que lo recubre.

Los poderoso músculos masticadores son 8 y  se agrupan en 4 pares ubicados en ambos lados del cráneo. Son  voluntarios y llevan por nombre:

  1. Temporales.
  2. Maseteros.
  3. Pterigoideos internos.
  4. Pterigoideos externos.

Le compete la masticación y pueden llegar a desarrollar una fuerza equivalente a 100 kg.

El esternocleidomastoideo es un conocido músculo que involucra 3 partes del cuerpo humano. Se encuentra en el cuello, visiblemente ubicado en sus laterales, pero conexiona con los huesos del esternón, la clavícula y el mastoideo.

Haciendo un recorrido por este músculo podríamos partir del hueso mastoideo, ubicado en el cráneo detrás del oído, siguiendo a la  inserción inferior entre la clavícula y el esternón, donde llega finalmente.

Su función es la rotación e inclinación de la cabeza y flexión del cuello.

También se le acreditan funciones accesorias de la respiración al elevar la clavícula.

La patología más común de este músculo es la tortícolis, que es la inflamación del esternocleidomastoideo. Hay casos en que se puede confundir un dolor de oído por su cercanía con este órgano. Cuidarlo es fundamental para el equilibrio.

Interna y externamente el cuello tiene numerosos músculos. Están los músculos intrínsecos de la laringe, responsables del funcionamiento de las cuerdas vocales y la salida de la voz.

También  los escalenos  anterior, medio y posterior de inserción  y de origen, encargados de apoyar la rotación del cuello.

El digástrico es un músculo ubicado entre la parte posterior del cráneo conectando con la mandíbula. Su función principal es hacer el movimiento mandibular tanto ascendente como descendente.

Otros músculos del cuello son los oblicuos, los rectos, el largo del cuello, entre otros.

Finalmente, el  trapecio es un músculo cráneo-zonal que abarca desde la cabeza hasta el lateral de cuello y espalda, comprendiendo la columna vertebral en ambos lados hasta su última vértebra.

Es un músculo más bien con forma de triángulo que se divide en superior, medio e inferior. Su función es el equilibro del cuerpo en movimientos laterales.

Musculos del tórax, espalda y el abdomen

Si bien existen muchos músculos en la cabeza y en el cuello, no se compara con la cantidad que están localizados en la parte más grande del cuerpo, constituida por el tórax, el abdomen y la espalda.

Muchos se conectan entre sí o aparecen tanto en la parte frontal como dorsal del cuerpo.

Mujer mostrando su abdomen mientras sostiene un poste plástico negro de suplementos

Ejemplo de ello es el deltoides, músculo situado en el hombro que tiene sus caras anterior, posterior y media, localizado tanto delante como detrás de cuerpo. Une al brazo con el hombro y su función es flexionar, extender y  rotar.

También es responsable de la aducción del hombro, movimientos que sobrellevan completamente el brazo en diferentes direcciones.

El músculo angular del omóplato es otra estructura ubicada en el hueso del mismo nombre y cuya función es tirar de él hacia arriba.  También viabiliza el desplazamiento hacia delante de las costillas.

Los pectorales son músculos ubicados en la parte superior del tórax,  que bien condicionados pueden llegar a ser muy atractivos en el hombre.

En las mujeres los pectorales se encuentran debajo de las glándulas mamarias. Se clasifican en pectoral mayor y menor y su funcionamiento se conecta también con la movilización de los  hombros.

Los músculos intercostales se ubican en la zona anterior y lateral del tórax partiendo de las costillas. Se clasifican en externos, internos e  intermedios.

Su responsabilidad es actuar en los movimientos respiratorios. Son 11 de cada tipo y tienen funciones específicas, por ejemplo, los externos se desenvuelven en la respiración forzada.

Los serratos también son músculos que conducen el proceso respiratorio de inspiración. Insertados en las 9 primeras costillas, se clasifican en serrato mayor y serrato anterior.

También ayudan a fijar la escápula u omóplato y mantener la estabilidad de la columna vertebral.

El músculo del diafragma es el principal del proceso respiratorio. Domina toda la respiración abdominal y torácica.

Influencia  fundamentalmente la inspiración y presenta orificios por donde pasan la vena cava, la vena aorta, los nervios y el esófago.

Por su parte el encargado del proceso de expiración es el músculo triangular del esternón.

Los músculos del abdomen tienen funciones diversas relacionadas con la respiración, la flexión del tórax y las funciones fisiológicas. Se clasifican en:

  1. Piramidales.
  2. Transversos.
  3. Oblicuos.
  4. Recto anterior.

El músculo piramidal del abdomen es el encargado de presionar el área para el desarrollo de las funciones fisiológicas, fundamentalmente la micción.

También los músculos transversos cumplen una función similar, pero sumando actos como la tos, el parto y la defecación.

Los músculos oblicuos se dividen en internos menores  y externos mayores. Su responsabilidad estriba en conducir movimientos del tronco tales como flexiones y rotación.

También les compete la estabilidad de la columna dorso lumbar y los movimientos de expiración de la respiración.

Los músculos rectos también conocidos popularmente como abdominales, son los que descienden por la parte frontal de la pared abdominal.

Su papel fundamental es la espiración forzada, aunque también ayuda en la flexión del tronco y la armonía de la columna.

Finalmente, en cuanto al abdomen nos queda el músculo cuadrado lumbar ubicado profundamente en cada lado de la columna vertebral.

También llamado músculo cuadrado de los lomos se encarga, entre otras cosas, de mover en su gestión de descenso la última costilla. Su patología más común es la escoliosis.

Si bien algunos músculos del abdomen se vinculan a la espalda,  también llegan a esta parte del cuerpo desde el cuello, como ocurre con el músculo del trapecio. Sin embargo, allí están estructuras bien definidas como el músculo dorsal ancho.

Su tarea desde la capa superficial de la espalda es extender el cuello y cumplir su apoyo como extensores de la columna dorsal. Asimismo cumple funciones de rotación del brazo hacia adentro y eleva las costillas.

Los romboides están localizados a cada lado del borde interno del omoplato y de  clasifican en mayor y menor. Su desempeño es sobre los movimientos de rotación y abducción del omóplato, así como tracción lateral de las vértebras dorsales.

Los glúteos son los músculos más carnosos del cuerpo humano. A su vez se clasifican en 3: glúteo mayor, mediano y menor.

También conocidas como las nalgas, sus funciones están vinculadas a sostener la pelvis, conducir los movimientos del fémur y realizar movimientos rotatorios y levantamiento del muslo.

Músculos del corazón

El corazón, la estructura que bombea nuestra sangre, cuenta con un músculo muy especial llamado miocardio.

Mio viene de músculo y cardio de corazón. Este a su vez está conformado por 3 tipos de  músculos:

  1. Auricular.
  2. Ventricular.
  3. Fibras musculares.

El miocardio es una capa intermedia del corazón y tiene carácter autoexcitable, por eso funciona involuntariamente. El cerebro es el que ejerce el control emitiendo la señal que lo hace funcionar con precisión exacta.

La tarea del miocardio es realizar las contracciones cardiacas que permiten que el corazón funcione como una bomba y haga circular la sangre por el sistema circulatorio.

Marcha rítmicamente gracias a una compleja integración muscular y por acción del nódulo sinusal, que hace las veces de marcapasos.

Dos cámaras tiene el miocardio donde se producen las  funciones de bombeo, la cámara auricular revestida por los músculos auriculares y la cama ventricular con sus respectivos músculos ventriculares.

Por su parte las fibras musculares excitadoras que también lo conforman, se encargan de brindar capacidad de movimiento al corazón por medio de sus latidos.

El corazón es un complejo órgano muscular, que tiene su propio ritmo y fortalezas. Cuidarlo desde esa perspectiva también es muy importante.

Músculos de los miembros superiores

Las extremidades o miembros superiores están integradas muscularmente desde la articulación del hombro, partiendo del deltoides ubicado en esta zona, hasta la conformación de las manos. Se clasifican en músculos del hombro, del brazo,  antebrazo y mano.

A lo largo de la extremidad se ubican importantes músculos que permiten las múltiples acciones que llevamos a cabo.

El músculo supraespinoso que une el húmero con el omóplato también está ubicado en el hombro y es el responsable de la rotación interna y externa del brazo y sus abducciones.

Le sigue en línea descendente el infraespinoso, un músculo aplanado y triangular que ubicado cerca del omóplato también apoya la rotación del brazo.

En el brazo se encuentran varios músculos que activan su movimiento siendo ellos el redondo mayor, el redondo menor y el subescapular. Todos relacionados con la rotación de la extremidad y sus distintas acciones.

Los bíceps braquiales son los músculos  que se ocupan de mover el brazo y el codo. Son dos puntas unidas en una estructura que se describe como bíceps corto y largo.  

Ubicados en el brazo suelen ser gruesos y se les acredita la elevación del brazo y de la flexión del codo.

Los músculos coracobraquial y braquial también ubicados en el brazo, se encargan de la flexiones del antebrazo, brazo y codo, así como la elevación de los hombros.

Finalmente los tríceps, músculos con tres cabezas denominadas cabeza larga, medial y lateral. Su tarea es la abducción del hombro y la función extensora del  antebrazo.

En el antebrazo y dedos se ubican una serie de músculos que se ocupan de las funciones extensoras de las manos y el antebrazo. Nada más en la mano existen 19 músculos en el área palmar que se encargan de los distintos  movimientos.

Músculos de los miembros inferiores

Los músculos que conforman las extremidades inferiores son de corte superficial y profundo. Son numerosos y parten del glúteo hasta la planta del pie.

Se pueden clasificar en grandes grupos como los músculos del muslo, la pierna y del pie.

Ilustracion de la anatomia de las piernas al correr

Los músculos del muslo interactúan directamente con los glúteos menores. Entre estos destacan los cuádriceps, que como su nombre los indica tienen 4 cabezas.

Los cuádriceps son músculos con orígenes bien diferenciados que están juntos y unidos por el tendón rotuliano donde se encuentra la rótula. Los 4 músculos se denominan:

  1. Vasto intermedio y está ligado a la cara anterior del fémur.
  2. El vasto lateral que se encuentra a lo largo del muslo.
  3. El vasto medial también ubicado en el fémur.
  4. El recto anterior, músculo que se encuentra por encima de los 3 anteriores.

Sus funciones están relacionadas con el movimiento de caderas, acciones extensoras de la pelvis y rodilla.

Las flexiones del cuerpo por medio de las extremidades inferiores se le adjudican a estos músculos y al Sartorio.

El Sartorio se encuentra por encima de todos los anteriores, es plano y se inserta en la tibia. Además de las flexiones se ocupa de la rotación de la pierna.  

Los bíceps femorales son músculos de gran fuerza localizados en la parte posterior del muslo; se habla mucho de ellos por la atención que le ponen los corredores.

Los bíceps femorales son los que permiten, conjuntamente con otros músculos isquiotibiales como el semimembranoso y el semitendinoso, las flexiones y extensión de las rodillas y cadera cuando damos zancadas.

Los gemelos son los más conocidos músculos de la pierna. Ese es su nombre popular porque están separados  en dos mitades ubicadas en la zona posterior de la pierna. Su función principal es la flexión plantar del tobillo.

Otros músculos le acompañan en esta tarea, como son el sóleo, el peroneo lateral largo y la tibia anterior.

Todos en su conjunto se ocupan de los movimientos de las piernas  en el caminar, correr o saltar.

Sumados al extensor común de los dedos del pie y el tendón de Aquiles forman el equipo más completo en el logro de todos estos movimientos.

Por cierto el tendón de Aquiles recibe su nombre por la obra de la Ilíada de Homero, donde el gran guerrero Aquiles muere por una flecha clavada en la parte más frágil de su cuerpo.

Este es un músculo que causa grandes dolores a los corredores profesionales y amateur. Aunque es considerado unos de los más fuertes, su cuidado es muy importante.

Entre el pie y tobillo tenemos más de 100 músculos. Es esta una compleja estructura mecánica que involucra ligamentos y tendones. Se divide en retropié, parte media y antepié.

Un músculo que abarca gran espacio de esta zona del cuerpo es el flexor plantar  del pie que se subdivide en 4 grupos. Flexores largos y cortos y músculos extensores se unen en una perfecta estructura que mueve el cuerpo humano en abierto caminar por la vida.

¿Cómo cuidar nuestros músculos?

Seleccionamos un compendio de músculos en su mayoría externos que conforman el cuerpo humano. Son muchos más si hablamos de órganos que son estructuralmente musculares como la lengua o el músculo del esfínter del ano ubicado en el recto.

¿Cómo cuidar esta maravillosa estructura que poseemos? Hay reglas fundamentales como tener presente una dieta equilibrada y ajustada a los requerimientos calóricos según tus prácticas de ejercicios.

Estas dietas equilibradas pueden ser apoyadas por suplementos como Aliviáne que ayudan a los músculos a dar la respuesta deseada cuando se hacen exigencias en el rendimiento diario.

En los casos de sensaciones molestas en los músculos también la fórmula moderna de Aliviáne, desarrollada con enzimas, hierbas y frutas es la respuesta ideal.

Otra regla de oro para proteger la musculatura es  consumir la dosis justa de glucosa que es la fuente de energía fundamental de los músculos.

Evitar el consumo excesivo de grasas que conlleven al sobrepeso y  hacer ejercicios regulares, debe ser parte de nuestro estilo de vida para conservar e incluso potenciar el rendimiento de nuestra musculatura.

Para hacer planes o rutinas de ejercicio se debe contar con una dieta rica en vitaminas y los nutrientes contenidos en Aliviáne.

Dentro de estas reglas de protección muscular se menciona la obligatoriedad del calentamiento previo de los músculos antes de los procesos de ejercitación. También se recomienda respetar el periodo de sueño estimado en 8 horas.

La precaución en el cuidado de los músculos es fundamental. Revisar las posturas adecuadas al sentarse, pararse y acostarse y observar por dónde corres o caminas te evitará complicaciones  mayores a futuro.

El soporte de complementos alimenticios como Aliviáne es fundamental para aquellas personas que padezcan de dolores musculares, calambres, desgarres y fatiga, ya que contiene papaína, bromelina y raíz de jengibre.

 

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *