Lo que debes saber sobre cómo podemos evitar la obesidad

Lo que debes saber sobre cómo podemos evitar la obesidad

Última actualización: 17-03-2019 por Editor Pedro.

Comencemos por entender qué es la obesidad y cómo es posible que una persona llegue a ese estado de deterioro de su salud ya que se trata de un exceso de peso importante. Y  es que estamos hablando de un almacenamiento de grasas distribuidas a todo lo largo del cuerpo generalmente de manera disforme.

La importancia de este padecimiento reside en la alta incidencia de mortalidad debido a la  gran proliferación de los malos hábitos alimenticios y sus complicaciones. Y es que esta condición genera una larga variedad de enfermedades, sobretodo asociadas al sistema cardiovascular, pero también al respiratorio y sin dejar atrás al digestivo.

Hablamos de una sobresaturación de grasas inmanejable en todo el organismo, lo cual puede ser en muchas ocasiones causa de un accidente cerebrovascular, el temido ACV. Esto último debido a la acumulación de grasas en el cerebro, la lista de consecuencias, muchas veces fatales, es interminable debido a esta condición o más bien padecimiento.

La obesidad es un mal de tipo crónico, es una enfermedad muy compleja que además de las implicaciones físicas típicas como la deformidad corporal, incluye las emocionales. Y es que entre los orígenes del sobrepeso exagerado, se encuentran desordenes del tipo psicológico.

Alteraciones en el funcionamiento del metabolismo, factores genéticos, hipotiroidismo y hasta influencias ambientales, se cuentan entre las razones de la obesidad. Esta enfermedad se asocia dramáticamente con la dificultad que presentan la mayoría de las personas que la sufren para controlar su peso corporal, es decir, para adelgazar.

Es claro y lo observamos casi a diario, que la obesidad afecta tanto a hombres como a mujeres en casi todas las edades, puedes encontrar niños y ancianos obesos. Esta enfermedad patológica no respeta edad por lo que ya se considera una epidemia, de hecho la OMS reporta una cifra mundial de 2.100 millones de adultos en sobrepeso.

Lógicamente los hábitos alimenticios formados desde la niñez, en conjunto con el impedimento de muchos de hacerse con los alimentos más adecuados para la nutrición, son causa poderosa de la obesidad. Esta condición podría prevenirse a tiempo añadiendo los productos adecuados para el control  de las causas alimenticias y en este propósito el Prevurín es un excelente aliado.

atacando la obesidad, Personas obesas inseguras que se ríen juntas, buen humor como apoyo en tiempos difíciles

 ¿Cómo evadir la obesidad?

El primer paso, en caso de que no lo hayas tomado aún, será el de una consulta médica completa incluyendo todos los exámenes de laboratorio correspondientes. Este paso te asegura conocer la razón por la que tu organismo es capaz de asimilar los alimentos sin procesar adecuadamente los excesos.

Por supuesto que los procesos digestivos y de aprovechamiento de los nutrientes tienen un límite por ingesta de cada ración de comida por lo que se pueden saturar. Y es que generalmente los excesos son almacenados en varios lugares del organismo si le estas enviando un mensaje de escases.

Nuestro organismo dispone de mecanismos de prevención por lo que acumula si detecta una falla, pero además la saturación genera fallas graves en los procesos de eliminación. Si tu cuerpo está en capacidad de procesar tres raciones completas de comida diarias y al final del día has ingerido cinco o más, el resultado al cabo de poco tiempo será obvio.

Si tu tendencia al sobrepeso es de índole patológica, es decir, se debe a una enfermedad como las alteraciones de las funciones de la glándula tiroides, aplicará un tratamiento. De seguro que además del tratamiento relacionado con el mal funcionamiento de la glándula en este caso, se administre algún régimen alimenticio especial.

Si te encuentras biológicamente y fisiológicamente en condiciones saludables entonces el tema psicológico puede entrar en acción para descubrir la causa. En al caso de que no puedas regular la ingesta de alimentos a voluntad propia, el origen pudiese residir en alguna desviación emocional que active una evasión por ejemplo.

Lo que se ha conocido como sobrepeso emocional, lo cual te podría conducir a sustituir una pena por ejemplo, con un exceso en las ingestas de alimentos. Estos excesos en la mayoría de los casos resultan en un estado de calma ficticia que generalmente domina la ansiedad por el consumo exagerado de energías para digerir.

El hecho de entrar en conciencia de la actuación de estos mecanismos, podría darte luces en el camino a seguir para evadir el exceso de peso o por último la obesidad. De hecho existen varios ejemplos de regímenes alimenticios muy convenientes para el control de peso, uno de ellos mantiene la saciedad durante las 24 horas del día.

Evitar la obesidad depende de tu autodominio

No hay duda de que dominar los hábitos alimenticios, requiere de una reingeniería mental muy efectiva y algo de tiempo para practicarla hasta la instalación total. Pero el apetito, o las ganas de comer o el hambre, se constituyen en tres factores a dominar, lo cual se logra implantando la disciplina necesaria, lo que requerirá de voluntad y constancia.

En el caso del hipotiroidismo, una alteración que conduce a la acumulación de grasas y líquidos, agua básicamente se puede evitar el exceso de peso exagerado. Esto se logra  mediante tratamientos muy efectivos que restauran las funciones de la glándula y evitan la acumulación de los excesos alimenticios, lo que deberás apoyar con una dieta estricta.

En el caso de que se trate de alteraciones emocionales relacionadas con pérdidas por ejemplo o depresión o alteraciones nerviosas, el tratamiento depende del especialista. Si observas que durante el desarrollo de una serie de episodios depresivos o de nervios fuera de control, comienzas a ganar volumen de masa corporal, atajalo a tiempo.

El evitar la obesidad depende de tu cuidado personal y de los conocimientos sobre tus  condiciones saludables personales estando en conciencia de las posibles variaciones. La reflexión anterior se refiere a que tus condiciones o valores normales de salud estable deben estar determinadas para poder contrastar en caso de que observes variaciones.

Lo anterior podría ser un primer paso hacia evitar un sobrepeso exagerado que resulte en obesidad, y es que así puedes notar cualquier alteración en tu desempeño diario. Si la semana pasada podías agacharte con facilidad y hoy notas que el abdomen se contrae dificultando tus movimientos, ten por seguro que estarás experimentando una alteración.

La prevención de la obesidad en condiciones normales de salud pudiese residir en el dominio de la información que manejes acerca de los alimentos que estás consumiendo. Para nadie es un secreto el hecho de que el consumo indiscriminado de los alimentos denominados chatarra altera el peso corporal, usualmente hacia un aumento significativo.

Los complementos alimenticios diseñados para la regulación de muchas de las funciones del organismo, son una fuente de salud magnífica en la idea de mantener el peso ideal. El   

Prevurín es uno de estos suplementos, formulado para el mantenimiento de las provisiones que el cuerpo necesita para operar correctamente.

Si te consideras obeso, anota los siguientes consejos

No es necesario ir muy lejos para entender lo que se debe atender para prevenir un cuadro de obesidad ya que se concentra en dos áreas fundamentales. Estas son: El control estricto de los hábitos alimentarios y la práctica frecuente de ejercicios físicos, de fuerza, aeróbicos o simplemente caminar diariamente.

La condición ineludible para construir una dieta sana pensada en la dirección de controlar o eliminar el exceso de peso, está en idea del consumo de alimentos bajos en calorías. La combinación perfecta se basa en un diseño equilibrado de proteínas, hidratos de carbono, grasas que contengan todos los grupos de nutrientes en cantidades suficientes.

Las frutas y los vegetales, sobre todo verdes, no pueden faltar en la dieta diaria debido a  sus propiedades nutritivas y medicinales, lo que facilita los procesos digestivos. En esta línea, la reducción en la ingesta de alimentos con un alto contenido de grasas saturadas es fundamental ya que sus excesos no procesados se acomodan fácilmente en el cuerpo.

Es imperativo que aprendas a reconocer los síntomas de la obesidad antes de que esta se apodere de tu cuerpo, esta es una de las claves de la prevención. Si observas algunas dificultades al moverte, al recoger cualquier objeto del suelo para levantarlo y te cansas, puedes sospechar que los primeros síntomas de un sobrepeso importante está por llegar.

Mantén un ritmo de vida lo suficientemente activo como para no perder la elasticidad y el tono muscular, esto con seguridad te beneficia con la quema de las calorías en exceso. Y es que uno de los secretos en voz alta para mantener el cuerpo alejado del sobrepeso en  exceso, es decir de la obesidad, es quemar más calorías de las que consumes.

Otro de los aliados en la batalla en contra del sobre peso excesivo, es el metabolismo, y es que una de las premisas es mantener en forma la actividad metabólica. Es decir, todos los procesos de transformación y absorción de los alimentos que ingerimos a diario deben funcionar correctamente y a la velocidad adecuada.

Un consejo de oro que no te debes perder es el de atender la frecuencia con la que te alimentas, y es que en esto, cumplir con las 5 sesiones de alimentación diaria, es básico. El desayuno, la comida, el almuerzo, la merienda y la cena deberán ser ineludibles para mantener los ciclos digestivos en el mejor estado de funcionamiento.

¿Qué más puedo hacer para evitar la obesidad?

Sin duda la respuesta más rápida y acertada a esta pregunta es ejercitar tu cuerpo, y es que no es necesario asistir a un gym para lograr el mantenimiento físico. Para este fin bastará con adoptar una rutina frecuente de movimiento corporal mínima como caminar a paso acelerado durante una hora al menos o nadar o practicar yoga.

Aunque si dispones de las posibilidades de entrenar en un gimnasio o en algún espacio de tu hogar, será también una excelente idea que requiere de voluntad. Pero para ser más efectivos tus esfuerzos por evitar el sobrepeso y no llegar a la obesidad, la mejor de  las combinaciones la encontraras en el ejercicio conectado a la alimentación inteligente.

Y si ya estás sospechando sobre la ocurrencia de un sobrepeso importante, lo indicado será acudir a un chequeo médico general para determinar las causas de tal sobrepeso. Inclusive si es evidente para ti, en tanto que ya padeces desordenes alimenticios, la causa podría estar en otra parte del cuerpo por lo que no debes suponer a priori.

Pueda que parezca fuera de contexto pero lo cierto es que hasta el exceso de presión laboral, social y familiar pueden conformarse como causa probable del sobre peso. El estrés conduce a la ansiedad lo que a su vez resulta en cuadros depresivos y al consumo de medicamentos que afectan negativamente el metabolismo.

Evitar la obesidad también depende de que puedas conservar ante todo tu estabilidad emocional, podemos deducir de las líneas anteriores que evadir el estrés es básico. De hecho puedes evitar la obesidad manteniendo el control de tus emociones regulando o evitando también así los estados nerviosos alterados.

Puedes estar seguro de que las alteraciones nerviosas, cuadros de depresión frecuentes, insomnio, las presiones laborales, familiares y financieras son una fuente de estrés. Esto se ha relacionado con la ingesta excesiva de alimentos, en ocasiones muy sanos, lo que también puede producir la obesidad pero en la mayoría de los casos, chatarra.

Ante la pregunta que encabeza esta sección, debemos insistir en la modificación de los hábitos alimenticios en tanto que estas deficiencias son el origen común del sobrepeso. Y en este sentido recomendamos la suplementación de la dieta diaria añadiendo nutrientes  frecuentemente como el Prevurín, formulado especialmente para el equilibrio saludable.

Detalles sobre la obesidad que no debes obviar

Una de las estrategias que podría funcionar al respecto de evitar la obesidad, es el impacto psicológico que produce enterarte o presenciar sus efectos y consecuencias. Ya sea que la padezcas y estés buscando la manera de volver a la normalidad o que notes incrementos de peso irregulares, o que ya sufras una tendencia al sobrepeso.

Vivir alguna de las principales consecuencias de un cuadro de obesidad, es una de las  experiencias más abrumadoras que podrías conocer comenzando por las enfermedades. Y es que estamos hablando de males como el cáncer, de padecimientos respiratorios, de diabetes, hipertensión, de enfermedades degenerativas o inflamaciones articulares.

Todos los sistemas del organismo se alteran ante la invasión de grasas dañinas que se almacenan en todo el ámbito corporal durante un cuadro de obesidad. Altera todas las funciones cardiovasculares disminuyendo dramáticamente su rendimiento normal, se afectan las funciones del sistema nervioso central resultando en cuadros depresivos.

Lógicamente ya no se procesan los azúcares de igual manera, lo que también resulta en niveles de glucemia muy altos ya que la insulina pudiese presentar fallas. Los niveles de colesterol y triglicéridos se elevan de tal manera que afectan  considerablemente las funciones del corazón, se detonan problemas cardíacos.

Por otro lado, la movilidad corporal se puede ver seriamente comprometida, las funciones musculares dramáticamente disminuidas y el sistema óseo, sería otro de los sistemas que  podría verse notablemente afectado, se sucede una pérdida de su capacidad de soporte, la osteoporosis está entre una de las posibles consecuencias.

Hasta este punto hemos hecho mención de algunas de los resultados probables de llegar a un estado de obesidad que debemos evitar a toda costa, atentos a las señales. Puedes tener la seguridad de que la obesidad no ocurre por casualidad o repentinamente, es un proceso progresivo que va marcando su camino claramente.

El aumento de tallas en la vestimenta por ejemplo, es una clara señal de que se están comenzando a acumular las grasas que el organismo no ha podido eliminar. El proceso de aprovechamiento de las grasas para generar energías se ha visto excedido por lo que se almacenan para su posterior uso.

Pequeños esfuerzos diarios por controlar peso, suman en el reto de evitar la obesidad, y es que si caminas rápido en tu recorrido al trabajo por ejemplo, quemas más calorías. Si satisfaces tu apetito con una combinación de nutrientes, grasas, proteínas y carbohidratos que produzcan la saciedad por más tiempo, estarás ganándole al sobrepeso.

Consideraciones esenciales para evitar sobrepeso

No hay duda de que el dicho que reza “Comer es uno de los mayores placeres de la vida”, es una realidad, esto último lo podemos comprobar muy fácilmente. Con solo escoger uno de los platos típicos de la gastronomía italiana y degustarlo, nos podremos percatar de lo exquisito que puede llegar a ser.

El problema en cuanto al sobrepeso reside en la frecuencia bajo la cual nos permitimos ese placer, y es que queda claro que como seres humanos nos atrae la satisfacción. Los placeres vividos como la buena mesa, son parte de una saciedad de estos placeres por lo que la tendencia siempre será a la exageración.

Pero si a la satisfacción de estos placeres culinarios, se le agrega el sedentarismo, el sobrepeso será la primera consecuencia, y es que ejercitar el cuerpo es prioridad. Esto último si en realidad deseamos evitar la obesidad ya que para estar muy claros, comer rico se puede convertir en un vicio sin control.

La adicción a los placeres que nos proporcionan los buenos platos de la comida actual, se agrava en tanto que la calidad de los alimentos e ingredientes no sea conveniente. Y es que se usan para la preparación excesos de grasas no digeribles acumulables y dañinas para el organismo, algunos postres por ejemplo o excesos de carnes rojas o frituras.

Por supuesto que debemos evitar ingerir con mucha frecuencia, muchos de los alimentos procesados con aditivos químicos que precisamente se usan para incrementar sabores. Todas las sensaciones de sabor agradables al paladar, lo que precisamente nos lleva a la adicción, es decir, al vicio de comer en exceso.

Todo lo anterior se constituye en una alerta que nos permite estar conscientes de lo que comemos para alimentarnos y del porqué y de qué manera lo hacemos. Generalmente modificamos hábitos alimenticios de manera inconsciente o mejor dicho, en el propio subconsciente de tal modo que se reprograman.        

La buena noticia al respecto de cómo poder evitar la obesidad, es que si se puede y es sencillo, aunque no muy fácil de lograr pero posible. La otra buena noticia es que hoy en día existen infinidad de métodos, y algunos de ellos muy efectivos, solo faltaría dar con el más conveniente para nuestro caso.

Lo que podemos concluir sobre evitar la obesidad

Ya sabemos lo que no podemos ingerir en la idea de alejarnos del sobrepeso que nos conduce a la obesidad, así como también, que es una enfermedad y de tipo crónico. Para saber lo que podemos hacer en el propósito de evitar esta condición, la consulta médica y hasta psicológica es necesaria, las acciones a medias no dan resultados positivos.

Recordemos que evitar la obesidad depende en gran medida de los conocimientos en el tema de alimentación que puedas adquirir y por supuesto de su práctica consecuente. Y es que existe una gran variedad de combinaciones alimenticias que sacian y a la vez nos alejan de la posibilidad del sobrepeso.  

Para evitar la obesidad, es un buen primer paso evitar caer en estados de estrés, por lo que después de una jornada de trabajo o de actividades exigentes, descansa a gusto. El diluir las presiones diarias, si es que las padeces, es fundamental para evitar el sobrepeso ya que tenemos la tendencia a disminuirlas ingiriendo excesos de alimentos.

Debido a la acción de ciertos mecanismos biológicos, el cuerpo tiende a aturdirse ante la ingesta exagerada de muchos alimentos, lo que también nos sirve para evadir el estrés. Esto resulta en una práctica muy perjudicial, inclusive si no se llega a la obesidad, aunque el sobrepeso sería inevitable.

Por supuesto que existen tratamientos tanto como para volver a una condición normal de peso corporal como para reducir esos pocos kilos de más que conducen a la obesidad. Es una manera sin dudas efectiva, y mejor si se combina con tratamientos psicoterapéuticos como la conocida psicoterapia para eliminar fuentes de ansiedad o depresión.

Una práctica importante e ineludible en el camino de evitar la obesidad, es no saltar las comidas, es decir, no comer alguna de las comidas del día es sumamente perjudicial. y especialmente si se toma como una costumbre en la idea de que así no subiremos de peso, pero no es así, no alimentarnos pudiese detonar el sobrepeso.

Finalmente debemos insistir en recomendar complementar la nutrición con los mejores suplementos formulados para el mantenimiento de los niveles adecuados de energías. Los nutrientes esenciales procesados correctamente como el Prevurín, se constituyen en tu mejor opción en lo que a suplementos se refiere.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *