Abdomen con una cuerda

Laxantes naturales que eliminan el estreñimiento

Laxantes naturales que eliminan el estreñimiento

Última actualización: 13-12-2018. Equipo Nutricioni

Los laxantes naturales son aquellos que combaten los efectos del estreñimiento y los podemos conseguir en los alimentos de consumo diario.

Son medicamentos que permite la desinflamación del vientre. A través de la eliminación de las heces acelerando el tránsito intestinal .Abdomen con una cuerda

Son productos naturales o artificiales que se utilizan para calmar los síntomas del estreñimiento.

Se consumen con el objeto de poder evacuar y recobrar el bienestar. Recuperando el ritmo normal del tránsito intestinal.

Ingerimos laxantes para vaciar el intestino cuando no se ha podido evacuar en tres o más días o cuando las heces se tornan duras y secas.

Se debe tener precaución de no abusar en su uso ya que pueden traer complicaciones serias. Entre ellas problemas de hemorroides, pancreatitis y parálisis intestinal.

Cabe mencionar que el laxante universal es el agua que humedece el intestino regulando el flujo intestinal.

Con el uso de productos naturales conseguimos remedios sencillos y efectivos como es el caso de  la Equilibrio Acai que tienen propiedades laxantes evitando así el uso de fármacos.

Después de consumir laxantes es probable de que se produzca un ligero cólico  abdominal. Para lo cual se recomienda ingerir agua y relajarse. Contribuyendo a la hidratación y la formación del bolo fecal permitiendo su salida.

Para evitar el estreñimiento y el uso de laxantes se recomienda consumir frutas con cáscara, alimentos con fibras, semillas, vegetales y legumbres. Y evitar comidas rápidas ricas en azúcares y carbohidratos.

Tipos de laxantes artificiales y efectos secundarios

Entre los laxantes artificiales existen del tipo oral y supositorios rectales. Sin embargo, hay gran cantidad de alimentos que ayudan a desocupar los intestinos sin los peligrosos y desagradables efectos secundarios.Mujer realizando el simbolo de una digestión sana con vegetales

A modo informativo, conozcamos un poco más de los laxantes artificiales:

Estimulantes: son los que favorecen el incremento de las contracciones musculares permitiendo la circulación de la materia fecal por el intestino.

Se utilizan para desocupar los intestinos antes de cualquier procedimiento médico.

Están hechos de compuestos irritantes que provocan espasmos y contracción de los músculos intestinales. Pueden causar inflamación, dolores y diarreas.

Productores de bultos: son aquellos que actúan en el intestino grueso y el intestino delgado. Su actuación puede durar hasta tres días.

Este tipo de laxante tapa el intestino conservando el agua para formar un gel que estimula el movimiento peristáltico y favorece la evacuación.

Incorporan fibra de manera artificial para aumentar el volumen de las heces, pero su efecto bloquea los intestinos.

Pueden crear reacciones alérgicas como problemas respiratorios y sarpullidos.

Lubricantes: son de acción corta y actúan directamente sobre el colon. De 4  a 8 horas induciendo a evacuaciones más fluidas.

Recubren las heces y  los intestinos con una lámina aceitosa.  Como es el caso del aceite mineral.

Como efectos secundarios se podría mencionar que si se inhalan las gotas de este aceite se corre el riesgo de desarrollar problemas pulmonares como la neumonía. También puede ocasionar picazón anal.

Suavizantes: su modo de acción es similar al de los productores de bulto sobre ambos intestinos. Permitiendo que la grasa y el agua fluyan más de prisa al salir del cuerpo.

Este tipo de laxantes no estimula el movimiento intestinal. Su uso prolongado puede causar tolerancia dejando de ser útil en la próxima ocasión.

Agentes Osmóticos: causan líquidos abundantes en los intestinos mediante un proceso lento que tarda unos días en incrementar el volumen de las heces.

Es decir que transforman las heces en una mezcla acuosa de fácil expulsión.

Trae como consecuencias deshidratación por pérdida de electrolitos, cólico e inflamación por la aglomeración de gases durante la espera.

La fibra vegetal un laxante insustituible

La fibra vegetal es parte la estructura de las plantas y se localiza en los alimentos. Se encargan de aumentar el tránsito intestinal.

Favorecen la disminución del colesterol y ayudan a evitar el estreñimiento. Por lo cual debe estar incluida en nuestra dieta diaria.

Los podemos conseguir en legumbres, cereales, semillas, frutos secos, verduras y frutas.

Este tipo de fibras no es digerida por las enzimas de nuestro aparato digestivo y pasa entera a través del tracto digestivo hasta llegar al intestino grueso. Allí la flora del intestino  metaboliza una parte de ella.

Se clasifican en dos tipos de fibras de acuerdo a los efectos que causa en el organismo:

Fibras Insolubles: como lignina, celulosa y hemicelulosa. Debido a su composición  retienen poca cantidad de agua. Resisten a la actividad de las bacterias intestinales.

Su mecanismo de acción consiste en limpiar las paredes del intestino desprendiendo o eliminando a manera de cepillo los desechos pegados en ella. Aumentar el volumen de las heces, disminuir  la consistencia y acelerar el tránsito por el tracto digestivo.

Cuando la consumimos diariamente favorecemos  las evacuaciones evitando el estreñimiento.

Fibras Solubles: como glutamatos, pectinas y gomas.  Absorben suficiente agua formando un compuesto gelatinoso. Que se descompone con facilidad promoviendo la creación de la flora bacteriana.

Incrementan el volumen de las heces y las vuelven menos duras. Las podemos encontrar en la avena, verduras, frutas y legumbres.

Los alimentos ricos en fibras son beneficiosos debido a que se digieren con lentitud y contribuyen a retrasar la absorción de la glucosa en la sangre.

Favorecen la absorción del colesterol, previenen el estreñimiento y estimulan el tránsito intestinal. Poseen efectos saciantes que retrasan el apetito.

Dulce alivio: frutas laxantes

El estreñimiento es una condición que puede combatirse con la inclusión de alimentos laxantes a nuestra dieta diaria.

Debido a que el principal problema es la escasa alimentación con fibras y falta de agua que ayuden a estimular el tránsito intestinal.

Fruta de acaí: es un fruto rico en nutrientes, contiene más de 16 aminoácidos y minerales como hierro, zinc, potasio y magnesio.

Vitaminas A, B, C y E. Contiene altas cantidades de fibras que favorecen el tránsito intestinal. Ideales para combatir el estreñimiento actuando como laxante.

Posee antioxidantes que refuerzan el sistema inmunológico. Ayudan a reducir los niveles del colesterol. Estos mismos beneficios los podemos conseguir en Equilibrio Acai contenidos en una cápsula.

Plátano: es una fruta nutritiva, de buen sabor con efectos saciantes. Aporta fibras, vitaminas A, C y B.

Hidratos de carbono, potasio, insulina y fructooligosacáridos (fibra soluble). Nutrientes que favorecen la salud de los intestinos.

Aporta energía evitando espasmos y calambres. Por su contenido de fibras actúa como laxante natural si se ingiere maduro.

Ciruela: es una fruta jugosa y dulce. Antioxidante natural  por su contenido de antocianinas. Recomendada contra el estreñimiento y la retención de líquidos.

Actúa como un laxante suave gracias a su el contenido de fibra insoluble responsable del tránsito intestinal.

Contienen potasio, hierro, fibra y vitamina A. Favorece a las bacterias beneficiosas de los intestinos que ayudan a limpiar el colon.

Melón: fruta que pertenece a la familia de las cucurbitáceas con sabor dulce, alto contenido de agua y fibras.

Contiene acido pantotenico, vitamina C, E, ácido fólico, fósforo, hidratos de carbono, riboflavina y betacarotenos.

Actúa como laxante, estimula la evacuación después de ciertas horas de haberlo consumido. Es un alimento de fácil digestión que va directamente a los intestinos.

Manzana: fruta con alto contenido proteico. Contiene agua, fibra, nutrientes y minerales. La fibra contenida en este fruto ayuda a aumentar el tránsito intestinal.

Debemos consumirla con cáscara para que su contenido de fibras insolubles acelere el tránsito intestinal. Limpia las toxinas que se originan en el tracto digestivo.

Plantas con propiedades laxantes

Nuestro agitado estilo de vida causa desequilibrios en el organismo, produciendo por lo general mal funcionamiento de los intestinos. Cuando estos están repletos de comida poco saludable y toxinas no podemos ir al baño de manera regular.

Causando estreñimiento, es aquí cuando debemos acudir a la naturaleza y consumir plantas medicinales con efectos laxantes. Con el fin de aliviar estas molestias y poder evacuar de manera regular.

Aloe vera: planta medicinal con propiedades curativas. Contiene aloína (compuesto amarillento y amargo que funciona como laxante).  

Su consumo diario ayuda a desocupar el intestino de forma natural.

Con alto contenido de agua un 99% aproximadamente y el 1% restante contiene nutrientes.

Regaliz: planta medicinal de sabor agridulce. Se utiliza el extracto de su raíz.

Posee propiedades tónicas (estimulante) y laxantes que favorecen la limpieza del sistema digestivo. Contribuyendo a calmar las mucosas gástricas como en el caso de las úlceras.

Poseen beneficios laxantes, antiinflamatorios y antibacterianos.

Cascara sagrada: planta que posee glucósidos antraquinónicos (propiedades colorantes que actúan como laxantes).  

Con efectos catárticos, que aumentan la contracción muscular del intestino grueso. Incrementando el movimiento intestinal.

Sus propiedades laxantes alivia los síntomas del estreñimiento, puede ser consumida en suplementos como la Equilibrio Acai. Elaborada con la mezcla de otras plantas con efectos carminativos para mejores efectos.

Ortiga: planta utilizada para aliviar problemas digestivos y otra serie de enfermedades.

Favorece los movimientos intestinales actuando como laxante natural y para descartar la materia fecal.  Ayuda a regular la flora intestinal.

Gracias a la histamina (aminoácido) contenido en los pelos urticantes que tiene aumentan la secreción del jugo gástrico.

Es rica en mucílagos promoviendo el movimiento intestinal. Beneficiando la mezcla de los ácidos con los alimentos. Acelerando la digestión y la evacuación.

Vegetales con propiedades laxantes

Zanahoria: es rica fuente de fibra insoluble añade volumen a las heces. Humecta la materia fecal compactada incorporando agua a los intestinos.

Favorece la regulación de los movimientos intestinales evitando molestias por estreñimiento favoreciendo la evacuación.

Ajo: ayuda a combatir el estreñimiento contribuyendo a expulsar todo lo que se ha quedado retenido en el intestino.

Posee propiedades bactericidas que ayudan a expulsar bacterias y parásitos. Sirve como protector contra el cancer de estomago.

Cebollas:  posee propiedades terapéuticas contenidas en las sustancias volátiles que nos hacen llorar.

Posee efectos alcalinos que ayuda a eliminar las toxinas del organismo. Es rica en fibras que combaten el estreñimiento.

Brócoli: se considera una verdura con alto valor nutritivo. Actúa como  laxante, tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y diuréticas.Brócoli

Repollo: también conocido como col es una buena fuente de fibras. Favorece el tránsito intestinal contrarrestando el estreñimiento.

Ayuda ablandar las heces durante el movimiento intestinal.

Tomate: frutos ricos en vitaminas A, C y K. Poseen efectos laxantes.

Aportan fibras que previenen el cáncer de colon gracias a la presencia de licopeno (antioxidante).

Vegetales de hojas verdes: como es el caso de la espinaca, alfalfa, acelga, diente de león entre otras. Contienen altos contenidos de fibras comportándose como laxantes.

Poseen calcio, ácido fólico, vitaminas C y K y magnesio. Nutrimentos esenciales para el aparato digestivo.

Nueces crudas: son alimentos con alto contenido de fibra, zinc y vitamina E. Favorecen el tránsito intestinal y mejoran la salud digestiva.

Se encuentran almendras, avellanas y ajonjolí. No se recomienda abusar de este tipo de alimento porque poseen alto contenido de grasas y calorías.

Otros aliados para combatir el estreñimiento

El agua: es el laxante universal más importante. Debe consumirse durante todo el dia.

Al levantarnos debemos ingerir un vaso de agua para ayudar a limpiar los intestinos y el estómago. Para hacer más blandas las heces permitiendo la evacuación e induciendo el movimiento peristáltico.

Es recomendable ingerir más de 2 litros de agua al día.

Arcilla bentonita: es una arcilla de fuente natural. Muy utilizada con fines medicinales por su alto contenido de minerales. Contiene calcio y potasio.

Tiene diversas aplicaciones como tratamiento antienvejecimiento, para atacar problemas de acné, renovación celular (exfoliante) y como laxante mecánico.

Este tipo de arcilla no es absorbida por el cuerpo. Su mecanismo de acción consiste en  unir las toxinas con las sustancias negativas para estimular su expulsión del organismo.

Combate el estreñimiento, cólicos e inflamaciones. Se puede consumir una cucharada de arcilla en un vaso de agua. O ingerirla en forma de cápsula como Equilibrio Acai consiguiendo los mismos beneficios.

Hacer ejercicios: se recomienda especialmente los ejercicios abdominales para ir al baño regularmente. Ya que este tipo de ejercicios fortalecen los músculos del vientre, donde se localizan los órganos del aparato digestivo.

La relajación y contracción de los abdominales favorecen el movimiento de los intestinos contribuyendo a la circulación de las heces para la evacuación.Mujer joven realizando ejercicio de abdominales en un gimnasio.

Las personas que se habitúan a hacer abdominales refuerzan la movilidad intestinal teniendo menos estreñimiento. Aprovechando al máximo los nutrientes en la asimilación de los alimentos.

Este tipo de ejercicios además de aliviar los síntomas del estreñimiento ayuda a favorece la digestión en todos los sentidos.

Riesgos de consumir laxantes artificiales

El consumo habitual de laxantes puede desencadenarse en abuso del mismo. Habituando a que los intestinos se vuelvan perezosos y no podamos evacuar sin el apoyo del laxante.

Es considerada una de las medidas extremas para bajar de peso y mostrar una figura perfecta. Es aquí donde los laxantes lejos de beneficiarnos resultan dañinos para la salud .

  • Los laxantes orales pueden impedir la absorción de algunos nutrientes y medicamentos en el cuerpo.  Como antibióticos y fármacos para el corazón.
  • Determinado tipo de laxantes inducen al desequilibrio de electrolitos si se alarga su uso. Estos desequilibrios puede alterar el ritmo cardíaco y pueden provocar confusión, debilidad y convulsiones.
  • Los laxantes pueden resultar  peligrosos si el estreñimiento se produce a causa de una afección grave como apendicitis.
  • El uso por largo tiempo disminuye la capacidad que tiene el colon para contraerse agravando el  problema de estreñimiento.
  • El uso de laxantes mientras se amamanta puede ser transportado directo a la leche materna y ocasionar diarrea a los bebés.
  • El uso excesivo de laxantes puede ocasionar efectos secundarios. Como sangrado rectal, mareos, debilidad, cólicos y estreñimiento.
  • El uso de laxantes puede disminuir las actividades del intestino y crear dependencia.
  • Pueden inhabilitar la función del colon, irritar y taponar los intestinos.
  • Producen sequedad intestinal.
  • Causan deshidratación debido a que las evacuaciones pasan veloces por el intestino utilizando mayor cantidad de agua.
  • Puede provocar hipopotasemia o bajas de potasio en la sangre. Que ocasiona calambres, arritmias cardíacas y debilidad en los músculos.

Consejos para evitar el uso de laxantes

Los laxantes artificiales son utilizados para combatir las molestias del estreñimiento. Si prevenimos estas molestias podemos disminuir la ingesta de estos.

Para ello debemos hacer cambios en nuestro estilo de vida, para lo cual debemos:

  • Llevar una dieta balanceada. Ingerir alimentos ricos en fibras que beneficien la función del aparato digestivo.

Ingredientes que contienen hierro y fibra dietética, fuentes naturales de ferrum, estilo de vida saludable, alimentación y nutrición

  • Tomar agua más de 2 litros al dia. Para mantener el cuerpo hidratado.
  • Hacer ejercicios diariamente. Como caminar, trotar o abdominales.
  • Ir al baño cuando se sienta la necesidad. Se sugiere crear horarios para crear hábito a los intestinos.
  • No consumir alimentos astringentes. Que absorban agua.
  • No estresarse. La ansiedad y los nervios favorecen el estreñimiento.
  • Evitar el exceso de azúcares y grasas contenidos en la comida.

Comments 1

  1. Gracias por la información. Un articulo, desde mi punto de vista, muy completo y de excelente contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *