Las vitaminas que no pueden faltar en tu suplemento diario

Las vitaminas que no pueden faltar en tu suplemento diario

Última actualización: 14-11-2018. Equipo Nutricioni

Seguramente has leído repetidamente que las vitaminas son elementos que no pueden faltar en tu alimentación para tener un cuerpo saludable.

Esto es completamente cierto puesto que estas sustancias de origen orgánico son imprescindibles para que todos los procesos metabólicos que ocurren en todos los seres vivos.

Estas moléculas deben ser aportadas por medio de la dieta diaria ya que nuestro cuerpo es incapaz de sintetizarla, a diferencia de otros organismos como las plantas y algunas bacterias. Por supuesto con algunas excepciones como las vitaminas D, K, B1 y B12, las cuales veremos más adelante.

Es oportuno aclarar que las vitaminas son moléculas que no aportan energía al organismo, sin embargo sin su participación éste no podría llevar a cabo procesos metabólicos para el aprovechamiento de todos los nutrientes provenientes de la alimentación.

Las vitaminas no actúan como sustancias individuales, por lo que debemos tomar cuenta que es necesario que interactúan unas con otras para potenciar su función en la nutrición.  Por esta razón una dieta balanceada y rica en alimentos naturales y frescos proporciona todas las vitaminas necesarias.

En algunas etapas de la vida del ser humano, puede haber un aumento en la demanda de nutrientes como por ejemplo en niños, ancianos, durante el embarazo y la lactancia. En estos casos se requerirá proporcionar una mayor cantidad de vitaminas a través de los suplementos alimentarios.

Por supuesto, estos suplementos no están restringidos a estas etapas en particular. La ingesta de suplementos es una buena práctica para evitar la deficiencia de vitaminas en cualquier organismo y prevenir algunas patologías que incluso podrían volverse crónicas.

En este artículo daremos un vistazo a las principales vitaminas que siempre deben estar presentes tanto en la dieta como en un buen suplemento alimentario. Esto te permitirá identificar cuáles son los beneficios de su consumo.

Vitamina A para el fortalecimiento del organismo

Esta vitamina es un compuesto liposoluble, y existe bajo diferentes formas en los diferentes alimentos donde se produce. Así por ejemplo se presenta como el retinol en los productos de origen animal, mientras que en los vegetales y frutas se presenta como carotenoides.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Es una vitamina esencial ya que no la produce el cuerpo humano y su aporte debe provenir de la dieta; además su aporte debe ser complementado con vitamina E para aumentar su biodisponibilidad y mejor aprovechamiento por las células.

  • La vitamina A es necesaria para el crecimiento y la reproducción.
  • Es esencial en las primeras fases de formación del feto, particularmente el desarrollo del corazón, ojos, extremidades y orejas.
  • Permite la transformación de la señal lumínica en señales nerviosas en el ojo.
  • Mantiene la diferenciación de células en la conjuntiva y córnea, previniendo patologías oculares.
  • Es necesaria para la diferenciación de las células epidérmicas

La vitamina A, por ser liposoluble, sólo encuentra en la parte lipídica de alimentos de origen animal como por ejemplo:

  • Leche completa.
  • Mantequilla,
  • Crema de leche.
  • Queso.
  • Hígado.
  • Huevos.
  • Pescados.

En los vegetales podemos encontrar algunas fuentes de vitamina A, pero sólo en aquellos que contienen carotenos como vegetales de hojas verdes y frutas amarillas y rojas.

En aquellas personas que llevan dietas especiales en las cuales existe una restricción en el consumo de lácteos, una buena opción para el suplemento de la vitamina A es el consumo regular de Suplemax. El cual además de esta importante vitamina aporta el suplemento de la mayoría de las vitaminas y minerales necesarias para el organismo.

Vitamina D, esencial para trastornos óseos

Esta vitamina es una hormona, también denominada esteroide, que cumple innumerables funciones en las diferentes rutas metabólicas.

  • Es reguladora del metabolismo del calcio para la señalización celular.
  • Actúa como un sensor de calcio; aumenta la movilidad del calcio y fósforo para la maduración de osteoclastos, que son células de los huesos.
  • Estimula y aumenta la reabsorción ósea.
  • A diferencia de otras vitaminas la vitamina D puede obtenerse a través de la alimentación, o bien por una reacción de foto conversión química que ocurre en la piel.

Debido a esto, es recomendable una exposición moderada y diaria al sol, para una mayor disponibilidad de vitamina D.  Particularmente en personas que están restringidas a regiones que por razones climáticas y/o geográficas no reciben radiación solar por mucho tiempo, la suplementación adicional de vitamina D es esencial.

En estos casos y debido a que son muy pocos los alimentos que contienen vitamina D, como el huevo y la grasa láctea, es necesario el consumo de alimentos fortificados en vitamina D o en su defecto, complementos vitamínicos como  Suplemax.

De acuerdo con numerosos reportes clínicos, la producción de vitamina D en la piel también está condicionada al color de la piel, ya que pieles oscuras requieren exposición al sol para que se produzca la foto conversión.

En este punto debemos recordar que la exposición al sol debe ser moderada. Se recomienda en niños, jóvenes y adultos permanecer bajo el sol por breves períodos al menos 3 veces a la semana para cubrir el requerimiento de vitamina D.

La deficiencia de vitamina D en personas adultas mayores es bastante común debido a que al envejecer la piel, las células tienen menor capacidad de fotoconversión. A esto se le puede sumar la deficiencia en la dieta al disminuir el consumo de lácteos.

Vitamina E, antioxidante necesario

Esta es un antioxidante liposoluble, el cual es capaz de penetrar las membranas celulares, lo cual la hace muy eficiente.  En su actividad antioxidante puede destruir e inactivar el daño de los peróxidos que se acumulan en las células.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             

Es una molécula activa en la síntesis del grupo hemo, por lo cual esta vitamina es esencial en la protección contra la anemia. Previene el daño en las membranas de las células y tejidos como hígado y músculos.

La vitamina E se encuentra principalmente en los aceites vegetales y el germen de trigo. Aunque también puede encontrarse en cantidades moderadas en la leche, algunos granos como las arvejas, pollo y el salmón.

Vitamina B1, protectora del impulso nervioso

La carencia de la tiamina es causa de trastornos del sistema nervioso como por ejemplo la enfermedad conocida como veri-veri, la cual ocurre debido a lesiones en el sistema nervioso central y periférico.

La disminución de la tiamina en el organismo produce degeneración de las vainas de mielina de las fibras nerviosas, características de dicho trastornos.  Otras afecciones acompañan este cuadro como anorexia, indigestión, estreñimiento, etc.

Debido al consumo de dietas basadas en poca variedad de alimentos, la deficiencia de tiamina puede agravar la salud.

Debido a esto es importante el consumo de alimentos que constituyan una fuente considerable de vitamina B1, o en su efecto, si su dieta no incluye muchos alimentos frescos, optar por aquellos que hayan sido adicionalmente suplementados.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Las principales fuentes de tiamina son los cereales, legumbres frescas, hígado de res y algunos productos lácteos.

A la hora de seleccionar en nuestra dieta los alimentos que nos puedan aportar mejores fuentes de vitaminas es importante considerar que sean frescos, ya que el almacenamiento por mucho tiempo puede provocar pérdida de sus propiedades.

Vitamina B3 para una piel saludable

También es conocida como ácido nicotínico o nicotinamida, es una de las vitaminas importantes para mantener una piel saludable. Su carencia produce diferentes alteraciones cutáneas como eritema, rugosidad, hiperpigmentación y resequedad.

También está asociada con trastornos gastrointestinales como la diarrea y afecciones del sistema nervioso como el alzhéimer y diferentes tipos de demencia.  La suplementación adicional con niacina se recomienda para el desarrollo cerebral y mental durante la infancia.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

De acuerdo con estudios nutricionales se ha determinado que tanto bajos niveles como el exceso de niacina en la dieta puede provocar desequilibrio en el organismo. Así, por ejemplo, el exceso de más de 1000 mg diarios de esta vitamina puede provocar trastornos en el metabolismo del azúcar, desencadenando en diabetes.

También se ha relacionado con la disminución de la movilización de los ácidos grasos durante el ejercicio, lo que se traduce en la resistencia a la pérdida de peso aún cuando el metabolismo se encuentre acelerado.

Las principales fuentes de esta vitamina son las carnes rojas y blancas, huevos, leche y cereales frescos como las leguminosas.

Acido Fólico, indispensable en el desarrollo embrionario

El nombre de esta vitamina deriva de su origen ya que es extraída a partir de los folios u hojas de vegetales y hortalizas, aunque la industria farmacéutica también la produce de forma sintética.

El ácido fólico es de vital importancia en las primeras fases del desarrollo embrionario, y esta es la razón por la cual los médicos indican que se consuma ácido fólico durante el embarazo.

Estas son las principales funciones del ácido fólico:

  • Promueve el proceso de mitosis o división celular.
  • Estimula la producción de eritrocitos y leucocitos.
  • Es importante para el mantenimiento de la fertilidad y la salud del feto y de la placenta.
  • En desarrollo del cerebro y del sistema nervioso del feto es esencial el ácido fólico.

Las principales fuentes de esta vitamina son los derivados cárnicos como las carnes rojas y el hígado. En vegetales de hojas verdes oscuras como el brócoli, coles, espinacas, etc. se encuentran grandes cantidades de ácido fólico.

Al igual que ocurre con la vitamina C y otras, el ácido fólico es sensible a la oxidación causada por el ambiente. Por tanto, para garantizar sus propiedades, es necesario que se consuma fresco, o a partir de suplementos alimentarios que contengan los suministros adecuados de la vitamina como  Suplemax.

Vitamina B12

Es una de las vitaminas de gran importancia, sin embargo se encuentra en poca concentración en los alimentos de origen animal, y no se encuentra en los vegetales.

Como podemos darnos cuenta, en las dietas vegetarianas estrictas, donde la alimentación solo se basa en vegetales y frutas,  la carencia de vitamina B12 es alta provocando graves deficiencias que desencadenan ciertos trastornos de salud como:

  • Anemia megaloblástica.
  • Lesiones en los epitelios.
  • Neuropatías, nerviosismo.
  • Parestesia.

Las principales fuentes de vitamina B12 son las carnes, los quesos y derivados lácteos y huevos. Existen excelentes complementos alimentarios que suplen la carencia de esta vitamina  como Suplemax.

Por supuesto, éstos no sustituyen el consumo de alimentos que la contenga, pero si proveen una excelente fuente de esta y otras vitaminas esenciales para el hombre.

Vitamina C, multifunciones en una sola molécula

La vitamina c o ácido ascórbico es una de las vitaminas más versátiles que podemos encontrar en la naturaleza, principalmente en los frutos cítricos como naranjas, limones, fresas, entre otras.

Anteriormente, habíamos mencionado que es una molécula bastante sensible e inestable a la oxidación, la alcalinidad y la temperatura. Por lo que sus propiedades se destruyen cuando los alimentos son calentados o son expuestos mucho tiempo al ambiente.

Esta molécula actúa como cofactor o acompañante de otras vitaminas en las reacciones bioquímicas, lo que la hace tan versátil para participar en tantos niveles biológicos.

Estas son las principales funciones que cumple la vitamina C en nuestro organismo:

  • Aumenta la absorción del hierro porque detiene la degradación de la ferritina a hemoserina.
  • Participa en la producción de los precursores en la síntesis del colágeno de la piel, cabello y uñas.
  • Promueve la cicatrización de heridas y fracturas.
  • Estimula en la respuesta inmunológica brindando protección ante las infecciones virales y bacterianas.
  • Facilita la absorción del hierro a nivel intestinal.

La vitamina c es una de las más promocionadas para combatir los resfriados de origen viral, como la gripe común y la influenza debido a que puede fortalecer la respuesta inmunológica. Los médicos recomiendan su consumo tanto para la prevención como para el tratamiento de los síntomas el resfriado.

Hablemos de la biotina

Esta también es una vitamina que actúa como cofactor, y participa activamente en el metabolismo de los carbohidratos y de los ácidos grasos. Esto la hace necesaria para una salud deseable de la piel, cabello y uñas.

La biotina la podemos conseguir en alimentos de origen animal como huevos, hígado, riñones, y también algunas frutas, vegetales y cereales. A nivel intestinal, gracias a la flora bacteriana normal se pueden producir ciertas cantidades de biotina al igual que ocurre con la vitamina K.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

Como podemos notar, el equilibrio del cuerpo humano es tan perfecto, que la disminución de la flora bacteriana por problemas intestinales como diarreas, o por laxantes, puede provocar pérdida de biotina.

La deficiencia en el consumo de biotina bien sea por su mala absorción o por dietas bajas en grasas animales pueden ocasionar:

  • Ciertos tipos de dermatitis.
  • Descamación de la piel.
  • Palidez.
  • Anorexia.
  • Debilidad.

La avidina, que es una sustancia contenida en los huevos crudos, interfiere a nivel intestinal e impide la absorción de la biotina, razón por la cual los huevos deben ser consumidos cocidos. Además que el  consumo de huevos crudos representa una fuente de infecciones por algunas bacterias como la salmonella.

Hemos hecho una breve revisión de las propiedades de las principales vitaminas que debemos buscar en la alimentación diaria en los suplementos alimentarios. Su consumo consecuente se refleja en nuestra salud y en nuestro bienestar.

Recordemos que todo lo que ingerimos repercute en cómo nos vemos y cómo nos sentimos. Sentirse bien es verse bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *