Arteria y estructura de la vena, flujo sanguineo

Las venas y arterias: autopista de la sangre

Las venas y arterias: autopista de la sangre

Última actualización: 11-02-2019. Equipo Nutricioni

Tanto las venas como las arterias son vías en donde se transporta la sangre, permitiendo que los nutrientes obtenidos por los alimentos se distribuyan.

De manera general ambos son llamados los vasos sanguíneos y juntos con los capilares mantienen una estructura y una función distinta.

Ellas son parte del sistema circulatorio y aunque ambas transportan la sangre, existen grandes diferencias entre ellas.

Las arterias se encargan de transportar la sangre desde el corazón hasta los diferentes tejidos, por su parte, las venas lo hacen desde los tejidos hasta el corazón.

La sangre de las arterias tiene alta presencia de oxígeno y bajo contenido en dióxido de carbono, mientras que las venas tiene bajo contenido en oxígeno y alto en dióxido de carbono.

Tanto el sulfato de glucosamina y sulfato de condroitina presentes en Articagos estimulan a una mayor producción de colágeno, necesaria para regenerar y fortalecer las venas.

Otra diferencia es que las venas pulmonares transportan sangre oxigenada desde los pulmones al corazón, mientras las arterias hacen todo este proceso pero al inverso.

En la mayoría de las personas, las arterias están ubicadas en posiciones similares del cuerpo, pero las posiciones de las venas tienden a variar notablemente.

Las venas son más utilizadas para administrar medicamentos o hidratación por la vía intravenosa.

De igual manera, las venas son utilizadas para la extracción de sangre, gracias a que son más fáciles de encontrar y manifiestan menor contracción.

Las venas son más delgadas y más elásticas que las arterias y esto se debe a que ellas tienen menos tejidos conectivos en sus paredes.

También las venas se extienden por el interior del cuerpo de una manera más compleja que las arterias, por lo que un mapeo de la misma suele ser impreciso.

Las venas: su naturaleza y diversas funciones

Venas humanas, conjunto de vasos anatómicos, sistema capilar sanguíneo.

Son vasos sanguíneos que dirigen la sangre de los capilares hasta el corazón, esta sangre está enriquecida con dióxido de carbono y con bajo contenido de oxígeno.

Otra función es transportar los desechos celulares provenientes de los tejidos hasta los órganos que los expulsaran como los riñones, el hígado y los pulmones.

En el cuerpo existen unas venas que sí transportan sangre oxigenada, estas son las venas pulmonares, que constan de 2 pares uno del lado derecho y otro del lado izquierdo.

Su trabajo es conducir la sangre desde los pulmones hasta la parte izquierda del corazón, este la bombeara para que recorra todo el cuerpo a través de la arteria aorta.

El cuerpo humano posee mayor cantidad de venas que de arterias. Las venas poseen mayor capacidad de contención casi el 70% del total de la sangre.

Están compuestas por 3 tipos de capas que son la capa endotelial, la capa muscular o media y la capa adventicia.

Tanto la capa endotelial como la capa media, se pueden definir con dificultad, llegando a dudar dónde comienza una y termina la otra.

La capa media posee algo de elasticidad y fibras musculares lisas, aunque su mayor composición es de tejido conjuntivo.

La capa externa ocupa gran parte de la pared venosa integradas por fibras de colágeno, tejido conjuntivo laxo y células musculares.

Articagos posee entre sus componentes el metilsulfonilmetano que ayuda al organismo en la producción del colágeno y elevando su capacidad para regenerar los tejidos.

En nuestro cuerpo existen venas que poseen mayor contenido muscular en la capa media, estas manifiestan una acción propulsora y se llaman venas musculares.

La mayoría de las venas presentan un grosor en las paredes mucho menor en comparación a las arterias, pero pueden llegar acumular mayor contenido sanguíneo.

En su interior existen válvulas semilunares que evitan que la sangre se devuelva y pueda fluir de manera constante hasta nuestro corazón.

Las principales venas y los sistemas venosos del cuerpo

Ya sabemos que en nuestro cuerpo existen mayor cantidad de venas que de arterias. Entre las más importantes tenemos la vena yugular, las venas coronarias.

La vena subclavia, la vena cava inferior y superior, la vena femoral, las venas pulmonares, la vena renal, la vena safena mayor y menor.

Cada una de estas tiene sociedad con una arteria, llegando en ocasiones a llamarse del mismo nombre, aunque no siempre es el caso.

Las venas las podríamos agruparlas en sistemas. En nuestro cuerpo existen 3 sistemas venosos llamados el sistema porta, el sistema pulmonar y el sistema general.

El sistema pulmonar está compuesto por 2 pares de venas que son especiales porque estas transportan la sangre oxigenada de los pulmones hasta el corazón.

El sistema porta está dividido en 2 sistemas y estas venas se encargan de la conducción de sangre de un sistema capilar a otro sistema.

El sistema porta consta del sistema porta hipofisario y el sistema porta hepático.

El sistema porta hipofisario está conformado por la arteria hipofisaria, esta se extiende en numerosas ramificaciones llegando a conformar una compleja red.

La primera red capilar descienden del tallo hipofisario, de esta se forma una segunda red capilar que tiene como tarea el drenaje de la vena yugular interna.

El sistema porta hepático están compuestas por las numerosas venas que provienen del tracto digestivo, desde aquí se van originando capilares sinusoides del hígado.

Esto da como resultado el origen de un conjunto de venas que se dirigen hasta la circulación sistémica.

El sistema general lo componen venas provenientes de la circulación sistémica, en ellas la sangre fluye con poco contenido de oxígeno.

Su circulación va desde los tejidos hasta el lado derecho del corazón, dentro de estas venas existen las válvulas semilunares que garantizan una buena circulación.

Arterias: su naturaleza y diversas funciones

Arteria y estructura de la vena, flujo sanguineo

Son ductos sanguíneos que trasladan la sangre por diferentes partes del cuerpo, esta sangre contiene un alto porcentaje de oxígeno.

Cumplen una asistencia muy importante a nuestro corazón transportando la sangre oxigenada e irrigándola en los diferentes órganos internos.

Además de la sangre, las arterias transportan las vitaminas, los minerales, las proteínas y las células que contienen el sistema inmunitario.

Componen junto con las venas, los capilares y otros órganos el sistema circulatorio, un complejo sistema que hace lo necesario para mantenernos con vida.

Se originan desde los ventrículos de los órganos  llegando a manifestar una gran resistencia, flexibilidad y una capacidad regenerativa.

Se extienden por el interior de nuestro organismo como si fuera una compleja red circulatoria, y llegan a ser constituidas por 3 capas llamadas adventicia, media e íntima.

También dirigen los desechos metabólicos o el dióxido de carbono hacia los órganos excretores, como el hígado, los riñones y los pulmones.

Las arterias conforman 2 grandes sistemas en el primero tenemos la arteria aorta considerada como la arteria principal de nuestro organismo.

Esta arteria se origina desde el lado izquierdo del corazón y de aquí se originan otras arterias como las bronquiales, carótidas, genitales, renales, coronarias y lumbares.

Su camino abarca desde el abdomen hasta las vértebras de la columna,  bifurcándose en dos y extendiéndose desde la pelvis hasta el recto.

En el segundo están las arterias pulmonares, este grupo se especializa en transportar sangre con bajo contenido de oxígeno pero con un alto nivel de dióxido de carbono.

Estas arterias se originan del lado derecho del corazón y se dividen en 2 que finalizan en los pulmones, que son la arteria pulmonar izquierda y derecha.

Articagos provee a nuestro organismo de componentes necesarios para ayudar en el proceso de sanación y fortalecimiento de los tejidos en los vasos sanguíneos.

A tener en cuenta acerca de las arterias

Las arterias se caracterizan por transportar sangre a un ritmo de presión más elevado que el de las venas, en nuestro cuerpo el tamaño de estas varían mucho.

Las podemos identificar como las arterias elásticas, las venas musculares, las arteriolas y los capilares.

Cada una de estas está ubicada en diferentes partes del cuerpo, siendo las más pequeñas los capilares y las más grandes las arterias elásticas.

Las arterias elásticas como ya lo hemos dicho, son las arterias más grandes del cuerpo humano, aquí podemos mencionar el tronco braquiocefálico, la aorta y la pulmonar.

Estas logran destacar también por su gran elasticidad que es necesaria para lograr sus funciones, ellas manifiestan cierta presión para mantener que la sangre circule.

Por su parte, las arterias musculares manifiestan un tamaño más reducido que las primeras, y mayor presencia muscular siendo estas más rígidas.

Por mencionar alguna arteria muscular en nuestro cuerpo tenemos las coronarias.

Las arteriolas son mucho más pequeñas y tienen el papel de estabilizar la presión sanguínea del cuerpo, gracias a la composición interna de estas arterias.

Su parte interna está compuesta por tejidos lisos que se contraen y así lograr estabilidad en la presión y el flujo sanguíneo, conduciendo hasta los capilares.

Por último, tenemos los capilares que se encargan de intercambiar diferentes sustancias con los tejidos como nutrientes, gases o numerosos desechos.

Al poseer un tamaño muy reducido los glóbulos rojos deben deformarse para poder pasar por aquí.

Estos capilares cumplen otras funciones dependiendo en la zona del cuerpo en donde estén ubicadas, en los pulmones trabajan intercambiando el dióxido de carbono por oxígeno.

En los diferentes tejidos los capilares intercambian nutrientes por desechos y oxígeno por dióxido de carbono.

Tanto los intestinos como los riñones, los capilares mantienen un intercambio constante de nutrientes por desechos que serán expulsados por las heces y orina.

Diferencias entre arterias y venas

Ya hemos tocado ciertas diferencias entre ambos vasos sanguíneos, pero estos van más allá de sus funciones y la estructura que estas manifiestan.

Las venas pueden transportar la sangre directamente al corazón y en su interior ellas poseen válvulas que aseguran que la sangre pueda llegar a este órgano.

Las arterias trabajan para que la sangre pueda llegar a todo el cuerpo, estas se diferencian a las venas por que pueden transportar la sangre sin necesidad de válvulas.

El corazón es el encargado de que fluya la sangre en nuestro cuerpo, la presión sanguínea tanto de las venas como las arterias son muy distintas.

Por ejemplo, en las arterias, la fuerza de presión para que la sangre llegue a todas las parte del cuerpo es mayor, que la succión que la dirige al corazón.

Esta succión se manifiesta en las venas, y es una presión sanguínea más débil, comparada a la presente en las arterias.

Las paredes de las arterias se caracterizan por ser más gruesas y resistentes que las venas.

La elasticidad que manifiestan las arterias es crucial para que la fuerza en la presión se mantenga a través del recorrido por el cuerpo.

La presión sanguínea venosa y arterial

Arterias en el cuerpo humano, anatomía. Una arteria es un vaso sanguíneo que lleva la sangre del corazón a todas las partes del cuerpo.

La presión sanguínea tiene sus diferencias tanto en las venas como en las arterias. La fuerza que dirige la sangre a través de estos vasos sanguíneos varía.

Gracias a la gran cantidad de compuestos presentes en Articagos su consumo garantiza una mejor salud y funcionamiento en la estructura de los vasos sanguíneos.

La presión venosa es la fuerza que manifiesta la sangre mientras se transporta por las venas, está presente en la vena cava superior hasta el corazón.

La presión venosa es de gran importancia ya que así es como se llena el ventrículo derecho del corazón y determinar cuál es el volumen sistólico de eyección.

Este volumen se puede llegar a medir y saber la cantidad de sangre que el corazón manda por latido, y comprobar la correcta distribución de la sangre en los tejidos.

La presión venosa central se mide en centímetros de agua y es necesario que el paciente tenga una vía central canalizada.

La medición tiene como propósito averiguar cuál es el tono vascular y la valoremia de la aurícula derecha del paciente, los valores normales son de 0 a +5 cm de agua.

Por su parte, la presión arterial se manifiesta cuando nuestro corazón se expande y se contrae, produciéndose la presión sistólica y diastólica.

El bombeo de sangre en las arterias produce un pulso, siendo una señal de que nuestro corazón está latiendo.

Con la ayuda de un tensiómetro se puede obtener una medición confiable de la presión arterial, la cifra normal es de 120/80 mm hg.

Si la presión es superior a los 140/90 mm hg, el paciente está manifestando hipertensión arterial, si es menor de 90/60 mm hg está padeciendo de hipotensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *