Las enfermedades del cabello revelan mucho sobre la salud

Las enfermedades del cabello revelan mucho sobre la salud

Última actualización: 20-11-2018. Equipo Nutricioni

Mucho de lo que afecta a la salud del cabello está determinado por factores genéticos, pero también tienen gran influencia la edad, la alimentación y la época del año en la que se esté viviendo

Mantener un cabello sano requiere de cuidado e higiene constante y evitar exponerlo a condiciones extremas, como por ejemplo productos químicos fuertes o una exposición prolongada al sol.

Es posible que situaciones estresantes conduzcan al debilitamiento y pérdida del cabello; también enfermedades como la diabetes o la enfermedad celíaca generan un cabello débil y frágil, con tendencia a la caída.

El aspecto del cabello también revela mucho sobre la salud de una persona; un cabello delgado, sin brillo, o la pérdida significativa de gran cantidad de ellos, es un signo de que algo no está funcionando bien en el organismo.

Comencemos a hablar de las principales enfermedades que afectan el cabello.

Alopecia

La alopecia es el nombre general con el cual se conoce la caída del cabello, independientemente de su causa, y representa uno de los mayores problemas relacionados con el pelo.

Sin duda alguna, es una de las condiciones más preocupantes y la que explica el por qué se debe tener un mayor cuidado del cabello.

El cabello tiene su propio ciclo de vida. Resulta normal que se pierdan hasta cien cabellos por día, si se realiza un buen cuidado del cabello.

Sin embargo, una caída del cabello superior a esa media puede considerarse preocupante y requiere de un estudio y un cuidado especial del cabello.

No debe confundirse la caída del cabello que permite ver el bulbo en un extremo de los cabellos caídos, con los cabellos que se rompen a nivel del tallo debido a su fragilidad.

En estos no se puede ver el bulbo, tratándose de una alopecia parcial o temporal.

Tipos de alopecia

La alopecia puede ser consecuencia de otra enfermedad o de una afección que puede ser local o general.

Existen varios tipos de alopecia o caída del cabello, con causas y consecuencias diversas, que requieren un tratamiento diferente; entre ellas:

  1. La alopecia involucional: es completamente natural, ya que con la edad el cabello se va debilitando y adelgazando. Aunque resulta algo normal, requiere de un cuidado del cabello enfocado a su fortalecimiento.
  2. La alopecia androgénica: tiene un origen genético. Se caracteriza principalmente por la desaparición gradual del cabello en varias zonas de la cabeza. Es especialmente agudo en la zona de la coronilla y en la parte frontal.
  3. La alopecia areata: se caracteriza por ser una pérdida de cabello irregular y de manera repentina. Es más común en niños y jóvenes que en otro grupo de la población.
  4. La alopecia universalis: es especialmente particular, por tratarse de una caída generalizada del pelo en todo el cuerpo.
  5. La alopecia cicatricial: se reconoce por ser una caída permanente del cabello.

Debido a diferentes causas, se van formando cicatrices que imposibilitan la regeneración del cabello. El cuidado preventivo del cabello es vital en estos casos.

Seborrea

La seborrea es muy fácil de identificar por el aspecto anormalmente graso del cabello y cuero cabelludo; produce, además, una sensación intensa de picor o prurito.

Aunque el aspecto del cabello es exageradamente graso, este sebo ya no lo lubrica de forma eficaz.

Su aparición se debe a una hipersecreción de las glándulas sebáceas. El producto fluido de estas glándulas se extiende por el cuero cabelludo y sube por capilaridad a lo largo del tallo del pelo.

Las causas profundas de este desarreglo pueden ser numerosas, y se dividen en dos tipos:

  1. Causas locales: por el exceso de masaje o por el uso excesivo de productos demasiado fuertes que excitan las glándulas sebáceas.
  2. Causas generales: debido a enfermedades febriles o a desarreglos del sistema glandular general (hígado, glándulas suprarrenales, glándulas tiroides y, principalmente, las glándulas sebáceas).

Pitiriasis y tiña

La pitiriasis se caracteriza por la aparición de abundantes escamas en el cuero cabelludo que se desprenden de la capa más externa de la epidermis o capa córnea. Estas escamas pueden ser de dos clases:

  1. Secas: conocida como Pitiriasis sicca, que aparece en los cueros cabelludos secos; y que a su vez puede ser simple, media o aguda.
  2. Grasa: o Pitiriasis esteatoide, que se localiza en los cueros cabelludos grasos; y también se puede presentar en tres estados: simple, media o aguda.

El fenómeno es similar en los dos casos, la capa córnea se separa en escamas; no obstante, las escamas secas son más finas que las grasas, que tienden a aglomerarse por causa del sebo que las envuelve.

Tiña es la denominación general dada a diversas afecciones, caracterizadas por unas especies de costras en el cuero cabelludo, de aspectos diversos y que conllevan a la caída del cabello.

Estas costras son provocadas por hongos microbianos que proliferan en el cuero cabelludo.

Según el caso, se pueden extender por todo el cuero cabelludo, o ubicarse solamente en la raíz del cabello.

Algunas de estas afecciones pueden ser altamente contagiosas, aunque resulta raro encontrarlas en nuestros días, debido a un mayor cuidado y aseo del cabello.

Lo que comienza en la tiña con disposición en áreas enrojecidas, acaba provocando trozos redondeados que forman calvas. Como síntomas adicionales, las lesiones se inflaman, pican y se forman costras.

Debido a su carácter contagioso, cuando se presenta esta enfermedad, debe ser tratada por un especialista acreditado para ello, el cual prescribirá los cuidados antisépticos necesarios.

Pediculosis

Es una afección cutánea producida por la invasión de piojos (Pedículos capiti) en el cuero cabelludo. Es muy contagiosa.

La persona infestada experimenta gran escozor en la cabeza, lo que acentúa la irritación y puede producir una irritación bacteriana secundaria.

Los agentes responsables son los piojos, que son insectos heterometábolos (experimentan una metamorfosis progresiva) y paurometábolos (las ninfas se asemejan mucho a los adultos, pero son más pequeños).

Su ciclo vital tiene 3 fases: la liendre, la ninfa y el adulto.

  1. Liendre: las liendres o huevos de los piojos permanecen firmemente adheridas al pelo mediante una sustancia adhesiva. Tardan entre seis y siete días en eclosionar.
  2. Ninfa: la ninfa tiene el aspecto de un piojo adulto, pero es más pequeño. Después de la eclosión, maduran en aproximadamente 7 días, convirtiéndose en adultos. La ninfa se alimenta de la sangre de la persona sobre la que vive.
  3. Adultez: el piojo adulto tiene 6 patas y su color es de bronceado a grisáceo, ya que se mimetizan con el color del cabello de la persona infestada. Pueden vivir hasta 30 días en la cabeza de una persona, alimentándose de sangre.

Si no se toman las medidas oportunas, las poblaciones de los piojos aumentarán a gran velocidad debido al rápido desarrollo de su ciclo biológico.

Aunque no es una enfermedad en sí, la pediculosis puede afectar el cuero cabelludo y, en consecuencia, el cabello, ya que las lesiones en el cuero cabelludo ocasionadas por rascarse, pueden infectarse debilitando los folículos pilosos.

Tricoptilosis, tricoclasia y tricorrexis

La tricoptilosis se identifica porque las puntas de los cabellos están hundidas y separadas. El cabello muestra un aspecto mate y la hendidura de las puntas impide cualquier peinado apretado.

Esta afección se presenta, generalmente, en cabellos relativamente largos, ya que, en algunos casos, puede ocurrir que el sebo no pueda alcanzar las puntas para lubricarlas.

Para hacer desaparecer las puntas abiertas, la mejor solución consiste en cortar el cabello; de esta manera el sebo podrá alcanzar más fácilmente las puntas y evitando así un nuevo hundimiento.

La tricoclasia es un problema capilar común en el cual se presentan nudos gruesos o débiles a lo largo del tallo del cabello que hacen que este se desprenda fácilmente.

Se trata de una agravación de la tricoptilosis, en el sentido de que el extremo del cabello no presenta una simple hendidura, sino una hendidura que separa varias ramas, semejando una forma de pincel.

Puede ser una afección hereditaria desencadenada por cosas tales como uso de secadores, cepillado excesivo, uso de permanentes o abuso de productos químicos.

La tricorrexis es un defecto frecuente del tallo del cabello, producido por la alteración y desaparición de las células cuticulares, dejando al descubierto las células de la corteza.

Las células de la corteza se separan y deshilachan hasta producir un engrosamiento por donde se fractura el pelo.

Se caracteriza por el estallido de un punto cualquiera del tallo piloso, que provoca la formación de una especie de pequeña protuberancia.

Aunque puede tener una base genética, al parecer se acelera debido a factores ambientales.

Puede producirse por traumatismos físicos como el cepillado excesivo o trenzas muy apretadas.

También por traumatismos químicos ocasionados por el uso sin control de permanentes y tintes de pelo, contribuyendo al desarrollo de caída del cabello, ausencia de crecimiento y cabello maltratado.

Cabello anémico y canicie

El cabello anémico se caracteriza, fundamentalmente, por ser muy fino, quebradizo y mate, y se despeina fácilmente.

Algunos de los agentes causantes pueden ser: la seborrea, el cuero cabelludo seco, la tiña, la falta de higiene y el uso de productos químicos demasiado fuertes.

Los estados depresivos, los periodos postoperatorios, la anemia general, la gripe y el embarazo, pueden ser otros de los desencadenantes de esta afección.

La canicie es un proceso totalmente natural; se trata del blanqueamiento o pérdida de pigmentación del cabello de manera progresiva y continuada.

Los cabellos no blanquean de repente, sino poco a poco y, en general, el conjunto de cabellos puede presentar toda una gama de tonalidades grises, dependiendo del número de cabellos blancos que posea.

No obstante, el proceso en el cabello es diferente de un individuo a otro, ya que el pigmento desaparece y el pelo se vuelve blanco.

Efectos negativos sobre el cabello de algunas enfermedades

El debilitamiento y caída del cabello se origina de manera directa por la afectación de los folículos pilosos. Sin embargo, existen diferentes enfermedades que inciden negativamente en la salud del pelo. Entre ellas cabe destacar las siguientes:

  1. La dermatitis seborreica: esta enfermedad es provocada por una producción excesiva de grasa en el cabello.

El problema se origina cuando esta grasa se acumula en el cuero cabelludo, ocasionando que los folículos pilosos acaben por asfixiarse.

Se confunde con la caspa, porque produce una descamación del cuero cabelludo. Como síntomas principales se observa: picor, irritación e infección.

La dermatitis seborreica parece estar relacionada con factores genéticos, emocionales o climáticos. También pueden llegar a presentarse episodios concretos en situaciones de estrés.

  1. El lupus: el lupus eritematoso es una enfermedad autoinmune, es decir, que descontrola el sistema inmunológico, ocasionando que el propio sistema ataque a células sanas, no solo a las peligrosas.

El lupus no es enfermedad contagiosa. Puede atacar cualquier órgano del cuerpo.

El cuero cabelludo se encuentra entre las zonas atacadas por el lupus.

El tipo de lupus que afecta la piel de la cabeza provoca eritemas como alas de mariposa. Es el tipo de lupus que provoca la temida caída del cabello.

  1. Liquen plano: al igual que el lupus, el liquen plano origina una agresión del propio sistema inmunológico. Aunque no se ha establecido un origen claro de la enfermedad, se ha observado que puede afectar al cabello.

El liquen se fija a las capas superiores de la piel, inflamándola y enrojeciéndola, causando picor. Cuando esta circunstancia ocurre en la piel de la cabeza, se puede producir caída del cabello.

  1. Psoriasis: nuevamente estamos frente a una enfermedad autoinmune. Esta característica puede hacer que se confundan sus síntomas con enfermedades como el lupus o algunos tipos de hipotiroidismo.

La psoriasis es frecuentemente hereditaria y tiene efectos muy diversos.

Suele presentar síntomas como picor, placas pegajosas, resequedad y descamación en zonas de piel afectadas. También es habitual que se presente en rodillas y articulaciones. Cuando aparece en el cuero cabelludo provoca alopecia.

Además, la psoriasis es una enfermedad crónica y es bastante común que se produzcan varios episodios en la vida del enfermo.

En los casos más graves, se origina una alopecia cicatricial y el daño es permanente.

  1. Esclerodermia: los orígenes de esta enfermedad no están claros. Afecta distintas zonas de la piel, a las que endurece e inflama.

Si se da en el cuero cabelludo, la esclerodermia produce calvicie localizada. En el peor de los casos, puede ser por afectación directa que destruye los folículos pilosos.

En los casos en que la esclerodermia afecta a otras zonas, puede causar cambios en el ciclo vital del cabello. Se estaría entonces ante la presencia de un efluvio telógeno y la alopecia ocasionada podría resultar irreversible.

  1. Hipotiroidismo e hipertiroidismo: las enfermedades asociadas con la glándula tiroides son también autoinmunes. Tanto el hipotiroidismo como el hipertiroidismo pueden ocasionar una gran pérdida de cabello.

En el caso del hipotiroidismo, la hormona que produce la tiroides resulta deficiente, es decir, con niveles por debajo de lo normal.

Como resultado, afecta al metabolismo y produce fatiga, cansancio, falta de energía y reduce la actividad normal de los folículos pilosos.

Además, los cabellos pueden ser más delgados y frágiles a causa del hipotiroidismo.

Dentro de lo bueno, es normal que el pelo retome su crecimiento normal cuando se ataquen las causas del hipotiroidismo.

La regulación correcta de la glándula tiroides suprimirá esos resultados indeseados que se achacan al hipotiroidismo.

En cambio, en el hipertiroidismo se presenta una producción excesiva de hormonas en la glándula tiroides, haciendo que se acelere el metabolismo corporal.

Este cambio se extiende al ciclo de crecimiento de los propios folículos pilosos, provocando que la caída de cabello se acelere.

Los síntomas del hipertiroidismo incluyen presión arterial alta, inquietud, insomnio y ansiedad.

También es bastante común que se registre un aumento de apetito que, sin embargo, coincide con pérdida de peso.

  1. Estrés: en general, el estrés tiene efectos muy negativos sobre la salud, ya que reduce la energía física y mental.

Las situaciones de estrés debilitan sobremanera el estado físico general. En el caso del cuidado del cabello, sabemos lo dañino que resulta el estrés.

Normalmente, las consecuencias del estrés suelen traducirse en un adelgazamiento o debilitación temporal. Si se consigue recuperar el cuerpo de la devastación del estrés, es probable que el pelo vuelva a su estado normal.

Algunas vitaminas y minerales para el cabello

Muchas veces la apariencia marchita y descuidada del cabello es una señal de que el organismo y el cabello necesitan de muchas vitaminas y minerales; la lista es bastante larga, pero podemos nombrar:

       1.La vitamina A: una de las mejores vitaminas para el cabello débil y quebradizo es la vitamina A, porque ayuda a que crezca fuerte y recupere su elasticidad.

Es posible encontrar la vitamina A en forma de retinol y de beta caroteno en la remolacha, zanahoria, brócoli, huevos, melón y espárragos.

  1. Magnesio, hierro y zinc: cualquiera de estos tres minerales, que son parte de la fórmula de Buen Cabello, es ideal para estimular el crecimiento del cabello.

El hierro se encuentra en alcachofas, espinacas y brócoli. El magnesio está presente en nueces y pescados; y el zinc, se puede obtener a través de lentejas, queso y yogur.

  1.  Vitaminas B, C y lisina: el complejo de vitaminas B, C, y lisina se halla entre los mejores nutrientes para hacer crecer el pelo, ya que ayuda a engrosar el folículo y estimula el crecimiento, dándole fuerza y brillo.

Por ello han sido incorporadas a Buen Cabello. Pescados y lácteos son ricos en vitamina B y los huevos en lisina.

La vitamina C es recomendada para el cabello con puntas abiertas u horquetillas, pues tiene la propiedad de reparar el pelo maltratado y darle brillo.

Buen Cabello contiene vitamina C; también puedes consumirla al natural en verduras como el brócoli, coliflor, perejil, espinaca, papa y apio.

La vitamina C, además, previene el envejecimiento prematuro del pelo.

  1. Vitamina B1: la vitamina B1 es una de las mejores para el cabello fino y marchito, ya que su efecto ayuda a que el cabello recupere vitalidad y suavidad.

Ayuda también a producir proteína, por lo que hidrata y estimula el crecimiento. Se encuentra en el arroz, naranjas, pan integral, aguacate y en Buen Cabello.

  1.  Niacina o vitamina B3 y biotina: mejora la circulación en el cuero cabelludo, estimulando el crecimiento del cabello. Algunos estudios señalan que la niacina funciona mejor cuando es combinada con la biotina; ambas forman parte de la maravillosa fórmula de Buen Cabello.

En la naturaleza, la niacina está presente en las almendras, las semillas de auyama, frijoles, vegetales de hoja verde y la zanahoria.

La biotina, conocida como la “vitamina del pelo”, se encuentra principalmente en los frutos secos como el maní, las almendras y las avellanas.

Consideraciones finales

Hay un dicho popular que dice: “somos lo que comemos”; esta es una gran verdad.

Para tener un cabello hermoso y saludable, primero hay que tener una alimentación saludable. Para ello, es imprescindible contar con una dieta que aporte la suficiente cantidad de nutrientes esenciales.

Mantener una dieta diaria rica en proteínas y vegetales puede ayudar a que el organismo se nutra con las vitaminas y minerales que requiere, pero no en las cantidades suficientes para aprovechar sus beneficios.

Buen Cabello es el producto ideal para cubrir todas estas carencias. Reúne una cantidad considerable de vitaminas y minerales indispensables para la buena salud del cabello y de la piel de la cabeza.

Ofrece la excelente combinación de sus ingredientes, garantizando una acción más profunda sobre el cuero cabelludo y sobre la fibra capilar, brindándole al cabello el cuidado que requiere para que recupere al máximo su fuerza y resistencia.

El perfecto balance entre sus componentes lo hace el suplemento más adecuado para mantener un cabello sano, brillante, libre de impurezas, con fuerza y vitalidad.

Buen Cabello ha sido especialmente formulado para satisfacer las exigentes necesidades de toda la familia, brindándole al cabello maltratado la posibilidad de lucir recuperado y fortalecido, promoviendo su crecimiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *