Las articulaciones y los medicamentos para aliviar sus molestias

Las articulaciones y los medicamentos para aliviar sus molestias

Última actualización: 23-11-2018. Equipo Nutricioni

Antes de conocer sobre los medicamentos que nos pueden servir para ayudar a nuestras articulaciones, entremos en calor respondiendo algunas interrogantes:

¿Sabemos qué es una articulación?, ¿Tenemos alguna noción de cuantas articulaciones tiene nuestro cuerpo?

Pues todos deberíamos saber las respuestas a estas interrogantes, ya que las articulaciones son parte fundamental de nuestro organismo.

Una articulación es el área en la cual confluyen o se encuentran dos o más huesos, un hueso y un cartílago o incluso el tejido óseo y los dientes.

Existe una articulación en cada parte de nuestro cuerpo donde se juntan dos o más huesos, por lo que tenemos una gran cantidad de ellas.

En nuestro cuerpo se encuentran 360 articulaciones, de las cuales 86 están ubicadas en el cráneo, 6 en la garganta y otras 66 están ubicadas en el tórax.

Existen también 76 articulaciones ubicadas en la columna vertebral y la pelvis, y tenemos 32 articulaciones en cada una de nuestras extremidades superiores y otras 31 en cada una de nuestras extremidades inferiores.

Nuestro cuerpo tiene varios tipos de articulaciones, las primordiales son las móviles, las cuales permiten el movimiento libre, es decir en todas las direcciones, como la cadera y los hombros.

Además, tenemos las articulaciones del tipo bisagra, las cuales permiten el movimiento en una sola dirección, por ejemplo, las rodillas, codos y los dedos de manos y pies.

Las articulaciones en pivote, son aquellas que solo permiten la rotación como las que están en las vértebras del cuello que permiten girar la cabeza de un lado a otro.

Finalmente, tenemos las articulaciones deslizantes, que se mueven separadas como las que están en distintos huesos de la muñeca y del tobillo.

La función primordial de nuestras articulaciones es la de permitir y facilitar los movimientos mecánicos de nuestro cuerpo, proporcionándole además plasticidad y elasticidad al cuerpo.

Sin embargo, algunas articulaciones no tienen movimiento, como las que se encuentran entre los huesos del cráneo.

Otras, la mayoría de ellas, sin embargo, permiten una compleja amplitud de movimientos, que dependen en grado y dirección de movimiento posible, de la disposición de la articulación.

¿Y de qué están compuestas nuestras articulaciones?

Las articulaciones, son complejas estructuras que están conformadas por una serie de importantes e interesantes elementos.

Ellas están integradas por una serie de componentes que le proporcionan estabilidad, y disminuyen el riesgo de lesiones que pueden ser consecuencia de su constante uso o producto de algún golpe, entre otros.

Además, estos componentes están diseñados para soportar peso, movilizar extremidades y movilizar el cuerpo de un lugar a otro, entre otros movimientos y actividades.

Estos componentes son:

El cartílago. Membrana que cubre las extremidades de los huesos que se encuentran en cada articulación.

La cápsula y membrana sinovial. La cápsula es una estructura que envuelve a la articulación y a la membrana sinovial y tiene forma de rodillera.

La membrana a su vez, segrega un líquido pegajoso y transparente que se encarga de lubricar la articulación.

Los ligamentos. Especie de tiras de tejido duro, elástico y conectivo que rodean la articulación, tienen como finalidad sostenerla y limitar sus movimientos.

Los tendones. Son otro tipo de tejido duro, encargado de sujetar los músculos que controlan los movimientos de las articulaciones.

Las bursas. Bolsas llenas de líquido, ubicadas entre los huesos, ligamentos y otros componentes de las articulaciones, ayudan a amortiguar la fricción que se produce debido al movimiento.

Los meniscos. que están ubicados particularmente en las rodillas, actúan como amortiguadores de los golpes y las presiones y ayudan a la concordancia articular.

También se encuentran las arterias articulares responsables de irrigar la articulación y su interior.

Finalmente, las articulaciones están compuestas de nervios articulares, la función primordial de estos es la de comunicar la posición del cuerpo o sus sensaciones.

Conoce cómo se lesionan las articulaciones

Las articulaciones sufren desgaste natural producto de su funcionamiento.

Este desgaste puede llegar a producir lesiones capaces de perjudicar la estructura articular.

Nuestras articulaciones pueden presentar problemas capaces de producir molestias que pueden llegar a convertirse en graves trastornos.

Las articulaciones más propensas a sufrir lesiones son las rodillas, tobillos, codos y la articulación del túnel carpiano.

Todas las articulaciones que son expuestas o sometidas a un esfuerzo que sobrepase sus capacidades, como el sobrepeso o la práctica sin descanso de algún deporte, incrementan sus posibilidades de riesgo de sufrir lesión.

Ilustración de las articulaciones al verse desgastadas

El desgaste de las articulaciones y/o las lesiones que estas puedan sufrir deben ser tratados inmediatamente con acciones orientadas a regenerar sus componentes.

Los componentes de las articulaciones son incapaces de regenerarse completamente por sí solos, de ahí la importancia de cuidarlas y evitar lesiones en esas zonas.

El tratamiento va a depender del tipo de lesión, del componente afectado y, por su puesto, de su gravedad.

Para determinar el tratamiento es indispensable establecer que originó la lesión y hacer un diagnóstico de la salud de la persona.

Ahora bien, además del desgaste, existen dos tipos diferentes de lesiones de las articulaciones: los esguinces y las luxaciones.

Los esguinces. Son una torcedura o dislocación violenta de una articulación que provoca el estiramiento de los ligamentos que componen la articulación e incluso pueden llegar a desgarrarse.

Manos sosteniendo pie, ilustrado en rojo mostrando dolor

Este tipo de lesión puede ser causada por una flexión o extensión exagerada de la articulación.

Los síntomas son dolor en la articulación, el cual se incrementa con el movimiento, inflamación y pérdida de fuerza y movimiento.

Las luxaciones. Son un tipo de desplazamiento en ángulo o dislocación de los extremos óseos de la articulación, puede estar acompañada de una rotura de los ligamentos o de la cápsula articular.

Este tipo de lesión también puede ser ocasionada por una curvatura o estiramiento exagerado de la articulación o por un impacto en la articulación.

Osteo Vigor te brinda un variado grupo de vitaminas y minerales que trabajan en el crecimiento y la fortaleza de sus articulaciones para disfrutar de unos huesos saludables y sin dolores.

¿Cuál puede ser el mejor tratamiento para las articulaciones?

Seguramente muchos de nosotros en algún momento de nuestras vidas hemos presentado algún tipo de molestia o dolor en nuestras articulaciones.

En ese momento, surge la siguiente exclamación ¡me duele…! Y por ende la siguiente interrogante ¿Qué puedo hacer?

Ahí radica la importancia de conocer y por lo tanto saber qué acciones debemos emprender cuando nos encontramos en esta situación.

Te recomiendo que sigas leyendo para que consigas las respuestas.

Todas nuestras articulaciones tienen tendencia a experimentar desgaste debido a la edad o lesiones producidas por el mismo desgaste o por algún tipo de traumatismo perjudicando la estructura de las articulaciones.

Nuestro organismo está compuesto por una gran diversidad de articulaciones propensas a sufrir afecciones que provocan molestias.

Los dolores pueden ser desde leves hasta muy fuertes y en algunos casos, ocasionar trastornos graves a las personas afectadas.

Las lesiones, bien sean causadas por el desgaste propio de su uso o por algún tipo de traumatismo deben ser tratadas prioritariamente con medidas destinadas a regenerar las estructuras y/o componentes de las articulaciones.

Ahora bien, hablar de la salud de nuestras articulaciones nos obliga a considerar, tratar y conocer suficientemente al cartílago articular.

El cartílago articular en el único componente de esta parte de nuestro organismo incapaz de regenerar por sí mismo su estructura, condición que nos invita a evitar lesiones en esa zona.

El desgaste o las lesiones en el cartílago articular son los responsables directos en la aparición de la patología llamada artrosis.

Es normal sentir algún tipo de dolor en nuestras articulaciones durante nuestra vida cotidiana o cuando realizamos alguna actividad física.

Hombre se toma la rodilla motivado a un fuerte dolor

Pero si esa sensación o ese dolor es persistente, independientemente de si es leve o agudo, y no podemos identificar la causa, entonces debemos parar de inmediato la actividad que estamos realizando.

La prevención es nuestro mejor aliado en el cuidado del cartílago articular y del daño que a este pueda ocasionarse con la finalidad de evitar patologías.

Otro método de prevención es el consumo de suplementos vitamínicos como el Osteo Vigor.

Pero más allá de la prevención veamos qué otras cosas podemos poner en práctica para tratar nuestras articulaciones.

Conoce el método DHCE para el tratamiento de las lesiones articulares

DHCE proviene de las siglas descanso, hielo, compresión y elevación y se basa en realizar las siguientes actividades.

Descanso. El descanso o reposo consiste en realizar ejercicios que nos permitan la movilidad y el estiramiento de la articulación afectada, sin llegar a los extremos.

Estos ejercicios realizados levemente, nos ayudarán a recuperarnos de una forma mucho más rápida y efectiva de nuestra lesión.

Hielo. Este tipo de terapia es muy utilizada en el tratamiento de las lesiones articulares, más específicamente en las lesiones agudas.

Es un tipo de terapia muy económica, eficaz y fácil de hacer pues todos tenemos un fácil y rápido acceso a una bandeja de hielo en un momento determinado.

Se trata únicamente de aplicar hielo directamente sobre la articulación afectada por un lapso de unos 20 a 30 minutos aproximadamente y repetir el procedimiento unas 3-4 veces al día.

ilustración animada de bolsa de hielo en el pie

El fin de esta terapia es detener las hemorragias y desinflamar la zona afectada.

Compresión. La compresión de la zona afectada es utilizada con la finalidad de reducir la irrigación sanguínea hacia la zona afectada.

Es posible utilizar cualquier tipo de vendaje, el cual, por supuesto debe ser colocado por un especialista, sin embargo, el mismo no debe ser colocado excesivamente fuerte.

Elevación. Elevar la articulación afectada sirve para disminuir la presión arterial hacia la zona lesionada.

Esta acción tiene como finalidad disminuir la inflamación y por lo tanto el dolor.

Ahora bien, si la lesión es de mayor gravedad, y posterior a la aplicación de esta terapia por un lapso de 3 días, la misma no mejora, es recomendable asistir a un especialista para que nos dé un diagnóstico y tratamiento más específico.

Conoce los medicamentos que podemos tomar para las articulaciones

Las personas con algún tipo de afección en las articulaciones, acuden directamente a la farmacia en búsqueda de algún tipo de medicamento.

Si la lesión es leve, el farmacéutico te podría indicar algún tipo de tratamiento, sin embargo, si la lesión es grave, lo más seguro es que lo remita a un especialista.

Esto último, es lo más recomendable.

El especialista deberá identificar el grado y gravedad de la lesión y en consecuencia indicar a la persona el tratamiento que más le convenga.

La terapia física y los medicamentos pueden ayudar significativamente a mejorar los síntomas para que la persona pueda continuar llevando una vida activa.

Mujer realizando ejercicios mientras es instruída por un fisioterapeuta

En este sentido, el especialista debe indicar los medicamentos adecuados para tratar el tipo de lesión específica que padece la persona.

A continuación, conoceremos algunos medicamentos para las articulaciones.

Analgésicos de venta libre. Pueden ayudar a aliviar el dolor producido por la lesión articular.  

Los médicos suelen recomendar el paracetamol, debido a que tiene menos efectos secundarios que otros analgésicos.

Así mismo, recomiendan no tomar más de 3 gramos (3.000 mg) al día.

También pueden indicar analgésicos en crema o aerosol que pueden ayudar a aliviar el dolor cuando es leve o moderado.

Inyecciones. Las inyecciones de corticoesteroides se pueden aplicar en la articulación para aliviar la inflamación y el dolor. El alivio puede durar varios meses.

Otro tipo de inyecciones son aquellas a base de ácido hialurónico, se colocan para ayudar a lubricarla y protegerla cuando la lesión provoca la pérdida de este líquido.

Este medicamento no puede funcionar para todos los pacientes. Cuando su colocación es efectiva, puede aliviar el malestar durante unos 3 a 6 meses.

Los suplementos también pueden ayudarnos

La glucosamina y el sulfato de condroitina son importantes para mantener el cartílago sano.

Los suplementos con base a estas sustancias ayudan a controlar el dolor, así mismo, actúan como estímulo para potenciar la regeneración del cartílago y reducir su desgaste.

También podemos conseguir productos en el mercado como Osteo Vigor, que contiene un conjunto de vitaminas, aminoácidos y minerales.

Osteo Vigor puede ser un excelente aliado en la prevención, ya que ayuda al fortalecimiento de las articulaciones.

Con el paso del tiempo tus articulaciones pueden hacerse más débiles producto del desgaste, originando problemas derivados de enfermedades comunes como la artritis, osteoporosis, lesiones, entre otros.

Estudios científicos han demostrado que están en aumento múltiples carencias nutricionales en la población.

El ritmo de vida actual hace aumentar las necesidades nutricionales, pero ese mismo ritmo de vida te puede restar tiempo para elaborar una dieta sana y equilibrada.

Aunado a esto, con el paso del tiempo, los regímenes alimenticios han variado considerablemente y hemos dejado de incorporar a los mismos alimentos que aporten valiosos nutrientes que son esenciales para nuestra salud.

Osteo Vigor es un suplemento con un alto contenido de vitaminas, minerales y aminoácidos que nos ayuda a proteger y fortalecer nuestro esqueleto, complementando de una manera excelente tu dieta diaria.

La importancia de cuidar nuestro sistema articular radica en una mejor calidad de vida.

Para ello, definitivamente, debemos mejorar nuestro régimen alimenticio e incorporar a nuestras vidas el ejercicio físico necesario para fortalecer nuestro cuerpo.

Por lo tanto, debemos valorar y dar la importancia que amerita al cuidado de nuestros huesos y articulaciones con la finalidad de evitar problemas a medida que pintamos canas.

En conclusión, gracias a nuestras articulaciones podemos movernos y llevar una vida activa, de ahí que su cuidado sea fundamental para nuestra salud, desde ahora y para siempre.

Entonces, ¿qué estás esperando? Ponte en marcha, adoptando una dieta balanceada con gran aporte de nutrientes y ejercicio físico adecuado a tu edad.

Recuerda consultar a tu médico si puedes complementar tu dieta con algún suplemento vitamínico como el Osteo Vigor, si quieres y deseas garantizarte una mejor calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *