Las articulaciones: descubre lo que es bueno para ellas

Las articulaciones: descubre lo que es bueno para ellas

Última actualización: 23-11-2018. Equipo Nutricioni

Con este artículo, queremos ayudar a cuidarte, a mejorar tu calidad de vida, en este caso con tu salud ósea. Conozcamos lo que es bueno para las articulaciones.

Nuestro esqueleto, no sólo depende de vitaminas y minerales para estar duro y resistente, necesita de músculos fuertes y articulaciones sanas.

Nuestras articulaciones forman parte de lo que llamamos el aparato locomotor, y se encuentran en puntos claves entre huesos.

La función de dichas articulaciones es permitir la fácil movilidad de nuestro cuerpo, ya que permiten que el mismo se mueva sin que rocen los huesos.

Están diseñadas para evitar el desgaste de los huesos, ya que sin ellas, el daño causado por el día a día sería mucho más rápido.

Son una parte importante ya que son puntos de contactos entre los componentes de nuestro sistema esquelético.

Pueden estar entre un par o más huesos, entre las encías y los dientes, o entre los huesos y el cartílago.

Datos de interés

Nuestro cuerpo, además de contar con 206 huesos, posee también 360 articulaciones, y algunas son mucho más importantes y utilizadas que otras.

Las dividiremos para ti:

  • Tenemos 86 en el cráneo, estas, se podría decir, que no se mueven en absoluto, su función es más de protección.
  • Existen 76 entre nuestra columna vertebral y nuestra pelvis.
  • 66 ubicadas en el área de nuestro pecho o tórax.
  • 32 articulaciones en cada uno de nuestros brazos.
  • 31 en cada una de nuestras extremidades inferiores.
  • 6 en el área de la garganta.

Ilustración anatomica de los diferentes puntos donde pueden haber articulaciones marcada con puntos rojos

Alimentos buenos para las articulaciones

Una dieta balanceada es muy recomendable en la medicina preventiva, gran cantidad de dolencias son causadas por la mala alimentación

Conoce algunos alimentos que te ayudarán a cuidar de tus articulaciones.

Los alimentos ricos en vitamina C son de gran ayuda para las articulaciones ya que poseen poder antiinflamatorio, lo que es de gran ayuda contra la artritis.

Estos alimentos también ayudan a mantener y sintetizar el colágeno y cartílago de nuestras articulaciones.

Poseen poder antioxidante, por lo que protegen nuestras articulaciones de los daños causados por el desgaste.

Fresa, kiwi, naranja, lima, limón, perejil y brócoli, son algunos de los alimentos ricos en vitamina C.

Las carnes rojas son ricas en proteínas, por lo que son muy importantes para la salud de nuestras articulaciones.

Poseen abundante cantidad de hierro y zinc, los cuales también ayudan a la recuperación de lesiones

Los pescados azules como el salmón, el atún, la caballa, las sardinas entre otros, poseen una buena cantidad de Omega-3.

Este aceite, también posee cualidades antiinflamatorias, por lo que resulta muy útil para reducir los dolores articulares.

Además ayuda en la protección de las membranas de las células de los nocivos efectos de procesos de oxidación.

Estos procesos ocurren cuando practicamos cualquier deporte o algún tipo de ejercicio. es recomendable el consumo de estos alimentos al menos dos veces a la semana.

Nuestras articulaciones, están cubiertas o bañadas de un líquido llamado sinovial, cuya función es reducir la fricción de los cartílagos y huesos.

Por esto es importante el consumo de agua, como todos sabemos, dos litros de agua al día es lo recomendable.

Si tenemos articulaciones sanas, huesos y músculos fuertes, disfrutaremos más de nuestro día a día, Osteo Vigor una manera muy sencilla de mantenernos con energía y alegría.

Otros nutrientes importantes  

Es importante el consumo de alimentos que sean ricos en minerales como el calcio, magnesio, potasio, y vitamina D, y del grupo B.

El calcio es primordial para la salud ósea, ya que mantiene nuestros huesos fuertes lo cual ayuda a la salud de nuestras articulaciones.

Las mujeres menopáusicas deben aumentar el consumo de este mineral, ya que debido a la baja de estrógenos se libera rápidamente del organismo.

Consume alimentos ricos en calcio diariamente, en el caso de los lácteos, utiliza los productos descremados, para evitar el consumo de grasa innecesario.

Para lograr la fijación y mejor absorción de los minerales en nuestro esqueleto y articulaciones, es imprescindible el consumo de vitamina D

Sin esta vitamina los minerales que consumas no lograran llegar hasta su destino en nuestro organismo, sino que serán liberados.

Es necesario permitir que nuestro cuerpo absorba un poco de luz solar para lograr sintetizar esta vitamina, así como consumir yemas de huevos, atún y aceite de hígado de pescado entre otros alimentos.

Representación de una playa y arena, debido que es el medio donde obtenemos vitamina D

En el caso del potasio, es necesario porque crea en nuestro organismo un medio alcalino, lo cual ayuda a evitar la pérdida de nutrientes.

Ya que es necesario el consumo de proteínas, no podemos evitar que estas provoquen un medio ácido, por lo cual el potasio contrarresta esta desventaja.

Consume plátanos, bananas, granos, verduras de hoja verde entre otros alimentos para obtener el calcio que necesitas.

Tipos de articulaciones  

Las articulaciones pueden ser divididas según su función o movilidad.

Diartrosis o articulaciones móviles. Estas, son las que se encuentran presentes en mayor número en nuestro cuerpo, y obviamente, también las que poseen mayor movilidad.

Otro nombre con el que son conocidas es el de articulaciones sinoviales, y se pueden subdividir según el movimiento que realizan en:

  • Articulación troclear: son las que nos permiten flexionar y extender, como la del codo, por ejemplo.
  • Articulaciones de pivote: están diseñadas para permitir el movimiento lateral, como el realizado en el cuello.
  • Articulaciones artrodias: son articulaciones deslizantes, nos ayudan a realizar movimientos de desplazamiento, son planas.
  • Articulaciones esféricas: estas son las que poseen mayor libertad de movimiento, un buen ejemplo de ellas son las que están en la cadera y su forma es redondeada.
  • Articulaciones elipsoidales: ellas, son las que tienen la función de unir dos huesos de forma irregular.
  • Articulaciones de encaje recíproco: también se conocen como “silla de montar”, ya que su forma se asemeja mucho a una de ellas.

Anfiartrosis o con movilidad limitada. Están formadas por cartílagos y poseen cierta movilidad, pero muy poca en realidad. Un ejemplo son las articulaciones de las vértebras.

Se encuentran divididas en diartroanfiartrosis y anfiartrosis verdaderas.

Sinartrosis o articulaciones sin movilidad. Son articulaciones fibrosas y carecen de movimiento, como las articulaciones que unen los diferentes huesos que forman nuestro cráneo.

Estas se encuentran clasificadas en sinfibrosis, sinostosis y sincondrosis.

Nuestras articulaciones realizan distintos tipos de movimientos, los cuales podemos dividirlos en deslizamiento, rotación y angulación.

Los últimos están subdivididos en flexión, extensión, abducción y aducción y circunducción.

Partes que forman una articulación

Para conocer y entender cómo funcionan nuestras articulaciones, veamos de manera rápida cómo están conformadas.

Cartílago. Es el tejido que se encuentra presente en los extremos de los huesos, su función es la de conectar, y la de evitar o reducir el roce de los huesos para detener tu desgaste.

Ligamentos. Son los tejidos elásticos, firmes y conectivos, su función es de rodear y proteger la articulación y evitar su hiperextensión.

Tendones. Se encuentran unidos a los músculos y están diseñados para controlar los movimientos, se encuentran ubicados a ambos lados de la articulación.

Membrana sinovial. Esta membrana posee en su interior un líquido, sin color y pegajoso que lubrica la articulación. Reviste la articulación.

Bursas. Son unas esferas que poseen líquido en su interior, y amortiguan la fricción que sufre la articulación.

Menisco. Lo encontramos en nuestras rodillas, también en alguna otra articulación y es de forma de media luna.

Las arterias articulares es la forma mediante la cual las arterias reciben irrigación sanguínea,

Los nervios articulares, de los cuales derivan los nervios cutáneos, poseen la importante misión de informar acerca de la posición de nuestro cuerpo.

Estamos seguros que deseas dar a tus articulaciones el cuidado que merecen, con Osteo Vigor protegerás no sólo a ellas, también todo tu sistema óseo.

Enfermedades más comunes

Artritis. Esta patología se manifiesta cómo la inflamación de una o más articulaciones de nuestro cuerpo.

Los síntomas principales de la artritis son la rigidez y el dolor de nuestras articulaciones y conforme se avanza en edad, suele empeorar.

También se presentan síntomas como el enrojecimiento, la hinchazón, la deformación y la notable disminución de la capacidad de movimiento.

Existen dos principales tipos de artritis, estas provocan daños diferentes a nuestras articulaciones, son la artrosis y artritis reumatoide.

La artrosis. Es el más frecuente de los tipos de artritis, está causada por el desgaste de nuestras articulaciones, específicamente del cartílago.

Cuando esta membrana resbaladiza y rígida se desgasta, nuestros huesos comienzan a friccionar entre sí, causando una sensación de dolor y el consecuente desgaste de los huesos.

El desgaste puede ir ocurriendo a través de muchos años, y también puede acelerarse por alguna infección de los huesos o una lesión.

Los primeros síntomas de la artrosis son por lo general presentar dolor después de haber realizado una actividad física, y desaparece con reposo.

Hombre adulto mayor con dolor en la rodilla

También puedes sentir dolor al levantarte luego de estar sentado por un rato, pero después de levantarse mejora con los primeros pasos.

Otro dolor que es común sentir al comenzar la artrosis es por la mañana, el dolor es leve, pero a medida que avanza el día puede ir en aumento.

El sentir que te crujen las articulaciones, lo que se llama crepitación, al levantarte o estirarte brusca o rápidamente.

Estos crujidos ocurren como consecuencia del desgaste de la almohadilla del cartílago que es la que impide el roce o fricción de los huesos.

El sentir que poco a poco pierdes movilidad, o presentar cada día mayor dificultad para realizar algunos movimientos.

Algunos estudios sostienen que el dolor de la artritis puede intensificarse con el cambio de clima, aunque esta teoría no está totalmente aceptada.

Artritis reumatoide: también debemos tenerla en cuenta

Esta es una patología autoinmune, ocurre cuando el organismo, por error, ataca los tejidos que forman nuestras articulaciones.

Se presenta como una inflamación crónica, y no solamente pueden verse afectadas las articulaciones, también puede deteriorar otros órganos importantes.

Es diferente a la artrosis en el sentido que mientras la primera produce desgaste, esta provoca inflamación en el revestimiento que cubre la articulación.

Esta hinchazón, poco a poco irá erosionando el hueso, lo que causará la deformación de la articulación afectada.

Entre los síntomas que produce la artritis reumatoide podemos destacar el sentir calientes, hinchadas y con dolor las articulaciones.

El tener dificultad para moverse o rigidez por las mañanas, después de una noche de sueño, o luego de algún tiempo de inactividad.

La artritis también provoca fiebre, la sensación constante de estar cansado, y el perder peso paulatinamente.

Cuando está en sus primeras etapas, esta enfermedad ataca las articulaciones más pequeñas, como las que unen los dedos, tanto de manos como de pies.

A medida que sigue avanzando, se extiende por muñecas, codos y hombros, tobillos, rodillas y caderas.

Muchas personas también se ven afectadas en otras partes del cuerpo como los pulmones, el corazón, los ojos y la piel, por ejemplo.

Los síntomas de esta enfermedad pueden ser variables en gravedad, también aparecen y desaparecen en periodos llamados brotes y de remisión.

Para evitar o atacar estas patologías, necesitas el apoyo de un producto especializado, Osteo Vigor multivitamínico diseñado específicamente para proteger nuestro sistema esquelético.

¿Quiénes están en mayor riesgo?

Par cuidar mejor nuestras articulaciones y tomar las medidas preventivas, es bueno conocer cuáles son los factores que producen mayor riesgo.

  • Sobrepeso. El padecer de obesidad es un factor que influye en la salud de las articulaciones, ya que soportan mayor presión por lo que su desgaste es más rápido.

  • Edad. El sólo hecho de ir envejeciendo es un factor que afecta nuestra salud en general, por lo que debemos aprender a cuidar de nuestro cuerpo desde la juventud.

  • Sexo. Según las estadísticas, las mujeres están más expuestas a sufrir este tipo de patologías.

  • Herencia genética. Tendrás más posibilidades de sufrir de alguna enfermedad reumática si algún familiar ya la ha padecido antes.

  • Fumar. Es de conocimiento general que el tabaco es muy malo para nuestra salud, y al parecer, agrava este tipo de patologías.

  • Trabajo. Algunas ocupaciones que nos obligan a realizar movimientos repetitivos, al igual que aquellos donde la articulación es muy forzada.

  • Deportes. Algunas actividades deportivas de alto impacto pueden dañar las articulaciones, también en los casos donde hay hiperextensión.

Consejos para cuidar de nuestras articulaciones

Es necesario que realices ejercicios, ya que así lograrás fortalecer no sólo las articulaciones, sino también los músculos y huesos.

Para prevenir problemas en las articulaciones realiza deportes de impacto, el trabajo con pesas también es recomendable.

Recuerda que es muy importante el calentamiento y el correcto estiramiento, realízalos en ese orden para no estirar los músculos en frío.

Si estás sintiendo dolor en las articulaciones, haz ejercicios suaves como el caminar, natación o yoga.

El estar siempre en una postura correcta también es importante, mantén la espalda recta, al caminar o estar sentado.

Si tu trabajo te obliga a estar mucho tiempo sentado, levántate y da unos pasos de vez en cuando, estira tu cuerpo suavemente.

Las posturas correctas y el mantenerse erguido te ayudarán a proteger las articulaciones del cuello y la espalda, son las más comunes en sentir dolor.

Recuerda que al levantar objetos pesados del piso puedes lesionar tu espalda, así que debes evitar el sobre esfuerzo y flexionar las rodillas, no la espalda.

El correcto descanso también es de gran importancia, recuerda hacerlo en una posición correcta, escoge bien tu almohada para proteger tu cuello.

Al dormir, intenta hacerlo en la posición de lado, y es recomendable que dobles un poco las rodillas con una almohada entre ellas.

Recuerda que es muy importante cuidar tu alimentación, Osteo Vigor es lo mejor para obtener todas las vitaminas y minerales que necesitan tus articulaciones. Además de otros componentes que te brindan un plus en tu salud.

Niña tomando pastilla de vitamina con fondo blanco

Queremos ayudarte a vivir una vida mejor, sigue nuestros consejos, cuida tu salud y la de tus seres queridos.

Recuerda que uno de los tesoros más importantes que poseemos es la salud.

Decide cuidar de ti y ser feliz. Un cuerpo fuerte y sano te ayudará a lograr la plenitud emocional y espiritual que deseas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *